Sobre radio y comida cubana, con quién mejor hablar que con Nitza Villapol…

ESTE TRABAJO HACE AÑOS LO PUBLIQUÉ EN LA WEB DE LA EMISORA RADIO METROPOLITANA.ME ENCANTA ESTA MUJER, DE CHICA NUNCA ME PERDÍA SUS PROGRAMAS. OJALÁ ÙEDAN DISRUTARLO SUS ADMIRADORES DE AYER Y DE HOY.

Rebuscando en mis archivos hallé esta entrevista realizada hace muchos años a Nitza Villapol, gran dama de la cocina cubana, por el señor Rafael Prats. Se me ha ocurrido que tan cercanas las fechas del fin de año y año nuevo, momento estelar de la cocina criolla en Cuba, viene como anillo al dedo publicar fragmentos de este breve, pero ameno y encantador texto.

Reencuentro con Nitza Villapol

Rafael Prats

Corría ya el otoño de 1962 cuando el Ministerio de Comercio Exterior — por medio de su empresa Alimport—, y el instituto Cubano de Radio y Televisión llegaban al acuerdo de proponer a la oficina de la ONU en Miramar, Cuba, facilitar una beca sobre comida tropicalizada a la Sra. Nitza Villapol, conductora del programa “Cocina al Minuto”, en aire desde la década de los 50 por el canal 6 de la televisión cubana

La gestión tuvo éxito y ya en la segunda mitad del año 63, exactamente en los primeros días de noviembre de ese propio año, Nitza arriba a Londres con una beca otorgada por la ONU para especializarse en comida tropicalizada en la universidad de Oxford en Londres, durante seis o siete meses.

Llevé a Nitza el primer día de clases hasta Oxford y de esa forma ella aprendió las combinaciones de trenes subterráneos y aéreos. Nitza partía de la casa día por día a las 7:00 am para evitar el rush tour, y ya al filo de las 4:00pm estaba de regreso.

Ya en pleno invierno y con una temperatura bajo cero a Nitza se le ocurre hacer una buena comida para Antero, el poeta Pablo Armando Fernández, y otros dos amigos.

Nitza, de su dinero y con gran pena, me solicitó que le buscara en una carnicería una pierna grande de carnero, ya que ella no podía comer puerco, pero el carnicero entregó por error una pierna de chivo, Nitza ya tenía todo listo: adobo, vino seco, etc, y puso al fuego la pierna deshuesada y cortada en dados. Pronto comenzó a sentirse por todo el apartamento un olor fuerte, y fue cuando Nitza dijo: “Esto no es carnero, esto es chivo, pero no importa”, y rápidamente cambió parte del adobo y pidió a Anterito que comprara sumo de limón ya embazado, y aquel chivo quedó sencillamente exquisito, recuerdo que los dos ingleses y Antero se chuparon hasta los dedos.

Referente al programa de televisión le preguntan a Nitza que si en las compras mensuales que ella hacía para todos solo traía arroz Uncle Ben y aceite de oliva. Nitza responde: “Niño, eso lo sugiero yo a los televidentes porque esos productores fueron los que pagaron por años el espacio del programa. Cuanta sugerencia que yo hacía era la propaganda pagada, y yo tenía, por su puesto, una comisión.

Nitza me refirió que su primer libro editado por la década de los 50 llegó a tener un impacto muy grande en las amas de casa, tanto en Cuba como en Miami, Venezuela, Colombia y otros lugares de Centro y Sur América, y que por ello recibía, y aún en los 60 sigue recibiendo dinero. “Quiero, Rafa, publicar otros dos libros más cuando retorne a Cuba, sobre mi experiencia en comidas tropicalizadas” (se ignora si llegó a publicar los dos libros que tenía en mente, aunque se sabe que en julio de 1980 se imprimió un nuevo libro con 416 páginas, en el establecimiento 08, en la calle Benjumeda # 407, Ciudad de La Habana.

—Nitza —le pregunté en una ocasión—¿cómo te trataban los dueños de CMQ?

