Sexo de cine: Eros, Venus y Príapo ante las cámaras

Todo empezó en Santorini, en septiembre de 2010, cuando mi hijo y yo entramos en un bazar rústico […] nos detuvimos solo a echar un vistazo, porque muchos objetos se repetían incesantemente […] Y entonces, entre tantas figuritas para turistas, encontramos un juego de naipes titulado Sex in Ancient Greece, que mostraba con orgullo un conjunto selecto de escenas amorosas (abiertamente sexuales, para decirlo con franqueza) procedentes de la cerámica griega…

 Sexo de cine

Alberto Garrandés

 baraja griega

 La infinidad de opiniones con respecto al sexo podría, tal vez, superar a las arenas del desierto, habida cuenta de que una persona puede cambiar de enfoque sobre el tema varias veces a lo largo de su existencia. Si el sexo es lo más importante para la raza humana; si el erotismo puede desplegarse plenamente en los territorios del arte, o peor aún: si puede hacerlo la pornografía con carta de residencia legitimada; si la condición homosexual es argumento válido para la realización artística en cualquiera de sus manifestaciones; dónde se encuentran las fronteras entre erotismo y pornografía: ¿debe la Ley tomar a su cargo semejantes asuntos…? ¿Puede el sexo total, más allá de las construcciones intelectuales de sus adictos más sofisticados, erigirse en expresión de una filosofía vital que arrase todas las barreras del Bien y el Mal…? Estos y otros muchos cuestionamientos revivirá en el lector el libro Sexo de cine, recientemente publicado por Ediciones  ICAIC, pero este libro contiene un enunciado textual, La belleza es una cualidad muy fuerte, la más fuerte de todas, sobre el que resulta sencillamente imposible no estar de acuerdo con su autor, Alberto Garrandés, conocido ensayista, investigador literario, narrador, varias veces Premio Alejo Carpentier y Premio de la Crítica. Hasta qué punto esa verdad pueda desempeñarse como herramienta legitimadora  de las mayores audacias y desafueros cinematográficos y, en general, artísticos, es un deslinde estrictamente personalizado, pero el aserto, en tanto tal, es absolutamente inapelable.

 Ya en el primer párrafo de Sexo de cine, Garrandés declara:

 La levedad de este libro tiende a apartarlo, al menos directamente, de las teorías y  sus esquemas, y enfatiza su índole dialógica y la concisión de sus asedios. Una de las cosas que más aprecio de él —  fuera del hecho de haber cumplido con mi propósito, casi exclusivo, de subrayar y describir ciertas graficaciones del sexo en el cine, en las cuales la artisticidad y condición apelativa son indicios de un proceso de suscitación de sentidos—, es el riesgo de acceder a una escritura lacónica, sincrética, que podría  diluirse en el habla de acuerdo con ese destino místico que anhelo consumar, con respecto al ensayo, cuando me entrego a largas pláticas en apariencia residuales.

Pocas veces se ofrece la posibilidad de que el propio autor de un texto muestre una conciencia tan lúcida respecto de sus objetivos, y describa su producto con tanta eficacia objetiva. En este párrafo está contenido todo el libro, incluidos su estructura y su aspecto formal. Sexo de cine se divide en varias partes, o tal vez sería mejor decir bloques, perfectamente caracterizados en atención a su arquitectura conceptual y composicional, aunque, en realidad, sean un constante retorno a los mismos puntos de partida, pero con enfoques diferentes de la misma materia tratada.

