ENGAÑO: El octavo pasajero (III)

NOTA: Este es el primero de una serie de artículos que intentan advertir a las personas sobre el peligro de manipulación ideológica, cultural, religiosa, política y social que representan las noticias falsas y las teorías de la conspiración, fenómenos que han tomado al mundo por asalto desde que Donald Trump obtuvo la Presidencia de los Estados Unidos en 2016. Existen empresas que obtienen los datos que usted revela en sus redes sociales y los usan para personalizar sus estrategias de manipulación. Usted puede ser confundido y su mente manejada por narrativas que, en algunos casos, van dirigidas puntualmente a grupos vulnerables a determinados asaltos psicológicos. Usted debe ser consciente de que estas manipulaciones pueden provenir de aquellos en quienes más confía, incluso de sus líderes religiosos. Todos debemos ser objetivos e informarnos sin pasión antes de dejarnos llevar por la pasión. Si lo desea tome partido pero, primero, sepa por quién y por qué.

Cartas robadas

Sí, este es el título de una vieja película, pero podría serlo también de uno de los mayores  escándalos en la historia de USA. En marzo de 2016 se conoció que misteriosos hackers cybercriminales habían entrado en las cuentas privadas de Hillary Clinton, su asesor de campaña John Podesta (que también lo había sido de Obama) y su hermano Tony, y otras personalidades vinculadas con la campaña electoral de la candidata por el partido Demócrata a la Presidencia de los Estados Unidos, y robado miles de mensajes, la inmensa mayoría sobre temas de trabajo, como la campaña misma y cómo en esta los funcionarios de Hillary habían maniobrado para perjudicar la campaña del senador demócrata liberal Bernie Sanders.  Se cuestionó a Hillary por usar un servidor privado en el sótano de su vivienda para tratar asuntos oficiales, en grave violación de las normas de seguridad, y se la acusó de revelar en ellos temas sensibles de seguridad nacional (sobre el Medio Oriente, las fuentes del financiamiento de ISIS, compraventa de armas, etc.). Hillary tuvo que entregar su correspondencia al FBI, se dice que no sin antes borrar más de 30 mil correos. Entre el paquete que llegó a manos de los expertos en Seguridad había tres mensajes —uno de Hillary y dos de Podesta y su hermano— que hablaban sobre pizzas, salsas, queso y otros elementos de la cocina italiana. “Adoraría tener pizza por una hora”, dice uno de los correos de los hermanos Podesta. El de Hillary, que pronto atraería la atención y el repudio de mucha gente, ofrecía datos explícitos sobre el sacrificio de una gallina negra que la candidata se proponía realizar esa misma noche en su patio (la palabra empleada por ella en inglés es aticus, desván en el último piso de algunas casas norteamericanas) al dios Moloch. Según los expertos, algunos correos podrían haber sido alterados, pero la inmensa mayoría fueron dados por auténticos tras los análisis a que fueron sometidos por las agencias de cyberseguridad.

John Podesta, Jefe de Campaña de Hillary Clinton y uno de los blancos favoritos de los conspiranoicos obsesionados con las élites pedófilas, caníbales y satánicas que gobiernan elmundo

¿Quién hackeó a Hillary Clinton y a John Podesta? Hay varios supuestos culpables: Wikileaks (nunca se ha responsabilizado a esta plataforma por la publicación de los e-mails que tienen como tema la pedofilia y el satanismo, y sí de estar su fundador en tratos con Robert Stone, colaborador de la campaña de Trump, sobre la difusión por Wikileaks de correos comprometedores para el Comité Nacional Demócrata, donde quedaba demostrado que su cúpula había favorecido a Hillary contra Sanders); Anonymous y, según investigadores de la sede de ciberseguridad de Atlanta, USA, un grupo de hackers rusos que se hace llamar Fantasía Oso, aunque pudiera haber una traducción mejor para este nombre (por ejemplo El Oso Fantasma). Tal grupo habría enviado a John Podesta un correo con la apariencia de una alerta de seguridad de Google que contenía un enlace falso. Con esta técnica, conocida como pishing, Fantasía Oso habría entrado antes en cuentas de otros altos funcionarios de Estados Unidos, como el General Collin Powell. No era, pues, su primer ataque cibernético y el grupo ya venía siendo objeto de seguimiento desde hacía más de un año. La CIA, el FBI y la NSA concluyeron que el Gobierno ruso estaba detrás de aquellos ataques y pasó toda la “mercancía” a Wikileaks. En otra versión no aparece Fantasía Oso y sí Anonymous, quien habría hackeado los mensajes entregándoselos después a Wikileaks, con mucha más experiencia periodística, para que los procesara e hiciera públicos.

