CAFÉ, ¡CAFÉ CUBANO TAN RICO! ¿QUO VADIS…?

cafe cubanoRegil, Monte Rouge, Turquino, Caracolillo, Serrano, Cubita, Indiana, ¡ah, qué cafés tan sabrosos…! Caros, sí, poco accesibles para quienes vivimos de salarios en moneda nacional, pero no del todo imposibles… cuando estaban en los estantes de las shopings. Ahora sí la imposibilidad va siendo un hecho consumado, pues en esos mismos estantes el lugar del café cubano ha sido ocupado por cafés que llegan de la Madre Patria o de Viet Nam, con envases muy bonitos, pero el producto es desvaído, sin cuerpo, clarucho, incapaz de satisfacer el exigente paladar de los nativos de esta isla, porque demandamos sabores fuertes y algo picantes, acostumbrados como estamos desde hace siglos a degustar granos que compiten entre los mejores del mundo.

Quienes hemos tenido la suerte de probar cafés de otras tierras –y digo suerte porque siempre lo será la posibilidad de establecer diferencias mediante el conocimiento-, sabemos que, por más que duela a nuestra eterna propensión chovinista a considerar todo lo cubano como lo mejor del mundo, el café cubano no es el mejor del planeta, pero haber catado cafés foráneos nos da la posibilidad de comprobar que el nuestro se encuentra entre los cafés de mas cuerpo y mejor aroma entre todas las variedades existentes. El café de Santo Domingo, por ejemplo, es excelente, y lo mismo el fuerte y amargo café turco, el brasileño, el colombiano…, pero el café cubano sienta plaza entre los mejores, solo que ¿dónde está? ¿Por qué desde hace tiempo su ausencia tristísima ha tenido que ser compensada con la venta en el mercado cubano de cafés importados de otros lugares? Si la población de Cuba no crece, como es noticia lamentada a coro por instituciones, autoridades, órganos de prensa y todo lo que tiene voz en la isla, ¿será, entonces, que está afectada la cosecha? ¿Han muerto en masa los cafetos nacionales?

No, no parece que esta última especulación sea la respuesta, porque de vez en cuando tenemos la enorme alegría de descubrir en los mercados en divisa, semiocultos entre latas de conservas, cajitas de té y botellitas de miel, pequeños sobres de marcas nacionales al discreto precio de 1.75 cuc, lo que significa que todavía germinan cafetos en el suelo patrio. Y si vamos al café El Escorial en la Plaza Vieja, y hacemos una cola que demora casi tanto como recibir una herencia de España, podremos comprar la cantidad de café que seamos capaces de pagar, café marca El Escorial, compuesto por cuatro variedades cubanas, con un aroma tan fuerte que aunque quisiéramos esconderlo de los vecinos no podríamos, café delicioso cuando lo bebemos allí mismo salido de la máquina de colar expreso, pero que a la semana ya pierde aroma y se le debilita notablemente el sabor. Se bebe aún, luego existe, solo que, como escribió Saint Exupery en ese libro imprescindible que es El principito, por ser esencial, el café cubano se nos ha vuelto invisible a los ojos.

 Pero en Internet hay 270 000 sitios dedicados al café cubano; semejante cifra prueba que el café cubano existe, como diría Descartes, y es un hecho imposible de negar.

 Una breve y rápida inmersión en la red nos aporta datos de gran interés. Las variedades de café que se cultivan en nuestro país son Typica, Bourbon, Caturra amarillo y rojo, Catuai amarillo y rojo, San Ramón y Villalobos (ya sabemos que en toda enumeración siempre escapa algo). Sus características organolépticas son la excelente fragancia, el aroma muy fino y delicado, el buen cuerpo balanceado, buena acidez con algunas notas cítricas, limpieza y sabor delicado y dulce. Dentro de nuestras marcas se reconoce la Turquino como la mejor:El Turkino o Turquino Extra, apreciado como el mejor café cubano, se designa por su clasificación y categoría. Esa variedad se desarrolla a menor altitud y posee inferior acidez y bastante cuerpo. Diferenciada por tener gran suavidad, buen aroma y sobre todo, menor concentración de cafeína, la variedad arábica es la que domina el el café de Cuba, destacando así, unos granos de elaboración selecta y fama mundial”.

En el sitio http://www.opciones.cu/turismo/2010-07-26/cafe-cubano-aromatico-y-competitivo/, perteneciente a la revista Opciones, semanario económico y financiero de Cuba, encontramos el artículo Café cubano, aromático y competitivo, firmado por Armando de la Rosa Labrada, sobre el desempeño de la empresa Cuba Café, del que tomamos algunas citas:

Esta agrupación oferta diversos tipos de café para la exportación y la venta en el mercado interno de divisas. Su ubicación en plazas tan rigurosas como las europeas y japonesas se debe a que está considerado entre los de categorías de suaves de alta calidad. A Japón se destina una variedad que se cosecha en la serranía del Escambray y a la cual expertos del país nipón pusieron la marca de Crystal Mountain; sobresale por su aroma, acidez y cuerpo; puede competir -según especialistas- con el Blue Mountain[1], de Jamaica, y es tasado entre los de mejor cotización en el área. En Europa un cuarto de kilogramo de este rubro se vende a unos 20 dólares.

Miguel Pérez Mateo, especialista de CubaCafé, significó que “hemos desarrollado además las marcas Cohíba Atmosphere y el Montecristo Deleggend, asociadas al tabaco -otro de nuestros productos elite-; tienen denominaciones de origen y ya se comercializan”. Se crearon con la autorización de la firma Habanos S.A., distribuidora mundial de los famosos puros cubanos.

