Hollywood y el sistema de estrellas

Siempre se ha dicho y escrito mucho sobre el llamado sistema de estrellas de Hollywood, la meca del cine estadounidense y más o menos también mundial.  Las autobiografías y biografías de actores nunca dejan de mencionar todos los abusos y maltratos a que fueron sometidos aún siendo estrellas consagradas de la pantalla. Los contratos que debían firmar, vistos hoy a la luz de nuestra época resultan no solo violadores de la dignidad humana y  los derechos más elementales de los actores, sino ridículos, por contener cláusulas donde se hace patente la tremenda hipocresía social no solo de esos estudios fílmicos, sino de toda la moral social norteamericana de la época.

Es posible que la Warner Bross haya sido la productora más pantagruélica en esta tarea de masticar y tragar actores. Sus contratos de trabajo para las estrellas  incluían el derecho de esos estudios a alquilar a sus actores más solicitados a otros estudios interesados en utilizarlos, les gustara a los actores  o no, y estos estaban obligados a aceptar los papeles que les fueran impuestos aún cuando se tratara de malos roles y películas sin calidad, y aunque ello dañara su imagen pública, que no estaba cimentada en el talento el actor, don que los estudios no reconocían y en el que no estaban interesados, sino en la publicidad, que implicaba, desde luego, aparecer en el mayor número posible de filmes proyectados al público. Lo más increíble es que los alquilados no percibían ni un céntimo por esos alquileres y todo el fruto se lo embolsaban los estudios.

Los actores estaban igualmente obligados a asistir a todos los eventos promocionales que los estudios consideraran relevantes y  convenientes para obtener una jugosa promoción de sus estrellas, a la hora que fuera y donde quiera que se celebrasen, aún si ello implicaba viajar a otros países.

Había, igualmente, cláusulas que comprometían al actor a no hacer nada que pudiera considerarse atentatorio contra la moral al uso, y ello incluía prohibiciones tan risibles como la de no dejarse fotografiar con un cigarro en la mano en un club nocturno. Cuando la prensa obtenía fotos que podían “comprometer” al actor pero que resultaban  buenas para publicidad, los estudios hacían que sus técnicos borraran de las fotografías aquellos elementos que resultaran inconvenientes, como por ejemplo los cigarros. Uno se pregunta qué sentido tenía esa prohibición cuando en pantalla los actores debían fumar aunque les desagradara si el guión así lo demandaba.

Este estilo de trabajo que exigía mantener al actor  constantemente en la maquinaria publicitaria obligaba a los actores a excesos de trabajo que muchos pagaron con mermas de su salud, y para mantenerse en capacidad de trabajar muchos actores y también personal de los equipos de filmación fueron obligados a consumir estimulantes entre los que se encontraban las adictivas anfetaminas. El caso de Marilyn Monroe es emblemático en este sentido.

Otro de los conflictos a que el sistema de estrellas sometía a los actores era el de la etiquetación en determinado papel. Muchos actores nunca pudieron salirse de las etiquetas de personaje que los estudios les endilgaron, como es el caso de Bette Davis, la malvada por excelencia del cine norteamericano, quien al mismo tiempo resultó ser una actriz de grandes dotes.

Los contratos de la Warner tenían como mínimo una duración de 7 años, durante los cuales el actor no tenía derecho a filmar con otra productora aunque ello significara una oferta tentadora y aunque en ese momento la Warner no lo tuviera comprometido con ninguna filmación ni proyecto de trabajo. Fue la Davis, mujer de carácter muy fuerte, quien rompió con esta situación y se fue a filmar a Londres a escondidas de sus productores. A ser descubierta os estudios la llevaron a los tribunales. Ella se defendió con bravura  denunciando todos los abusos a que el gremio era constantemente sometido, pero la Warner Bross era una empresa multimillonaria y no podía permitir que semejante juicio fuera ganado por una actriz, pues ello hubiera traído por consecuencia la rebelión de todos los actores contratados y la presentación de incalculables demandas contra contratos, o sea, un posible caos para los estudios, así que Davies perdió frente a los feroces abogados de los estudios.

Sin embargo, a partir de ese momento la situación comenzó a experimentar cambios y las condiciones de trabajo de los actores fueron hacia un mejoramiento paulatino, pues las productoras hollywoodenses se dieron cuenta de que ya no podrían mantener las mismas reglas del juego.  Hoy el sistema de estrellas continúa existiendo  y las etiquetas de personaje siguen siendo muy férreas, al extremo de que un actor como Brad Pitt no ha podido escapar a su etiqueta de sex symbol a pesar de haber demostrado en repetidas ocasiones que puede hacer papeles mucho más profundos y fuertes, pero los grandes actores norteamericanos ya no son marionetas, sino en muchos casos millonarios como Robert Redford, ex sex symbol,  que pueden imponer ciertas condiciones de trabajo a los estudios, y también escribir, actuar y dirigir sus propias películas o trabajar como productores independientes, como lo hizo Redford con la fundación de Sundance Institute. Sin embargo, no parece que el sistema de estrellas vaya a desaparecer, o en todo caso no lo hará mientras Hollywood se mantenga como meca del cine y principal mercado cinematográfico del planeta Tierra.

Anuncios

Acerca de Gina Picart

Soy escritora, periodista especializada en La Habana de la colonia y la república, investigadora, crítica literaria, guionista de cine, radio y televisión
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s