X files: Gobierno niega conocimiento pero la verdad está allá afuera

X files ha pasado a la historia como una de las series de televisión más exitosas de todos los tiempos, pese a que su pareja protagónica, los actores Gillian Anderson y David Duchovny, no se cuentan entre las grandes estrellas de Hollywood y tras el fin de la serie sus carreras no los han conducido a una posición más ventajosa en el mundo del cine.

Nacido en Nueva York de la rara conjunción entre un padre judío ucraniano y una madre escocesa, Duchovny realizó estudios en centros universitarios tan afamados como Princetown y Yale, donde hizo un master de Literatura Inglesa. Ya había realizado algunos trabajos para el teatro, el cine y la televisión cuando en 1993 le ofrecieron el protagónico en X files como el agente Mulder del FBI, quien a partir de la abducción extraterrestre de su hermana, ocurrida cuando ambos eran niños, no ha cesado de buscarla y de procurar respuestas a enigmas que se encuentran más allá del alcance de la inteligencia humana. Además de actuar, David escribió y dirigió varios episodios de The X Files. Desde mediados de la serie y después de dejarla, David protagonizó películas como Evolution, Trust the Man con Julianne Moore, Return to Me, The Secret, Things We Lost in the Fire con Benicio del Toro y Halle Berry, y su ópera prima como director, House of D, junto a Robin Williams y su esposa Téa Leoni. También ha protagonizado papeles secundarios en películas como Connie y Carla, Full Frontal con Julia Roberts, Zoolander, entre otras. Se lo pudo ver al final de la serie Sex and the City, donde interpretó a Jeremy, un antiguo novio de Carrie, en el capítulo “Boy Interrupted”. También puso la voz a su personaje Fox Mulder en un episodio de Los Simpson y en varios videojuegos como Área 51. Ha sido entrevistado en innumerables ocasiones y ha conducido programas de televisión. Ha obtenido cuatro nominaciones a los premios Emy y ha sido nueve veces nominado y ganador de los Globos de Oro. Él ha opinado sobre su personaje: Lo más interesante de Mulder es que su obligación es hacer cumplir la ley, pero jamás resolvió un caso en nueve años. Así que debe ser el peor agente del FBI de todos los tiempos”. Es cantante de un grupo de rock y tiene grabado  su álbum Hell or Highwater. Connotado deportista durante sus años universitarios, ha escrito una novela en el que su protagonista, una vaca de granja que ve por una ventana un programa de televisión donde se representa un matadero de reses, y decide emigrar a la India para llevar una existencia respetada y feliz. La acompañan en la aventura un cerdo que quiere llegar a Israel, donde es manjar prohibido, y un pavo convencido de que debe llegar a Turquía para evitar la muerte, puesto que en inglés el nombre de esta nación (Turkey) significa precisamente pavo. Es conocido por su sentido del humor.

Gillian Anderson, más conocida por su papel de Dana Scully en X files, nació en Chicago en 1968 de padre inglés y madre de ascendencia irlandesa y alemana. En Michigan asistió a una escuela de alto rendimiento para estudiantes dotados, con un programa de estudios con fuerte énfasis en Humanidades, donde se graduó en 1986. Renunció a una prometedora carrera como bióloga marina para dedicarse a la actuación. Debutó en el teatro antes de ser llamada para el casting de X files. Los productores no la hallaban apta para interpretar a Scully, pero el productor ejecutivo Chris Carter la eligió desde que la vio en la primera audición. Anderson ganó varios premios por su interpretación de la agente especial Dana Scully, incluyendo un premio Emmy, un Globo de Oro y dos Screen Actors Guild en dos años seguidos como Mejor Actriz en una serie dramática. En 1996, la revista FHM eligió a Gillian Anderson como la “mujer más sexy del mundo”. En 1997 fue elegida como una de las “50 personas más bellas del mundo” por la revista People. En 2008, FHM volvió a nombrarla como una de las “100 mujeres más sexys del año”. Su filmografía cuenta con unos 23 títulos entre filmes y series de televisión. Ella escribió y dirigió el episodio de The X-Files titulado All Things. Ha ganado seis premios Emy y cinco Globos de Oro y otras muchas nominaciones.

Gillian y David en sus respectivos papeles de Dana Scully y Fox Mulder en X files fueron un auténtico fenómeno de masas, un icono pop de los 90 a los que incluso el grupo Catatonia dedicó una canción.

Aunque los Estados Unidos poseen una larga y nutrida trayectoria en obras de ciencia ficción de diferentes géneros, nunca antes las teorías conspiracionistas habían alcanzado en cine y televisión un despliegue tan intenso y directo como en esta serie de nueve temporadas donde el tema queda expuesto a la manera posmoderna, libre de restricciones y tabúes en lo que se refiere a la posible implicación del Gobierno, la CIA, EL Pentágono y el Ejército de los Estados Unidos en planes extraterrestres decolonizar la Tierra y, eventualmente, eliminar la raza humana. Hay, al menos, un antecedente: la serie Roswell, dirigida por Jason Katims, se comenzó a filmar en 1989 y está basada en un incidente real ocurrido en Nuevo México en 1947, cuando testigos presenciales afirmaron haber hallado restos de una nave extraterrestre y cadáveres de alienígenas que luego desaparecieron. Se dijo que habían sido conducidos en secreto a la base militar de Roswell con el fin de realizar experimentos destinados a incrementar el poder del complejo militar-industrial, lo que hasta hoy es negado por el Gobierno de ese país. Este suceso se considera como el nacimiento de la ufología moderna y ha dado lugar a numerosos debates, teorías y especulaciones sobre la existencia de vida extraterrestre. El fenómeno ha tenido un gran peso en la cultura popular y se menciona en numerosas obras de ficción, así como en numerosos documentales y sitios de internet. Aún hoy la zona demarcada como línea 51 es objeto de atención por cazadores de OVNI y gente interesada en la existncia de vida extraterrestre y sus vínculos coel Gobierno mundial.

La teoría de la conspiración tiene antecedentes literarios. Hay que recordar que los títulos más significativos en el mercado del conspiracionismo han sido El enigma sagrado, escrito por Michael Baigent, Richard Leigh y Henry Lincoln y publicado por primera vez en 1983, diez años antes que el rodaje de X files, y  trata de la posible existencia de una estirpe secreta derivada del matrimonio entre Jesucristo y María Magdalena que se relaciona con la existencia del Santo Grial; El péndulo de Foucault, del semiólogo italiano Umberto Eco, novela publicada en 1988, que retoma la vieja trama de la conspiración contra los Templarios, surgida en el mismo momento en que el rey de Francia comenzó su persecución contra esa Orden monástico-militar; y El Código Da Vinci, de Dan Brown, cuya primera edición data de 2003 y gira también en torno a la descendencia de Jesús y María Magdalena.  Era inevitable que la ufología o ciencia de los OVNI, con sus historias de avistamientos de naves espaciales, abducciones y extraños sucesos como el del célebre Chupacabras, que hasta hoy permanecen sin explicación, se fusionara con las teorías conspiracionistas del gobierno secreto del mundo para dar lugar a un fenómeno de masas como X files. Como dato curioso, acoto que mientras los europeos admiten la existencia de un gobierno secreto del mundo pero no lo ubican en un lugar definido, los norteamericanos no sienten escrúpulos en extender un dedo acusatorio hacia su propio Gobierno y las principales instituciones de seguridad de su país. Como dice esa socorrida frase anónima, si X files no hubiera existido, habría habido que inventarla.

Especialistas del cine, fanáticos y no fanáticos de la serie han aventurado varias razones para su éxito arrasador. Unos creen que se debe a la gran química existente entre esta pareja de agentes del FBI, el alto y deportivo Mulder y la pequeña y delicada Scully, cuya fragilidad es solo aparencial, pues se trata en realidad de una mujer de carácter muy firme y gran coraje personal, que salva a su compañero con más frecuencia de lo que él la salva a ella; se ha llegado a decir que forman la pareja mejor emulsionada de la historia del cine y la televisión (y vale hablar aquí de cine aunque estemos tratando sobre una serie de televisión, pues X files dio lugar a tres películas con ellos mismos como protagonistas), y a que su relación, siempre oscilante entre la amistad respetuosa y la intimidad erótica de una fuerte atracción, mantienen a los seguidores de la serie en un nivel de expectativa deseosa que actúa como un gancho muy eficaz. Mulder y Scully fueron el origen de lo que hoy conocemos como “shipping”, término que refiere al deseo de los fans de una serie de que dos personajes se impliquen románticamente. La fórmula ha sido repetida en otras series, pero con efectos mucho menos logrados.

Otros piensan que el éxito se debe a Chris Carter, productor ejecutivo y guionista de X Files, lo que desde luego es una verdad como un templo en favor de la serie. Carter es un guionista osado y creativo que no se permite concesiones ni abaratamientos, rompe con todas las fórmulas anecdóticas empleadas antes de él y se apunta a finales a menudo abiertos y hasta incomprensibles, amén de que su trabajo lleva el sello de un ritmo ininterrumpido y un suspense maestro. Es uno de los guionistas de series de televisión más elegantes y refinados  que hayamos visto en Cuba.

Pero mucha gente está convencida de que el verdadero secreto de por qué X files ha sido vista durante tantos años por millones de espectadores en todo el mundo y no parece envejecer como producto artístico (y aún volverá próximamente con una oncena temporada) se  debe a la esencia de su trama, la misma que ha alimentado y sigue nutriendo a la teoría universal de la conspiración: la sospecha de que más allá de gobiernos y presidentes, reyes y monarquías, primeros ministros y transnacionales omnipotentes existe un grupo secreto de individuos con altísimos poderes que controlan el mundo desde la sombra. Cuando comenzaron a pasar por las pantallas las primeras temporadas de X files el fenómeno de los Iluminati prácticamente solo era conocido entre los aficionados al esoterismo y los lectores de Umberto Eco, y muy pocas personas habían oído hablar del grupo Bilderberg y de su reunión anual a la que asisten aproximadamente las 130 personas más influyentes del mundo, mediante muy exclusiva invitación. Simplemente la gente común no estaba sintonizada con la idea de un gobierno secreto mundial y el tema de un nuevo orden mundial se relacionaba  de un modo bastante vago con contenidos políticos sin nombres ni  apellidos. Hoy la situación ha cambiado y el grupo Bilderberg[1] —supuestamente fundado por el millonario norteamericano Rockefeller, conocido por su membresía en la siniestra fraternidad universitaria de los Scull & Bones y probable miembro de la secta Iluminati— son objeto del atento seguimiento de la prensa internacional y públicos muy diversos, y a pesar del alto nivel de inaccesibilidad que han demostrado sus actividades las filtraciones son esperadas con interés por millones de personas que antes de X files no tenían ni idea de su existencia. Cuando Spielberg rodó la miniserie Taken (Abducidos) (2002), el camino ya estaba abierto y el fenómeno de las teorías conspiracionistas y sus adeptos, jocosamente bautizados como conspiranoicos, estaba en pleno auge.

Es importante que los espectadores cubanos, quienes tienen el privilegio de volver a presenciar ahora todas las temporadas de X files, tomen conciencia de estar presenciando un producto que no es una mera serie de entretenimiento: posee también muy fuertes connotaciones políticas implícitas, y por ello marcó una época y ha influido sobre otras series posteriores, aunque no creo que haya vuelto a conseguirse un producto tan integral y de tan alta calidad estética y conceptual que, sin embargo, ha logrado captar durante años la atención de públicos mayoritarios y muy diversos, lo que no siempre puede decirse de todas las producciones audiovisuales. No hay que dejarse confundir por las muchas tramas paranormales e incluso abiertamente fantásticas del guión: X files es la primera serie que denuncia de manera  pormenorizada y frontal la participación del Gobierno norteamericano en experimentos tenebrosos con víctimas militares y civiles, y el papel  de la CIA y el Pentágono en sucesos relacionados con la vida extraterrestre que jamás han sido completamente aclarados y han dado lugar a una sospecha masiva de fraude y ocultamiento por parte de esas instituciones.

