Ío Saturnalia y la Fiesta del Asno. Donald Trump: ¿un patriota o un psicópata en el techo del mundo?

Lansing (United States), 15/04/2020.- Protesters open carrying their firearms join in ‘Operation Gridlock’ in front of the Michigan state Capitol in Lansing, Michigan, USA, 15 April 2020. The protest organizers, The Michigan Conservative Coalition and Michigan Freedom Fund, want people who are upset with Michigan Governor Gretchen Whitmer extending her stay at home order through 30 April to surround the Capitol with vehicles, make noise and create a traffic jam. The extended ban prohibits such activities as driving to see friends and crossing the street to visit neighbors. (Protestas, Incendio, Abierto, Estados Unidos) EFE/EPA/JEFFREY SAUGER

Lansing (United States), 15/04/2020.- Protesters join in ‘Operation Gridlock’ near the Michigan state Capitol in Lansing, Michigan, USA, 15 April 2020. The protest organizers, The Michigan Conservative Coalition and Michigan Freedom Fund, want people who are upset with Michigan Governor Gretchen Whitmer extending her stay at home order through 30 April to surround the Capitol with vehicles, make noise and create a traffic jam. The extended ban prohibits such activities as driving to see friends and crossing the street to visit neighbors. (Protestas, Estados Unidos) EFE/EPA/JEFFREY SAUGER

NOTA:

Ío saturnalia y la Fiesta del Asno son celebraciones de la Roma imperial y la Edad Media, respectivamente. Recomiendo buscar información sobre cómo el orden social era revertido durante esas fiestas en que el caos se apoderaba de la sociedad. En cuanto a los (B)rígidos que se paran en las pestañas (como dicen los colombianos) cada vez que reblogueo artículos contra Trump, advierto que siempre responderé con gusto contrargumentos inteligentes, pero las mamadas de gallo (como también dicen los colombianos) no solo no las volveré a publicar, sino que las borraré sin leerlas.

He terminado la séptima temporada de la serie Homeland, y como el coronavirus me deja más tiempo del que suelo disponer en mi vida cotidiana, también he estado viendo Los americanos. Para quienes no lo sepan, el tema de esta serie es la infiltración de espías rusos en los Estados Unidos en forma de células durmientes que se activan y comienzan a operar con tapadera de familias estadounidenses de clase media totalmente normales que no llaman la atención de nadie. Después he mirado un poco internet y he encontrado los twits del presidente Donald Trump dando su apoyo a quienes protestan en varios estados de su país contra las medidas restrictivas de distanciamiento social, que han salvado millones de vidas y llevado a miles de norteamericanos al paro provocando —como en todas partes— una severa crisis económica. Y se me ha ocurrido que el espaldarazo de Trump a los norteamericanos que prefieren arriesgar sus vidas y las de sus familias antes que conocer el rostro de la pobreza y, además, provocar que esta pandemia no termine nunca, es tan descabellado que tal vez salga sobrando el que Rusia necesite mover un dedo para destruir a los Estados Unidos con su imponente arsenal nuclear o que infiltre sus superespías allí. Tampoco me parece necesario que China haga el menor esfuerzo para sobrepasar la economía de los Estados Unidos y coronarse como primera potencia mundial, porque los “juegos” de Trump son tan extremadamente mortíferos que él solo puede acabar con su país sin ayuda de nadie. Y de paso, tal vez con el mundo. Vivir por ver.

Un brevísimo repaso a estos “jueguitos presidenciales” resulta aterrador. Primero, Trump intentó convencer a los norteamericanos de que la pandemia no era más que una simple gripe y él tenía todo bajo control. Luego demoró las medidas necesarias para evitar la expansión del virus entre la población. Luego insistió en que tiene genes de científico y muy buen cerebro y recetó públicamente algunos medicamentos para, según su mente delirante, curar a los contagiados. Después escaló aún más en su delirio y convocó a los norteamericanos a inyectarse desinfectantes para “limpiar los pulmones en un minuto”. En medio de esta pandemia que estremece al planeta, en una clarísima postura testicular se pone a enviar acorazados a las costas de otros países, cuyas tripulaciones están contaminadas, y ahora (fíjense los lectores que no digo y para terminar, porque esto por desdicha no acaba aquí) anima a gente armada en varios Estados de su país a rebelarse contra las decisiones de sus gobernadores de no levantar todavía las medidas de aislamiento y distanciamiento social. La perla de esta corona de sandeces es su insistencia —que no puede ser calificada como algo menos que perversa— en que los norteamericanos defiendan la Segunda Enmienda constitucional, que les permite portar armas, en un país donde no solo la venta de armas que cualquiera puede comprar, sino las ferias y exhibiciones de armas, públicas y clandestinas, hielan la sangre del más imperturbable, y donde tantas veces tantos inocentes han sido baleados hasta morir por dementes que se arropan en dicha Enmienda. Esto me ha llevado a preguntarme si Trump odia al pueblo norteamericano, porque estos twits son todo lo contrario de lo que debe hacer el Presidente de un país: Trump está incitando a su pueblo a una guerra civil. ¿Se da cuenta? Desde luego, y con ese fantasma trata de presionar a los gobernadores.