—Yo fui muy afortunada —me respondió—. Dios siempre ha estado a mi lado, pues mi programa en Cuba y en casi todo Centro América y Sur América fue el primero, no así en Norteamérica; como todos conocen yo sufrí mucho con mi padecimiento por la poliomielitis, pero siempre conté con el respaldo de mi querida madre, que me daba mucho ánimo. Fui llamada por los dueños de la CMQ, me explicaron su proyecto, las características que tendría mi programa de televisión. Me ayudó muchísimo y me guió e instruyó el querido Gaspar Pumarejo, quien, como recordarás, fue el pionero de la televisión en Cuba. Gaspar trajo de Estados Unidos muchas ideas frescas, sanas, y no sé si recuerdas aquel programa de mujeres de Cuba, que se llamó “Hogar club”, el rating de aquel programa fue muy tremendo y luego supo combinar todo muy, pero que muy bien. Recuerdo que una noche Gaspar me llamó, salió al teléfono mamá y él dijo quien era, y mamá rápidamente me llamó, y díseme Gaspar: “Contrataré a Lucho Gatica”. Mira, niño, el grito mío hasta asustó a mami, y agregó Gaspar: “Quiero presentártelo en mi despacho de Mazón y San Miguel”.

Bueno, cuando se dio a conocer la tremenda noticia recorrió el mundo. Gaspar lo contrató por unas cuantas semanas y la noticia le di la vuelta al mundo. Gaspar también alquiló el teatro Blanquita para ofrecer un super show con las asociadas del programa “Hogar club” y dar otras actuaciones de Lucho para todo el público que quisiera verlo. Luego Gaspar contrató en México a grandes del cine y a cantantes de primera línea. Otro palo publicitario fue cuando Gaspar llevó sus cámaras de televisión en vivo al cabaret del lujoso hotel de Miami Fontanblue. Desde allí Gaspar presentaría las actuaciones de Lucho Gatica, la señal de televisión llegó a Cuba por línea telefónica. Todo esto irritó mucho a los maestres de CMQ —sentenció Nitza.

Le pregunté si lo que estaba estudiando tenía por fin realizar cambios en la redistribución del sistema de calorías en la alimentación cubana? Ella reflexionó un momento y dijo:

—El bloqueo nos crea muchas dificultades para adquirir alimentos en diferentes mercados del mundo: tratan de rendir a un pueblo por medio del hambre.

Cuba lleva años luchando contra el bloqueo y está obligada a traer el alimento dónde y cómo pueda, y hay que tratar de sobrevivir. Loa cubanos tenemos muy poco hábito de ingerir vegetales y frutas frescas. Ahora va a comenzar una campaña para vender carne de cerdo, rica en vitamina B1, pero su grasa es dañina. Tienen gran importancia las zonas tropicales porque permiten sembrar vegetales y frutas. Hay que consumir vegetales, porque contienen vitaminas y minerales que aportan fibra celulosa a la dieta. Los cubanos tenemos la costumbre de consumir arroz, pero ese cereal lo podemos sustituir por trigo, avena o harina de maíz. El maíz proporciona vitamina A, la avena tiene un poco de más caloría. Es preferible cocinar el arroz sin lavar y sin botar su agua, siempre que la calidad de ese cereal lo permita. Con toda sinceridad el mejor arroz es el Tío Ben.

—¿Y cuál es tu plato preferido, las carnes o el pescado?

—Casi todo me gusta, no soy muy mona para comer. Mira Rafa, voy a prepararte diferentes dulces y hoy comeremos una torta helada de chocolate, pudín diplomático y un pastel de mango.

Anuncios

Acerca de Gina Picart

Fui alumna y discípula de Beatriz Maggi en la Facultad de Filología de la Universidad de La Habana. Soy escritora, periodista, investigadora, crítica literaria y otras cosas, y ella me mostró el camino.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Sobre radio y comida cubana, con quién mejor hablar que con Nitza Villapol…

  1. Teresa Cruz dijo:

    Entrevista grata que Nitza miraría con ironía, si viviera. Todo cambió tanto.

    • ginapicart dijo:

      Este…, bueno…, los tostones rellenos que ella hacía siguen igualitos. Si no me cree, invítese a nuestro Barrio Chino y se los va a encontrar riquísimos en algunos de los restaurantes que hay por allí. Y también podrá quemarle un incienso a San Fancón, en caso de que quiera pedirle algo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s