Alberto Serret, un gran poeta olvidado

 

Alberto Serret Yéndez

Alberto Serret Yéndez

Siempre me ha parecido tristísima la costumbre de recordar a los que ya no están solo en aniversarios y conmemoraciones. Serret nació en Santiago de Cuba en 1947, y murió en marzo del 2000, pero no me importa que no coincida su fecha de muerte con los días que corren, y no necesito ese pretexto para rendirle homenaje una vez más. No me basta con haberle dedicado mi novela La casa del alibi, que él me inspiró, porque los sentimientos de admiración, respeto y cariño que siempre  le tuve no se me acaban, son de esas emociones que viven y mueren con las personas.

 Fui a conocerlos a él y a su esposa Chely Lima, porque había leído textos suyos y supe que se habían mudado a dos cuadras de mi casa, en el reparto La Asunción. Eran poetas, dramaturgos, escritores de fantasía y ciencia ficción, guionistas exitosos que había escrito para la televisión y realizado el libreto para Violente, la primera y hasta ahora creo que única ópera rock escrita y puesta en escena en Cuba, y formaban parte del memorable grupo de cuatro autores, junto con Daína Chaviano y Antonio Orlando Rodríguez, que constituyeron la segunda generación de autores de ciencia ficción en la isla y formaron la escuela del género, de la que descienden todos los escritores que hasta hoy escriben sobre el futuro en este país. La mejor Aventura que se ha visto en la TV nacional fue Shiralad, y seguiré afirmando eso a pesar de todas las opiniones negativas de quienes no tienen un juicio estético sólido ni una sensibilidad cultivada.

 La nuestra fue una amistad extraña, hecha muchas veces de silencio y reticencias. Ellos no se prodigaban y no formaban parte de esa farándula que tan fácilmente se deja deslumbrar por la fama, que la tuvieron, y mucha, mientras vivieron en Cuba. Se habían refugiado en un mundo interior donde muy pocos elegidos conseguían acceso, y vivían trabajando cada día largas jornadas, siempre dedicados a la creación, siempre desarrollando nuevos proyectos, ajenos al mundanal ruido, desapegados, serios, introspectivos. Yo los visitaba en su apartamento, que Chely sabía decorar con gracia y elegancia, y conversábamos, pero curiosamente, nuestras pláticas no solían ser de literatura sino sobre magia,  cine y cosas de la vida. De literatura hablábamos poco, en realidad.

Alberto murió en Quito, Ecuador, a la salida de una emisora de radio, donde tenía un espacio. Cayó fulminado por un infarto masivo, él, que siempre fue tan robusto y vigoroso, a quien llamaban El León, por su melena de cabello rizado y áspero, su perfil aguileño de moro, como él mismo se calificaba, y aquellos ojos de fuego, con aquella mirada fortísima que hacía difícil que el interlocutor pudiera devolvérsela fijamente. Para mí fue un maestro, un amigo y un gran consejero que me enseño a comprender mejor el mundo, y nunca fui la misma después de haber conocido a esta pareja singularísima.

 He sostenido discusiones muy enconadas con personas que quieren borrar a Alberto Serret de un plumazo de la historia de la literatura cubana, con el falaz y muy malintencionado argumento de que no fue un creador de calidad. En esta ocasión no quiero ser yo quien le defienda. Voy a reproducir aquí fragmentos del prólogo que el poeta Roberto Manzano escribió para el poemario de Alberto titulado El mediodía y la sombra, que el mismo Alberto dejó preparado antes de su muerte y su esposa Chelo hizo llegar a Manzano a través de mí. La casa editorial habanera Letras Cubanas lo publicó en su colección Poesía, acto que agradecemos todos los que podemos comprender el valor de Serret, pero que no dejo de considerar un reconocimiento extremadamente tardío a uno de los mejores poetas  que ha habido en Cuba en los últimos cincuenta años, y del que la crítica  nuestra, como siempre, no se ha ocupado, mientras gasta ríos de tinta y pixeles en promover figuras sin más valor que el de haber sabido crearse buenos “socios”.