El 7 de octubre de 2016, poco antes de la celebración de elecciones presidenciales en los Estados Unidos, Wikileaks comenzó a publicar los mensajes hackeados, que abarcaron más de 20 000 páginas. Entre los expertos existía la sospecha de que algunos de los mensajes del paquete podrían haber sido alterados, entre ellos el del sacrificio al dios Moloch[1], El 17 del mismo mes el Gobierno ecuatoriano cortó el acceso a internet a Julian Assange, jefe de Wikileaks, refugiado desde hacía años en su embajada en Londres, con el argumento de que Wikileaks estaba interfiriendo en el proceso electoral estadounidense, lo que no impidió que Wikileaks continuara publicando información sobre el tema.

¿Quién introdujo en el paquete los mensajes adulterados? No tengo noticia de que se haya llegado a saber con certeza aún hoy.

Cuando los correos fueron de conocimiento público se asumió de inmediato que todas las referencias a comida italiana no eran otra cosa que el código o argot empleado por los pedófilos en la internet oscura. El supuesto correo de Hillary Clinton sobre el sacrificio de la gallina negra despertó una profunda indignación general. No importó entonces que antropólogos prestigiosos y especialistas en Historia de las Religiones explicaran que Moloch fue una divinidad que solo admitía sacrificios de niños, nunca de animales. Se dijo que, según el código pedófilo, la gallina negra equivalía a una niña. Según ese mismo código, pizza equivalía a niña menor de 15 años, y salsas, pastas y quesos tenían también su traducción pedófila. Pero aún había otro correo, más terrible aún, en el que supuestamente Hillary invitaba a Podesta a pasar un agradable fin de semana en su rancho, donde calentarían la alberca y, para entretenimiento de los invitados, “el Uber” llevaría a dos niños de 11 y 9 años, y una niña de casi 7. Curiosamente, varios correos de Podesta dirigidos a importantes figuras políticas y las respuestas que ellos le dieron parecían cuestionar el tradicionalismo de la Iglesia católica y también a las iglesias evangélicas, considerando los dogmas de ambas y sus vínculos con ciertas zonas del poder como un freno para determinadas esferas de desarrollo del país.

Cuesta creer que una mujer como Hillary Clinton, abogada, esposa de un ex Presidente de los Estados Unidos y con una larga carrera política ella misma (también se dice que es miembro de la fraternidad Scull and Bones de la Universidad de Yale, donde se recluta a las más altas figuras del juego del poder), tuviera la cuota de ingenuidad (o estupidez) necesaria como para explayarse por escrito y con tal abundancia de detalles comprometedores sobre su participación en actividades criminales tales como la pedofilia y la pertenencia a un culto satánico que sacrifica seres humanos. Y todo ello en plena campaña electoral, cuando faltaban apenas tres semanas para que la nación decidiera si ella sería la primera mujer Presidenta de los Estados Unidos de América.

Este escándalo pudo haber hecho perder votantes a Hillary Clinton, pero es completamente falso que fuera la causa de que perdiera las elecciones frente a Donald Trump pues, como es más que sabido, le ganó por tres millones de votos populares, aunque el sistema electoral de los Estados Unidos diera el triunfo al magnate sin ninguna experiencia política por mayoría de votos de los colegios electorales.

Pero Hillary y Podesta (a este los rumores llegaron a involucrarle en el sonado caso de la desaparición en Portugal, en 1997, de la niña norteamericana de 3 años Madeleine Mc Cann[2]), no estuvieron solos en ese gran escándalo que ha pasado a la Historia como el Pizzagate. Con ellos fueron montados en el mismo carro casi todos los miembros de la cúpula del partido Demócrata, incluidos los ex Presidentes Bill Clinton y Barack Obama, el multimillonario filántropo George Soros y el senador Bernie Sanders; muchos de sus colaboradores y donantes en la campaña electoral, y muchos famosos de Hollywood, entre quienes se cuentan el cineasta de origen judío Steven Spielberg y la cantante y actriz Lady Gaga, por solo mencionar dos nombres, pero los inculpados son legión. El partido Demócrata fue presentado por cierta prensa y activas redes sociales como una especie de Orden Negra adoradora del Diablo y aliada de las Izquierdas planetarias.