 El primer bloque abarca los capítulos titulados  “Intensidad y sobreexposición”, “En los límites: formas sacramentales”, y “Semiosis de lo invisible”, y está conformado por un nutrido conjunto de filmes invariablemente relacionados con la mirada erótica en todos sus grados y modos. El autor dedica una breve reseña comentada a cada filme, resaltando aquellos aspectos que le parecen más significativos, y el tono general es más bien descriptivo, sin que ello signifique un mero recuento pasivo de escenas y secuencias. En “Notículas”, Garrandés practica una forma ensayística reducida a su mínima expresión, hasta ser eso exactamente que su nombre indica: brevísimas notas reflexivas sobre determinados aspectos de los filmes, esta vez con una mirada más filosófica, más teórica y profunda. “Entre fisgones”, que cierra el libro, es una ingeniosa entrevista realizada al autor por un interlocutor fantasma, acaso un alter ego, que en modo de diálogo conversacional bastante cómodo, interroga al autor sobre sus concepciones, posiciones y formas de enfrentar y comprender el fenómeno cinematográfico en su relación con la sexualidad. Hábilmente, el fisgón que interroga va creando las necesarias condiciones para que su entrevistado desarrolle no solo su visión personal de la cinematografía y del sexo visto a través de esta expresión artística, sino de una poética del homo eroticus, que muestra sus raíces culturales nutricias de un modo muy esclarecedor y acreditador.

 Sexo de cine —con una sugerente y muy metafórica portada cuyo único elemento  ilustrativo es una apetitosa barra de mantequilla recién abierta, que remite, al pie de semejante título, a una braqueta a medio abrir exhibiendo generosamente su tesoro—  es una escritura no lastrada por el peso de los metalenguajes y herramientas de análisis de carácter teórico que caracterizan la obra ensayística de Garrandés y del desaparecido crítico de arte Rufo Caballero, peso que resulta inevitable cuando se trata una materia que constituye especialidad dentro del mundo del arte, como es la estética. En esta ocasión Garrandés se vale de una prosa no solo de amena lectura, sino ostentadora de un espíritu dionisíaco que hace de ella una lectura realmente placentera.

Este libro tiene, además, el valor añadido de recrearse en torno a los vínculos placentarios entre la literatura y el cine, y mostrar, aunque no sea su objetivo principal, los vasos comunicantes que configuran esa red por la que constantemente se desplazan significantes y significados, creando una semiótica común a ambos territorios.

Anuncios

Acerca de Gina Picart

Soy escritora, periodista especializada en La Habana de la colonia y la república, investigadora, crítica literaria, guionista de cine, radio y televisión
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Sexo de cine: Eros, Venus y Príapo ante las cámaras

  1. Franklin Pernia dijo:

    Compre el libro el día de ayer en el marco de la Feria Internacional de Venezuela 2014,como también una selección de cuentos de su paisano, Jesús David Cúrvelo. Todo lo relacionado con el erotismo llama mi atención, ya sea literatura y todo lo que puede englobar el arte erótico( plástica, fotografía, cine y comic). El análisis solo hizo aumentar mis expectativas por leerlo, aunque difiero un poco de tu opinión sobre la sugerente y metafórica portada, a mi me remitió rápidamente al film de Bertolucci, “El Ultimo Tango en Paris” y esa polémica escena donde el Sr. Brando sodomatiza a la Srta. Schneider, con esto no digo que tu opinión no sea valida. Al leer el libro daré mi opinión sobre el mismo. Saludos desde Venezuela.

    • ginapicart dijo:

      Bueno, pero todas las barras de mantequilla no son propiedad de Brando, y además, nunca dije que no fuera un guiño cultural. Aquí hay locos que han usado hasta pomada china de la del tigre… Los erotómanos son muy creativos.

  2. Franklin Pernia dijo:

    Termine de leer “Sexo de Cine” y pareció un libro estupendo. Acertados análisis a este grupo de películas donde el erotismo de una manera u otra juega un papel predominante, aunque debo confesar que no todas las he visto y otras -en mi opinión- quedaron afuera, como por ejemplo:El Piano -o Lección de Piano, como también se le conoció- (1993), Belleza Americana (1999), Átame (1990) o ¿porque no? Garganta Profunda (1972). Disculpa si fui arbitrario o di la impresión de serlo, al dar mi opinión sobre la portada. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s