El barco de esclavos

Desde que la Historia dejó de ser para mí una tortura escolar para convertirse en una pasión desbocada, muchos libros han pasado por mis manos; algunos tenían la virtud de reunir el rigor del investigador con la prosa fluida y amena del buen narrador. Entre estos se encuentra El barco de esclavos, de Markus Rediker, con una primera edición norteamericana en 2007, y publicado en Cuba en 2011 por la Casa de Altos Estudios Fernando Ortiz, que tantos y tan valiosos títulos ha entregado a los lectores cubanos desde su fundación.

 El barco de esclavos es una fascinante, documentadísima historia de un aspecto de la Trata negrera, llamada en los medios académicos la Trata Atlántica, de la que nacieron las más grandes fortunas cubanas y la prosperidad general de la Isla. Rediker ofrece al lector un escrutinio prolijo y minucioso de todos y cada uno de los territorios de información relacionados con uno de los fenómenos más significativos de la Historia del mundo: la esclavitud africana, uno de los pilares más importantes del desarrollo del capitalismo y uno de los episodios más reprobables de los tiempos modernos.

 Cómo se construye y equipa un barco negrero, cómo se arma su tripulación, la travesía, la estancia en África, los modos de esclavizar a los africanos, la historia de la esclavitud en ese continente, los métodos de resistencia creados por los esclavos, las torturas, el viaje al Nuevo mundo, la enfermedad, la muerte, la venta de la mercancía humana, todo documentado a través de Diarios, bitácoras y cartas de capitanes, comerciantes, oficiales de barcos, marineros y esclavos, y otras piezas de archivo tales como facsímiles de Leyes, croquis de estructuras navieras, mapas, etc. y mucho más encontrará en este libro quien se interese por la historia de la esclavitud, a la que nuevos enfoques vienen a enriquecer en las últimas décadas del siglo pasado y los comienzos de este. La vasta máquina, como llamaron en su tiempo al barco negrero los hombres que con mayores y menores ventajas le entregaron sus vidas a la nave que hizo posible la creación de imperios y, realmente, de un Nuevo Mundo con todo lo que esta expresión implica.

 Además de toda la información contenida en este libro, su autor aborda un enfoque de la Trata poco manejado entre los cubanos: el hecho de que la esclavitud como institución social siempre existió en África; que los cazadores y vendedores de esclavos fueron los propios africanos, quienes cazaban y vendían no solo a los prisioneros de guerra de otras tribus, reinos y etnias, sino que tenían organizado un comercio de seres humanos en toda regla, que comenzó a desarrollarse a través de los árabes mucho antes de la llegada de los europeos. Rediker también deja claro el hecho de que los europeos no se desplazaban tierra adentro para cazar hombres, mujeres y niños, sino que compraban los esclavos en las factorías, fortalezas y casas de canoas de la costa. Para dar una idea de ello cito un breve párrafo tomado de un ensayo titulado Las Tratas poco tratadas.Breve vistazo comparativo a la esclavitud y comercio de africanos, asiáticos y europeos en África, el Nuevo Continente y el mundo islámico y asiático, de Alejandro del Valle:

La Trata por el Atlántico alcanzó su marca más alta en el siglo XVIII. Las extensas y enormes capturas de africanos en lo profundo del continente fueron llevadas a cabo por los mismos reinos africanos, como el Imperio Oyo (Yoruba), el Imperio Kong, los reinos de Fouta Djallon, Fouta Tooro, Koya, Kaabu, Dahomey y las Confederaciones Fante, Ashanti y Aro, pues los europeos raramente penetraban en África por temor a las enfermedades y a moverse en un terreno desconocido, sujetos a la fiera resistencia de los nativos.

 Marcus Rediker es Profesor de Historia Atlántica de la Universidad de Pittsburg, y uno de los más destacados investigadores del proyecto internacional La Ruta del Esclavo.

 

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de Gina Picart

Soy escritora, periodista especializada en La Habana de la colonia y la república, investigadora, crítica literaria, guionista de cine, radio y televisión
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s