X Files tiene mucha tela por donde cortar. Solo con entrar a analizar en detalle todos los enunciados y teorías científicos que aparecen en cada capítulo tendríamos para escribir un libro. No importa si, como repite el agente Mulder, queremos creer o no: la verdad está ahí afuera.

 

___________________________________

[1] Surgido en 1954, el club Bilderberg envuelve un aura de misterio que se magnifica con el paso del tiempo. Y es que las deliberaciones, al más alto nivel, se hacen a puerta cerrada, sin comunicado oficial y sin resoluciones. Todo secreto, nada público. Una característica que choca con su objetivo, que es impulsar el diálogo entre Europa y Norteamérica. Está integrado por banqueros, políticos, miembros de la realeza, financieros internacionales o dueños de los principales medios de comunicación. Entre ellos están el español Juan Luis Cebrián, presidente ejecutivo del grupo Prisa, el estadounidense Donald Rumsfeld, antiguo secretario de defensa de su país, el irlandés Peter Sutherland, entre otros cargos presidente de Goldman Sachs y British Petroleum, el estadounidense Paul Wolfowitz, antiguo presidente del Banco Mundial, David Rockefeller, los Ford o el belga Étienne Davignon, antiguo vicepresidente de la Comisión Europea y expresidente del grupo. “Se trata de una lista exclusiva de figuras de influencia global que ha captado el interés de una red internacional de conspiracionistas, quienes durante décadas han visto al grupo Bilderberg como un esquema globalista-corporativo y están convencidos de que una élite poderosa está moviendo al planeta hacia un nuevo orden mundial oligárquico”. (Kenneth P. Vogel, periodista)

 

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

FRASES CÉLEBRES EN LA HISTORIA DEL CINE

Pensar el cine es una tarea difícil, sobre todo porque encierra dilemas que nunca serán definitivamente desentrañados, como, por ejemplo, si el actor debe o no ser inteligente, si debe recrear su propio papel o ser marioneta del director, y el peor dilema de todos: ¿es arte el cine o mera industria mercantil? Quienes trabajan dentro del cine y para el cine no son los únicos en hacerse estas preguntas. El público, en su papel de espectador, también es víctima de estos cuestionamientos, una víctima torturada, además, puesto que es el destinatario natural  de la producción cinematográfica, pero siempre una víctima secundaria. Los más castigados en primer lugar son quienes hacen cine, actores, directores, guionistas equipos de realización, porque la cuota de esfuerzo y de talento que inviertan en su trabajo, ya sea poca o mucha, no les garantiza nunca que las víctimas secundarias les den su aprobación, y es aquí donde el cine muestra su peor lado mercantil: si no gusta, el filme no se vende y aunque sea muy bueno se le considera un fracaso. Algunas de las mentes más brillantes de la industria cinematográfica han dejado para la historia frases memorables al respecto, fruto de profundas reflexiones sobre su trabajo. Estas son algunas de ellas:

“Escribir un guión no tiene nada que ver con ser un buen escritor. El mejor guionista del mundo sería, idealmente, un editor de cine con dotes novelísticas.” (Norman Mailer, novelista. USA)

“Cuanto más logrado sea el personaje del malo, más logrado será el filme. (Alfred Hitchcock, director.” USA).

“Hollywood es un lugar donde te pagan 50 000 dólares por un beso y 50 centavos por tu alma.” (Marilyn Monroe, actriz, USA)

“Algunas estrellas no son buenos intérpretes, pero muchísimos buenos intérpretes no son estrellas.” (John Huston, director. USA)

“Un éxito de varias décadas no es cuestión de suerte, sino cuestión de agallas.” (María Félix, actriz. México)

“El impacto del cine verdaderamente bueno está en hacer hablar a las imágenes. Lo que importa es lo que se ve.” (Klim Eatswood, actor y director. USA)

“Yo no soy el que la gente cree que soy. Tampoco soy, en modo alguno, el que creo ser. Cuando alguien cree saber quién es, se sabe muy bien que, en realidad, no lo sabe.” (Igmar Bergman, director. Suecia)

“El que un director posea un pensamiento profundo o no es algo que se muestra en el motivo por el que hace una película. El cómo, el método, carece de importancia.” (Andrei Tarkovski, director. URSS)

“En realidad, el cine opera en un nivel mucho más cercano a la música y a la pintura que en el de la palabra impresa.” (Stanley Kubrick, director. USA).

“No entiendo por qué el público espera que el arte tenga sentido cuando la vida no lo tiene.” (David Lynch, director. USA)

“Siempre prefiero las actrices rubias. Primero porque su aspecto agradece mejor que las morenas la iluminación y, luego, porque son los mejores cadáveres: una rubia muerta es algo así como una huella de pasos sobre la nieve inmaculada.” (Alfred Hitchcock, director. USA)

2Si sabemos que una película es como un sueño, que puede llevar al espectador a un estado de ilusión, debemos darle un hilo que lo traiga de vuelta a la realidad.” (Tomás Gutiérrez Alea, director. CUBA)

“Hay tres tipos de crítico: a( el analfabeto. B) el que escribe excelentemente pero no capta lo que ve y lo disfraza hábilmente; y c) el que analiza tu trabajo, valora bien fallas y aciertos y sabe exponer adecuadamente el resultado del análisis realizado.” (Bob Hoskins. USA)

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La misteriosa criatura llamada estrella de mar

Cuando era niña tuve la oportunidad de presenciar en el Acuarium de La Habana un combate entre un erizo y una estrella de mar. Yo sabía que el erizo es un animal marino. Nos conocimos en circunstancias algo dramáticas, cuando los pequeños erizos agazapados en el dienteperro de la playa Arroyo Bermejo me pincharon los pies mientras yo intentaba recoger conchitas y caracoles en los acantilados, pero hasta ese día había creído que la estrella de mar era un muñequito inventado por Walt Disney. Los niños, ya se sabe, tienen una percepción del mundo completamente diferente de los adultos.

Pero aquel día perdí mi inocencia sobre el tema. Al comienzo del enfrentamiento yo estaba segura de que las enormes púas del erizo ensartarían a la “indefensa” estrellita de mar, y durante unos veinte minutos permanecí fascinada ante la pantalla de vidrio que me convertía en espectadora, aguardando el gran final. Sin duda esa era la actitud de los espectadores del circo romano, y como ellos, yo también di mi voto, al erizo por supuesto. Pero perdí la apuesta con mi papá, que desde el principio se declaró fan de la estrella, porque cuando todo parecía eternamente detenido, la estrella hizo un movimiento contráctil que le permitió agazaparse sobre e erizo y lo encerró en un abrazo mortal. Su abdomen, que las púas enemigas nunca lograron hincar, expelió una masa gelatinosa sobre su oponente, y pocos minutos más tarde el cuerpo del vencido se quebró dejando al descubierto bajo la dura corteza pinchuda una carne blanda que la estrella, simplemente, devoró. La impresión fue tan fuerte que jamás he olvidado aquello, y desde entonces siento un enorme respeto por las estrellas de mar y me asusto cuando veo en las playas a un niño o una muchacha sonrientes que sostienen en la mano una estrellita depositada por la marea sobre la arena, como si fuera un juguete o un adorno vistoso.

Y no los culpo, porque realmente las estrellas de mar están entre los animales más bellos que habitan bajo el mar. Hasta su especie tiene un nombre maravilloso con ecos de ciencia ficción: Asteroidea. Clasifican en el género invertebrados y existen entre 1500 y 2000 variedades en todo el planeta. No tienen  solo 5 brazos, como las estrellas que todos tenemos en mente, sino que pueden tener hasta 40, lo que las hace semejantes a los pulpos. Su piel está calcificada para protegerlas de ls depredadores que podrían devorarlas, pero esa no es su única defensa, también sus vivos colores, que pueden ir desde el rojo encendido hasta el naranja y el amarillo, tienen la función de asustar a otros animales que se les acerquen con malas intenciones. También pueden ser grises o de un oscuro tono marrón, pero por lo general esos tintes van perdiendo intensidad cuando el animal muere o es sacado de las aguas. Aunque no llegan a tener púas como el erizo, su pie puede ser granulada o forrada con un manto de pequeñas espinas.

Aunque no tienen cerebro ni sangre,  poseen las estrellas un esqueleto formado por placas articuladas. Las estrellas más pequeñas miden unos dos centímetros, pero pueden llegar a crecer hasta más de un metro. Pueden vivir entre 10 y 34 años, algunas incluso más, y alcanzan su madurez reproductiva entre los dos y los cinco años de edad. Pueden vivir en aguas frías o tropicales siempre que sean oceánicas, nunca en aguas dulces, y se las encuentra hasta los 6 000 metros de profundidad. Su movimiento es mayor de noche y se desplazan mediante un sistema de ventosas que hacen las veces de pies diminutos. A pesar del grosor y dureza de su piel, la estrella de mar tiene células sensoriales que le permiten percibir la luz, el flujo de las corrientes marinas y hasta detectar productos químicos.

Las estrellas de mar no comen solo erizos.  En general consumen presas que se mueven con lentitud como moluscos, percebes, caracoles, gasterópodos y otros invertebrados de la fauna marina. Vuelcan hacia afuera el contenido de su estómago. Sus jugos digestivos contienen unas enzimas muy potentes que disuelven los tejidos de sus víctimas, que luego ella succiona con la boca que tiene en el centro inferior de su abdomen. También pueden comer placton, pero digamos que no es su menú favorito.

Las estrellas de mar se reproducen a través de huevos, que algunas esconden entre las rocosidades del fondo marino o entre las plantas subacuáticas y otras mantienen pegados a sus cuerpos hasta el momento del nacimiento. Pero poseen también la capacidad de regenerarse. Y no hablo de que pueden volver a hacer crecer un brazo que les haya sido amputado, sino de que a partir de un brazo amputado la estrella puede volver a crearse enteramente a sí misma, debido a que este animal tiene sus principales órganos vitales precisamente en la punta de sus extremidades.

Aunque sean tan hermosas las estrellas de mar tienen muchos enemigos. Entre los más peligrosos están los tritones, los lobos de mar, los feos cangrejos y las gráciles gaviotas, los albatros y… los erizos. También el hombre es su enemigo, pues se siente atraído por sus vistosos colores y por su forma, que le recuerda a las estrellas del cielo, con las que siempre ha soñado y que han estimulado tanto la fantasía de la raza humana, en especial de los niños, que las incluyen en casi todos sus dibujos. Si nos fijamos bien, nos daremos cuenta de que las habitaciones de los niños, su ropa, sus juguetes y la decoración de las guarderías y de cualquier espacio que les esté destinado a los pequeños  tienen siempre estrellas de mar dibujadas, coloreadas, impresas, bordadas, en papier maché, en plástico y goma, en fin, en cualquier forma posible las estrellas de mar siempre acompañan a los niños. Lo que muchísimas personas desconocen es que cuando descubren en la playa una estrella de mar y se inclinan sobre ella entusiasmados para cogerla están acercándose a un animal venenoso que puede causarles problemas serios. La potencia de su veneno es muy temida, por ejemplo, por los corales.  Estos les temen tanto que cuando las estrellas se acercan los corales se estresan y eso hace que pierdan sus colores y se tornen pálidos.

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Cinefilia, cosas sobre cine que siempre quiso saber y nunca pudo averiguar

Con el muy sugestivo título Cinefilia, cosas que siempre quiso saber sobre el cine y nunca pudo averiguar, la casa editorial Arte y Literatura, del Instituto Cubano del Libro, nos entrega una obra tan interesante y sorprendente que una vez comenzada su lectura es imposible abandonarla.