Para los teóricos de la conspiración no hay dolor humanjo que deba ser respetado siello implicara obstáculos para su pasatiempo preferido: «descubrir»conspiraciones

Hasta Marina Abramowicz, la célebre artista del performance, quien fuera acusada hace tiempo de ser sacerdotisa de un culto satánico, aparece en esta lista negra de siervos demócratas de Lucifer, y en un sitio de internet pueden verse unas fotos de un supuesto performance caníbal llevado a cabo por la artista, en las que aparece un presunto cadáver yacente bañado en chocolate, sobre el que remojan trozos de tarta los invitados y se los comen. En ese mismo sitio, un par de fotos después, el “cadáver” aparece de pie recostado a una columna, y no es más que un forzudo embarrado en cacao, pero tan vivo como cualquiera de quienes están leyendo esto ahora mismo. Personalmente, Marina y su arte no gozan de mi simpatía, y hace años escribí un post bastante crítico sobre otro artista de lo mismo que visitó Cuba y montó su espectáculo con jóvenes alumnos del Instituto Superior de Arte. Lo que ellos hacen va contra mis convicciones estéticas y, en mi opinión, carece por completo de sentido. Supongo que mi post debe andar publicado en el sitio de La Jiribilla.

Otro integrante de una red de pedofilia, esta vez sí demostrada por la justicia, fue el magnate financiero Jeffrey Epstein, de origen judío y amigo personal de Donald Trump. Ya había sido acusado en dos ocasiones anteriores por pedofilia y tráfico de menores. Finalmente fue a prisión en julio de 2019, donde apenas un mes después apareció “suicidado” en su celda, según término de moda que refiere a un suicidio montado para encubrir asesinato.  Su novia, Ghislaine Maxwell, millonaria perteneciente a la alta aristocracia británica, también fue apresada bajo la acusación de complicidad en los cargos hechos a Epstein, pues supuestamente era ella quien se encargaba de reclutar adolescentes para satisfacer las perversiones de su pareja.

Una casa de Jeffery Epstein en Islas Vírgenes, donde el magnate financiero ejercía la pedofilia. Testigos presenciañes afirman haber visto en las orgías a altas figuras de la nobleza y la realeza británicas. Las actividades de Epstein fueron comprobadas por la justicia.

Virginia Giuffre, una de las primeras víctimas de Epstein, cuenta que en 1999, cuando tenía 16 años y trabajaba de asistente de vestuario en el spa de Mar-a-Lago, el condominio propiedad de Donald Trump en Florida, conoció allí a Ghislaine Maxwell, quien le habló de un millonario que buscaba una masajista a domicilio. Cuando se encontró en una habitación con la pareja, Epstein le pidió que se quitara la ropa: “Y Ghislaine, que estaba ahí y estuvo todo el tiempo, comenzó a tocarme mientras él se masturbaba”. Esta declaración está tomada literalmente del testimonio de esa víctima.

«Mandaste matar a Epstein para cubrir tu historia con el tráfico de menores y violación». (De Anonymous a Donald Trump)

El nombre de Donald Trump también apareció en las páginas de la agenda de contactos del magnate Jeffrey Epstein, como el de Bill Clinton y el príncipe Andrés de Inglaterra, duque de York. Existen sospechas de que Epstein pudo ser eliminado por orden de Trump. En un gesto que pudiera calificarse de desafiante, el actual Presidente de los Estados Unidos deseó públicamente buena suerte a Ghislaine cuando supo de su arresto. A pesar de todo esto y de la acusación expresa de Anonymous sobre su participación en la red de pedofilia de Epstein y en su muerte , hasta ahora Donald Trump no se ha visto arrastrado por los rumores y teorías de la conspiración tejidas en torno del tristemente célebre escándalo conocido como el Pizzagate. Alguna gente nace con muy buena estrella. (Continuará)

_________________________________


[1] Antigua divinidad semítica atribuida a los pueblos amonita y cananeo. Su representación era una estatua de bronce con una especie de horno en su vientre al que eran arrojados niños durante ciertas celebraciones de su culto. Algunos antropólogos e historiadores de las religiones sugieren que el ritual no era en realidad un sacrificio humano, sino un ritual de purificación, posiblemente parte de una ceremonia de iniciación en la pubertad. Los hebreos lo adoraron y en la Biblia se encuentran anatemas contra él. También fue adorado por fenicios y cartagineses.

[2] La acusación se basó únicamente en que “alguien” creyó que el parecido de dos de los muchos retratos robots hechos por testigos involucrados en el caso Mc Cann se parecían a los hermanos Podesta. Alrededor de esto se han tejido muchas teorías de la conspiración. Nunca ha sido probada la participación de los Podesta en tan triste suceso.

Acerca de Gina Picart

Soy escritora, periodista especializada en La Habana de la colonia y la república, investigadora, crítica de arte, guionista de cine, radio y televisión, pero este blog se propone combatir el maltrato animal y procurar en Cuba su castigo más severo y radical
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s