 […] ya tenía el extraordinario oído y la vigorosa capacidad asociativa de que su obra hace gala, y añadía muchas de las audacias  de actitud lírica que se convertirían en su rostro definitivo […] Conocía al dedillo las figuras cimeras del siglo XIX cubano, y Heredia, Milanés y Martí le atraían sobremanera por sus apasionadas maestrías discursivas […] Y tenía muy bien asimilado el vanguardismo europeo y latinoamericano, que es en gran parte responsable de esos violentos escorzos asociativos que pueden saltar a la recepción sensible de sus versos. Y de la poesía finisecular francesa así como de la beat generation, en particular, a través de Allen Ginsberg, así como de su propia ancestralidad libanesa, poseía el amor por los límites, la fascinación del abismo que tantas áreas de inquietud y desasosiego psicológico pueden generar en muchas de sus líneas o piezas. Pero era un don suyo, inalienable, que lo caracterizaba […] el dominio que ejercía sobre el verso pautado, más bien en los sonetos que en las décimas, aunque dentro de esta última estructura creó series inolvidables […] Su práctica con el habla, desde sus primeras asunciones coloquialistas,  su oído absolutamente métrico y su riqueza léxica le proporcionaban la suficiente capacidad elocutiva para representar con fluida plasticidad su universo interior. […] Fue un espíritu inquieto y creador permanente, y en muchas direcciones. Además de la poesía, que fue su gran avenida estética, también desplegó con éxito una amplia labor narrativa […] aún por estudiar y valorar adecuadamente., y en la ciencia ficción, en la que penetró con limpidez compositiva en ángulos sorprendentes de la condición humana, creó ambientes de transparencia y credibilidad, con mucha joya poética dispersa. Sus piezas de ciencia ficción, o sus relatos parapsicológicos entroncan magníficamente con el sustrato de nuestra tradición narrativa general […] También incursionó, con notables éxitos, en las sagas imaginativas que tanto gustan a los adolescentes, dentro de los espacios televisivos más asediados. Y construyó mundos de una coherencia imaginal espléndida, y una secreta poesía ofrecida a través de la intelección de los sucesos y personajes […] Su versatilidad nunca implicó renuncias al gran camino de su sensibilidad y su talento, la poesía, sino que se acercó desde esta a múltiples avatares expresivos […] En ocasiones, observo con dolor cómo trayectorias poéticas que merecen ser recordadas, o al menos valoradas para saber qué incorporaron definitivamente al caudal de la creación nacional, se marchan en la sombra del descuido que los ha rodeado, o de los prejuicios que no permiten mirarles la virtud que poseyeron, o de los intereses estéticos en pugna que los deslegitiman sin poseer ni un ápice de las facultades que ellos gozaron y dejaron manifiesto para el encentro con la autenticidad humana desde el arte […] Alberto Serret sigue siendo […] uno e los poetas más significativos de una década que hay todavía que descubrir como aventura de la imaginación cubana.

 Yo no puedo proclamar con mejores palabras y pensamientos que Roberto Manzano la grandeza poética de Alberto Serret. Por eso dejo a los lectores estas declaraciones de un hombre, Manzano, a quienes todos reconocen su brillante inteligencia, al mismo tiempo que su humildad, su desinterés y su límpida condición humana.

Alberto Serret obtuvo  el premio La Edad de Oro de poesía para niños en 1979, y el Premio de la Crítica en 1988. Entre sus libros publicados figuran los poemarios Figuras soñadas, cantadas,  Jaula abierta, Cordeles de humo y En plena desnudez, y los libros de cuento Espacio abierto, en colaboración con Chely Lima, Un día de otro planeta, Consultorio terrícola,  Escritos para Osmany, Los asesinos las prefieren rubias y Cuento para un ojo perdido.

Anuncios

Acerca de Gina Picart

Soy escritora, periodista especializada en La Habana de la colonia y la república, investigadora, crítica literaria, guionista de cine, radio y televisión
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Alberto Serret, un gran poeta olvidado

  1. DR.MARRERO dijo:

    No estás junto a nosotros
    y hay que seguir viviendo,
    colocando las cosas por orden de interés
    o de tamaño, asiéndonos
    a las coyunturas
    como desarraigados,
    como patas de pollo.

    No estás junto a nosotros
    y qué importa,
    si de cualquier manera hay que seguir viviendo
    y enseñando la pátina helada de los dientes,
    bailando el minué
    social
    con la esperanza
    de verte aparecer fantasma en un recodo,
    como el vértice que eres
    de un triángulo mayor:
    de lumbre,
    de cianuro,
    de insolente metal.