El título no miente. Este libro está repleto de sorpresas. No solo trata aspectos de Hollywood —la meca del cine como todos conocen a estos gigantescos estudios situados en California, USA—, tales como escándalos, secretos no divulgados de las estrellas, abusos cometidos por los productores contra los actores y el personal de trabajo, sino que incorpora, además, documentos que son verdaderas perlas, como la carta enviada por Marlon Brando con una india norteamericana a la entrega de los Premios Oscar, a la que él decidió no asistir en protesta por los crímenes y atropellos cometidos por el Gobierno contra los nativos; el texto del contrato con todas sus cláusulas que debían firmar los actores y comprendía restricciones en terrenos tan personales como la moral, la sexualidad y la religión; muchas páginas dedicadas a curiosidades del cine norteamericano; ensayos breves sobre figuras relevantes del sistema de estrellas y un muy interesante trabajo sobre el macartismo, que nos enfrentará al hecho de que sabemos poco o nada sobre uno de los fenómenos más escandalosos y virulentos de la historia del cine.

Esta obra del periodista e investigador Rodolfo Alpízar (La Habana 1929) tiene, en mi opinión, un gran valor que sobresale por encima de sus otros aciertos, y es mostrar de un modo muy completo y coherente la maquinaria demoledora de almas que es el llamado sistema de estrellas del cine norteamericano, del que han sido víctimas actores con talento y personalidades frágiles como Marilyn Monroe, por solo mencionar un nombre, y también directores, guionistas y escritores. El lector podrá tomar conciencia de un modo ameno e interesante de un fenómeno terrible que queda oculto tras la pantalla donde se proyectan las películas, y podrá percibir de un modo a veces doloroso cómo la penumbra de una sala de cine está entretejida con sufrimientos, sacrificios y fracasos aniquiladores que sin una voz que los denuncie, quedarían ocultos para siempre del conocimiento del espectador tras la magia de las imágenes en movimiento, la música y esos rostros que todos conocemos y esperamos, las estrellas modélicas que a pesar de no haber sido jamás dueñas de sus vidas en no pocos casos han señoreado y guiado las nuestras por caminos falsamente edulcorados.

Santovenia se ha dedicado a la crítica de cine. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) y de la Asociación de Prensa Cinematográfica (ACPC). Es autor del Diccionario de Cine. Términos artísticos y técnicos, con dos ediciones a cargo también de la editorial Arte y Literatura. Ha publicado con varias revistas y periódicos de Cuba.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Romeo y Julieta en las tinieblas

Hay grandes temas dentro de la literatura universal que tienen la fuerza arrasadora del eterno retorno, y la historia de Romeo y Julieta es uno de ellos. Hace décadas la televisión cubana trasmitió una telenovela con el título de este post basada en la obra  del genial dramaturgo inglés William Shakespeare, protagonizada por los actores cubanos Miriam Mier y Ramoncito Veloz. Nadie que haya leído esta celebérrima tragedia isabelina de amores imposibles y de muerte puede olvidar a Shakespeare aunque sea  ese  el único texto que conozca del gran dramaturgo inglés. Muchos espectadores cubanos tampoco han olvidado la versión nacional, donde la historia se trasladaba a la Alemania nazi —fue en esa telenovela donde yo escuché hablar por primera vez del gueto de Varsovia y donde vi, también por primera vez, la estrella de seis puntas, emblema del pueblo hebreo, en forma de escarapela bordada que los nazis obligaban a llevar a los judíos sobre sus ropas para identificarlos—. Y hay películas que tampoco se olvidan jamás. En las listas de mejores filmes que tanto gustan publicar las revistas especializadas casi siempre encontraremos una y otra vez la versión de Romeo y Julieta del director italiano Franco Zeffirelli.  Si uno observa con atención los títulos que suelen repetirse en las listas individuales de favoritos, podrá apreciar que la gran mayoría de las obras mencionadas tienen una banda sonora también inolvidable. Suscribo en todas sus implicaciones la opinión del director cinematográfico Stanley Kubrik, quien dijo: “En realidad, el cine opera en un nivel mucho más cercano a la música y a la pintura que en el de la palabra impresa”. Quienes no conocen la tragedia shakesperiana no recuerdan seguramente nada de los diálogos del filme, aunque fue una adaptación literal de la pieza de teatro, pero todos recuerdan la música.

Las melodías para la banda sonora de esta película fueron encargadas por su director al compositor italiano Nino Rota. El tema central, la canción Amor (aunque también se la conoce por otros títulos) se convirtió en un éxito sensacional y ha sido interpretada por cantantes famosos de todo el mundo, entre ellos Luciano Pavarotti. Rota nació en Milán en 1911 y fue un niño prodigio que empezó a componer a los 5 años y a los catorce ya había escrito una ópera. Estudió en Nueva York composición, dirección e historia de la música. Su maestro de música general fue el célebre italiano Arturo Toscanini, y Aaron Copland lo instruyó en la asignatura de música para cine. A los 22 años creó su primera composición musical destinada a la gran pantalla.

Los más grandes directores del cine italiano tuvieron a Nino Rota en tan gran estima que le encargaron la música para varias de sus películas. La primera fue El jeque blanco, rodada por Federico Fellini en 1952. Rota fue también el autor de las bandas sonoras de La dolce vita, Ocho y medio, Amarcord y Casanova, también de Fellini;  Rocco y sus hermanos y El Gatopardo, de Luchino Visconti y la ya legendaria saga El Padrino, del norteamericano Francis Ford Coppola, cuyo vals que da inicio a la primera escena de la primera parte ha resultado una melodía tan inolvidable y emblemática como Amor. Además de toda la música que escribió para el cine fue autor de una importante obra de concierto. Compuso sinfonías, conciertos para piano y cuerda, piezas de cámara y oratorios. Se le ha definido como una de las más brillantes carreras musicales en la historia del cine. Murió en 1979.

Otro de los grandes aciertos de Romeo y Julieta fue la estrella de su casting. Zeffirelli se propuso desde el principio no solo respetar la literalidad de los diálogos shakespearianos, sino la edad de los personajes, por lo que decidió trabajar con actores entre los 15 y los 18 años en los papeles principales. Para elegir a la actriz que interpretaría el rol de la adolescente y apasionada Julieta hizo más de mil audiciones, y aunque inicialmente descartó a Olivia Hussey por parecerle que la jovencita tenía exceso de peso, terminó por elegir a aquella chica inglesa nacida en Argentina (hija de un morocho cantante de tangos y una británica) quien tenía 16 años en el momento inicial del rodaje. Para evitar que la muchacha continuara engordando durante la filmación Zeffirelli prohibió que fueran servidas pastas en el set de rodaje. Aunque los vestuarios medievales hubieran podido disimular algunas libras de más en la actriz debutante, el problema es que en el filme hay una escena de desnudo y Zeffirelli quería que la imagen resultara impecablemente bella. Como Olivia era menor de edad el director tuvo que obtener un permiso especial para mostrarla sin ropa junto a un Romeo en el mismo estado.

Hay que reconocer a Zeffirelli un instinto certerísimo por esta elección de su actriz principal, porque el rostro de Olivia se grabó para siempre en la memoria de todos los que vieron la película y sigue haciéndolo en los espectadores de hoy, porque es el rostro arquetípico de una virgen, en el que se emulsionan la belleza, la candidez, la sensualidad y una muy acentuada nota trágica. Quien entre en los foros de webs y blogs dedicados a esta película encontrará las más rendidas declaraciones de amor platónico a este arquetipo de inocencia y deslumbrante juventud.

No ocurre lo mismo con el actor que interpretó a Romeo, aunque el director puso igual cuidado en la elección del actor de 17 años Leonard Whiting, escogido entre otros 300 jóvenes. Zeffirelli dijo de él: “Tiene una cara magnífica, la melancolía suave y dulce, el tipo de hombre idealista que Romeo debe ser”, pero lo cierto es que nadie lo recuerda. El tiempo ha demostrado que la perfección de un semblante no siempre basta en el cine para ganar la permanencia en la memoria de los espectadores. El rostro de Leonard es bello, pero carece de la extraña vida interior que asoma a los rasgos de Olivia. Él solo pudo actuar en algunas películas tras el gran éxito del filme de Zeffirelli (Casanova, de Fellini, y Frankenstein). Seis años después de su Romeo su carrera se estancó para siempre y hoy lleva una existencia anónima.

Muchas personas, incluida yo misma, nos hemos preguntado qué fue de la bella Julieta de Zeffirelli. La fugaz belleza de Olivia obtuvo una carrera cinematográfica más duradera, con más de 40 títulos pero sembrada de papeles secundarios. Sus roles más importantes fueron el de María de Nazareth, madre de Jesucristo, y el de la célebre religiosa Madre Teresa de Calcuta —coincidentemente también aureolados de santidad—. Obtuvo los premios de actuación Globo de Oro y David de Donatello, el primero por su desempeño como Julieta, pero ninguno de sus logros ha estado jamás a la altura de la promesa que fue en este magnífico filme que hizo época en la cinematografía europea y está considerado como la obra cumbre de Franco Zeffirelli. Miriam Mier y Ramoncito Veloz tuvieron carreras actorales mucho más ricas en esta pequeña isla caribeña.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Con los pobres de la Tierra: adictos, vulnerables y angustiados

La adicción, a menudo vista por la sociedad como vicio inconveniente ya se trate de drogas, alcohol o sexo —aunque hay muchas más, como por ejemplo al trabajo, al poder, al dolor—, es tratada en tres filmes con tanta sensibilidad y comprensión hacia lo que más que vicio es tragedia, que nos obliga a replantearnos ciertos conceptos e ideas preconcebidas sobre los adictos. Me refiero a Gía, Leaving Las Vegas y Cosas que perdimos en el fuego.

Gía (USA, 1998), dirigida por Michael Cristofer, nos muestra una desconocida Angelina Jolie interpretando un personaje de la vida real, la juvenil y exitosa supermodelo Gía Marie Carangi, bisexual, con traumas de desamor materno, quien se adentra en el mundo de la droga impulsada por sus profundas crisis existenciales y muere de SIDA por usar jeringuillas contaminadas.

Leaving Las Vegas, (USA, 1995) dirigida por Mike Figgis  y protagonizada por Nicholas Cage y Elizabeth Shué, es la historia de un ejecutivo que sucumbe a su adicción por el alcohol y pierde su matrimonio y su trabajo. Profundamente deprimido se traslada a Las Vegas, donde su vida se desbarranca por completo en medio de un suicidio lento en el que va inundando su cuerpo de alcohol. En esta aventura final conoce a una prostituta y se entabla entre los dos una relación de amor, solidaridad y apoyo incondicional por parte de ella, mientras que los sentimientos del alcohólico parecen resumirse a un único estado de ánimo: tristeza irreversible, decisión inquebrantable de morir.

Cosas que perdimos en el fuego (USA, 2007), primer trabajo de dirección realizado en Estados Unidos por la directora sueca Susanne Bier, tiene en los papeles protagónicos a Benicio del Toro,  Halle Berry y David Duchovny (el agente Mulder de X-Files), y narra  la historia de dos amigos, uno exitoso agente inmobiliario (Duchovny) felizmente casado y padre de dos niños, y el otro (Benicio del Toro), abogado cuya vida se ha hundido bajo el peso de la adicción a la heroína. El primero muere intentando salvar de un asalto a una desconocida, y el segundo es invitado por la viuda a instalarse en su casa en medio de la familia mutilada. Inevitablemente la cercanía de este dúo se va transformando en atracción sexual, y mientras el hombre encuentra en este ambiente una motivación para abandonar la droga y reinsertarse en la sociedad, la viuda, desestabilizada por un duelo que la rebasa, termina por echarlo de nuevo a la calle, lo que provoca en el adicto una recaída demoledora de la que nunca sabremos si consigue recuperarse.

