LOS MANSO DE CONTRERAS Y EL TESORO MÁS BUSCADO DE

OJO: ESTE ARTÍCULO TIENE POR LO MENOS DIEZ AÑOS, NO HE ACTUALIZADO LA INFORMACIÓN Y TAMPOCO ME PROPUSE OFENDER A NADIE. PERO UN VECINO MÍO, UN MANSO DE CONTRERAS, FUE QUIEN PRIMERO ME HIZO ESTA HISTORIA Y A MÍ ME LLAMÓ MUCHO LA ATENCIÓN Y ME PARECIÓ MUY SIMPÁTICA. AÑOS DESPUÉS SE HA FILMADO EN CUBA UNA PELÍCULA CON ESTE TEMA, MUY BUENA, POR CIERTO.

Todas las ciudades del mundo tienen alguna leyenda sobre tesoros perdidos. Cada pueblo, cada aldea o villorrio, por más insignificante que sea, porque la imaginación humana es una constante productora de las más extraordinarias fantasías.
Pero las ciudades del Nuevo Mundo, especialmente aquellas que ostentan el carácter de puerto por su asentamiento natural en puntos costeros de gran tránsito, son ricas en leyendas de tesoros desaparecidos, inmensas cantidades de monedas, preferiblemente doblones españoles, y joyas de incalculable valor, ya sea acumulados por los antepasados de las grandes familias coloniales, o perversamente robados por piratas de rostro ceñudo y patas de palo aterradoras.
Nuestra hermosa isla no podía ser menos, y al lado de los delirios sobre tesoros hundidos en el fondo del Caribe, sepultos en las mudas barrigas de los galeones españoles, y los enormes cofres repletos de riquezas ocultados por los corsarios en los archipiélagos, brilla cada día con mayor intensidad la leyenda del tesoro perdido de la familia Manso de Contreras.
Tuve noticia de este asunto por primera vez mientras conversaba con un vecino de mi barrio, quien me aseguró ser miembro de uno de los tantos comités familiares constituidos desde hace años para la búsqueda del tesoro en cuestión, y añadió con expresión seria y solemne que él mismo era descendiente de dicha familia Manso de Contreras. Lo que no me explicó es que los herederos buscadores no se limitan a la cifra discreta de miembros de un simple clan familiar, sino que alcanzan la fabulosa cifra de miles de personas que, sobre todo en las provincias centrales del país, dicen llevar en su sangre los genes de don Bartolomé Manso de Contreras y su esposa Josefina de Loyola y Monteagudo, quienes dejaron este mundo entre los años 1755 y 1758, llevándose consigo al más allá las primeras claves del enigma.
Don Andrés Manso de Contreras, si se ha de creer en la historia (que cada día toma un cuerpo más denso por obra y gracia de las fecundas levaduras del deseo) llegó a esta siempre fiel Isla de Cuba en 1615, comisionado por la Corona de España para combatir a los corsarios y piratas que infectaban entonces las aguas caribeñas, donde hoy nadan ajenos los turistas.
Uno de sus descendientes, el rico hacendado don Bartolomé Manso de Contreras, contrajo matrimonio con Josefina, otra acaudalada heredera de una importante familia propietaria de tierras en las provincias centrales de la isla. Tuvieron cuatro hijos. El varón, quien hubiera sido mayorazgo y único heredero de todo según las leyes españolas, murió en la infancia, y las tres niñas terminaron como monjas de clausura en un convento de clarisas. Triste destino de familia.
En 1947 el periódico El País aseguraba que las tres buenas monjitas enterraron vivo en el muro del recinto un legado recibido de sus padres, consistente en seis arcones de hierro cargados de macizos lingotes de oro y joyas familiares, nada más y nada menos que como haría el rencoroso Montressor unos siglos más tarde en un cuento de Poe, El tonel de amontillado.
El País describe minuciosamente el sitio exacto del empotramiento: el muro sobre la arcada monumental de la puerta del convento de Santa Clara en la Ciudad de La Habana, donde profesaban sus plácidas existencias monjiles María Isabel del Santísimo Sacramento, María Dolores de la Resurrección Y María Manuela de San Agustín, las descendientes del riquísimo Manso de Contreras.
En 1776 ante los rumores de un inminente ataque pirata, las tres Marías desempotraron los arcones y los embarcaron secretamente a bordo de un velero inglés, El Titán, que viajaba rumbo a Inglaterra, donde se cree fueron depositados, bien en el banco de Orfola o en el de Inglaterra.
La prensa de entonces aseguró que el tesoro ascendía a treinta millones de dólares de la época. Depositados a un cinco por ciento de interés anual, tras doscientos once años sin movilidad alguna en dicha cuenta, el monto total ascendería actualmente a unos trescientos mil millones de dólares, una cifra astronómica en verdad. Cuenta la leyenda que antes de morir, las tres Marías testaron a favor de sus tíos y de toda su descendencia, convirtiéndolos así en los herederos del tesoro más buscado de la isla de Cuba.
El detonante para los sucesos que hoy envuelven a tantas personas (convencidas sinceramente muchas de su derecho de sangre sobre tal dinero, y otras espectadoras divertidas del escándalo internacional), fue un llamado del periódico El Heraldo de Cuba, hecho en 1925 a los supuestos herederos cubanos para que reclamasen una fortuna que, debido al monto de los intereses, estaba a punto de hacer quebrar el banco en cuyas bóvedas dormía el pesado sueño del olvido.
Muchos son los apellidos de ilustres familias cubanas que afirman descender o haberse mezclado con los Manso de Contreras, entre ellas los Ladrón de Guevara, los Pérez del Prado, los Rodríguez de Mendoza y otros.
Al respecto no faltan simpáticas anécdotas como la contada por la revista Bohemia en la década de los 50, sobre tres maestros reposteros de Camagüey, quienes trataron de cobrar la herencia reclamada años antes por un abuelo que se decía descendiente de los Manso de Contreras. Este abuelo fue internado por sus diligentísimos nietos en Mazorra, el hospital psiquiátrico de la Habana, donde murió. Hasta algunos cubanos de Miami ilustremente apellidados viajan a la isla de vez en cuando en busca de información que los ayude a conseguir lo que ellos llaman, sin ambajes, su dinero.
Y como mandan las leyes casi desconocidas que gobiernan la formación y desarrollo de una leyenda, la levadura sigue fermentando en torno al destino de estos anheladísimos billetes, y hasta se ha llegado a especular sobre la posibilidad de que el gobierno de nuestro país haya cobrado ya una porción de la fabulosa herencia de los Manso de Contreras. El bulo es tan grande que no falta quien afirme estar muy bien enterado de que el Estado cubano comenzaría a pagar a los herederos a principios de este nuevo siglo, entregándoles además viviendas, automóviles y tarjetas de crédito con las que cada cual podría extraer hasta 350 dólares mensuales de una cuenta bancaria.
Esta fantasía desatada que amenaza con arroyar cuanto se le ponga por delante, involucrando en su torrente incluso a las más altas esferas gubernamentales de una nación, ya se va pareciendo sospechosamente a una conga espasmódica, a la que mucha gente se une entusiasmada por los fuegos artificiales de un engañoso carnaval. Si hay un núcleo de verdad en los comienzos de esta historia, todo parece indicar que por el momento, este núcleo, sepultado en las bóvedas de un banco misterioso, seguirá gritando a sus entusiasmados paladines: ¡Por el amor de Dios, Montressor!.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a LOS MANSO DE CONTRERAS Y EL TESORO MÁS BUSCADO DE