    LO CONOCÌ ESTANDO ÈL EN LA CUJAE,ESTUDIABA INGENIERÌA CIVIL,YO RECIÈN TERMINABA MEDICINA,LA ÙLTIMA VEZ,QUE NOS VIMOS FÌSICAMNTE,FUE EN LA VIEJA CASONA DEL VEDADO,RODEADOS DE MILES DE CANES,EN LA IGLESIA VIVIENDA,DE LA INOLVIDABEL DULCE MARÌA LOYNAZ,DONDE TAN ASIDUAMENTE VISITÀBAMOS A AQUELLA EXTRATERRESTRE,QUE NO EN POCAS OCASIONES,LE PUDE BRINDAR MI MIS HUMILDES ATENCIONES MÈDICAS Y ELLOS, DEVOLVÈRMELOS CON LA GRAN PASIÒN DE SU MUSA Y SENSIBILIDAD…ESTUVE EN EL ECUADOR VARIAS VECES,CON MUCHA PREMURA,POR EL LIMITADO ESPACIO DE TIEMPO EN CUANTO A MI TRABAJO,Y NO NOS PUDIMOS VER…DESPUÈS SUPE QUE ALREDEDOR DEL 2000 DESAPARECÌA FÌSICAMENTE EL GRAN SERRET,SOLAMENTE CAMBIABA DE UNIFORME,PASABA A OTRA SALUD, A LA ESPIRITUAL,A LA REAL EXISTENCIA,CON SU GRAN TESTAMENTO LITERARIO,FÌLMICO,LITERARIO FICCIÒN, INFANTIL,RADIO Y TEATRO.VIVÌÒ MUY INTENSAMENTE SU POCA VIDA.Y LA OLVIDARON,LOS PREJUICIOS,HICIERON QUE SE CONVIRTIERA EN FASTAMA LITERARIO,PERO PASÒ A NUESTRO ACERVO Y SENSIBILIDAD NACIONAL…..SEÑORÌSIMA…SERRET ESTÀ VIVITO Y COLEANDO.SON OTROS LOS TIPOS MAL LLAMADOS HUMANOS,LOS HUMANOIDES,LOS QUE CUANDO MUEREN,,,DESAPARECEN………..SERRET,DIARIAMENTE HABLO ,ME COMUNICO CON ÈL,Y NO ESTOY BAJO TRATAMIENTO PSIQUIÀTRICO Y NUNCA HE USADO DROGAS O ALUCINÒGENOS……MIS RESPETOS Y ADMIRACIÒN,SEÑORÌSIMA……RECUERDE SIEMPRE AL NORTE DE SU GARGANTA…
    DR.MARRERO…

    • ginapicart dijo:

      Qué raro, Doctor. Usted no es la primera persona que me dice que continúa comunicándose con Serret, y eso me impresiona, porque es, justamente, una de las cosas que escribí e intenté explicar en mi novela La casa del alibi. Creo que Alberto sabe que le queremos y nos acompaña. Yo no sabía que ellos visitaran a Dulce, nunca me comentaron al respecto. Le agradezco el dato, como siempre agradezco cualquier información.
      .

      • DR.MARRERO dijo:

        Yo no sabía que ellos visitaran a Dulce, nunca me comentaron al respecto.
        SEÑORÌSIMA,SOLAMENTE ÈL,A ELLA NUNCA TUVE EL PRIVILEGIO DE CONOCERLA,PARA ESE ENTONCES,YO VOLABA CON MI BAÙL DE RECUERDOS ,NOSTALGIAS ,FRUSTACIONES Y MENTIRAS…..
        A SU DISPOSICIÒN………DR.MARRERO..

  2. DR.MARRERO dijo:

    SEÑORÌSIMA….ANTE TODO MIS RESPETOS,VAN TAMBIÈN MIS LÀSTIMAS,,,,MAS ABAJO,DE ESTE MENSAJE VERÀ EN QUE CONVIERTEN MIS COMENTARIOS…LAS LÀSTIMAS NO SON A SU PERSONA,SINO A QUE UD.SIENDO TAN BRILLANTE,LES MANEJEN LOS CRITERIOS DE SUS LECTORES,POR ÈSTO LE REBLOGUEAN(Reblogueó esto en mambiverdad.),HE SIDO MUY MEDIDO EN MIS COMENTARIOS,HE USADO PÈTALOS,PERO ESE APARATO,QUE LIMITA LA LIBRE EXPRESIÒN,SUFRE Y SE DESANGRA CON PÈTALOS,LA VERDAD ES COMO UNA INTERVENCÒN QUIRURGICA CEREBRAL SIN ANESTESIA,,,,LO SIENTO MUCHO Y ANTES DE PERJUDICARLA EN ALGO,PREFIERO PRIVARME DE SU LECTURA,Y UD. DIRÀ??PORQUÈ NO ME SIGUE LEYENDO??? Y YO LE RESPENDO :QUE HACE 30 AÑOS,APRENDÌ A COMENTAR LIBREMENTE TODO LO QUE LEÌA,…YA SE ME HABÌA OLVIDADO COMO FUNCIONABA EL CIRCO,ILUSO YO CON SUS APERTURAS……SEÑORÌSIMA,MIS RESPETOS ETERNOS,LE DESEO ÈXITOS…QUE PENA……DE UD. RESPETUOSAMENTE DR.MARRERO.
    MIAMI.FL……ESPERANDO POR EL REBLOGUERO…ADONDE FUE A PARAR ESE PUBLO TAN MARAVILLOSO Y CULTO…ADIÒS…