Mientras asistimos a la aniquilación espantosa de Gía y a la última escena del filme donde la piel de su espalda se le desprende en tiras sobre la cama ensangrentada del hospital, y a la destrucción física y espiritual del personaje alcohólico de Cage, al extremo de que su estómago calcinado por el alcohol ya ni siquiera puede tolerar alimentos, el drogadicto de Del Toro plantea un final igualmente desgarrador, aunque en el orden psicológico: durante una terapia grupal en una clínica de desintoxicación cuenta un sueño que ha tenido esa madrugada, en el que recorre desesperado la ciudad sin encontrar a ninguno de sus habituales suministradores; entra en pánico y vuelve a su casa, donde rebusca algo de droga que cree haber ocultado allí, hasta que la encuentra y entonces siente que lo invade una inmensa paz. Su repetición final ante la cámara de la frase-mantra de estas terapias grupales, “Solo por hoy” es uno de los testimonios más agónicos que puedan concebirse para mostrar la vulnerabilidad, la soledad y la angustia de los seres humanos dominados por adicciones que destruyen sus vidas y las acaban del modo más traumático.

Los trabajos actorales de Jolie, Cage y Del Toro son impecables, respaldados por guiones perfectos en los casos de Gía y Leaving Las Vegas y sólido en Cosas que perdimos en el fuego. Estos filmes muestran una comprensión real de la catástrofe física, social y emocional que implica toda adicción, y  develan cómo detrás de cada adicto hay casi siempre una historia dolorosa de carencias y pérdidas que asfixia a personalidades frágiles y en extremo sensibles. Estas películas conmueven al espectador por la sinceridad de su propuesta enriquecida por trabajos magistrales de dirección de actores, aunque la calidad de intérpretes de la talla de Del Toro y Cage es un puntal básico en el éxito de estas ofertas cinematográficas. En el caso de Jolie, no creo que haya vuelto a estar en ningún otro filme a la altura de su Gía.

Hace mucho tiempo que no reponen en la televisión cubana Gía ni Leaving Las Vegas, pero quien las haya visto y luego se enfrente a Cosas que perdimos en el fuego —recientemente proyectada en Arte 7— identificará de inmediato emociones comunes trasmitidas por estas obras. Conforman una trilogía impactante que se convierte en recordatorio de hasta qué punto puede resultar necesaria la comprensión y la solidaridad para los seres humanos que tienen la desgracia de caer en los múltiples abismos de la adicción, y cómo los dañan el rechazo y la indiferencia de sus semejantes.

 

 

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Transnacionales contra la vida: Bayer, Monsanto y las abejas robóticas

monsantoskull_deesCuenta la leyenda que Ptolomeo, el general de Alejandro Magno que a su muerte se apoderó de Egipto, conservó el cadáver del joven rey en una urna de cuarzo repleta de miel de abejas para que el cuerpo se conservara incorrupto, y lo expuso a la vista pública para acreditar su propio derecho, como poseedor del ilustre muerto, a la corona de los Faraones. Los antiguos no tenían conocimiento alguno sobre bacterias ni sobre las propiedades bactericidas de la miel, pero sabían que puede preservar la materia viva durante un tiempo casi tan largo como la Eternidad.

Sin embargo, la miel de las abejas, uno de los productos que la naturaleza ofrece al hombre desde tiempos remotos, con tantos usos benéficos para la salud, la belleza, la nutrición, la cocina, podría estar en peligro de extinción. Y la miel no es el único legado de las abejas: ellas polinizan casi tres cuartas partes de los cultivos clave del planeta. Pero las abejas están en peligro de extinción: su población no sólo ha disminuido, también se han extinto siete subespecies que habitaban en Europa, Norte América y China. ¿Culpables de este desastre ecológico? “Los sospechosos de siempre”, como dice esa frase tan célebre del guión del filme Casablanca, y en este caso viene como anillo al dedo a los residuos de un pesticida fabricado por Bayer, concretamente al Imidacloprid. Los expertos afirman que esta sustancia está vinculada a la desaparición de colonias de abejas y la pérdida generalizada de poblaciones de insectos, lo que pone en peligro el mundo natural y nuestra cadena alimentaria.

El Imidacloprid es un tipo de insecticida neuroactivo diseñado a partir de la nicotina. Se trata de una sustancia con actividad insecticida por vía sistémica, por lo que puede ser aplicado a través del agua de riego. Tiene efecto residual prolongado en el suelo. Está etiquetado como utilizable para el control de plagas, tratamiento de semillas, insecticida, para el control de termitas y pulgas y como un insecticida sistémico para cucarachas y hormigas. Imidacloprid está catalogado actualmente como “moderadamente tóxico” por la Organización Mundial de la Salud y la Agencia de Protección del Medio Ambiente de Estados Unidos (clase II o III, por lo que requiere una etiqueta de “Peligro” o “Precaución”), y es contaminante potencial de aguas subterráneas. Está catalogado como “probable” carcinógeno. No está prohibido ni restringido ni es ilegal su importación en ningún país. Sin embargo ha sido prohibido su uso como pesticida en Francia desde 1999.

El uso más extendido del Imidacloprid es el control de plagas en estructuras, césped, viña, lechuga, arroz, cereales incluidos el maíz, patata, hortalizas, remolacha azucarera, frutales, algodón y lúpulo. Los objetivo de este insecticida incluyen a los insectos chupadores como pulgones, moscas blancas, chinches, cochinillas, hemípteros y otros insectos. Imidacloprid es absorbido por las raíces de las plantas; sus propiedades sistémicas hacen que los insectos que coman o absorban algo de la planta resulten intoxicados y mueran, por ejemplo, absorbiendo su savia. En Francia, su uso es polémico por su posible relación con el colapso de colonias que se ha estado produciendo en las colmenas. Alemania también prohibió el tratamiento de semillas con neonicotinoides, debido al efecto negativo sobre las poblaciones de abejas. En marzo de 2012 la prestigiosa revista científica Science publicó un trabajo en el que se relacionaba la disminución del tamaño de las colonias y la producción de reinas en colonias del abejorro Bombus terrestris alimentadas con néctar y polen de flores con trazas de Imidacloprid.

Las grades transnacionales como Bayer tienden a fusionarse con pulpos semejantes, y en este caso la fusión con Monsanto convierte la amenaza en una realidad muy tangible. Monsanto Company es una multinacional estadounidense productora de agroquímicos y biotecnología destinados a la agricultura. La sede de la corporación se encuentra en Missouri, USA. Es líder mundial en ingeniería genética de semillas y en la producción de herbicidas, y desde los comienzos de su historia tiene un curriculum bien nutrido de conflictos legales por soborno y otras acusaciones.

En septiembre de 2016, Monsanto anunció la aceptación de la oferta de compra de Bayer, valorada en 66.000 millones de dólares, lo que supondrá la formación de un gigante agroquímico. Entre las tristemente célebres producciones de Monsanto se encuentra el Agente Naranja, un potente químico que durante la guerra de Viet Nam causó entre la población vietnamita unos 400.000 muertos y unos 500.000 nacimientos de niños con malformaciones, además de las bajas en el propio ejército estadounidense y la destrucción de la selva y numerosas tierras de cultivo en el país agredido. Monsanto estuvo involucrada en la creación de la primera bomba nuclear en la Segunda Guerra Mundial y operó una planta nuclear en la década de los ochenta para el gobierno estadounidense. En 1944 Monsanto creó el DDT, un pesticida que después se prohibió en Hungría en 1968, en Noruega y Suecia en 1970, y en el propio Estados Unidos en 1972. Durante la Convención de Estocolmo en el 2004 se prohibió su uso general, ya que se acumula en tejidos grasos y en la leche y causa daños irreparables en riñones e hígado. Monsanto creó y produjo el edulcorante conocido como aspartame, que causa dolores de cabeza, diarrea, cambios de humor, vomito y tumores cerebrales y también ha sido relacionado con el cáncer y la diabetes.

Monsanto ha sido también pionera en la creación de los polémicos cultivos transgénicos de productos agrícolas. Ha llegado incluso a patentar sus semillas manipuladas, lo que ha generado muchos conflictos con los agricultores de todas partes, debido no solo al aumento de precios que ello supone, sino a que semejante conducta es considerada una amenaza a la biodiversidad y un acto de biopiratería.

La solución de Monsanto a la muerte de las abejas no fue analizar y renovar sus tóxicos métodos de cultivo. Estos son demasiado nocivos para la fauna que poliniza las plantas por lo que han afectado ecosistemas enteros. En vez de eso se han enfocado en un proyecto completamente anti-natural: la creación de abejas biónicas, un sistema de abejas robóticas para polinizar sus campos, un proyecto en el cual ha invertido desde hace ya varios años.

Uno de los posibles diseños de las futuras abejas biónicas del gigante Monsanto-Bayer

Uno de los posibles diseños de las futuras abejas biónicas del gigante Monsanto-Bayer

En la versión robotizada de Monsanto, esta fauna especialmente necesaria en el desarrollo de una planta será sustituida por pequeños vehículos de titanio y plástico, capaces de volar entre flor y flor y distribuir el polen de estas. Asimismo, en una versión todavía más sofisticada, existirán colmenas enteras cuidadosamente programadas para, a través del algoritmo correcto, polinizar campos específicos. Y como Monsanto siempre ha tenido vínculos con el Gobierno oculto de los Estados Unidos —léase complejo militar-industrial y otras hierbas aromáticas—, se dice que estas robo-abejas también podrían ser utilizadas con fines militares y de vigilancia y aun con fines bélicos, como posibles esparcidores de neurotoxinas.

Pero Monsanto no se detiene ni ante las fantasías más fantásticas: busca crear una flor que no se marchite y una manzana que no se pudra., modificando la función de ciertos genes vinculados al envejecimiento de las plantas. El fotógrafo Mathieu Asselin, autor del proyecto Monsanto: A PhotographicInvestigation, ha escrito:

La parte más escalofriante es que, aún en la actualidad, no tenemos todavía una idea clara acerca de cómo los problemas de salud de la población van a evolucionar, y mucho menos se conocen los efectos que tendrán en las generaciones del futuro. Las consecuencias en humanos se han mostrado en lugares como Argentina, donde gran parte de la población que vive cerca de estos cultivos rociados con estos herbicidas han desarrollado diferentes tipos de problemas de salud, entre ellos malformaciones de los recién nacidos similares a los niños en Vietnam contaminados con Dioxin (el químico más poderoso que ha sido creado por el hombre, y el componente principal del Agent Orange).

Para colmo de males, estudios recientes establecen un vínculo entre las macrocefalias consideradas efectos del zika en mujeres embarazadas con el uso de un larvicida, el Pyriproxifeno, muy empleado en Brasil para eliminar mosquitos en aguas no potables, y producido por una empresa subsidiada por Monsanto. Los investigadores que realizaron el estudio descubrieron que las malformaciones ocurrieron en zonas de ese país donde se vertió el producto en aguas puras.

Para que se tenga una idea del peligro que asecha a las abejas, sépase que Monsanto es llamado el Mordor de la agricultura mundial. Para quienes conozcan la saga de El Señor de los Anillos, el símil resulta espeluznante. Si a esto se añade que la transnacional Bayer es tan poderosa como para comprar Monsanto por 62 mil millones de dólares, entonces podemos pensar, sin que se nos acuse de especulativos, que la miel y las abejas, esos milagros de la naturaleza, están realmente en peligro de extinción.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

¿Mi doble podría asesinarme…?

“¡TE ORDENO QUE ME SUPLANTES!

La ciencia de la robótica avanza imparable con los japoneses a la cabeza: robots

¿Te gustaría tomar el té conmigo y de paso... casarnos?

Soy elegante y distinguida, una geisha moderna. ¿Te gustaría tomar el té conmigo?

para acompañar ancianos, para cuidar niños, para sacar perros de paseo, para la guerra, y los célebres robots-clones que semejan en todo a una persona, los Geminoid, creados por el ingeniero japonés Hiroshi Ishiguro, y cuando ves las fotos del clon y su creador no puedes precisar con certeza quién es quién. Puedes volver del trabajo y encontrar en tu sofá un doble de ti mismo que usa tu pijama y te saluda con tu gesto característico y una sonrisa de placidez, o tal vez a la chica de tus sueños en una glamorosa combinación interior tendida en tu cama y fingiendo dormir…

Pero ahora también puedes tener en tu cocina un amable robot llamado Moley que esta vez, de verdad para variar, no es japonés sino nacido en Inglaterra. En realidad Moley es una cocina, y así lo describe una información publicada en el diario El Nacional:

… una cocina con todo lo necesario (horno microondas y vitrocerámica incluida) que despliega dos brazos robóticos de alta precisión capaces de hacer el trabajo completo y posteriormente limpiar.