  1. Du dijo:

    Un Mal de San Vito tropical!!!

  2. ANONIMA dijo:

    YO SOY HEREDERA… EN EL AÑO 1998-1999 EL GOBIERNO ME HIZO FIRMAR UN DOCUMENTO.. A MI Y A TODA MI FAMILIA DICIENDO QUE EN 2000 NOS DARIAN UNA HERENCIA….. COSA QUE JAMAS PASO….. Y NOS DIJERON QUE ESO SE HABIA PERDIDO…………
    YO AHORA VIVO EN EL EXTRANJERO…..
    PERO JAMAS PERDONO QUE UN GOVIERNO SEA TAN CRUEL….

    • ginapicart dijo:

      Un Manso de Contreras vive a una cuadra de mi casa. Menos mal que se lo ha tomado con calma. Si yo, cuando me descuentan unos pesos del salario me muero, no quiero ni pensar cómo reaccionaría si me pierdo una herencia de esa envergadura. Seguro que me saldrían colmillos de mamut.

  3. jose antonio dijo:

    bueno pues si que no faltaron oro y pirateria en la epoca ademas de la historia que esta
    bien documentada , lo que sucede es que en cada tiempo y goviernos se hacen las
    traquimañas , para no entregar algo que en definitiva es de familia y cuba, Mel Fisher estuvo
    mas de 20 años buscando la fortuna que por esa misma epoca trasitavan hacia europa
    solo que esta vez tuvo la suerte de dar con un galeon undido entre las costas de Florida
    y Cuba , al fin que valio la pena ,recupero nada menos que 500 millones, nosotros seguiremos
    en busca de nuestro galeon ? quien sabe ? lo que si no hay dudas en que para Inglaterra
    España y otros pasaron por nuestros mares cientos de toneladas en oro y plata que
    robaron de america y el caribe despues de masacar nuestros pueblos , pero bien , haria
    falta desenmascarar lo legado, lo robado, ya eso no tiene remedio fuimos colonia y
    hasta los archivos se lo llebaron , ni rastro , eso si hay muchas eviencias y documentos
    Dios ponga su mano y cada cosa en su lugar, haaaaa y el galeon nuestro no se undio
    ese llego y no corrio la suerte de muchos que hoy dia atesoran fabulosas fortunas bajo
    el mar caribe y sus rutas para llegar a estos paises, verdaderos truanes del saqueo
    colonial,ingles, español, portugues,holandes, franses, repito estos connotados , de todas
    maneras la familia esta confiada que las gestiones actuales entre Cuba y Reino Unido
    lleguen a un entendimiento

  4. Anett dijo:

    Miren en verdad pienso que todo es una estafa realmente he oido cada historia y hace 12 años que estan en cuestiones de la herencia y nada, y hay personas soñando despiertas que error yo creoo en lo que veo y como vana haber tantos Contrera mi familia es negra y hay blancos etc etc que cosa más grande tanta Universidad para todos , mesa redonda y siempre existe gente ingenua.

  5. yakelin rodriguez dijo:

    cuando el rio suena es porque piedras trae,existe y sera dada ,la herencia existe

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s