¿Dónde se encuentra el futuro de la ciencia ficción cubana?

Entrevista al joven escritor cubano Gabriel Gil

Por Gina Picart

Esta entrevista fue hecha por mí a Gabriel Gil antes de que yo fuera invitada por la editorial Gente Nueva a participar en calidad de jurado en el concurso La Edad de Oro 2009. La opinión que ya tenía sobre el talento de este joven escritor habanero se ha visto confirmada por la mención especial que Gil obtuvo en ese certamen con su libro de relatos Pies firmes, pies errantes…

Gabriel Gil nació en El Vedado en 1987, en una familia de científicos (madre física, padre cibernético), lo que constituye para cualquiera un handicap similar al karma: o salía científico o salía escritor de ciencia ficción. Con Dios y con el Diablo, hoy Gabriel estudia el cuarto año de la carrera de Física en la Universidad de La Habana, y aunque sus pininos en el arte fueron a través del dibujo, hoy es uno de los más prometedores escritores jóvenes de la ciencia ficción cubana.

Lector precoz de temas científicos e históricos, su iniciación en el más polémico de los géneros literarios ocurrió cuando un compañero de estudios secundarios le prestó la novela de Isaac Asimov El sol desnudo. La lectura de esta obra le reveló una dimensión más humana de la ciencia ficción que el cine le había hecho conocer hasta ese momento bajo la forma de space-opera. Estimulado por esa lectura escribió sus primeros cuentos que sometió, no sin inquietudes e inseguridades, a la opinión de sus padres y abuelos, sus primeros críticos. Muy pronto descubrió que le producía gran placer generar historias, crear imaginarios.

Gabriel no cometió el error de no leer a Bradbury, un clásico del que nadie debería prescindir, y aún hoy sigue convencido de que la ciencia ficción dura y la blanda se pueden mezclar. Interrogado sobre sus preferencias, admite encontrar a Lovecraft demasiado exhaustivo en sus descripciones, y revela que su novela preferida de ciencia ficción es Hyperion, de Dan Simons, autor al que admira porque puede manejar todas las posibilidades del estilo para moldear a sus personajes. Ama la música celta y el rock sinfónico. No siente que haya una grieta profunda entre el perfil profesional que ha elegido y su vocación literaria, porque entiende que la física y la literatura de ciencia ficción tienen en común la búsqueda de explicaciones para las cosas que parecen no tenerlas, y contrariamente a la opinión que suelen sostener no pocos escritores del gremio sobre que los mejores escritores son aquellos que no han estudiado carreras de Letras, Gabriel no cree que haya una carrera específica, ya sea de letras o de ciencias, que se deba cursar para garantizar la calidad o el éxito de un escritor. Para él, lo único imprescindible es la vocación. Más aún: el don.

Pero no solo la literatura despierta su interés. Como suele suceder entre lectores y escritores de ciencia ficción, también ha practicado los juegos de rol, y ha participado en la variante narrativa de los mismos por foros de Internet. Esta variante consiste en que alguien concibe la línea argumental general de una historia y crea un foro donde otras personas irán escribiendo sobre ese imaginario principal y aportándole sus propias ideas. Cada participante reserva turnos para intervenir en el foro y escribe capítulos que deberán integrarse orgánicamente a los del resto de los jugadores, pudiendo formar al final un cuento o una novela. Pero este divertimento, que Gabriel se tomaba muy serio, le deparó experiencias amargas cuando el creador del foro retiró todos los turnos de los miembros y publicó con su nombre el resultado del juego. Sin embargo, lejos de mostrarse definitivamente resentido, Gabriel piensa que, en general, fue una experiencia muy interesante, como una especie de entrenamiento, pues ocuparse de temas que no le interesaban y de argumentos creados por otras personas e intentar mejorarlos y hacerlos convincentes, le sirvió para desarrollar su imaginación y sus técnicas narrativas.

El taller literario de ciencia ficción más importante en el momento en que Gabriel despuntaba como futuro cultivador del género era Espiral. Atraído como una nova por un fuerte poder de gravedad, Gabriel se unió a él y sus coordinadores no tardaron en detectarle el talento. Por sugerencia de ellos se presentó a la convocatoria del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, y fue aceptado. Tras un año de permanencia en sus aulas, Gabriel opina que un taller literario puede desarrollar las capacidades de aquellos miembros que las posean en estado latente, pero no puede hacer nada por quien no esté naturalmente dotado para ese oficio. Afirma haber sufrido un bloqueo creativo durante el curso y después de él, lo que piensa se debió a que la enseñaza del Centro daba prioridad a la forma sobre el contenido, y ello se le convirtió en una especie de camisa de fuerza del estilo que lo inmovilizó por algún tiempo. Más que las conferencias impartidas allí por especialistas, piensa le fueron útiles la lectura del libro de técnicas narrativas de Eduardo Heras León y el intercambio con otros escritores, aunque la mayoría de ellos tuvieran intereses diferentes a los suyos y casi siempre se sintiera como un pez metido en pecera ajena.

De los escritores cubanos de ciencia ficción es Agustín de Rojas quien más le ha interesado, pero también ha leído las obras, publicadas en algunos casos e inéditas en otros, de Daína Chaviano, José Miguel Sánchez, Michel Encinosa y sus compañeros de Espiral.

Aunque se considere a sí mismo más que como un posible escritor, un eterno intentador, lo cierto es que la obra de Gabriel Gil, hasta ahora escasa e inédita, ya mereció el premio Salomón en el evento Behíque 2009 de ciencia ficción y fantasía, que obtuvo con el cuento Sus girazas son nuestras. Este joven científico en ciernes escribe relatos de una rara sensibilidad que no es frecuente encontrar en el mundo de la ciencia ficción, y con un estilo muy personal donde se conjugan la escritura elegante y un discurso que no se pliega a las escuetas convenciones del género, sino que se adentra en los vastos y hermosos territorios de la poesía. En su narrativa coexisten conflictos emocionales y existenciales con otros de índole intelectual y racionalista enfocados con gran originalidad, y en sus historias nunca el uso de la tecnología es más importante que el impacto de la misma sobre el alma y la psiquis humana, en lo que se asemeja a clásicos como Bradbury, quien hasta ahora no ha sido superado en su modo de explorar los entretelones y las profundidades de un género tan mal llevado y peor traído por tantos de sus propios escritores como es la ciencia ficción.

Resulta tentador especular sobre el posible futuro de un intentador (¿?) tan especial como Gabriel Gil. ¿Llegará a convertirse en un fenómeno de mercado, en un escritor “rutilante” o en un artista verdadero? Por el momento es un joven algo tímido con un brillo singular en sus ojos claros; un miembro del taller Espacio Abierto, al que acude puntualmente y donde escucha, reflexiona e intercambia experiencias sin intentar atraer sobre sí la atención, siempre atento, dedicado y silencioso. Pero para quienes lean sus cuentos como yo he tenido la fortuna de hacer, es tentador especular, imprescindible apoyar, necesario estimular y… hasta rezar a las sombras de los Grandes Antiguos lovecraftianos si fuera necesario, para que Gabriel Gil tenga delante de sí una carrera sin obstáculos y pueda cumplir su destino en la literatura que, si realmente resultara como yo lo presiento, será grande.

Anuncios

Acerca de Gina Picart

Soy escritora, periodista especializada en La Habana de la colonia y la república, investigadora, crítica literaria, guionista de cine, radio y televisión
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s