El creador de este robot es Mark Oleynik, un matemático y programador que está convencido de que su idea será un éxito porque, gracias a Moley, cualquiera podrá tener acceso a comer platos realizados por los mejores cocineros del mundo. Oleynik asegura que el secreto de los chefs está en su imaginación:”si fuéramos capaces de tener exactamente la misma materia prima, con idénticas cantidades, los mismos procesos de cocinado y los movimientos exactos para llevar a cabo las recetas, todos podríamos realizarlos”.

Moley captura los movimientos de los cocineros para reproducirlos después; aunque esa precisión mecánica nunca podrá ser sustituida, según su creador, la creatividad de un verdadero maestro de la cocina. “El robot sin un chef detrás no es nada porque por si mismo no sabe cocinar, la máquina sabe seguir instrucciones pero no puede crearla porque la máquina no tiene sensibilidad”.

Tim Anderson, ganador de Masterchef británico en el 2011, fue el primero en probar esta máquina registrando una apetitosa sopa de cangrejo. El modelo final estará a finales del 2017.

Moley en acción (la Bella no está incluida, solo la Bestia)

Moley en acción (la Bella no está incluida, solo la Bestia)

Cuando uno lee estas noticias, pero sobre todo cuando ve fotos de los “clones” perfectos que ya existen, inevitablemente piensa en Blade runner, el mejor y más profundo filme sobre robótica que se haya realizado, en el que un “cazador” se dedica a “retirar” de circulación a una generación de robots que se han humanizado al punto de tener libre albedrío, y han decidido vivir según su voluntad el breve tiempo de vida a que los condena su obsolescencia programada , y de paso obligar a su creador a que les revele el secreto que podría prolongar su existencia. El filme trata el tema del modo más elegante, delicado, sugerente y conmovedor. Nadie puede olvidar la escena en que el líder de los robots, Roy Bates (Rutger Hauer), a punto de morir, abraza con ternura una paloma a la que finalmente libera, mientras una lágrima se desliza en su mejilla mojada por la lluvia,

copia-roy

Confesión: Si yo pudiera comprarme un robot, no tengo duda, me compraría un replicante de Rutger Hauer para… ¿que me cuidara?

o aquella otra en que su novia, la robots Priss (Daryl Hannah), diseñada como juguete sexual, muere en una pose escalofriante, su hermoso cuerpo roto de un modo grotesco, asesinada por el cazador. Ridley Scott, el director del filme, se basó en la novela de ciencia ficción ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, de Philiph K. Dick, que como tantas otras obras del género puso sobre la mesa el tremendo conflicto ético que enfrenta el ser humano cuando toma para sí el papel de creador de seres, una deidad que modela criaturas.

La fantasía del hombre usurpándole a Dios el papel de demiurgo creador es muy antigua y está expresada en el mito del homúnculo, ese pequeño ser humano creado en la retorta de los alquimistas según una receta increíble, donde los huevos, el estiércol de caballo, el semen humano y otras sustancias propias de los grimorios medievales dan por fruto la recreación de la vida a escala mínima. ¿Cuántas lunas de todas partes del planeta habrán alumbrado con su luz durante siglos laboratorios donde hombres de todas las razas se afanaban entre atanores, redomas y alambiques, tratando de extraer del fuego esos muñecos a los que se les puede dar las más extravagantes órdenes…?

Grabado antiguo que representa a un alquimista creando un homúnculo en su taller. Curiosamente, mientras para los Europeos era Dios quien había creado al Hombre, la asistencia para la creación del homúnculo la prestaba Mefistófeles. Precisamente la colaboración de las fuerzas superiores oscuras para ayudar al hombre mortal a apoderarse de conocimientos que lo trascienden cristalizó en la leyenda medieval del doctor Faustus que todos conocemos, donde este vende su alma al Diablo a cambio de la inmortalidad.

Grabado antiguo que representa a un alquimista creando un homúnculo en su taller. Curiosamente, mientras para los europeos era Dios quien había creado al Hombre, la asistencia para la creación del homúnculo la prestaba el Demonio. La colaboración de las fuerzas superiores oscuras para ayudar al hombre mortal a apoderarse de conocimientos que lo trascienden cristalizó en la leyenda medieval del doctor Faustus que todos conocemos, donde este vende su alma a Mefistófeles a cambio de sabiduría y una larga vida. Este grabado podría ser una ilustración de esa leyenda.

¡Con qué orgullo exhibían los príncipes árabes en los fabulosos jardines de sus alcázares aquellos autómatas que servían vino a los invitados, ofrecían conciertos y otros entretenimientos deslumbrantes! Y en tiempos aún más remotos, ¡qué poderosos debieron sentirse los sacerdotes egipcios cuando aterrorizaban a los fieles de sus templos mostrándoles en toda su magnificencia dioses idénticos a criaturas vivas, a los que un operario bien oculto dirigía mediante mecanismos neumáticos! Existen descripciones de autómatas fabricados por los árabes, quienes aprendieron de maestros más antiguos como los ingenieros griegos de Alejandría. El siguiente fragmento lo he tomado de un blog interesantísimo (http://historiautomatas.blogspot.com/2010_06_01_archive.html) que recomiendo visitar a los amantes del saber:

A finales del siglo XII nace en el mundo islámico el que sería uno de los mayores inventores de  su cultura: Ibn al-Razzaz al Jazari. Este hombre supo absorber todo lo que dejaron Filo, Herón y sus correligionarios los hermanos Banu Musa. Estuvo metido en todo tipo de campos, desde la mejora de las bombas y conducciones para el agua, hasta relojes o autómatas para la diversión de los ricos de la época. En su “The Book of Knowledge of Ingenious Mechanical Devices” dejó innumerables esquemas y descripciones de sus inventos.

⌈…⌉ Resulta que la religión les prohíbe beber, pero el genio diseñó un autómata para amenizar las orgías alcohólicas de la época: un árbitro que mandaba beber. Imaginemos la situación: están los morillos en plena party, entonces, llega un sirviente y comienza a montar un estalache consistente en una  especie de ciudadela de varios pisos. Después de 20 minutos, se sientan todos en un corro al rededor y se observa el resultado: en la base de la ciudadela hay una mujer con una botella y un vaso, por encima unas mujeres con instrumentos musicales, en el siguiente nivel un bailarín, más arriba unas puertas cerradas y, encima de todos ellos, en una cúpula, un jinete con su caballo. Comienza a sonar una musiquilla y el bailarín se pone al tema girándose y moviendo sus piernas, brazos y cabeza, a la vez que el jinete y su montura comienzan a girar. De repente, todo se queda quieto, el jinete apunta a alguien con su lanza y la sirvienta de abajo mueve su jarra y sirve una copa que ha de beber el suertudo de turno. Esto se repite 20 veces en intervalos de 20 minutos hasta que por fin, se abren las puertas superiores y sale una figura de un hombre que porta dos mensajes: en una mano pone “no hay más vino” y en la otra “quedan dos copas” (¡y encima con sorna!)

La fuente que rdenaba beber vino a los musulmanes

La fuente que ordenaba beber vino a los musulmanes.

Otro artilugio para amenizar las fiestas de la época era un barco con músicos que se colocaba en una piscina o estanque grande: los marineros empezaban a remar y al moverse el barco, comenzaban a tocar instrumentos unos músicos durante 30 minutos (arpa, flauta y tambores). Al cesar la música, el barco se iba a otro punto y comenzaba el concierto de nuevo, repitiéndose el espectáculo hasta quince veces. Todo ello se conseguía simplemente con eje central en la base del barco, que con unas clavijas iba activando determinadas palancas. Una de las formas de conseguir que los autómatas tocaran la flauta lo conseguía con un mecanismo hidráulico que llamó la flauta perpetua. El agua caía de un reservorio hacia una bandeja con forma de palanca N e iba cayendo por el orificio H hasta el depósito A, expulsando el aire que contenía hacia el silbato, generando sonido. Cuando el depósito se llenaba del todo, el flotador que está por debajo de X empujaba a través de la varilla la palanca superior, haciendo que el agua cayera hacia el otro tanque y provocando el silbido del segundo silbato y vuelta a empezar.

Imaginar cómo pudo haber sido la magnificencia de estas fiestas donde los autómatas, aún muy primitivos, amenizaban las noches árabes.

¡Imaginar cómo pudo haber sido la magnificencia de aquellas fiestas donde los autómatas, aún muy primitivos, amenizaban las noches árabes! Quienes hayan leído Las mil y una noches podrán hacerse una pálida idea.

Y ahora el siglo XXI lo ha hecho posible. Aquí están los amables robots que pueden facilitarnos la vida haciendo por nosotros aquellas tareas para las que no tenemos tiempo, o para acompañarnos en nuestra soledad o cualquier otra cosa que se nos ocurra.

Tal vez una chica simpática como esta...

Tal vez una chica adorable como esta. De los autómatas árabes a semejante preciosidad la mejoría es notoria.

Los robots sirven para todo, hasta para cocinarnos las más exquisitas recetas de aquel célebre Vatel, repostero del Rey Sol Luis XIV de Francia, o los gigantescos e increíbles pasteles de lenguas de ruiseñor con que Catalina de Rusia halagaba a los grandes hombres de su época, o la célebre salsa garum con que los Césares romanos saborizaban los platos de sus orgías. O para que los enviemos al trabajo cuando la pereza nos incite a permanecer en casa, y nadie notaría la diferencia a menos que sospecharan y se fijaran lo suficiente. Pero, pensándolo bien, si el robot que enviamos en nuestro lugar puede hacer nuestro trabajo tan bien o mejor que nosotros, a quién le importaría la suplantación… Y aquí aparece una de las principales zonas de conflicto que plantean los adelantos de la robótica: si los robots pueden hacer casi todo lo que nosotros hacemos tan bien o mejor que nosotros, ¿para qué seríamos necesarios? La empresa que nos emplea encarga un lote de robots especializados, nos despide, los pone en nuestros puestos de trabajo sin pagarles salario ni seguridad social ni tiempo de vacaciones ni licencias por enfermedad…

¿Y si el robot al que hemos encargado el control de los sistemas de seguridad de nuestra casa de repente comienza a funcionar al revés y abre puertas y ventanas en nuestra ausencia? ¿Y si el robot que nos poda el jardín decapita a nuestro perro? ¿Y si el que controla el tablero de mandos que mantiene confortable a un anciano postrado se trastorna y le corta el suministro de oxígeno? ¿Hasta qué punto podemos depositar nuestra confianza en un robot? ¿Acaso existen las máquinas perfectas?

Confía en mí, puedo cuidarte muy bien... y comerte aún mejor...

Confía en mí, puedo cuidarte muy bien… (EN OFF) —y comerte aún mejor…

Pero eso no es todo. ¿Pueden llegar los robots a tener sentimientos? ¿Y si la historia que cuenta Blade Runner dejara de ser una ficción para convertirse en realidad? ¿Si un hombre se compra un juguete sexual con el aspecto de Marilyn Monroe y el robot desarrollara sentimientos por su dueño, y un día el dueño decidiera cambiarlo por uno de Bellonce? ¿Devolvería a la desdeñada sin ni siquiera un escrúpulo? Y si fuera el juguete quien se cansara de su dueño ¿qué haría con él…?

Estoy tan triste, creo que me siento solo...

