¿Puede ser escritor quien no tenga las lecturas mejores?

NOTA:

Reblogueo este artículo con toda intención, porque voy a publicar una serie de artículos sobre el estado de la cultura cubana y la función del nuevo periodismo cultural como apoyo posible a la labor de masificación de la cultura que hace décadas intenta hacer Cuba y que, no solo no se ha logrado todavía, sino que cada vez parece una tarea más difícil de llevar a cabo. Será casualidad tal vez, pero entre quienes se empeñan en negar reconocimiento a las nuevas formas de periodismo cultural reconocidas y validadas en el mundo, he encontrado muchas personas con muy bajo o inexistente nivel de lecturas, y eso significa un escaso, por no decir inexistente nivel cultural. No creo que la cultura pueda por sí sola arrogarse los laureles de ser capaz de construir una nacionalidad ni construir una patria y mantenerla, pero pienso que es uno de los pilares fundamentales, una de las herramientas más importantes para forjar una identidad nacional. Y no puede haber un verdadero periodismo cultural si no hay periodistas cultos y si no se entiende, de una vez por todas, que la información y la cultura son terrenos que se permean, sí, pero terrenos diferentes, y no se puede nutrir un perfil cultural de nación solo con información. La información es hoy solo una parte del periodismo. La otra parte, tal vez ahora más que nunca necesaria en un mundo de fake news, son el análisis y el pensamiento, y quien no tiene cultura no puede ofrecer un pensamiento sólido ni ayudar a la forja de una nación desde una profesión que muchos consideran ansilar, menor etc., pero que ha sido prestigiada con las firmas de los mejores nombres de la intelectualidad mundial.

Gina Picart

El Español

El Cultural

El escritor Arturo Pérez-Reverte. Foto: Jesús Hellín / Europa Press

El escritor Arturo Pérez-Reverte. Foto: Jesús Hellín / Europa Press

A la intemperie

Escribir sin leer

Como dice Pérez-Reverte, resulta asombrosa la osadía de tantos farsantes que pretenden ser escritores sin leer un solo libro y que solo persiguen luz mediática y dinero

J.J. Armas Marcelo

13 abril, 2022 03:33

Arturo Pérez-Reverte se preguntaba hace unos días, desde su propia biblioteca, cómo podían ciertos individuos querer ser escritores y atreverse a hacerlo, es decir, dedicarse a escribir durante toda su vida, sin leer un solo libro. Es decir sin ser lectores empedernidos. Me hizo gracia la provocación del escritor, el dedo en la llaga en tiempos de osadías imparables, y me quedé pensando en las incontables ocasiones en las que, en mis interminables correrías, por el mundo, y aún sin moverme de mi geografía cotidiana, me he encontrado, a lo largo de mi vida, con “escritores” que no lo son precisamente porque no han leído lo suficiente. Son atrevidos, eso sí, y hablan de su “escritura literaria” como si de verdad estuvieran en esa pandilla de gente que nos dedicamos con pasión a tratar de escribir cada vez mejor.

He conocido a especímenes asombrosos dentro de esa jauría de farsantes que sólo persiguen luz mediática y dinero, como si en la literatura hubiera un tesoro escondido —no hay nada, salvo el infinito valor de la palabra— que estuviera esperando a que ellos llegaran para encontrarlo.

Conocí una vez a un escritor de novelas, nada desdeñable entonces, cuando empezaba, que en un rasgo infinito de sinceridad me confesó que él no concebía que un escritor lo fuera en serio si no había pasado algunos años trabajando en una mina. Ahí supe que el sujeto había trabajado en una. Le contesté que podía estar de acuerdo con él sólo en el caso de que el novelista fuera a escribir sobre ese mundo subterráneo lleno de riesgos. Me dijo que no, que lo de trabajar en una mina una temporada daba una fuerza para escribir que no podían conseguir todas las lecturas del mundo.

Le cité entonces a Borges. Se sonrió y me hizo un comentario inaudito para mí: “Borges es un mito, chico, Borges no es escritor”. Aquella conversación con el minero-escritor me quitó de la cabeza hacerle una entrevista para un programa televisivo sobre libros que entonces yo dirigía. Después, dejé de leerlo, y lo saqué de mi parnaso particular.

No dudo de que hay autodidactas que entran en la literatura como un destino necesario y que, como excepciones, se hacen un lugar en la jerarquía intelectual de su mundo, pero por regla general rechazo los supuestos textos literarios de los “escritores” a los que les faltan lecturas por todos lados. Normalmente eso se nota en lo que hoy los cursos académicos, más cursis que académicos, llaman idiolecto.

A veces he sentido curiosidad intelectual y he seguido el rastro del iletrado leyendo un texto que, al final, carece de los elementos tan contundentes que requiere escribir una novela. Nos digamos la poesía. Hoy en día, aunque siempre hubo osadías de este género, los poetas son multitud innecesaria porque los intrusos han conseguido colarse en la edición del libro de poemas, o en el poema mismo, con una celeridad tan asombrosa como la inconsecuencia de las redes sociales.

Hace un tiempo, en Córdoba, Argentina, asistí al Congreso Internacional de la Lengua Española que en esa ciudad se celebraba. Fui a todos los actos que pude. Causaba mucho estupor entre los escritores de verdad, que antes de serlo fueron y siguen siendo contumaces lectores, el caminar seguro de una joven española que era, según se decía en los ámbitos congresuales, el último gran descubrimiento de la literatura española y su mundo editorial. Incluso le había otorgado ya uno de los galardones fundamentales del orbe hispánico de la literatura. Se movía por el entorno con la soltura de una sacerdotisa religiosa, seguida siempre por una turba de jóvenes fansque aplaudían y gritaban cada uno de los gestos y palabras de aquella señorita sorprendente.

En la tarde en la que habló en público, yo estaba en la primera fila, en un teatro a reventar para escuchar lo que aquella prodigiosa muchacha iba a descubrirnos de la poesía en general y de la suya en particular. A mi lado estaba el crítico mexicano Domínguez Michael, miembro del Colegio de México, y los dos nos mirábamos de reojo esperando el esplendoroso discurso de la muchacha.

Leyó algunos de sus poemas, que fueron jaleados por su tribu de seguidores con un escándalo de estadio futbolístico. Y luego disertó unos minutos sobre la poesía. Domínguez Michael y yo nos miramos al final de su discurso. Sucedió lo que esperábamos. Aquella muchacha estaba vacía de literatura. Cierto, era muy atrevida y orgullosa de su sabiduría y de los aplausos que recibía de su gente.

Salimos del teatro asombrados: aquella “poetisa” no había leído nada o casi nada de poesía ni de novela ni de nada. Pero allí estaba, en el centro del escenario, gozando de los focos sobre su figura de cabello largo y rubio y recibiendo los parabienes de su jarca como si fuera la reina de Saba.

Este mundo está lleno de farsantes que parecen haber triunfado en un universo donde ellos, los farsantes, son legión. Me regocijo por haber leído toda mi vida como un poseso enfermo de literaturitis. Este vicio genial me ha permitido hacer crecer en mí el músculo de la desconfianza y descubrir en pocas páginas quién lee y quién no. Así es la vida hoy. No importa que Henry James dijera que para ser escritor se necesita una voluntad de hierro y que Borges se quedara ciego leyendo cuanto libro caía en sus manos. Al fin y al cabo, nada nuevo bajo el sol.

Acerca de Gina Picart

Soy escritora, periodista especializada en La Habana de la colonia y la república, investigadora, crítica literaria, guionista de cine, radio y televisión
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s