OBTIENE GINA PICART EL MÁS IMPORTANTE PREMIO LITERARIO CUBANO

Gina Picart, Premio Carpentier en cuento

NARRAR POR NARRAR ES EL VACÍO

Por Leyla Leyva

Desde La poza del ángel (1994), Gina Picart Baluja hacía notar una fuerte voluntad de estilo, en ese su primer libro de relatos. Arresto creativo que reafirmaría en El druida (2000) y en sus obras posteriores: la novela Malevolgia (2006) y La ciudad de los muertos (2007). El pasado año su relato El príncipe de los lirios alcanzó la primera mención en el Premio Iberoamericano de cuentos Julio Cortázar.

Dueña de un imaginario poco habitual, entre el mito y la evocación, sus narraciones se asientan en un arduo trabajo investigativo. El jurado del Premio Carpentier distinguió su libro Oil on canvas por la originalidad de los argumentos y los logros del lenguaje.

Eres una laboriosa escritora que insiste en ese “albur” que significa presentarse a concurso, pero esta vez te ha tocado. ¿Cómo se siente ser ganadora del Carpentier de cuento?

“Carpentier es mi escritor cubano preferido, y si algo envidio en este mundo es su prosa. Pero —aunque me alegra haber ganado—, me duele que este premio haya tardado y mis padres murieran sin verlo. Y debo concursar aunque no quiera: trato de asegurar la economía de mi familia con lo único que me gusta hacer y hago mejor”.

¿Cuál es el universo temático de Oil on canvas?

“La plástica. En Oil on canvas cada cuento es una técnica pictórica: hay dos óleos sobre lienzo, una serigrafía de Zaida del Río, tinta sobre vitela y marginalia como en los códices medievales. Son cuentos dedicados a lo que no fue. A las vidas que no pude vivir, los sueños rotos. Sin embargo, no es un libro sombrío como Malevolgia. Yo diría que posee una serena luz”.

¿Te has vuelto con los años una escritora de lenguaje propenso al barroco?

“Yo siempre he escrito como ahora. Aún en mi libro La ciudad de los muertos, de temas cubanos, mantuve mi estilo. Y no voy a cambiar, porque yo amo la belleza, uno de los dones supremos del espíritu. Pero, indudablemente, el tiempo torna más compleja la mirada”.

¿Sigues interesada en los temas fantásticos o los has abandonado definitivamente?

“Nunca he sido exactamente una escritora del fantástico ni de ciencia ficción. Antiguo error de apreciación de algunos críticos. En cuanto a lo fantástico, es la sustancia del pensamiento mágico primigenio, lo arquetípico, el modo original de percibir el universo. El arte no puede alejarse de la mente arquetípica, de algún modo tiene que mantener vínculos con ella. Eso está muy claro para mí. Narrar por narrar es el vacío”.

¿En qué género te encuentras más cómoda, en el cuento o en la novela?

“Un escritor verdadero tiene que ser capaz de trabajar bien cualquier género literario. ¿Acaso no son todos ellos voces del alma?”

¿Cómo ve Gina Picart, su escritura, en el cuerpo cada vez más nutrido de mujeres en la narrativa nacional?

“Yo he escrito bastante sobre mujeres, pero jamás entre mujeres. Me niego a que mi escritura sea encasillada. A la hora de escribir soy asexual. Yo escribo y mi patria es la literatura. Sin fronteras”.

Anuncios

Acerca de Gina Picart

Soy escritora, periodista especializada en La Habana de la colonia y la república, investigadora, crítica literaria, guionista de cine, radio y televisión
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s