¡Estoy tan triste!, no sé, creo que me siento solo…

Con este tema de los juguetes sexuales hay un cuento magistral, Fantasmas inocentes, del escritor cubano Alberto Mesa, donde un hombre ha comprado un juguete sexual que reproduce los rasgos una popular bailarina a la que ama, pero su adquisición forma parte de una producción en serie, y cuando el juguete desaparece, él la busca y llega a una morgue donde yacen muchos juguetes idénticos ya descontinuados: ¿cuál es su Carmencita? La atormentadora obsesión de la multiplicidad acosa al protagonista y llena de una angustia asfixiante al lector sensible.

¿Y si un día los robots fueran lo suficientemente inteligentes como para decidir que no nos necesitan? Habría llegado entonces la rebelión de las máquinas, La Mátrix, una de las peores pesadillas de la humanidad.

Pero ¿cómo puedes desconfiar de mí? ¡SOY TIERNO E INOCENTE" Vamos, reconoce que te encantaría jugar conmigo.

Pero ¿por qué piensas tan mal de mí? ¿NO TE PAREZCO TIERNO E INOCENTE? ¡Vamos, reconoce que te encantaría jugar conmigo!

Siempre que pensamos en cosas como esta terminamos encogiéndonos de hombros y diciendo: “Bah, no es posible!”. Pero ¿realmente no lo es…? Yo era una adolescente cuando leí una novela titulada La isla del doctor Moreau, donde un médico loco hacía experimentos tratando de convertir animales en seres humanos, y entonces también rechacé mi pánico encogiéndome de hombros y murmurando la consabida frase liberadora del horror, pero ahora tengo 61 y hace un momento acabo de leer que para demostrar la altísima compatibilidad de nuestro ADN y el de los chimpancés, un equipo de científicos inseminó in vivo a una hembra chimpancé, cuyo embarazo se desarrolló con toda normalidad hasta que los científicos decidieron interrumpirlo, pero el español Pepe Romero, periodista investigador y autor del libro Y Dios nació mujer, donde encontré esta información, asegura que otros experimentos fueron realizados en secreto y llevados hasta su fin, y de ellos nacieron criaturas híbridas. Habrá en algún lugar del mundo un dueño de un zoológico donde pululen estas criaturas?

¿Y los clones humanos? Una parte de la comunidad científica defiende ardorosamente los postulados éticos que estarían en contra de la creación de clones humanos, pero la otra mitad dice que sería muy útil para la ciencia producir estos clones para, por ejemplo, el trasplante de órganos. Pero un clon ¿tiene alma, tiene sentimientos? ¿Cómo arrancarle el hígado a un doble de mí mismo que siente y padece para ponérmelo yo? Habrá muchos individuos para quienes esta decisión no implique conflicto alguno, pero para otros podría resultar una decisión muy difícil y acarrear graves traumas psicológicos, aún cuando la operación tuviera resultados satisfactorios. ¿Criar clones en viveros como ganado humano? ¿Y tendrían personalidad jurídica? ¿Tal vez les haríamos firmar un consentimiento informado donde acceden a morir para que podamos tener su corazón, sus riñones, sus pulmones…?

Hirosho Ishigoru y su primer Geminoid: ¿Acaso su doble podría asesinarlo...?

Hiroshi Ishigoru y su primer Geminoid: No es un clon, es un robot, pero ¿podría asesinar a su creador si se sintiera traicionado…? ¿Y si fuera humano, un clon de verdad, y su creador quisiera asesinarlo a él…?

Pero aún con todos los argumentos en contra de jugar a ser Dios, el hombre sigue haciendo de este su juego más añorado y excitante, su fantasía ya no tan secreta, y parece estar a punto de conseguirlo. Quien no lo crea, que vea los platos preparados por Moley. Los caminos de la robótica y la genética parecen infinitos, pero ¿a dónde llevarán a la Humanidad?

Este es el fin del camino: Kuratas, robot de guerra

Este es el fin del camino: Kuratas, robot de guerra

Para quienes no quieran creer, incluyo a continuación un material tomado de http://www.taringa.net/posts/info/15486592/Sexo-con-robots-la-nueva-prostitucion.html:

Sexo con robots, la nueva prostitución en Amsterdam

Tú me has comprado. ¿Soy una prostituta...?

Me compras, luego…. ¿soy prostituta?

Ingenieros holandeses han conmocionado al mundo con la afirmación de que en pocos años las famosas prostitutas de Ámsterdam serán reemplazadas por robots.

Esta revolución tecnológica será posible gracias a la labor de los ingenieros que han creado una nueva generación de androides, hechos de un material resistente a las bacterias.

Sexo más seguro, desaparición de la prostitución infantil, reducción de las enfermedades de transmisión sexual… todo son ventajas en ese terreno según sus impulsores.

Además, los autores de la idea aseguran que este tipo de prostitución resolverá muchos problemas. Por ejemplo, privará a los hombres del sentimiento de culpabilidad ante su pareja, ya que “después de realizar un acto sexual con un robot probablemente no lo considerarán como infidelidad”.

Al principio, utilizar los servicios de un robot en Ámsterdam será posible en clubes especiales que funcionarán bajo el sistema ‘todo incluido’.

No obstante, este tipo de ‘entretenimiento’ no estará al alcance de todos los bolsillos, ya que el servicio costará alrededor de 7.500 de euros. Por este precio el cliente tendrá la posibilidad de elegir cualquier nacionalidad del androide con una inmensa variedad de características morfológicas.

A mediados de abril de este año los investigadores Ian Yeoman y Michelle Mars de la Universidad de Wellington de Nueva Zelanda publicaron un informe, en el que afirman que “para el 2050 los robots sexuales se convertirán en los principales protagonistas del sexo”.

Aunque ya en éstos días ha sido presentada como una exclusiva mundial en la Exposición del Entretenimiento Adulto (ANV), en Las Vegas.

La robot está dotada de inteligencia artificial, tiene el tamaño de una persona y una piel sintética que imita a la humana. Cuesta entre 7.000 y 9.000 dólares.

Las muñecas inflables pertenecen al pasado: de tamañó natural, inteligencia artificial y piel sintética que imita a la de una mujer, Roxxxy fue presentada como primicia mundial en la exposición de productos para adultos del salón AVN de Las Vegas (EEUU) por la firma TrueCompanion.

“Te escucha, te habla, te hace compañía y se va a dormir con vos, como una persona normal”, explica Douglas Hines, manager de la sociedad TrueCompanion, creadora de Roxxy.

Cuéntame tu historia. Te juro que no pensaré que eres un perverso de mierda.

Cuéntame tu historia. Te juro que no pensaré que eres un perverso de mierda.

Roxxxy, que mide 1,73 metros de altura y pesa 54 kilos, posee órganos sexuales artificiales y un esqueleto articulado que es posible mover como el de un ser humano, aunque no puede caminar ni moverse de manera autónoma.

“Es una verdadera compañera. Tiene personalidad. Escucha y entiende. Habla y siente cuando uno la toca.”

En síntesis, tratamos de reproducir todas las características de una personalidad humana”, afirma Douglas Hines, un ingeniero que trabajó en inteligencia artificial en los laboratorios Bell antes de crear a Roxxxy.

Ella está disponible en cinco personalidades, entre ellas “Wild Wendy”, de carácter aventurero y extrovertido; “Frigid Farrah”, reservada y tímida; “Mature Martha”, maternal y “S&M Susan”, la dominadora.

Los clientes pueden personalizar su modelo de Roxxxy, eligiendo por Internet el color de la piel, de los cabellos e incluso sus medidas.

La empresa prevé asimismo diseñar pronto un muñeco-robot. En EEUU y Europa, este juguete sexual de lujo cuesta entre 7.000 y 9.000 dólares, según las opciones.

entre otros proyectos

No todo el mundo comparte esta visión de un futuro en el que los humanoides serían fuente de placer tórrido en la cama y tras el acto sexual quien lo deseara podría recibir, como plus, conversaciones preprogramadas.

Muchos piensan, no obstante, que ello es factible, habida cuenta de los progresos realizados en la reproducción de los músculos y los movimientos de los humanos, o en inteligencia artificial, concretamente en la imitación de emociones y de aspectos de la personalidad.

En noviembre de 2011, los investigadores de la Universidad de Waseda, en Japón, presentaron un robot que sabe cocinar y utilizar sus suaves manos bañadas en silicona para interactuar con los humanos.

Según él, el robot sexual Gigolo Joe, encarnado por Jude Law en el cine y habilitado para ofrecer conversación y ayuda emocional, además de placer sexual, bien podría convertirse en algo real en menos de cuarenta años.

Otros expertos son escépticos. “No creo que vayamos a tener robots ‘parecidos a los humanos’ en ese lapso de tiempo”, estima Frédéric Kaplan, investigador en la Escuela Politécnica Federal de Lausana, en Suiza.

Kaplan, programador del cerebro del entrañable perro de Sony ‘Aibo’, se pregunta si de verdad queremos robots a nuestra imagen y semejanza.

David Levy, por el contrario, está convencido de que existe una demanda en este terreno.

Una compañía japonesa, Axis, ya fabricó lo que podría ser considerado como los primeros robots sexuales.

Se llaman Honeydolls y son muñecas de resina y silicona de tamaño real equipadas en cada seno con sensores conectados a un sonido. Si el usario pellizca sus pezones, Cindy emitirá gritos de placer y susurrará palabras acarameladas a su oído.

Las mujeres también se dejarán tentar por los robots sexuales, estima David Levy, quien hace hincapié en el aumento de las ventas de vibromasajes en el mundo entero y el fin de los tabúes.

Lo que para Levy representa una vida sexual desenfrenada sin sentimientos de culpabilidad y libre del contagio de enfermedades constituye para otros una pesadilla desesperante.

“Me parece descabellado pensar que seres humanos se vayan a enamorar de robots, afirma la sexóloga estadounidense Yvonne K. Fulbright, aunque reconoce que los robots sexuales tienen cabida en el mercado.

“Hay un verdadero problema con los robots sexuales: las personas se sentirán fracasadas si es su única solución”, intenta adelantarse la profesional Fullbright.

El académico británico Dylan Evans señala la paradoja inherente a cualquier tipo de relación con un robot.

“Lo que es absolutamente crucial con el sentimiento del amor es la creencia de que el amor no es incondicional ni eterno. Los robots no pueden escogerlo a uno, no pueden rechazarte. Esa relación se puede convertir en algo muy tedioso, y podemos imaginarnos al humano volviéndose cruel hacia su indefensa pareja”, dice Evans.

Un robot podría quizás ser programado para tener una voluntad propia y capacidad para rechazar a su pareja humana, “pero en ese caso será muy difícil encontrar quien compre este tipo de máquinas”.

Algunos advierten que estas máquinas podrían ser incontrolables.

“No hay que exagerar las posibilidades. En la actualidad, la inteligencia artificial que somos capaces de crear es equivalente a la de un niño de un año”, dice por su parte el investigador holandés Vincent Wiegel, de la Universidad Tecnológica de Delft.

Sin embargo Levy es optimista. Está convencido de que los robots dignos de amar aparecerán, y serán beneficiosos para la humanidad.

“Hay millones de personas en el mundo que están solas, quizás porque son tímidos, feos o tienen problemas psicológicos, de personalidad, o sexuales. Siempre habrá millones de personas incapaces de tener relaciones satisfactorias con otros seres humanos, y para ellos la alternativa no es ¿prefiero relaciones con humanos o con un robot? No, la alternativa para ellos es entre la soledad absoluta o la relación con un robot”, dice.

Sin embargo, hay también quienes opinan que la prostitución con muñecas sexuales robots está destinada a fracasar, porque “los robots no serán capaces de satisfacer por completo”.