Lamento profundamente, y soy sincera, que muchísimos ciudadanos norteamericanos, entre los cuales hay no pocos inmigrantes, discrepen de lo que digo (y dicen muchos analistas, no solo yo), y por eso me permito reproducir aquí artículos publicados en sitios que no pueden ser acusados de pertenecer a órganos de prensa comunistas.

El resultado de este reblogueo es un poco largo (alerto que posee datos muy interesantes sobre varios temas relacionados), por lo que prefiero decir, antes de proceder, que entre quienes piensan que Donald Trump padece de alguna patología mental del espectro esquizofrénico, y quienes han llegado a la conclusión de que es un psicópata que ha obtenido lo que más ansía un psicópata: Poder, yo me sumo a los segundos. Donald Trump es un psicópata como muchos que conozco, pues aunque la mayoría de la gente piense que los psicópatas son casos raros y los asocie con los asesinos seriales del cine y la prensa, la verdad es que  son legión y caminan entre nosotros como padres de familia, esposos, jefes, compañeros de trabajo y hasta vecinos…, en fin, que pueden ser encontrados (aunque no fácilmente detectados) en cualquier rol y estamento social, pues a diferencia de los esquizofrénicos, los psicópatas nunca rompen con la realidad aunque la tuerzan como cuello de gallina para adaptarla a sus propias ideas, y suelen funcionar muy bien en sociedad, porque son bastante inteligentes, y algunos lo son mucho, aunque personalmente no me parece el caso de Trump, en quien el gigantismo de su ego (uno de los principales y más distintivos rasgos de los psicópatas) es tal que no deja espacio para casi ningún otro atributo mental, como no sea la aptitud para los negocios. Para ayudar a reflexionar a quienes tengan interés en hacerlo, acoto que los científicos están de acuerdo en que los rasgos más visibles en la personalidad de los psicópatas son: el carisma (la simpatía y la seducción son las primeras armas que emplean contra sus víctimas), la egolatría (se sienten superiores a sus semejantes y a veces manifiestan un desorden de personalidad narcisista o DPN), son manipuladores, embusteros, y cosifican a otras personas, pues dan por sentado que ellos tienen emociones, pero los demás no, por lo que les resulta muy fácil hacer daño sin sentir remordimientos, y se les da muy bien encontrar chivos epiatorios para culparlos de sus errores o de sus acciones. Quienes estén interesados en conocer mejor la personalidad de los psicópatas, pueden buscar literatura especializada y comprobarán lo que digo. Yo lo hice, aunque desgraciadamente los conozco muy bien.

Por último, antes de comenzar a rebloguear quiero llamar la atención de los lectores sobre que este nuevo “jueguito” de Trump exhortando a la “liberación” de Estados donde la crisis epidemiológica y económica está ya abocada a un estallido social y poniendo a la población contra sus gobernadores, porque con tales actuaciones no solo ignora el señor Presidente la autonomía de cada Estado de la Unión, asegurada por la Constitución de los Estados Unidos, sino que tiene pinta de ser una maniobra pre electoral dirigida contra los demócratas, pues los Estados a los cuales él está convocando a la desobediencia civil están gobernados casi todos por miembros del Partido Demócrata. Ojo con esta peligrosísima maniobra de Trump para manipular en su favor, una vez más, a la opinión pública de su país y dividir a la población norteamericana en bandos encontrados que, finalmente y dadas las características de esa nación, podrían terminar enfrentados en una balacera más letal que la pandemia. Aunque Trump ya aseguró con su desfachatez habitual que le “gustan los números y que se queden donde están”, es evidente que algunos números, como los de la economía, le importan más que las cifras de contagiados y muertos por el Coronavirus en su país, las mayores del planeta.