    DR.MARRERO dijo:

    13 noviembre, 2013 en 12:48 am
    Sorry, something went wrong.

    A team of highly trained monkeys has been dispatched to deal with this situation.
    If you see them, show them this information:
    wG3Ekrl3IP7Qr2u-m6fl2nlDskncJx4INx_lFdTnknRUI2N4kjqF9FCgZpZy
    90PNrKkYtAj5izSrkc7LzJrFnXYvX9bvBHmjYEEIO3B59tKzpPL3K2VWBv5q
    fJ13p8zDEEdBIREYBWv9gw0_KY3ZsrF9pwwj3WfZKJce48qf8Lw03ReiGNpi
    uXhCy6GHCGqlgXkxr_iBsC-d_epSkxNCpKZeIHAnyvee861BLvg-JrssfY8l
    lB_5Ga_XZ2vvULRPGC-uwj-bR8pTc1DT8OCiaXXhtANYN9EZCFpRcLw7Zufw
    kVAS5kMrfXNvAFh3aENUnKR32zKvEIIn2NFYytiXm2fZ2f4lLem2csh_9XBE
    Vi7kbVrR1PPeIuTIXfrJeo-ui7U1LStuj8RT-Sk7i-r3hudC8jAw4gh_Hny2
    lPfPYH-YVH_HIKBan69IeMrjJmt2tWYtUQjNHh2_rq8aZaz32Sf-TXDMt64-
    GfRQ4mugN9qtulLjeRBT6mHxJU38F-jZPg8XAZdXoKYMr4_k7sYHHTc4O0Lv
    PXgw-P5uKqyY3kmF8hFlg5oPDFI-9M9LK5MZuNVhJ7foXZ68tT8T9zIUGOA7
    TlyYBkMYg2C3qv-z_uCMT6EFXlnYzwltIwV2TNH1HTLmjFLdHqIZLJVaSJ5t
    EVI7JR0JiTKzgzW1kHhVrp-hi_Vu6jG0IFUmYjivTdlD7eaYgXVFKOVCC9jo
    BJ9YrJvy038o5dl4DIU7WLXM40zjLrROmx-KZyuQGoa2EXGHwk8GN1751A4A
    v1vDsl4gZhtWKCDkUSZ1Ydtk-EXQiUPYM4ICueapKK_5zyIiuzPhvmYoeIHf
    CrFor1_xkPIRqRzTQdT5liPqnmGLC9jv0KwdYFZHo16NticsMNtleiNFOTZX
    K7JzFvJakr9SSKV5dmBLMoZcunH-rF81_rN6N-7sI4NdgSgzjgipETKxLA-i
    p6pvFkh6Js9q-p_gZgCs3hHzEDWmshi3Y0i79BKxx34giy9VKYwQx1edPGJX
    wMpcxIYG5yqv-1j6tWYODXZGOla6rI_fawSO2X7jtQ14-THHnLH24P63OL6z
    iJ22wcr1Nwo5JotF_ewHqZImp4s1eFs_BiBrBAfWiORbwz2ND0Jvgpo__8WQ
    B3PNZMWGOCH_CfwcGhbaGRfPXqc2ZVk9hZ8hUZZsXKRSQ6W4Z6rTirEnvwnB
    iJTurCy1qODlDRu5JR3WuIwNKJnmqqmAOsTYH6kNG3eY7yb4Lm1YRM6A-hiK
    dU5hT-su2Wd3tfgMLZgX-ztqr0Jh0GRaAgq4cgSMgPRk6OgDUmDCZlPL0nHT
    Tqs2ld_c1GSWb7OmtB3mOWgfnQ2gKK1DPJuTSCceCsKO35a2RyorILV5OSGB
    gs8biDBb0HsnCrVqiNuByMMGlcV96q58qWCPMb-99anjq4mHr2RMiJE9wHv6
    2BYDyzk272zqO8ozbvN2vtzEJ5Rb9_o2ycXcKquVFGM8z32Tmfy2IpYe_O4R
    KTaXwT4-_zxvFIkDu5oHue9rDYmhQ85NdhnT5kzcWG48poCl_Yb2wiQYAYNH
    p4VOgIc-q8s-KJok6XV543orwTGxAo08dBv3QFwI9yD-SniR_rpf6mAgr6dp
    LhG-cU-iQW0DDFDjUIR6a-E_g9d9It3KNpJ8ZK0Q2GBZCgcn-HRdApTvBiBW
    0lpCF7bjvbSr8IHVndWEJ2_XARkEIDwjltluah4GdR5sN-uikOXCVMbcmTLn
    CpBVJMpyq2iJHOo2ar6hdAqX67Uh9l6sh6_3wGqQQ4d5hNpmX9M07V293t1g
    cfqCp8pgjJizwTB3LfExhqPT-O06nXAcQhgT3YjHI7GX2F1QfIg9BQGr_A9d
    _v3rfZZarcGPHaQ4UYWdu-NdbumfJ62vG3XC3OITJGl89xmI6KLieXMbCmbz