“La mayor parte de la experiencia sexual es la interacción con una mujer. El hombre quiere contar sus historias, quiere que se le escuche, quiere que actúe como ella desee, un robot no va a poder hacer eso”, afirmó Dennis Hof, propietario de uno de los prostíbulos más famosos de EE. UU.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

¿Aún somos los cubanos tan buenos lectores como hace tiempo…?

feriaDurante los últimos años se viene observando un fenómeno curioso en la Feria Internacional del Libro de La Habana, y es que aunque la asistencia en ciertos días de la semana pueda ser muy nutrida, a la salida la mayoría de las personas que abandonan el recinto llevan consigo pocos libros, a diferencia de cómo había sido siempre.
¿Significa esa disminución de la compra que los habaneros han dejado de leer con la misma voracidad que hace unos años? Y digo los habaneros porque en provincias es posible que las cosas se comporten de otro modo. ¿Han derrotado al libro las tecnologías digitales o el libro ha perdido la batalla frente a la economía?

Es de suponer que como en todo fenómeno la naturaleza del mismo sea compleja y las causas múltiples. La diversidad y variedad de tecnologías digitales como las tablets, los e-book y los teléfonos inteligentes posibilitan que el usuario se convierta en propietario de bibliotecas prácticamente borgianas por lo infinitas. Miles de libros, videos, y música se pueden llevar a todas partes en las memorias, y a través de las redes sociales se establecen intercambios de todo tipo de materiales relacionados con la ciencia y la cultura, aunque no más se trate de la cultura del entretenimiento, y el coste no sobrepasa al precio del equipo más alguna que otra inversión esporádica y pequeña, mientras que los precios de los libros se han elevado en las librerías cubanas. Las personas de menos de 30 años se niegan a creer que hubo tiempos en los que con diez pesos moneda nacional uno podía adquirir 10 o hasta 15 libros de gran calidad en las muchas librerías que existían entonces en La Habana, donde se podía encontrar en los estantes desde los clásicos griegos hasta el nouveau roman francés y lo último que se publicaba en Europa, pasando por maravillosos libros de arte y ciencia editados con todo lujo en la Unión Soviética y otros países socialistas.

Algo que también cuenta, sobre todo en edades tempranas de la vida, es el espacio cada vez mayor que ocupan en los mecanismos del ocio las aplicaciones como You can make op, donde el dueño de la tablet o el móvil puede modificar fotos de personas con herramientas de maquillaje, peluquería, disfraces, etc, u otras más refinadas e intelectuales como Pottery, donde usted puede hacer en pantalla su propia cerámica y obtener maravillosos diseños de jarrones, jarras, ánforas, búcaros y otros utensilios, sin hablar de los innumerables juegos, desde los más tontos hasta los más inteligentes como el ajedrez, que usted puede jugar tranquilamente en su casa, en un almendrón, en el Malecón y hasta en el aula o el centro de trabajo. Además del sabroso deporte consistente en el constante intercambio de mensajes de texto y fotos con sus amigos reales o virtuales ubicados en cualquier parte del mundo, así sea en el asiento de al lado. Según estadísticas, existen ya en Cuba casi (o más de) 4 millones de teléfonos celulares. No tengo conocimiento de estadísticas sobre propietarios de tablets y e-books. En este sentido, si el libro no ha sido derrotado, cosa que me parece discutible, enfrenta una tremenda competencia, porque para muchísimas personas es prioridad entretenerse y pasarla bien antes que pensar.
Por otra parte se impone reflexionar sobre el factor económico. Para nadie es un secreto que los salarios en Cuba son muy bajos y los productos de primera necesidad tienen precios muy elevados, por lo que a una gran parte de la población que vive de su salario la compra de un libro se le convierte en una decisión con visos de conflicto. Seguramente todos comprendemos que los insumos demandados por la industria del libro, comenzando por el papel y las máquinas de impresión, son altos, que las portadas a color cuestan mucho dinero, que las editoriales no disponen del presupuesto necesario para llevar adelante un plan de publicaciones más allá de magro, y que se trabaja desde hace tiempo por hacer de las editoriales instituciones autofinanciadas. Todos estos factores obligan a subir los precios de los libros. Se sabe y se comprende, pero se compra menos, porque los números y el bolsillo no entienden de sutilezas.

Y aún hay otro factor digno de atención: la necesidad de autofinanciamiento obliga a las editoriales a priorizar ciertas líneas editoriales por encima de otras. La casa Ediciones Cubanas, por ejemplo, estima que publicar literatura no le resulta rentable, y prioriza libros de cocina, de religión y otros temas que interesan en primer lugar  a los extranjeros como compradores potenciales,  y en segundo lugar a ciertas zonas del sector privado. Los diccionarios, aunque sean de temas intrascendentes y de poca utilidad práctica, son también muy buscados por la población. Se puede hacer un compendio de cualquier tema, que mientras la primera palabra del título sea Diccionario, tiene la venta asegurada. La literatura infantil sigue siendo bien vendida, aunque tampoco como en décadas pasadas, porque ahora los niños son usuarios numerosos y entusiastas de las tecnologías digitales, y ya no piden con la misma fruición de antes las historietas de Elpidio Valdés porque tienen en sus tablets y ordenadores juegos mucho más atractivos.

Y está el caso contrario: editoriales que se encargan de publicaciones de carácter ideológico y de autores cubanos reconocidos con premios importantes dentro de Cuba. Está el caso especial y probablemente único de Leonardo Padura, cuyos libros clasifican en la categoría de best sellers y como tal son perseguidos con furor por los lectores, al tiempo que su autor ostenta muchos de estos premios y goza del respaldo de editoriales extranjeras que, desde luego, impulsan su promoción no solo fuera, sino también dentro de Cuba, pero se trata de una situación muy peculiar que no comparten la mayoría de los autores del patio que publican en estas editoriales, muy premiados y con lugares cimeros dentro de nuestras letras, ganados a veces ya en fechas anteriores a 1959, pero que no interesan al público lector o son autores de culto o buscados prácticamente en exclusiva por el sector académico. El resultado de esta madeja delicada y de difícil manejo son las librería atestadas de Premios Alejo Carpentier, Premios de la Crítica y Premios Nacionales de Literatura que permanecen años y años empolvándose en los estantes sin reportar ganancia alguna a las editoriales y, en muchos casos, sí pérdidas onerosas. Y de la poesía y el teatro ni hablar.

Cómo salir de este laberinto es el reto que enfrenta, en mi opinión, la política editorial cubana. Es posible que aún mucha gente desee leer, pero no apetecen lo que se publica y no encuentran lo que desearían, además de que mucha gente quisiera leer autores extranjeros importantes cuya ausencia es más que notoria en nuestras librerías, debido a la rigurosidad de las leyes internacionales que rigen el pago de derechos de autor (¿qué sabemos sobre la literatura que se ha estado publicando en Europa y Estados Unidos en el último medio siglo, e incluso de lo que se ha publicado en nuestro propio continente?).

Pero se podría hacer, tal vez, una selección más inteligente de lo que se publica. Fuera de Cuba existe una herramienta muy valiosa para guiar a estas selecciones: las encuestas, que se llevan a cabo de varias formas, muchas de ellas sin que los encuestados sepan que lo están siendo, como es el caso de los virus informáticos que se ocupan de testar los ordenadores en flagrante clandestinaje, en busca de preferencias y gustos con destino al mercado. Esta son técnicas de marketing que en nuestro país no se aplican, pero las encuestas como tales tampoco se utilizan en todo su potencial en nuestro mundo cultural, al menos de manera oficial y por instituciones oficiales. Es posible que no se empleen o que se empleen poco y de manera mecánica encuestas que pregunten a las personas qué desearían leer. ¿Nos llevaría esto a publicar libros de temáticas “populacheras” o para el mercado y nos alejaría de la auténtica cultura literaria? Es un dilema muy real, pero de cualquier modo tampoco estamos publicando esa cultura auténtica tan deseable, y lo que publicamos no se vende o se vende mal. Y no hay que descontar que en esas encuestas, si se realizaran, podría aparecer un por ciento elevado de la población reclamando libros de religiones afrocubanas, de recetas de cocina, de diccionarios y de otros temas que no guardan relación con la cultura literaria.

Un último detalle relacionado con los pocos libros que sacan de la Feria sus visitantes es la presencia disminuida de editoriales extranjeras de lengua española que se viene notando desde hace años en los stands. Algunas de las más buscadas por los lectores cubanos han quedado atrapadas en los altibajos del mercado editorial europeo y latinoamericano, y han quebrado o han sido absorbidas por pulpos editoriales que no asisten a nuestra Feria, pero también un observador medianamente capaz se da cuenta de que la mercancía editorial traída por las editoriales foráneas de lengua española con frecuencia es merma sin calidad, en especial de libros de segunda que pretendieron ser best sellers o lo fueron por breve tiempo, y mucha literatura cuestionable de autoayuda y Nueva Era. Son remanentes. Hay poco ahí para formar buenos lectores o alimentar a quienes ya lo son.

La posibilidad es una categoría de la que nadie puede desentenderse, y es posible que cuando termine la Feria del Libro nos sorprendan las cifras de libros vendidos —que por demás no son falsas—. Sucede cada año. Usted verá en los reportajes e informaciones de los medios  considerables cifras de ventas. Pero cuando usted se para a la salida de las sedes de la Feria, en especial en La Cabaña, y observa con detenimiento a los que se van,2589-fericaba los números le dicen que aunque se vendan muchos libros durante el evento, la proporción entre visitantes y libros vendidos continúa sin estar a favor de estos últimos. Aunque la Feria del Libro en Cuba se ha diseñado siempre como una celebración dirigida fundamentalmente a la familia, que encuentra en sus recintos distracciones gastronómicas y artesanales que no son puramente editoriales, e incluso hasta meros lugares hermosos para llevar a los niños a disfrutar de un paseo dominical y todo eso está muy bien, la función principal de la Feria Internacional del Libro de La Habana es promover la lectura. O al menos debiera serlo. Pero ¿lo está logrando?

Llamo la atención sobre la necesidad de emprender un trabajo mucho más serio, profesional e intenso en la divulgación de los autores cubanos e internacionales en los medios de prensa de nuestro país, pero en general en todos los espacios posibles. Tenemos una Agencia Literaria Latinoamericana que supuestamente debe ocuparse de publicitar a los autores cubanos a nivel internacional, pero los frutos de ese trabajo aún distan de ser ni siquiera promisorios, y su capacidad para representar y defender los derechos de los escritores en pleitos fuera del territorio nacional es limitada.

Y por último, insisto en la necesidad de mejorar el trabajo de los jurados de premios literarios, en especial los jurados del Premio Alejo Carpentier, el más imprtante que se entrega en Cuba a autores nacionales y cuya alta retribución a los premiados es en divisa, y sus portadas son de lujo y muy costosas. ¿Qué sentido tiene premiar un caro libro ilegible que luego duerme el sueño eterno en los estantes de las librerías? ¿O un libro que en realidad no posee la calidad exigida para merecer un premio de tal categoría? El Premio Alejo Carpentier de Literatura que otorga el Instituto Cubano del Libro exige una reflexión profunda.

La realidad dice que los habaneros leen cada día menos y los libros se venden mal, salvo excepciones muy puntuales de autores y temas. Ya la lectura no es masiva como antes lo fue y era uno de los principales propósitos de la política cultural de la Revolución, y como dejó de serlo no está cumpliendo bien con sus misiones éticas y estéticas; apenas si a través de ella se está influyendo en la conservación de los valores humanos y sociales de la población y en la formación del buen gusto estético de las nuevas generaciones. Tampoco se está satisfaciendo debidamente las necesidades espirituales de generaciones que se formaron décadas atrás en ese refinamiento de la buena lectura que hoy casi se ha perdido.