También llamo la atención de los lectores sobre la presencia de grupos suprematistas blancos en medio de las protestas. Se sabe que son una parte importante de la base electora de Donald Trump, quien recientemente dijo a la prensa que su padre era alemán, lo cual no es cierto, aunque sí lo fue su abuelo (no olvidar que Trump es hijo de una mujer escocesa que emigró a los Estados Unidos, y su padre hijo de un ciudadano alemán que hizo lo mismo, y está casado con una inmigrante de Europa del Este). El Presidente de los Estados Unidos tiene aún familia en Renania- Palatinado con la que todavía la familia norteamericana de Trump sostiene relaciones estrechas, lo que puede significar nada o muchísimo. El mañana dirá.

La crisis del coronavirus se politiza en EEUU

(https://es.reuters.com/article/idESKBN2200F7)

Por Maria Caspani y Nathan Layne

NUEVA YORK, 17 abr (Reuters) – La crisis del coronavirus en Estados Unidos experimentó un brusco giro político el viernes, cuando el presidente Donald Trump arremetió contra cuatro gobernadores demócratas por su gestión de la pandemia, después de haber admitido que los estados tienen en última instancia la facultad de imponer o levantar las restricciones para contener el brote.

El presidente republicano atacó tres estados críticos para su candidatura a la reelección, Michigan, Minnesota y Virginia, en los que sus partidarios conservadores han montado campañas de presión contra las órdenes de los gobernadores de quedarse en casa.

Trump lanzó unos mensajes en Twitter en los que replicaba los eslóganes que han coreado esta semana sus partidarios en Lansing, St. Paul y Richmond, las capitales de dichos estados: “¡LIBEREN MICHIGAN!” “¡LIBEREN MINNESOTA!” y “¡LIBEREN VIRGINIA!”.

Michigan se ha convertido en de los mayores polos de agitación para relajar las normas de distanciamiento social, que se encuentran entre las más estrictas de la nación, después de que las prolongara hasta finales de abril la gobernadora Gretchen Whitmer, una posible compañera de candidatura del previsible candidato presidencial demócrata Joe Biden.

Los manifestantes, que desafiaron las restricciones desde las escaleras del Capitolio estatal el miércoles, gritaron “Enciérrenla”, un cántico habitual en los mítines de la campaña de Trump que originalmente se refería a su rival demócrata de 2016, Hillary Clinton.

“CUANDO SEA SEGURO”

Whitmer dijo el viernes que tenía la esperanza de que su estado, que sufrió una de las tasas de infección de coronavirus de más rápido crecimiento del país, pueda comenzar a reiniciar partes de su economía el 1 de mayo. Pero instó a hacerlo con cautela para evitar que el brote se reavive justo en el momento en que se estaba comenzando a controlar.

En respuesta a las críticas de Trump, Whitmer dijo que Michigan volverá a poner en marcha su economía cuando sea seguro, y añadió: “Lo último que quiero hacer es tener una segunda oleada aquí”.

Trump también apuntó de nuevo a uno de sus frentes políticos favoritos, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, sugiriendo en Twitter que su estado, el epicentro del brote en Estados Unidos, había pedido demasiada ayuda que después no se utilizó en su totalidad.

En su rueda de prensa diaria, Cuomo respondió diciendo que Trump debería “quizás levantarse e ir a trabajar” en lugar de ver la televisión, y acusó al presidente de favorecer a la industria de las aerolíneas y a sus amigos empresarios con un paquete de rescate que dejó poco para los estados.

El recrudecimiento en la lucha política se produce cuando el número de infecciones de coronavirus conocidas en Estados Unidos supera las 700.000, más que en cualquier otro país. Al mismo tiempo, el recuento de vidas perdidas por el COVID-19, la enfermedad pulmonar altamente contagiosa causada por el virus, se ha disparado a más de 35.000. El estado de Nueva York contabiliza casi la mitad de esas muertes.

Aunque el número de muertos sigue aumentando, el índice de hospitalizaciones y otros indicadores se han ido estabilizando, lo que indica que las drásticas restricciones de distanciamiento social impuestas en 42 de los 50 estados de Estados Unidos estaban contribuyendo a mitigar el brote.

