Han matado a Eugui Roy, han matado la luz

¿Por qué es asesinado en Oaxaca un joven de 21 años, estudiante de Biología, amante de los animales, sin militancia política y sin enemigos conocidos?

Hijo de caficultores poseedores de un rancho, Eugui Roy soñaba con clasificar la fauna de la Sierra Sur de Oaxaca, su tierra de origen, donde se encontraba pasando la cuarentena por la pandemia debido al cese de las clases en la Universidad del Valle de Oaxcaca, donde cursaba el segundo semestre de Biología. Tenía en el corredor de su hacienda un vivac de animales, en especial reptiles, sus preferidos, en jaulas, cajas y en cualquier recipiente en que pudiera colocarlos para resguardarlos y estudiarlos. Trabajaba en un libro tan importante sobre la fauna endémica de la región que le había valido, a sus escasos años, ser colaborador de prestigiosos biólogos internacionales. De ese mismo corredor lo sacaron un amanecer desconocidos que se lo llevaron. Su cadáver apareció abandonado, con huellas de tortura y muerto a balazos.

Todos se preguntan quién mató a Eugui y por qué. Es un crimen aparentemente absurdo, sin ningún sentido, no existe explicación. , Su familia, sus amigos, sus profesores especulan que por tratarse de una zona de tala clandestina y otras actividades ilegales que van contra el medio ambiente, quizá Eugui, en una de sus caminatas nocturnas para hacer muestreos, siempre autorizado por las autoridades de las comunas a las que entraba, vio algo muy comprometedor. El alcalde de la región es, por ahora, el personaje hacia el que se dirigen las miradas inquisitivas de quienes no comprenden por qué Eugui tuvo que morir.

Al ver la foto de este joven, casi un adolescente, con su mirar sereno y suave, he sentido que pudo ser un hijo mío, como me gusta que sean los jóvenes: buenos, generosos, entregados a una vocación, apacibles, brillantes. Me ha dolido su muerte, me ha impactado, y aquí se me acaban las palabras. Si un joven como Eugui ha muerto en tales circunstancias, ninguno de nuestros hijos está a salvo.

He visitado unos pocos lugares de México, es un país que amo entrañablemente. Su gente es industriosa, inteligente, extraordinarios en las artes manuales y decorativas, corteses. Un país hermoso y rico. ¿Por qué allí desaparecen los jóvenes de Ayotzinapa, por qué allí muere Eugui, por qué mueren tantos periodistas que enfrentan el peligro inmenso de esta profesión a cambio, muchas veces, de nada?? Los jóvenes, que son la riqueza de la Humanidad, un tesoro que debería ser mejor guardado que los dineros que enloquecen a tantos.

¿Tiene México un futuro digno entre las naciones? ¿Tienen las naciones un futuro digno sobre este planeta, o solo nos queda matar a los molestos, a los puros, a los que no son corrompibles, a los que defienden la bondad y la vida? Eugui no tiene futuro. Está muerto.

Yo también reclamo que aparezcan sus asesinos y reciban el castigo que merecen por segar una vida que era toda luz. Me uno al coro de las lamentaciones, aunque sé que una voz es, ella sola, casi inaudible, pero los coros no lo son, y los coros que claman justicia terminan por ayudar a que la Justicia se imponga sobre la Tierra.

 

 

Acerca de Gina Picart

Soy escritora, periodista especializada en La Habana de la colonia y la república, investigadora, crítica de arte, guionista de cine, radio y televisión, pero este blog se propone combatir el maltrato animal y procurar en Cuba su castigo más severo y radical
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s