“[Cohíba Atmosphere y el Montecristo Deleggend] se nutren con los granos de dos exóticos lugares de las montañas del centro de la Isla, donde el cultivo está matizado con un ambiente único en el que se conjugan suelo y clima”, precisó Pérez Mateo y agregó que con el uso de los nombres de dos famosos tabacos se pretende que los consumidores de estos dos cafés los asocien con Cuba.

Por supuesto, este es uno de los ganchos promocionales de CubaCafé […] La relación con el tabaco de la Isla se mantiene también en la estrategia de distribución, porque se ha planificado que estas marcas se encuentren en las más de 120 Casa del Habano existentes en el mundo y se vendan en los sitios más elitistas.

[…] Con sus excelentes galas y caracteres de sabor y aroma que lo definen como indiscutible gourmet, para este rubro se avizora un amplio camino, por lo pronto CubaCafé ya se ha introducido y gana espacio en mercados internacionales. Sus directivos esperan en los próximos años contar con grandes volúmenes de este aromático producto para la exportación, que generará mayores ingresos a la economía nacional y prestigio a esta producción.

En el sitio de la emisora Radio Habana Cuba, de un artículo firmado por Pedro Martínez Pírez, tomamos estas citas:

Cuba, país que transita por importantes cambios en su economía, está muy necesitada de al menos duplicar su actual producción de café, producto que consume cerca de 90 por ciento de la población de la Mayor de las Antillas.

Decenas de millones de dólares debe invertir Cuba cada año en compras de café, cuyo precio se ha duplicado en el mercado internacional.

En los últimos cuatro años se han incrementado las siembras en las zonas montañosas del país y se ha trabajado en la introducción de un cambio tecnológico y en la modernización de la industria cafetalera, pero la producción está lejos de alcanzar las 24 mil toneladas que se necesitan para satisfacer el consumo nacional y disponer de excedentes para la exportación, especialmente del café tipo Arábico, de reconocida calidad a nivel mundial.

En este Congreso se esperan aportes en cuanto a nuevas técnicas de siembra, cultivo, recolección y procesamiento industrial del café y el cacao, este último rubro muy prometedor para Cuba, aunque tampoco se satisface la demanda y el precio se ha triplicado en los últimos años.

Algunos expertos indican que el incremento de la producción de ambos cultivos podría proporcionar a Cuba un ahorro millonario, por cuanto también el chocolate es de amplio consumo nacional.

¿Qué ciudadano de cualquier parte del mundo no querría asistir al desarrollo económico floreciente de su país natal? ¿Qué buen cubano no querría ver a Cuba rica y poderosa? ¿Qué buen cubano, bebedor o no de café, no querría que regresara la isla a aquellos tiempos en que fue principal productora de café del Nuevo Mundo, antes que la Corona española nos diera la mala con sus leyes cohercitivas sobre nuestro comercio criollo? Como cubana, además de apreciar las ventajas económicas de que el mundo tenga en alta estima nuestros rones y tabacos, y que se haya puesto de moda a nivel internacional nuestro Festival del Habano con sus maridajes entre estos productos y el café, me enorgullece que tantos habitantes del planeta quieran comprar nuestro coffea arabiga.

Solo tengo un problema: sin afectar esos logros, sucede que yo también quiero degustar nuestro café tan sabroso. Yo quiero probar esas variedades de nombres tan exóticos que han sido creadas por CubaCafé, o por lo menos poder comprarme mi Turquino  o mi Caracolillo cada vez que me lo permita mi bolsillo en cuc. Yo, más allá de querer, necesito beber café para mantener mi rendimiento laboral y mi presión arterial en rangos compatibles con la vida, y soy la primera en lamentar que el café proveniente de España y Viet Nam no me cumpla esos objetivos tan modestos como viscerales. Si tengo que apoyar la donación para exportación de la mitad de las hipotéticas 24 mil toneladas de café necesarias para cubrir la demanda interna de la isla (y que según Martínez Pírez no alcanzan para ello) en aras del desarrollo económico de mi suelo patrio, pues adelante…, pero, por favor, ¿podría beberme el resto, aunque no sea en ninguna de esas recetas sofisticadas como el Irish Cofee, por ejemplo, o en las variantes menos pretenciosas de un Capuchino o un express? ¿Aunque solo sea en forma de una mínima tacita de café colado en mi cafetera vieja? Y si este humildísimo deseo tampoco resultara posible, al menos ¿alguien podría explicarme por qué…?

 

 

 

 

[1] Considerado el mejor café del mundo. La aclaración es mía.

Anuncios

Acerca de Gina Picart

Soy escritora, periodista especializada en La Habana de la colonia y la república, investigadora, crítica literaria, guionista de cine, radio y televisión
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a CAFÉ, ¡CAFÉ CUBANO TAN RICO! ¿QUO VADIS…?

  1. grecia1955 dijo:

    El Blue Mountain de Jamaica esta considerado el mejor del mundo ?.
    Yo tomo mucho cafe, me gusta mucho, y parece que es algo que es saludable.
    Yo lei una vez una leyenda que se supone ocurrio en la noche de los tiempos, acerca de como un etiope o habitante del Cuerno Africano que acampaba de noche prendio fuego por casualidad a una mata de cafeto y sintio el fuerte y agradable olor y reflexiono que iba a hacer una bebida caliente usando algunas partes de la planta, ya que la noche era muy fria. Al parecer empleo entre otras partes el pequeno fruto, porque le gusto mucho el brebaje. A partir de ahi siguio usandolo mietras acampaba y noto su poder para aunmentar su estado de alerta durante la noche, mientra cuidaba de sus cabras. A partir de ese momento poco a poco su uso se fue extendiendo en el mundo arabe y en el resto del mundo. Tengo entendido que actualmente su consumo mundial es enorme y ha sobrepasado al te como bebida mas popular mundialmente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s