    L-AIpa6csq-edXYf9u-jXQeidMsurf4ekF22VoK6kwpj3_w9wGTBKPUbyRiv
    QNIuyfhcpRr2T5XREW4a73H1cMkr3_Ma23-WGgcYqVPKCz5ZAurGbgm6Xb8q
    r4Y8FmUrPbqmqtXT2E5usn-fwO19XECNPujWMHcrr_rKa4mQPd-Ixb8W0YMJ
    pudtyXavfSVJ95w_X45uqLczJAJmIoBL6fqTb2_b21oWqFGWjyZ2yuuDvKuf
    N-epIOemm1cGYmzKiuiUiGuniv1-pWu_CilAMTacCZBgdtU7P8EJciQTXxen
    JKeojwBVsEg-hftImlDi6p8wbh-cfuTGtsLfFpdZky6ZaPlO8yTbfvut_lqM
    cv1WsfPOZ2-UZjpeVrRph6XjWxAtH5yVPA02wOYgMiG8RX-F45LwwSsqFPRL
    _75PFUDigpi98O8P_GevNpKnlXra8tA1zwebrLmo3wnJvEeRC7BhZix7ypVO
    iwTMfBQ-RRJcg5qhMirGq7O9BvigiWVUfuljKtLabEyfh1TYWfKsXkt9ICkD
    BGIv4lBHbFqtrdwllHw5LJF8QarE9Of6BFjDV_I8bQx285S1d4wrFiwjOamp
    IwS5orav-Wd7C9ZnjXhF2Dde-JeT88fxvyheWVvlYnPIYm_YCqc0g-thMwRj
    Ax71K4NchSyxNHsHKqmOPedhuZXu-kiFc7yC8vjnd19msdxwABiP5zEMnnnO
    IppLfuVLsuRa2cW0Cq9k4J9pE8TWNQRRaj5Y8Wkc6lZAW90TYsft3AB-wBOp
    n07TQaHjBBIiCwvLCSZsrzJf9EsDewFGJhPCsaoSDLm-oQgNAN3D15VWJ_U6
    m8PCFfdTqda2uKRvYBeTfSZ0fF4IJfI_I7yEGUMYPBL2Cxa7831EjEy2s4je
    5MwG1KUnUKKo3G0BrOsaTHgRbSqDcVtKBm4cNWuNEyByFQs8yqDfT_RsJxK2
    _EHe_FrLyiYpo1CYcffiCuo0tuKIct1Svn8WHJ8WU7w1GkcNl91N1HjqmhRn
    PtxRPf3ZSLq0gRnrUqAcL81D29BLEqy0I9pzUzULAW33uNIV9qT2ukMlF9S6
    T999nhG66BnjhEVVaZC-2tJF_jQmPGXo2k7gG6CTBynOfWr1WfDlA6bqv1iC
    wDvkrjTXECeyQ9jfoQ-QphADwwgEYiCl3Kf2pjUS8HprPjtvL4nFLa6BvLeJ
    t7VWr_DcnhecoBTLwKPF0aXLEHFULqQ1jlS_BP-2rj8lRVaomI2rcGoItOZj
    y80KnWIxMy0UElltAq3DOvmH5RqmtgSiryifQoUuDHdzYJHbaMO-mvbNcM4t
    cB-wBr78Q27lW85r5DxcyskAZaokT2IC_VWxbOA2zcMq6j_MWk3EwFu7qpsH
    J9lENAsCb5bu3CCeX2Oijjs9UG6bmodroibw2qbyVaY7WwEcv_hpC49XVXBe
    vnt8yehtRAqFyAfPdli0YhxQpeU-MkVr4UVSLjokUhBonqsE5lsXyzJUCB9d
    BlV_PV5xE8IgsahglKNNQspOvIhWFY3anVaQF6Hgq-dRv0MRTlzHf2R96ecp
    hClUo6cIslEaKP3Fpq-kkwhGSAdEKZ5oy5NDAkq5–u5_WsNG4S3c5T91H4s
    tyXuWVUgo9z-jtdymoKW_vyZLVTkfI6klZfiZYKZty2iDCEP6NTfkhlTv51O
    iJPt4Sd3qAjFl9dAPCUlVenzyNjjQQr2s1ds7UjyGgYVq2zLa5Nr4C131DpA
    Qdh6PDAU8hyNhLIqDlSR3xDHFiirr-3XjeJjun6aTjX4fwugVGFlMD6L6gt7
    1SqqI9Np3daquHXzRx6g58aLDRCQc9fxlq8eDLXpytMCQAUtgwjo2hauCxkH
    5UPULv49gPZLdlC7dxr2xlnBtrtgqM01BQEbt6P4dWCoHaBvvNNuOx0KYAwX
    B39xpbLn7xuukzL006ZAnOX9-aUrY2KwmFITaVLYuLtEv2GpQiDEYO1jQzCG
    3wBbLpZmZkkQzW5kt_Jk5hN9Tzu-HRtSkbfAgh6QxMopEhK8DH1XMR9Ndj57
    r-_JHwta8qeQx1KQFV2UscimJcuTRWjITO8UiWG8_cIK05KlBFB8W36nAYFL
    jFjIbRej9Cv_YrYCqtFT61QJFUanp6QLN8pToJiKFH14qHTp9fMahDTaM478
    AVnAJA==

