Si los depredadores humanos de animales supieran que cuando mueran, tal vez quien único sienta su ausencia sea un animal…

Por Sonyrex hace un año

Dicen que los muertos se quedan muy solos… pero… ¿es siempre así?

Bobby es un perrito que vive en el cementerio municipal de Roca, ubicado en la provincia de Rio Negro, Argentina, que desde hace tres años decidió quedarse. Al parecer, la partida de su querido dueño lo impactó mucho, pero el perro demuestra que ni la muerte lo puede separar de él.

Ningún humano se queda para siempre en el cementerio junto a la tumba de su ser más querido. Solo un perro es capaz de seguirnos hasta en la muerte

Desde aquel entonces ha acompañado todos los días al sepulturero de las tardes, Daniel Cisterna, y se ha vuelto su mejor amigo, compañero y protector.

Daniel comentó a Rio Negro:

«Hace tres años que falleció su dueño y desde entonces nunca dejó el cementerio. Se quedó porque su amo está sepultado acá».

Bobby tiene su propia casita en el cementerio. Desde que llegó al lado del coche fúnebre de la persona quien fue más importante en su vida, decidió quedarse con los trabajadores. Los días pasaban y su familia lo iba a buscar, pero Bobby no cambiaba de idea y se quedaba al lado de la tumba de su mejor amigo.

Daniel agregó:

«El perrito seguía arriba de la tumba de su dueño, no se quiso ir. Lo cargaron a una camioneta, pero se bajó y volvió a la tumba de su amo. No se quiere ir, quiere quedarse con su amo».

A pesar de muchos esfuerzos, su familia decidió dejar que el perrito se quedara, después de todo, era lo que más quería hacer.

El sepulturero dice que en el cementerio hay más perros, pero que la lealtad, fidelidad y amor incondicional de Bobby lo ha conmovido totalmente.

Daniel agregó:

«Me conmovió mucho por el cariño que tuvo por su amo, por su fidelidad, es algo que nunca había visto».

Ambos han creado un vínculo especial de amistad muy hermoso, y desde que Daniel llega al cementerio, Bobby lo acompaña a realizar todas sus labores.

Si el hombre tiene que sepultar, recorrer el cementerio o arreglar algunas tumbas, Bobby siempre está a su lado, como lo haría cualquier amigo. Cada vez que escucha la moto de Daniel, llega hasta la puerta para darle la bienvenida y cuando se marcha lo acompaña hasta la salida y se devuelve a su hogar.

Pero lo más sorprendente de Bobby es que a la hora de los entierros fúnebres, ha desarrollado un papel que conmueve a las personas. Cuando Daniel realiza un entierro, el perro se queda acostado al lado de la familia doliente y se queda quieto observando el ritual.

Daniel dijo:

«Pareciera que comprendiera su dolor».

Al final, las personas terminan conmovidas por el gesto del perro, preguntan por él, lo acarician y se convierte alguien como un terapeuta emocional. Daniel termina contándoles la conmovedora historia del perrito a las personas, que quedan realmente impactadas con la lealtad hacía su dueño.

A veces preguntan cómo hace el perro para sobrevivir en el cementerio, pero por fortuna Bobby tiene una madrina que cubre todas sus necesidades. Una mujer llamada Adriana Carrasco, se encarga de llevarle semanalmente comida a Bobby y a los demás perritos del lugar y sus alrededores.

Adriana es amante de los animales, y junto a sus hermanos dedican una parte de su tiempo para alimentar y cuidar a los perros sin hogar.

Desde que su madre falleció en el 2008, Adriana visita con regularidad el cementerio y así conoció a los perros que viven allí. La mujer mantiene contacto con el sepulturero Daniel, preguntando por los perros, por si necesitan algo, y él se encarga de avisarle.

Muchas personas preguntan por qué no se busca una familia adoptiva para Bobby, pero la realidad es que el cementerio es su hogar.

Adriana comentó:

«El perro eligió vivir en el cementerio, acá está su casa, no les falta el cariño, el alimento ni la atención veterinaria. Ellos están bien acá».

Bobby seguirá realizando su trabajo de terapeuta emocional para todas las personas que lo necesiten y continuará demostrando su grandiosa lealtad.

Acerca de Gina Picart

Soy escritora, periodista especializada en La Habana de la colonia y la república, investigadora, crítica de arte, guionista de cine, radio y televisión, pero este blog se propone combatir el maltrato animal y procurar en Cuba su castigo más severo y radical
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s