Información de Maria Caspani, Nathan Layne, Susan Heavey y Lisa Lambert; escrito por Grant McCool y Steve Gorman; traducido por Tomás Cobos.

………………………………

Coronavirus en EE.UU.: el polémico apoyo de Trump a los grupos que se rebelan contra la cuarentena en el país más golpeado por la pandemia

Redacción BBC News Mundo

  • 18 abril 2020

¡LIBEREN MINNESOTA!», «¡LIBEREN MICHIGAN!», «¡LIBEREN VIRGINIA!».

Con esos explosivos tuits publicados el viernes, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pareció respaldar las protestas en varios estados contra las estrictas medidas para frenar la pandemia del coronavirus.

Los manifestantes, algunos de ellos supremacistas blancos y antigobierno, dicen que las severas restricciones para ejercer actividades económicas están perjudicando a los ciudadanos, pero los funcionarios del sector salud advierten que levantar las medidas podría propagar la infección.

En sus tuits, el presidente también llamó a proteger el derecho constitucional a portar armas, que, según él, «está bajo asedio».

Estados Unidos reportó su mayor número de muertes diarias el jueves, registrando 4.591 muertes en 24 horas.

Ese aumento podría deberse a que la Universidad Johns Hopkins, que hace un monitoreo diario de la pandemia de coronavirus, comenzó a incluir muertes que probablemente hayan sido causadas por covid-19.

Estados Unidos tiene el mayor número de casos y muertes en todo el mundo. Más de 672.200 infecciones confirmadas y 33.000 muertes hasta el 17 de abril.

En Michigan, Ohio, Carolina del Norte, Minnesota, Utah, Virginia y Kentucky ha habido manifestaciones que piden a las autoridades que pongan fin al cierre de los comercios y otras actividades cotidianas.

Los estados a los que Trump hizo referencia en los tuits del viernes están gobernados por demócratas. Ohio y Utah, dos estados que no mencionó, tienen gobernadores republicanos.

En Wisconsin, Oregón, Maryland, Idaho y Texas también se planean manifestaciones.

El tamaño de las protestas ha variado, desde unas pocas decenas de personas en Virginia hasta miles en Michigan.

El aparente apoyo del presidente a las manifestaciones llega un día después de que su gobierno revelara una nueva guía para reabrir las economías estatales.

Los tuits del viernes contrastan con su postura del jueves, cuando dijo que simpatizaba con los manifestantes, pero de manera matizada.

«Parecen ser manifestantes que me quieren… Mi opinión es casi la misma que la de todos los gobernadores», dijo entonces el presidente, que ha mostrado más premura en reabrir el país que los gobernadores de los estados más afectados.

Tim Walz, gobernador de Minnesota, respondió a los tuits de Trump y dijo que llamó a la Casa Blanca para preguntar «qué creen que podríamos haber hecho diferente», pero dijo que no tuvo respuesta.

«El presidente dio a conocer un plan de tres fases que refleja exactamente lo que estamos tratando de hacer», dijo Walz ante un grupo de periodistas.

«Llamé para preguntar qué estamos haciendo de manera diferente para avanzar hacia el retorno de la mayor cantidad de personas al trabajo sin comprometer la salud de los habitantes de Minnesota y los proveedores”.

«Eso probablemente tomará más tiempo que un tuit de dos palabras, pero creo que existe la responsabilidad de que nos diga eso».

¿Qué dice la guía federal?

La guía presentada por Trump el jueves recomienda tres fases para reabrir gradualmente los negocios y la vida social. Cada fase dura un mínimo de 14 días.

El plan incluye recomendaciones en las tres fases, incluyendo una buena higiene personal y la implementación de políticas por parte de los empleadores para garantizar el distanciamiento social, la aplicación de pruebas y el seguimiento de contactos.

Anthony Fauci, del grupo de trabajo sobre coronavirus de la Casa Blanca, advirtió que, incluso a medida que se alivien las restricciones, ese no será «el final del juego».

Fauci advierte que el virus puede volver a propagarse con fuerza y que podría haber contratiempos en el camino a la normalización.

¿Por qué protestan?

Los manifestantes dicen que las restricciones de movimiento y comercio son una reacción exagerada al brote de coronavirus.

Los organizadores de la protesta en Minnesota escribieron en Facebook: «¡No es el papel del gobernador restringir la libre circulación de ciudadanos de Minnesota!».