    • ginapicart dijo:

      Dr., no sé qué sucedió con su comentario. Pudo haberse corrompido el archivo, pudo ser un fallo del blog, o pudo ser obra de alguien. En cualquier caso, no debería usted dar importancia al hecho, como no se la doy yo, porque suceden a diario muchas cosas que uno no puede controlar y menos cambiar. Lamentaré su ausencia.

  3. frank Upierre dijo:

    Honor a quién honor merece”. Cierto comentario. Tengo aquí en Moscú traído desde mi Habana el libro:” EL MEDIO DÍA Y LA SOMBRA”. y guardado en un viejo librero de mi Guanabacoa “Figuras soñadas y cantadas”, unas de sus primeras publicaciones, como recuerdo de la amistad que tuve con Alberto Serret. y con su esposa Chely..Nos conocimos en la Isla de la Juventud,cuando ellos trabajaban allí y yo era un estudiante del Pedagógico. Nos conocimos en un evento de Talleres literarios y desde entonces quedó la amistad…Palabras muy ciertas las suyas. También tuve la suerte de aprender de sus enseñanzas literarias…saludos

  4. heilen dijo:

    he leído varias cosas de ellos solitos y creo q alguno escrito a 4 manos…si no me falla la memoria, libros antiguos, q me he ido encontrando en librerías de libros usados q me encanta visitar y coincido con usted en que Shiralad es la mejor aventura de la TV, por muchisimas razones y a pesar de lo que digan por ahí.admiro lo q he visto y leído de ellos
    su trabajo de la casa del alibi me dejó sin palabras, la parte de la obra de teatro…la vida de ellos juntos, todo.nunca pensé que encontrara un libro que me dejara tan impresionada escrito aquí en estos tiempos, me dejó el sabor de magia, olvidos, tristeza, su poco de alegría aunque sabía muy dentro que iba a sufrir por sus personajes,eso no es fácil de lograr, muchas gracias

    • ginapicart dijo:

      Muchas gracias, de verdad. Agradezco su generosa opinión,la novela no ha tenido críticas oficiales, así que solo conozco los criterios de lectores que se han comunicado conmigo. Otra vez gracias.

  5. Juan C dijo:

    Tuve el gusto de conocerle y conocer su obra. Un genio, un fuera de serie!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s