Todo parece apuntar a que es urgente, en primer lugar, el rediseño y resemantización de la política editorial cubana, y en segundo lugar, un replanteamiento del trabajo de las editoriales, en el que habría que contemplar, entre otros muchos factores, la reinstalación de las comisiones de lectores especializados, quienes tienen a su cargo la evaluación de los libros que llegan a las editoriales con pretensiones de ser publicados. Estas comisiones existen no solo en las editoriales de todo el mundo, sino también en las agencias literarias, y existieron en todas las editoriales cubanas hasta que fueron suprimidas años atrás por falta de presupuesto, ya que su personal trabajaba por contratación, y la responsabilidad de evaluar los originales quedó en manos de los editores. Pero estas comisiones actúan como una criba, como un filtro que separa el grano de la paja, y se hallaban en ellas con frecuencia especialistas de alto nivel y formación como críticos, con una preparación diferente a la que suelen tener los editores cubanos. La evaluación de un original para posible publicación no se limita a decir si cuenta bien una historia, si los personajes están bien construidos y los conflictos bien resueltos. Un libro puede cumplir con todos estos requisitos primordiales y seguir siendo una literatura intrascendente que no aporta nada al panorama literario de un país. Las comisiones de lectores especializados deberían ser restablecidas en nuestras editoriales y su personal seleccionado con cuidado y responsabilidad, ya que ellas son el filtro necesario que puede garantizar la calidad en el plan anual de publicaciones de una editorial.

Solo queda desear que la situación de la literatura y de los libros mejore entre nosotros, porque no solo de pan vive el hombre, y la literatura y el arte son tan esenciales en la formación del carácter como la disciplina del trabajo o la posesión activa de un credo ideológico. La buena literatura es una de las armas de lucha más eficaces de que dispone el ser humano en la batalla cotidiana contra la banalización y el empobrecimiento de la mente y el espíritu.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Mosaicos y azulejos en La Habana Colonial y Republicana

Cuando era niña, uno de mis pasatiempos favoritos consistía en contemplar desde la ventana de mi apartamento el patio de una casa vecina cuyo piso y muros estaban forrados de azulejos, y en el centro había una fuente también azulejada. Desde mi observatorio no podía distinguir los detalles con precisión, pero los azulejos tenían dibujos azules sobre fondo blanco. Entonces no hubiera podido explicar por qué me atraía tanto aquel patio, pero me despertaba sensaciones un poco misteriosas. Nunca logré saber quién vivía allí, mas una cosa sí saltaba a mi vista: era una casa muy diferente de la mía fabricada en 1957, moderna, de paredes lisas pintadas con Spray Satén de Gliden tremendamente aburridas. El mundo visto por los ojos de un niño no tiene nada en común con el que miran los adultos. Hoy puedo explicar por qué me fascinan los azulejos y los mosaicos, pero sería una explicación totalmente cultural que no vale para la niña de cinco años que miraba aquel patio.

"Mi infancia son recuerdos/de un patio de Sevilla..." en La Habana

“Mi infancia son recuerdos/de un patio de Sevilla…” en La Habana. No es este. Aquel patio , tal como yo lo vi, ya no existe desde hace mucho tiempo.

Mientras iba creciendo aprendí, durante las visitas a las que me llevaba mi familia, que había una clase de casas que tenía muchos dibujos en los suelos, patios con fuentes y muebles esbeltos y torneados en maderas oscuras que brillaban al sol. Eran las casas y palacios de La Habana Vieja y Centro Habana, con su arquitectura colonial y de las primeras décadas de la República. Allí había azulejos en las paredes formando cenefas con dibujos increíbles que desataban la imaginación infantil: flores, lacerías, figuras geométricas, personas que se me confundían con los reyes de la baraja, lecheras, escenas bucólicas, animales heráldicos, infinitos diseños como salidos de aquellos tubos de cartón caleidoscópicos que al ser agitados formaban en el fondo maravillosas figuras de colores siempre cambiantes.

Hoy ya no abundan en La Habana los azulejos antiguos en buen estado, aunque los pisos de mosaicos de cemento, pisos históricos de las viviendas cubanas, se mantienen mejor o peor conservados en mucho mayor cantidad. Su excelente factura ha resistido el paso del tiempo, los baldeos y detergentes, el arrastrar de muebles, los pasos perdidos y las ausencias definitivas.

https://www.granadatil(e.com/fotos_mosaicos_historico_cuba.php)

Piso de una casa probablemente republicana ( tomado de https://www.granadatile.com/fotos_mosaicos_historico_cuba.php)

Siempre me he preguntado por qué llamamos mosaicos a las losas de piso. Porque el mosaico, el verdadero mosaico, está compuesto por pequeñas piezas de cerámica, esmalte o vidrio coloreado y también de piedra o mármol, llamadas teselas, incrustadas sobre una superficie lisa donde forman dibujos, pero no son meros diseños como nuestras losas  o losetas, pues tienen temáticas o cuentan una historia. El mosaico es originario de Grecia, de donde pasó a Roma, que lo empleó con motivos diferentes: batallas, escenas de circo, escenas domésticas, retratos, animales, etc. Al principio, cuando el arte del mosaico empezó a desarrollarse en Roma, se hacía sobre todo para decorar techos o paredes y pocas veces los suelos, pues se temía que no ofreciera suficiente resistencia a las pisadas. Pero más tarde, cuando este arte llegó a la perfección, los romanos descubrieron que se podía pisar sin riesgo y comenzó la moda de hacer pavimentos de lujo. La Roma cesárea y Bizancio llevaron a su clímax el arte del mosaico, pero aunque en Cuba existen mosaicos (me refiero a los que datan de la Colonia y la República, no los posteriores a 1959), son más bien rarezas y es difícil dar con ellos, y mucho menos en buen estado de conservación, al menos en La Habana. No tengo respuesta para esta interrogante del cambio de nombre, pero alguna debe de haber. Sin ánimo de polemizar con especialistas de gran prestigio, ofrezco a continuación algunos ejemplos de mosaicos romanos y bizantinos:

Mosaico rmano clásico con tema de retrato

Mosaico romano clásico con tema de retrato

Mosaico romano con temática animal

Mosaico romano con temática animal

Mosaico romano con el tema mitológico de Teseo y el Minotauro en el laberinto

Mosaico romano con temática mitológica: Teseo y el Minotauro en el laberinto

Mosaico romano de orla con motivos vegetales

Mosaico romano de orla con motivos vegetales (copa de vino y hojas de vid)

Disposición de un mosaico en una villa romana. Para los romanos un mosaico reaizado por un maestro hacía las veces de una alfombra para los refinados persas

Disposición de un mosaico en una villa romana. Para los romanos un mosaico realizado por un maestro hacía las veces de una alfombra para los refinados persas.

Equivalente romano de una de nuestras lozas de piso

Equivalente romano de una de nuestras losas de piso.

Fragmento de un mosaico que retrata a la emperatriz Teodora de Bizancio y su corte, en San Vitale de Rávena. Aquí se usaron teselas de oro y materiales preciosos

Fragmento de un mosaico bizantino que retrata a la emperatriz Teodora de Bizancio y su corte, en San Vitale de Rávena. Aquí se usaron teselas de oro y otros materiales preciosos

Finalmente, las teselas vistas de cerca. Las teselas son piezas de forma cúbica, hechas de rocas calcáreas o material de vidrio o cerámica, muy cuidadas y elaboradas y de distintos tamaños. El artista las disponía sobre la superficie, como un puzzle, distribuyendo el color y la forma y aglomerándolas con una masa de cemento.

Finalmente, las teselas vistas de cerca. Son piezas de forma cúbica, hechas de rocas calcáreas, vidrio o cerámica, muy cuidadas y elaboradas y de distintos tamaños. El artista las disponía sobre la superficie, como un puzzle, distribuyendo el color y la forma y aglomerándolas con una masa de cemento (Wikipedia).

Mientras los azulejos, elemento decorativo de origen árabe, por lo general se importaban de Sevilla procedentes principalmente de las fábricas de Mensaque Rodríguez y Cía, de Ramos Rejano, y de Casa González, los mosaicos de cemento tienen una larga historia en Cuba. La primera fábrica del país comenzó a producir en 1886 y muchas le siguieron. Los llamados mosaicos históricos cubanos en su mayoría fueron elaborados en la isla por inmigrantes españoles que abrieron pequeñas y grandes fábricas y talleres de producción de diferentes elementos constructivos y decorativos como mosaicos, tejas, losas de techo, azulejos, producciones de cemento y otros. Estas losas de piso presentan diseños coloniales, Art Nouveau, Art Deco y geométricos.

Azulejo sevillano. Como puede apreciarse, el dibujo está formado por losas conteniendo fragmentos de la imagen total. Es la misma técnica de mosaico, solo que... ¿lo es?

Azulejo sevillano. Como puede apreciarse, el dibujo está formado por losas que contienen fragmentos de la imagen total. Es la misma técnica ( a gran escala) del mosaico, solo que… ¿lo es? En estos azulejos dibujos y figuras están a relieve sobre la superficie.

Un diseño poco común

Un diseño poco común que recuerda un motivo vegetal egipcio estilizado. Este estilo es probablemente Art Deco. En 1922, con el descubrimiento de la tumba de Tut Ank Amón en Egipto, los motivos egipcios hicieron furor en Europa y América, y el Art Deco los utilizó mucho. Por solo citar un ejemplo, la patricia cubana Marta Abreu tenía un broche con la célebre cabeza de Nefertiti, esposa del faraón Amenophis IV.

Por lo general los pisos originales están enmarcados por orlas que se unen o no al ángulo de pared. Las casas más antiguas del reparto La Asunción, donde yo vivo, y muchas casas viejas de Santos Suárez ofrecen combinaciones preciosas de mosaicos, patios azulejados y pisos originales con zócalos y molduras dignos de catálogos, y vitrales de todos los tamaños hasta en las pequeñas ventanas de los baños, presentes aún en viviendas construidas en la década del 50.

Piso de nuestra casa enSantos Suárez. Mosaicos con orla

Piso de nuestra casa en Santos Suárez. Losas con orla o cenefa. La casa fue construida en 1924.

Piso de nuestra casa en Santos Suárez

Piso de nuestra casa en Santos Suárez.

Piso de una casa habanera con diseño de animales heráldicos (tomado de https://www.granadatile.com/fotos_mosaicos_historico_cuba.php)

Piso de una casa habanera con diseño de animales heráldicos (tomado de https://www.granadatile.com/fotos_mosaicos_historico_cuba.php).

piso-2

piso-4En el centro de la ciudad los ejemplos mejor conservados se encuentran en algunas viviendas coloniales, muchos salvados gracias a las labores de restauración emprendidas por la Oficina del Historiador de la Ciudad en inmuebles coloniales, y otros en los edificios que fueron construidos en el siglo XIX para ser sedes de las sociedades españolas, como el Centro Gallego y el Casino Español, y en hoteles como el Sevilla y el Inglaterra.

castillo-neoarabe-jardines-tropical-interior

Castillo interior neoárabe en los jardines jardines de La Tropical.

Mientras investigaba para escribir este breve artículo recibí una sorpresa: descubrí que los azulejos que adornaban aquel patio que tanto me gustaba contemplar en mi infancia pertenecen a un estilo de azulejos sevillanos conocidos como losa de Delft, fabricados a mediados del siglo XVIII. Eran losas cuadradas de entre 13,5 y 14 centímetros y un grosor de 1,5 centímetros, pintadas a mano con motivos de paisajes, personajes, animales, flores y escenas de cacería. ¿Qué hacían en el patio de una vivienda que fue fabricada entre los décadas del 30 y el 40? Buena pregunta.

Azulejos del estilo Delft, siglo XVIII

Azulejos del estilo Delft, siglo XVIII.

Un estilo semejante es propio de la isla atlántica de Madeira, perteneciente a Portugal. Estos azulejos son de barro cocido esmaltado, y tradicionalmente se pintan con motivos azules, color obtenido a partir del cobalto. Sus losas decoran el pequeño aeropuerto de Funchal, la capital, y muchos otros sitios maravillosos, y yo tuve el privilegio de contemplarlas mucho más de cerca que aquel patio mágico de mi niñez.

dsc00199

Aeropuerto de Funchal, Madeira. Con las losas se construyen verdaderos mosaicos de una gran belleza.

 

 

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 3 comentarios