LUZ DE MUJER

La presencia de una sola mujer llena de luz el mundo

La presencia de una sola mujer llena de luz el mundo (Expectation, Alma Tadema)

*Tomado de la revista Variopinto

En 1977 mi profesor de Literatura auguró que el espíritu del Romanticismo regresaría en tres décadas, como reacción a una modernidad cuyos íconos son la Guerra de las Galaxias, el consumismo digitalizado, las drogas y el dominio malvado de la genética. Mis condiscípulos, fanáticos de Sartre y de Camus, sonrieron escépticos. Hoy, una mirada superficial sobre Occidente nos haría creer que no hubo cambios, pero si atendiéramos mejor ciertas señales que asoman por doquier, descubriríamos que junto a la despersonalización materialista del hombre actual, crece en él un espacio secreto donde germina el ansia de lo sagrado y del retorno de un código ético que ennoblezca las relaciones humanas; de la sed de Belleza en su expresión más elevada, y de una música y una poesía que dejen de atronar los oídos y despierten a los dioses dormidos. El mutilado hombre moderno recién empieza a comprender que el amordazamiento de su espíritu le ha condenado a una fatal incompletud.

El mundo celtomedieval, la gran idealización romántica (holy_grail_tapestry_-the_arming_and_departure_of_the_kniights)

El mundo celtomedieval, la gran idealización romántica (Holy Grail Tapestry, La partida de los caballeros)

La rebelión comenzó con los románticos alemanes, pero cristalizó en el Londres decimonónico, cuando tres estudiantes de Arte reaccionaron contra la enseñanza de una pintura academicista y oscura, reflejo del rígido código moral victoriano. Para ellos el arte verdadero, con su pureza de formas y sentimientos, había que buscarlo antes de Rafael, en la ética caballeresca del Medioevo, sin hipocresías ni falsos postulados moralizantes, en su epicidad y en su grandeza. Creían firmemente que la tecnología aniquila los paraísos interiores del Hombre, y procuraban una vuelta a la religiosidad y la simplicidad de otros tiempos.

En 1848 Dante Gabriel Rossetti, John Everet Millais y William Holmant Hunt fundaron sobre esos principios la Hermandad Prerrafaelita, sin sospechar que ese gesto inauguraba un renacimiento en la historia espiritual de la humanidad. Influidos por Dante, Shakespeare, Keats, Tennyson y Coleridge, pero muy en especial por William Blake, los prerrafaelitas no rechazaron las fuentes grecolatinas, pero bebieron sobre todo del riquísimo acervo cultural del mundo celta pagano y celtocristiano o tardomedieval, que los fascinó con su inmensa carga simbólica, fantástica y lírica.

Elizabeth Siddal

Elizabeth Siddal

Uno de los primeros cuadros de la Hermandad que atrajo la atención de la crítica fue Ofelia muerta, de Millais, basado en uno de los más célebres personajes trágicos del teatro isabelino. El hiperrealismo de la obra sedujo a los críticos, pero lo que en verdad nació con aquel óleo fue un concepto de la feminidad que se convirtió en uno de los estandartes del prerrafaelismo. Elizabeth Siddal, humilde sombrerera que sirvió de modelo para Ofelia, se convirtió en la musa inspiradora de la Hermandad. Ella fue la esposa de Rossetti, y su rostro aparece en sus mejores obras, como Beata Beatrix, donde la pintó después de muerta. Haciendo honor a su credo de amor cortés, Rossetti enterró con ella su libro de sonetos, que recuperó años después en una aventura macabra, para ofrecerlo a Jane Morris, otra de las musas prerrafaelitas, con quien, se dice, sostuvo una relación culpable, pues era la esposa de su amigo William Morris, pintor, diseñador e ilustrador, fundador de la famosa escuela Art and Craft, un taller donde se negaba el concepto de producción en serie para fabricar, por métodos artesanales, objetos únicos inspirados en modelos medievales. Por ese rupturismo, los prerrafaelitas se convirtieron en los primeros vanguardistas, y precursores de algunos de los más importantes movimientos de la historia del arte: el Art Nouveau, el simbolismo, el decadentismo y el modernismo.

El imaginario medieval idealizado del prerrafaelismo influyó poderosamente en launtitled gestación de dos de los fenómenos característicos del clima cultural de finales del siglo XX y comienzos del XXI: los revivales celta y gótico que, combinados con otras corrientes de pensamiento, dieron lugar a lo que hoy conocemos como New Age. Los bailes de Riverdance, la música de Enya y Loreena Mckennit, y las sagas literarias de Tolkien resucitaron el aura de una cultura espléndida, donde la mujer fue figura principal en el grupo social y objeto supremo de adoración de reyes, guerreros, sacerdotes y bardos, un arquetipo en el que encarnan la Maternidad, la Poesía, la Belleza y la magia de lo feérico.

Mujeres de elevada estatura y esbeltez inmaterial, cabello abundante de un rubio broncíneo o un rojo de fuego, bello rostro de ojos inmensos y en ocasiones sombríos, cuello de cisne, boca pequeña y sensual perfilada en rictus inocente o perverso, y manos delicadas, pero capaces de erotismo y de muerte. Ora lánguidas y sensuales, ora indefensas y frágiles, pero siempre divinas criaturas acomodadas en un imaginario de mármoles suntuosos, estancias de castillos, ricas pieles, túnicas develadoras del cuerpo íntimo adornado con joyas fulgurantes, sofisticados instrumentos de música, manuscritos exóticos y una naturaleza lujuriante que toma la forma del jardín cerrado, el hortus conclusus devenido símbolo de la esencia femenina.