«¡El presidente Trump ha sido muy claro en que debemos hacer que Estados Unidos vuelva a trabajar muy rápidamente o la ‘cura’ para esta terrible enfermedad puede ser la peor opción!».

El grupo agregó que la economía del estado «recibirá un golpe mortal» si continúan las restricciones.

El evento ahora cuenta con más de 600 asistentes marcados en Facebook y unos 2.800 usuarios más interesados ​​en él.

A principios de esta semana, en Michigan, miles de manifestantes bloquearon las carreteras y exigieron que el estado se reabriera, luego de que la gobernadora Gretchen Whitmer extendiera las restricciones de confinamiento.

Whitmer también enfrenta demandas federales contra sus órdenes de cerrar negocios no esenciales y limitar los viajes.

Es una de las posibles candidatas a vicepresidenta del país en la candidatura de Joe Biden, que será con casi total seguridad el demócrata que se enfrente a Trump.

Sin embargo, los expertos en salud pública y algunos gobernadores, incluidos algunos republicanos, han enfatizado en la importancia del distanciamiento social.

El viernes el gobernador de Texas, Greg Abbott, anunció que estaba estableciendo una «fuerza de ataque» para reabrir «segura y estratégicamente» el segundo estado más grande de Estados Unidos.

Image caption Las medidas contra el coronavirus han incluido el cierre de establecimientos comerciales.

Aumentar la presión y el riesgo político

(Análisis de Anthony Zurcher, corresponsal de la BBC para Norteamérica)

El viernes por la mañana Donald Trump disparó una serie de tuits que pedían la «liberación» de tres estados con gobernadores demócratas, como si fueran territorio controlado por el enemigo.

El mensaje parece evidente.

La gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, recientemente fue blanco de una protesta masiva en Lansing, la capital del estado, contra sus amplias órdenes de cuarentena.

Una multitud en la que se mezclaban conservadores, nacionalistas blancos y milicias antigobierno, ondeaba banderas confederadas y de apoyo a Trump. También se vieron carteles acusando a Whitmer de una extralimitación dictatorial.

En Virginia, a principios de año, también hubo protestas por parte de activistas en favor del derecho a usar armas.

La explosión del presidente en redes sociales sugiere que su objetivo es recompensar, o alentar, tales demostraciones de fuerza de su base política, ya que las encuestas muestran que el índice de aprobación de Trump está disminuyendo, después de haber mostrado un ascenso durante las primeras semanas del brote de coronavirus.

Trump continuó sus tuits incendiarios criticando al demócrata Andrew Cuomo, gobernador de Nueva York, por manejar mal la pandemia y pasar demasiado tiempo «quejándose».

Solo un día después de que Trump supuestamente les dijera los gobernadores que ellos serían quienes «tomarían las decisiones» sobre cuándo comenzar a aliviar las restricciones, parece que el presidente quiere aumentar la presión -y el riesgo político- para los demócratas mediante otros canales que tiene a su disposición.

En ocasiones anteriores, Trump ha aprovechado su sintonía con los sentimientos y resentimientos de sus partidarios. Lo que ocurrió el viernes podría ser una señal de que, una vez más, se está posicionando en medio de ellos.

………………………….

  1. EE. UU. y Canadá

Estados Unidos: Trump culpa a los gobernadores por no hacer pruebas ni reabrir la economía

(https://www.france24.com/es/20200419-estados-unidos-trump-gobernadores-pruebas-reabrir-economia)

Es el país en el mundo con más contagios y muertes. Sin embargo, el presidente, Donald Trump, asegura que no se reabre la economía porque los gobernadores no hacen test y, además, respalda las manifestaciones anticonfinamiento. Los gobernadores han respondido.

“Cuando alguien es presidente de Estados Unidos, la autoridad es total. Y así es como debe ser. Total”, fueron las palabras del presidente estadounidense, Donald Trump, el pasado lunes 13 de abril, con las que aseguraba que él es quien decidirá cuando se debe reabrir la economía.

Sin embargo, esas afirmaciones han virado. Y ahora el líder de los republicanos achaca que esa reapertura no se produce porque los gobernadores no están haciendo las pruebas suficientes para poder reactivar la vida económica.

Ante estas acusaciones, gobernadores de todo signo político han reaccionado. El mandatario de Maryland, Larry Hogan, de su propio partido, dijo en la cadena CNN que las afirmaciones de Trump y el vicepresidente Mike Pence de que los estados tienen muchas pruebas son «simplemente falsas».

