IGLESIA ORTODOXA GRIEGA DE CUBA

260px-IglesiaOtodoxaGriegaLos paseantes de ese ámbito mágico que es el Casco Histórico de La Habana Vieja encontrarán en sus calles varios templos, casi todos de confesión católica, desde la propia Catedral de La Habana hasta otras iglesias más pequeñas, pero no menos hermosas. A este conjunto se han sumado dos nuevas construcciones que, aunque también pertenecen a la Iglesia fundada por Cristo, provienen del rito de Oriente. Una de ellas, la Iglesia Ortodoxa Griega, está situada al fondo de uno de los más bellos y recoletos jardines de la ciudad, dedicado a la Madre Teresa de Calcuta, en la parte trasera del Convento de San Francisco de Asís. Su nombre completo es Catedral Ortodoxa de San Nicolás de Mira, y fue consagrada el domingo 25 de enero de 2004 por Su Toda Santidad Bartolomeo, Patriarca Ecuménico.

Según la revista Opus Habana, órgano de prensa de la Oficina del Historiador de la Ciudad, “la iglesia ortodoxa es una de las tres grandes comunidades o iglesias vinculadas al cristianismo (las otras dos son la iglesia católica y las iglesias protestantes surgidas tras la Reforma). Desde una perspectiva histórica, al haber surgido en el seno del imperio bizantino y haberse propagado por la zona oriental de Europa, la ortodoxia es —por tanto— la iglesia cristiana del Oriente, mientras que el catolicismo y el protestantismo lo son del Occidente”.

El arte y arquitectura religiosos del cristianismo ortodoxo tuvieron su origen en la antigua y poderosa ciudad de Bizancio, capital del Imperio Romano de Oriente, que más tarde, bajo la dominación turca iniciada en 1453, fue llamada Constantinopla. El cisma que llevó a la separación de Roma de las iglesias ortodoxas de Oriente fue un proceso demasiado complejo como para intentar exponerlo en este artículo, pero la diferencia teológica mayor entre la ortodoxia oriental y la Iglesia Católica Romana, cuya sede es hoy El Vaticano, consiste en que, mientras la Iglesia romana considera al Espíritu Santo como una emanación del Padre y del Hijo, en lo que conforma el dogma de La Santísima Trinidad, las iglesias ortodoxas solo admiten que el Espíritu emana del Padre.

Afirma Opus Habana que antes de 1959 “existió en Cuba una Comunidad Ortodoxa Griega, compuesta por emigrantes griegos y marineros de esa nacionalidad que ocasionalmente arribaban al país. Junto a ellos participaban en los servicios religiosos emigrados rusos y ucranianos blancos llegados a Cuba después de la Revolución Socialista de Octubre. Con el Triunfo de la Revolución Cubana, la mayoría de los fieles emigraron o fueron falleciendo. En la década del 60 se fundó la congregación ortodoxa cristiana cubana, la que en 1978 se autodisolvió”.

El templo actual debe su nombre al santificado sacerdote Nikolaus, cuyo nombre significa «Protector y defensor de los pueblos». Cuenta Opus Habana que este santo era invocado en casos de peligros, naufragios, e incendios, y se le representaba siempre acompañado de niños, ya que —según los antiguos— curó con sus rezos a unos infantes que habían sido heridos de gravedad por un criminal. En Oriente lo llaman Nicolás de Mira, por ser esta ciudad turca donde fue elegido obispo y realizó numerosos milagros; pero en Occidente se le llama Nicolás de Bari, porque cuando los mahometanos invadieron Turquía, un grupo de católicos sacó de allí en secreto las reliquias del santo y las llevaron a la ciudad de Bari, en Italia. San Nicolás es patrono de los marineros en Rusia, Grecia y Turquía. Los cubanos le hemos conocido desde hace al menos un siglo, cuando llegó a esta isla con el ejército interventor norteamericano, pues el santo se sincretiza en el pensamiento religioso que heredamos del mundo anglosajón nada menos que con Santi Cló, el mismo Santa Klaus barbudo y barrigón de chamarra roja, venados, trineo y saco repleto de regalos que anima las Navidades en los países del frío Norte. Es lógico que en La Habana, puerto de mar, la joven Iglesia Ortodoxa Griega haya querido ponerse bajo la advocación de un santo patrono de marineros. Existen en el mundo más de dos mil templos cristianos dedicados a ese santo tan popular en la antigüedad.

Andando por un sendero flanqueado de lápidas de conmemoran a muertos ilustres, y de esculturas como la llamada Mesa del Silencio, que convoca al recogimiento interior, hallaremos al final, rodeada por la vegetación y brillando al sol con una suave luz dorada, la fachada de esta iglesia habanera donde se combinan la piedra conchífera con los tejares rojos de la techumbre. El templo es de estilo bizantino clásico con planta en cruz, cubiertas abovedadas y una cúpula en el centro.Su exterior, que recuerda levemente una arqueta bizantina, está casi desprovisto de decoración, y ofrece a la mirada una apariencia de austeridad. Su frontón luce un tímpano románico proveniente de una derruida iglesia española del siglo XV, donado por la Oficina del Historiador de la Ciudad de la Habana, donde aparece Jesús, rodeado de ángeles y apóstoles.