Muchacha en túnica amarilla

Muchacha en túnica amarilla

Amor entre las ruinas, Burne-Jones

Amor entre las ruinas, Burne-Jones

Rompiendo barreras epocales y culturales, este imaginario conjunto de lo femenino y lo caballeresco celtomedieval se filtra en las obras de Tolkien, muy en especial en la polémica saga El señor de los anillos, señalada por encuestas como el mejor libro del siglo XX, y cuya cifra de ventas puede estar acercándose hoy a los cien millones de copias; en la música de la soprano catalana Montserrat Figueras, figura cimera en la resurrección de la música antigua históricamente informada y una de sus más destacadas intérpretes, cuyo disco Lux feminae ella dedicó a la exaltación de la mujer medieval; en el retorno del

Monserrat Figueras y su disco Lux Feminae, dedicado a la mujer medieval

Monserrat Figueras y su disco Lux Feminae, dedicado a la mujer medieval

instrumentarium antiguo, donde destacan el arpa gótica y el cláirseach o arpa tradicional irlandesa, estudiados hoy con renovado fervor y ya con una discografía impresionante; y en una vasta y significativa filmografía que incluye títulos como Excalibur; El señor de los anillos, Leyenda, Crónicas de Narnia, Picnic at Hanging Rock, Tess, Drácula, El perfume, Las alas de la paloma, y otras obras donde resulta evidente la deuda estética en el tratamiento de escenografías y personajes —sobre todo femeninos—, con las obras de los prerrafaelitas Millais, Waterhouse y Burne-Jones. En Las alas de la paloma, en medio de una escenografía netamente Art Nouveau, destaca el tratamiento del personaje protagónico, Millie Theale, cuyo vestuario y espiritualizada gestualidad denotan su íntima filiación con las creaciones femeninas del prerrafaelita Alma Tadema y sus discípulos Sandys y Godward.

La actriz Allison Elliot como Millie Theale en Las alas de la paloma, en una pose muy utilizada por los pintores prerrafaelitas

La actriz Allison Elliot como Millie Theale en Las alas de la paloma, en una pose muy utilizada por los pintores prerrafaelitas

Esta obra del pintor  Hubert Denis, influido por los prerrafaelitas, tiene una composición semejante al fotograma de Las alas de la paloma

Esta obra del pintor Hubert Denis, influido por los prerrafaelitas, tiene una composición semejante al fotograma de Las alas de la paloma

En la versión de 2004 de El fantasma de la Ópera, impera en los decorados una atmósfera celtomedieval que lleva el sello inconfundible del compositor Andrew Lloyd Weber, uno de los principales coleccionistas mundiales de arte prerrafaelita.

Festivales medievales, pueblos donde se vive como en los tiempos del rey Arturo… ¡Sí! Nostalgia confesa por un pasado de gloria, encantamiento y poesía, sed de nobles ideales y comunión con Lo Divino, paraíso perdido del homo actualis; rechazo al frío arquetipo del hombre y la mujer modernos vs. anhelo de la hechicera Hécate y la virgen Liadami, del caballero fiel y el bardo apasionado. Época de gigantes. Así lo sintió el cineasta italiano Luchino Visconti, conde de Lonate Pozzolo y heredero de un antiguo linaje del siglo XIII, cuando sentenció antes de morir en 1976: “El mundo presente es tan feo y gris, y el mundo venidero, tan horrible e innoble…”.

puzzlejk0

Anuncios

Acerca de Gina Picart

Soy escritora, periodista especializada en La Habana de la colonia y la república, investigadora, crítica literaria, guionista de cine, radio y televisión
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LUZ DE MUJER

  1. DR.MARRERO dijo:

    “EN TIEMPOS DIFÍCILES” – Heberto Padilla
    A aquel hombre le pidieron su tiempo
    para que lo juntara al tiempo de la Historia.
    Le pidieron las manos,
    porque para una época difícil
    nada hay mejor que un par de buenas manos.
    Le pidieron los ojos
    que alguna vez tuvieron lágrimas
    para que contemplara el lado claro
    (especialmente el lado claro de la vida)
    porque para el horror basta un ojo de asombro.
    Le pidieron sus labios
    resecos y cuarteados para afirmar,
    para erigir, con cada afirmación, un sueño
    (el-alto-sueño);
    le pidieron las piernas
    duras y nudosas
    (sus viejas piernas andariegas),
    porque en tiempos difíciles
    ¿algo hay mejor que un par de piernas
    para la construcción o la trinchera?
    Le pidieron el bosque que lo nutrió de niño,
    con su árbol obediente.
    Le pidieron el pecho, el corazón, los hombros.
    Le dijeron
    que eso era estrictamente necesario.
    Le explicaron después
    que toda esta donación resultaria inútil.
    sin entregar la lengua,
    porque en tiempos difíciles
    nada es tan útil para atajar el odio o la mentira.
    Y finalmente le rogaron
    que, por favor, echase a andar,
    porque en tiempos difíciles
    esta es, sin duda, la prueba decisiva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s