Una línea que apoya el gobernador demócrata de Virginia, Ralph Northam, quien aseguró que la idea de que los estados tienen suficientes pruebas es «delirante».

Por lo que Trump, después de afirmar que para reabrir la economía se necesitan millones de test, está poniendo la responsabilidad en unos estados, que dependen de que el Gobierno federal les ofrezca ayuda para adquirir más hisopos y reactivos, productos químicos necesarios para generar los estudios. Así lo afirmaron los gobernadores de Ohio y Michigan.

Más de 22 millones de estadounidenses han solicitado prestación por desempleo desde que iniciaron las restricciones de respuesta a la pandemia. © Nick Oxford / Reuters

Trump apoyó a las manifestaciones anticonfinamiento

Parece que la unidad entre administraciones para afrontar el coronavirus está entrando en el clima de la conflictividad. Y, ahí, Trump se mueve como nadie. En vísperas a las elecciones de noviembre, sin su gran baza económica, tras la crisis del Covid-19, el presidente de Estados Unidos pasa sus opciones de la reelección por devolver el debate a la crispación.

Durante la semana en las capitales de Michigan, Kentucky, Carolina del Norte, Ohio, Utah, Nevada, Indiana y Maryland, grupos de centenares de personas, muchos de ellos seguidores de Trump, se manifestaron con fusiles de asalto para desafiar las órdenes de cuarentena y reivindicar una reapertura. Lo hicieron sin respetar la distancia social ni el uso de mascarillas protectoras.

Una señal para Trump, que el viernes, vía Twitter, dio su apoyo a estas manifestaciones con mensajes como «¡Liberen Michigan!”, “Liberen Minnesota!”, “¡Liberen Virginia!”, tres estados gobernados por demócratas.

LIBERATE VIRGINIA, and save your great 2nd Amendment. It is under siege!

— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) April 17, 2020

Así que además de culpar a los Gobiernos estatales por la falta de test, Trump critica el confinamiento, alegando que los ciudadanos de esos Estados deben ser liberados. Esto también ha enfadado a gobernadores como Jay Inslee, de Washington, quien afirmaba que el presidente estaba alentando que se violen las leyes estatales de autoaislamiento.

«Estas órdenes en realidad son la ley de estos estados», dijo. «Pero que un presidente estadounidense aliente a las personas a violar la ley, no recuerdo ningún momento en Estados Unidos donde hayamos visto algo así», subrayó.

Pero no es solo la ley de los estados, también son las propias pautas de Trump para reabrir el país, en un plan de tres fases.

………………………..

Trump apoya a manifestantes armados contra el confinamiento

(https://www.marca.com/tiramillas/actualidad/2020/04/18/5e9acabe46163f1b958b4665.html)

Coronavirus Estados Unidos. También se manifestaron entre ellos supremacistas blancos

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, ha mostrado un apoyo apenas velado a manifestantes que el pasado viernes pedían el fin del confinamiento por la crisis del coronavirus en diversos Estados. Estas manifestaciones, que congregaron desde unas decenas de personas en Virginia hasta algunos miles en Michigan, en algunos casos incluyeron a supremacistas blancos con banderas sudistas y gente armada.

El presidente Trump emitió durante las manifestaciones tuits en los que se podía leer «¡Liberen Minnesota! ¡Liberen Michigan! ¡Liberen Virginia!». Estos estados tienen gobernadores demócratas. Además, animó a luchar por el derecho a llevar armas, que según él está bajo amenaza. Los manifestantes afirman que las restricciones de movimientos para impedir la extensión del coronavirus están creando graves problemas económicos, en la línea de la postura del presidente, aunque ha debido modificarla ante la evidencia de los hechos presentados por sus asesores científicos. En los Estados Unidos había hasta el 17 de abril más de 670.000 casos de coronavirus, y 33.000 muertos. En la última jornada, más de 4.500.

Los manifestantes afirman que las restricciones de movimiento y actividades económicas son una reacción exagerada al coronavirus. Se dedican también a imponer demandas contra las autoridades que las promueven. Sin embargo, en este grupo hay gobernadores y legisladores tanto demócratas como republicanos, aunque estos son minoría entre ellos.

