FELICITANDO AL PLANETA Y A LA HUMANIDAD

Quiero felicitar a todo el mundo POR EL NUEVO AÑO, no sé si ya es tiempo de hacerlo porque no tengo mucha noción del tiempo, pero mis deseos de todo lo bueno y hermoso que puede proporcionar el hecho de estar vivo son muy sinceros. Salud, amor, paz y…, por supuesto, dinero, sin el cual las primeras tres cosas se dificultan un poco. No tengo mucha fe en que el mundo vaya a mejorar, pero lo deseo con todo mi corazón. No tengo mucha fe en que las personas vayamos a ser mejores, pero lo deseo con toda mi alma. No creo que el mundo vaya a terminarse en el 2012, pero por si acaso, creo que lo más aconsejable sería vivir cada uno de nuestros días con la mayor intensidad posible y con el más auténtico fervor. Sé que estas fechas son muy hermosas en casi todas partes y el pertenecer a Occidente y a una cultura judeocristiana no me hará pensar jamás de otra manera: el ser humano es grande en todas partes y todos los dioses son útiles. No tengo mucha fe en que se logre algún día la paz en las zonas del planeta donde ahora no existe, pero la deseo para todos y muy especialmente para hebreos y palestinos, y que ninguno de los dos pueblos quede sin tierra donde amar, nacer y sepultar sus muertos, porque no hay un solo hombre en La Tierra que no tenga pleno derecho a ella. Lamento ser una persona más pesimista que optimista, pero aún con este defecto lamentable y con la crónica imposibilidad para la fe que siempre he padecido, hago votos porque 2010 no sea otro año con más de lo mismo que hace penar a la Humanidad, sino una toma de conciencia definitiva para que salvemos al mundo trabajando en serio y no solo desde las palabras. No creo mucho en el mejoramiento humano (esta frase se la tomo prestada a nuestro Martí), pero tampoco creo que sea una empresa imposible, siempre y cuando crezca entre la especie humana la capacidad para la tolerancia de la Otredad en cualquiera de sus manifestaciones, y aprendamos de una vez que el Otro comparte nuestra sustancia, nuesto aire, nuestro sol, y por tanto lo que nos toca es tender la mano para estrechar la suya. Seremos idiotas si no lo hacemos pronto, peor aún: pronto ya NO SEREMOS si no lo hacemos ¡AHORA!.

Con todo mi amor hacia mis semejantes, menos por quienes aman la guerra y el exterminio, AUNQUE TAL VEZ NECESITEN MÁS AMOR QUE NADIE, PERO YO NO SOY CAPAZ DE DÁRSELOS,

Gina Picart

Anuncios

Acerca de Gina Picart

Soy escritora, periodista especializada en La Habana de la colonia y la república, investigadora, crítica literaria, guionista de cine, radio y televisión
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s