El interior de una iglesia ortodoxa tiene sus características propias, que la diferencian de lo que pudiéramos llamar la escenografía de las iglesias católicas. No encontraremos en su recinto las familiares estatuas policromadas de santos con que estamos tan familiarizados los cubanos desde los tiempos de la Colonia, sino los maravillosos íconos bizantinos, pinturas que representan patriarcas y mártires de la fe consagrados como santos, además de Jesucristo y la Virgen María, llamada por los griegos Teotokos. Los lampadarios son de estilo oriental, de labrado bellísimo. La Iglesia Ortodoxa Griega de La Habana cuenta entre sus piezas más valiosas unos íconos muy especiales en relieves de plata, rescatados de incendios provocados durante la cruenta ocupación turca de Chipre. Se les considera especialmente sagrados porque fueron salvados de las llamas casi intactos. Durante las misas celebradas en el recinto se elevan los portentosos cantos gregorianos, monodias majestuosas que imponen al espíritu la concentración y la paz. El iconostasio, una suerte de tabique decorado con iconos, separa a los fieles del sagrario y el altar, obra en mármol del el escultor cubano Quintanilla.  En medio de la nave, un sitial labrado en maderas preciosas cubanas y cubierto con dosel acoge a altos dignatarios religiosos que visitan el templo en ocasiones especiales. Los Evangelistas están representados en las pechinas de la cúpula central. La luz dentro del templo tiene un suave matiz dorado proveniente de las velas y de los tonos rosáceos de las paredes. A diferencia de la Iglesia Ortodoxa Rusa, donde no existen asientos y los fieles están obligados a asistir de pie a la larga liturgia, en el templo griego hay 100 sillas de gran belleza torneadas y tapizadas por artesanos capitalinos.

La Iglesia Ortodoxa Griega es la primera iglesia construida en Cuba después de 1959. Los profesionales cubanos de la Oficina del Historiador de la Ciudad elaboraron el proyecto de la Catedral ortodoxa habanera a partir de un croquis y fotos de iglesias bizantinas, y el arquitecto Jaime Rodríguez Cunill y el ingeniero de estructura Pedro Rodríguez Sánchez estuvieron al frente de las obras, ejecutadas íntegramente por los alumnos de la Escuela-Taller de la Oficina del Historiador de la Ciudad.

Interesantes datos sobre la construcción del inmueble aparecen en el artículo de Opus Habana dedicado a la Iglesia Ortodoxa Griega de Cuba, según los cuales

…este inmueble se erige sobre los terrenos que ocupan la parte trasera del Convento de San Francisco de Asís, muy pegados al litoral y —por ende— de difíciles condiciones de cimentación. Y es que junto a la roca caliza de los arrecifes (diente de perro), de gran resistencia, coexisten zonas pantanosas con más de siete metros de profundidad. Fue ésa la causa —comprobada hoy por los especialistas— de que la cúpula y demás estructuras del templo franciscano se derruyeran en el siglo XIX. Para neutralizar esas diferencias del subsuelo y lograr cimentar la iglesia, se tuvo que acudir —entonces— a la solución de fundir en el lugar 52 pilotes de 15 a 17 metros (no podían hincarse a golpes debido a la cercanía de la antigua construcción), con lo cual ya se aseguró la estabilidad de la nueva fábrica. Otro problema que hubo de tenerse en cuenta fue la cercanía del manto freático, pues la humedad sube por capilaridad a los muros si no se toman las medidas adecuadas, lo cual había que evitar ya que el interior del templo ortodoxo está profusamente decorado. Para ello se aplicó una que el interior del templo ortodoxo está profusamente decorado. Para ello se aplicó una impermeabilización total entre la cimentación del edificio y el comienzo de sus paredes.

 Quien desee conocer la Ciudad Vieja, pero, además, encontrar un rincón que invite al recogimiento, la introspección y la elevación del espíritu en medio de una urbe bulliciosa y eruptiva, encamine sus pasos al jardín de la Madre Teresa de Calcuta, siéntese en un banco unos minutos, perciba la brisa que llega de las lápidas olorosa a nardos y azucenas; luego cruce la gran puerta del templo y encienda una pequeña vela en los arenarios del lumbral; déjese envolver por la humareda del incienso y permita a su mente unos instantes de calma. Será, seguramente, una experiencia inolvidable que no exige de ninguno de nosotros una creencia o confesión religiosa, sino, únicamente, el deseo de comulgar con el mundo a través de nosotros mismos, en un ambiente hecho para ayudarnos a lograrlo.

Anuncios

Acerca de Gina Picart

Soy escritora, periodista especializada en La Habana de la colonia y la república, investigadora, crítica literaria, guionista de cine, radio y televisión
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s