……………………………

¡Liberen a Michigan!: Trump llama a la rebelión contra el confinamiento por coronavirus

(https://elcomercio.pe/mundo/eeuu/coronavirus-usa-estados-unidos-donald-trump-insta-a-la-rebelion-contra-el-confinamiento-por-covid-19-pese-a-los-154000-muertos-en-el-mundo-nndc-noticia/)

¡Liberen a Minnesota!, ¡Liberen a Michigan!, tuiteó el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al tiempo que manifestantes, a veces armados, se disponen a desafiar de nuevo este sábado en las calles a las autoridades de estos Estados demócratas

Washington. [AFP]. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, instó a la rebelión contra el confinamiento, pese a que su país se ha convertido en el principal foco del coronavirus con cerca de un cuarto de los más de 154.000 muertos en el mundo.

Una semana después de los católicos y los protestantes, el mundo ortodoxo vive a su vez el fin de semana de Pascua confinado, como los fieles rumanos, que estaban convocados a celebrar estas festividades religiosas desde el balcón de sus casas.

Y es que la distancia social ha frenado la virulenta propagación de la pandemia con 4.500 millones de personas, es decir más de la mitad de la población mundial, confinadas en sus casas.

Sin embargo, en Estados Unidos, el principal instigador para poner fin al confinamiento es el propio presidente. “¡Liberen a Minnesota!”, “¡Liberen a Michigan!”, tuiteó Trump al tiempo que manifestantes, a veces armados, se disponen a desafiar de nuevo este sábado en las calles a las autoridades de estos Estados demócratas.

Mientras se superan los 154.000 muertos en el mundo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) anuncia la peor recesión desde de la Gran Depresión de 1929, los gobiernos se enfrentan al dilema de cuándo y cómo poner fin al confinamiento, en un intento de buscar el equilibrio entre amortiguar los daños a la economía y salvar vidas.

Prácticamente, no hay un solo país o territorio del planeta a donde no haya llegado el coronavirus, que ya ha infectado a un total de 2.250.000 personas y ha provocado más de 154.000 muertos. Europa registra la mitad de los contagios (1,11 casos confirmados) y casi dos tercios de los fallecidos (casi 98.000), según el último recuento de la AFP realizado el sábado a las 11:00 (GMT).

Italia registra cerca de 23.000 decesos, España más de 20.000, Francia cerca de 19.000 y Reino Unido se acerca a los 15.000.

En América Latina el número de muertos supera los 4.000 y África registra más de 1.000.

Estados Unidos es el país más golpeado por el virus que surgió en la ciudad china de Wuhan a finales de 2019. Hasta ahora ha registrado más de 706.000 contagios y 37.079 fallecidos.

Ante la falta de una red de protección social, millones de estadounidenses recurren a los bancos de alimentos, cuyos trabajadores están desbordados por la explosión de la demanda.

Nuestros empleados no pueden más”, dice Dan Flowers, responsable de un banco de alimentos en Ohio. “Están desbordados. Nos gustaría ver el fin”, dice.

En este contexto, el gobernador demócrata del Estado de Washington, Jay Inslee, está indignado por los tuits del presidente que alientan, según él, “actos peligrosos e ilegales”.

Pone a millones de personas en peligro de infectarse con COVID-19. Sus arremetidas desequilibradas y sus llamados a ‘liberar’ los Estados podrían llevar también a la violencia”, tuiteó.

Según un estudio realizado por la Universidad de Stanford, en Santa Clara, en California, entre el 2,5% y el 4,1% de la población local estaba infectada por el coronavirus, entre 50 y 85 veces más que el número de casos oficialmente confirmados.

Lejos de la primera potencia mundial, en Sudáfrica, el confinamiento ya ha empezado desatar una “guerra” para poder comer.

Señor presidente, estamos atravesando una crisis alimentaria. Aquí hay una guerra”, advierte Joani Fredericks, una activista de Sudáfrica, preocupada porque el confinamiento en su país ha derivado en choques con la policía y saqueos en los barrios más empobrecidos, a causa del hambre.

(Este artículo no lo he reblogueado enteramente porque el resto de su información no se relaciona directamente con el tema que trato).

Acerca de Gina Picart

Soy escritora, periodista especializada en La Habana de la colonia y la república, investigadora, crítica de arte, guionista de cine, radio y televisión, pero este blog se propone combatir el maltrato animal y procurar en Cuba su castigo más severo y radical
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s