En cuatro millones diez mil sitios de internet Japón se prepara contra una invasión extraterrestre

 “El ministro japonés de Defensa estimó este jueves que la existencia de ovnis es plausible y las tropas del país deben poder reaccionar si aparecen platillos volantes, dos días después de un comentario”

Agencia Tokio

No es una broma. La noticia invade las redes poco después de que los Estados Unidos desclasificaran tres videos sobre avistamientos de OVNIS.

Yo fui una cazadora de OVNIS. No al nivel de los tres nerds asistentes de Fox Mulder en los Ex Files, pero sí que los he cazado con mis más que modestas posibilidades, como tantísimos jóvenes y no tan jóvenes en todo el planeta, pues avistar estos Objetos Volantes No Identificados es más que un hobby: es una pasión que puede degenerar en obsesión. Tuve unos amigos encantadores en Río Negro, en la Patagonia argentina, que me contaban cómo cerca de su casa había un puente al que acudían en las noches autos, motos, ciclos y hasta gente a caballo y en patines, porque allí se producían “muchos avistamientos”. Juro que mis  amigos eran personas buenas y sinceras, pero sé por experiencia que demasiado a menudo uno ve lo que quiere ver.

Antes de nacer mi hija yo fui una escritora de ciencia ficción, gané un premio Pinos Nuevos y el David del género en 1990, y cazaba OVNIS en la Loma del Burro de mi reparto La Asunción o desde la azotea de algún edificio de la barriada. Después la maternidad me obligó a moderarme y me limitaba a avistarlos, junto con mi niña pequeña, desde la ventana de nuestro cuarto. Allí estábamos aquella noche memorable en que apareció una bola roja en medio de la noche habanera. He leído mucho sobre platillos volantes, sobre Roswell y muchas otras historias, he hablado con muchos escritores y apasionados de los alienígenas, que nunca pierden la esperanza de que venga de Alfa del Centauro una raza que nos salve de nosotros mismos.

¿Cuándo dejé de creer…? Cuando me di cuenta de que cada vez que el mundo estaba abocado a una crisis económica, política o social, lluvias de OVNIS sobrevolaban nuestro mundo y aparecían muchas fotos y videos. Qué casualidad. ¿Qué vienen los rusos sobre Estados Unidos? Aparecen los OVNIS. ¿Qué se está perdiendo la guerra en Viet Nam? Aparecen los OVNIS, y así ad infinitum. Todo parte siempre de bases secretas y zonas descampadas en el gran país del norte, y rara vez en otros lugares, meteorito ruso de Tungushka aparte. Los Grises Largos, más célebres que las estrellas de cine, habitan en subterráneos del US Army y el Pentágono, monitorean los laboratorios secretos que han ayudado a construir,y tienen un reino en alguna parte del Polo Norte solo visitado por ciertos elegidos. Y no vienen a ayudar, sino, en buen plan Ex Files, a propagar un virus que nos extermine para luego, en complicidad con la llamada generación Survival —que no solo por la pandemia compra sus bunkers trogloditas—, apoderarse de nuestro mundo sin enfrentar molestos movimientos de resistencia terrícolas.

Vaya, que los OVNI son un negociazo. El coco en el armario.

Y ahora, en medio de la pandemia y de la catastrófica gestión presidencial en los Estados Unidos, tres videos “reales” de avistamientos son desclasificados, así, porque sí, graciosamente. Pero más increíble que semejante coincidencia es que un país tan serio y protocolar como Japón declare públicamente que se prepara para enfrentar una invasión extraterrestre basado en esos videos norteamericanos. ¡Sorprendente! Si poseen otros argumentos que desconozco, me callo.

Los occidentales, por más que nos sentimos seducidos, no comprendemos en profundidad las culturas asiáticas, y a los asiáticos, por más que hayan intentado la occidentalización, parece que aún se les escapan algunos aspectos de nuestras peculiaridades y creen que somos tan serios y responsables como ellos.

No me gusta aguar la fiesta a nadie, y recuerdo que me caían muy mal los aguafiestas que en mi juventud me advertían que no creyera en pamplinas extraterrestres. No digo que sean pamplinas. Digo que estos videos lo son, sacados de la alacena anticrisis de ciertos poderes que se haría redundante mencionar aquí: ¿el Gobierno Secreto del Mundo, Los Iluminati, el Club Bildelberg…? ¿Cómo voy a saber yo una respuesta como esa? Pero tal vez no haya que romperse mucho la cabeza, tal vez solo se trate de un consejo de los expertos de la ex Cambridge Analytica, que ahora se llama de otro modo, y parece no ser lo mismo pero es igual, y sigue contribuyendo activamente a —y recibiendo dividendos multimillonarios por apoyar— campañas electorales y reelecciones. Dejo la conclusión última no a los expertos en teorías de la conspiración, sino a las personas sensatas con una mente lógica. Saquen sus propias conclusiones.

 

Acerca de Gina Picart

Soy escritora, periodista especializada en La Habana de la colonia y la república, investigadora, crítica de arte, guionista de cine, radio y televisión, pero este blog se propone combatir el maltrato animal y procurar en Cuba su castigo más severo y radical
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a En cuatro millones diez mil sitios de internet Japón se prepara contra una invasión extraterrestre

  1. I must thank you for the efforts you’ve put in penning this blog.

    I am hoping to see the same high-grade content by you
    later on as well. In truth, your creative writing abilities has inspired me to get my
    own, personal blog now 😉 https://www.liveinternet.ru

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s