ENGAÑO: el octavo pasajero (V)

Este es el quinto de una serie de artículos que intentan advertir a las personas sobre el peligro de manipulación ideológica, cultural, religiosa, política y social que representan las noticias falsas y las teorías de la conspiración, fenómenos que han tomado al mundo por asalto desde que Donald Trump obtuvo la Presidencia de los Estados Unidos en 2016. Existen empresas que obtienen los datos que usted revela en sus redes sociales y los usan para personalizar sus estrategias de manipulación. Usted puede ser confundido y su mente manejada por narrativas que, en algunos casos, van dirigidas puntualmente a grupos vulnerables a determinados asaltos psicológicos. Usted debe ser consciente de que estas manipulaciones pueden provenir de aquellos en quienes más confía, incluso de sus líderes religiosos. Todos debemos ser objetivos e informarnos sin pasión antes de dejarnos llevar por la pasión. Si lo desea tome partido pero, primero, sepa por quién y por qué.

QAnon: el octavo pasajero

Un adepto de QAnon agita el logo del grupo en medio de un meeting de Donald Trump

Para mí todo empezó hace años, cuando algunos de mis amigos, interesados en la sanación por métodos de medicina alternativa y tradicional y en ciertos aspectos de la espiritualidad New Age, comenzaron a introducir en sus conversaciones, que hasta ese momento me habían sido muy familiares, conceptos nuevos, raros y desconcertantes unidos a nombres de gurús  de ahora mismo, algo muy común en este mundo de la alteridad en que se mueven de manera habitual aquellas personas que han perdido confianza en la ciencia y se sienten inconformes con las propuestas tradicionales de la cotidianeidad. Algunos de mis amigos seguían a ciertos gurús. Otros, solo manejaban los temas de un modo vago.

Los gurús suelen dividirse en dos categorías: los canalizadores, individuos que dicen estar en comunicación con deidades, seres extraterrestre y/o Maestros desencarnados que quieren ayudar a la evolución de la Humanidad, y son, por tanto, una mezcla de intérpretes y mensajeros de tales entidades; y los Maestros, conspicuos personajes con cierto grado de conocimiento esotérico y etiqueta de “Iniciados”, quienes irrumpen en escena portando la antorcha de “nuevas teorías” olvidadas o “reveladas”, que supuestamente arrojan luz sobre aspectos de la historia humana, la evolución del planeta y las leyes del universo.  Omito nombres porque algunos de estos “Maestros” tienen prestigio internacional, imparten conferencias en centros importantes y gozan, en ocasiones, de tolerancia y hasta de cobertura oficial por parte de los gobiernos.

Algunas de las teorías más espectaculares y excitantes expuestas por tales gurús y Maestros no son nuevas, y unas cuantas fueron expuestas en decenas de cuentos y novelas de ciencia ficción a partir de los años 30, y vistas en series como Expedientes X y Black Mirror.  Todos los aficionados al género las disfrutamos allí en sus formas más exuberantes y elaboradas. Sin embargo, detecté cierto sesgo en esas conversaciones que me llamó la atención por sus planteamientos abiertamente esperpénticos. Por ejemplo, varias veces escuché repetir que en una isla cercana a Jamaica, Hillary Clinton y un grupo de destacadas personalidades de la élite del partido Demócrata norteamericano, unidos a célebres  figuras de Hollywood y de la política internacional, tienen un templo o santuario dedicado a Satanás, en el que sacrifican niños a los cuales, previamente, han sometido a violaciones, y luego de sacrificados, devoran su carne y sus cerebros en medio de rituales tan macabros que ni pueden ser imaginados.

Algún amigo mío habla también de ciertos cuatro pilares del “sistema” que están cayendo: la economía, la religión, la ciencia y la política. El Gobierno Secreto del Mundo o Estado Profundo (que algunos identifican con los Iluminati) los ha sostenido por siglos para cegar a la Humanidad y poder dirigirla a su antojo, pero ya se acerca el momento en que nuestro planeta va a dar un salto cuántico a una zona de la galaxia donde la vibración es mucho más elevada, y quienes no hayan preparado sus cuerpos y sus mentes para este gran salto tendrán que morir. Todo el proceso está dirigido por los habitantes de la constelación de Las Pléyades (los enigmáticos pleyadianos), quienes tienen a su cargo la evolución de los terrícolas para que puedan integrarse en un anillo cósmico de gran espiritualidad, y cuando demos ese gran salto, comenzará en la Tierra una nueva Edad de Oro sin guerras, sin enfermedad. La Realidad perderá todos los afeites con que la ha invisibilizado el Estado Profundo y aparecerá ante nuestros ojos en toda su prístina y avasalladora desnudez, y entonces ¡SABREMOS!… ¿Qué? Hasta ahora nadie me ha proporcionado una idea clara de lo que sabremos..

Estos sesgos discursivos, tan parecidos a una burda emulsión de mala ciencia ficción con antiguas profecías muy distorsionadas provenientes de la Biblia, el pueblo maya y otras culturas desaparecidas, y de cierta literatura delirante cuyo género no podría precisar, pero en la que percibo ecos de un pensamiento mítico muy antiguo (la Edad de Oro es un concepto presente en los albores de civilizaciones tan antiguas y disímiles entre sí como la griega y la maya, por solo citar dos ejemplos), corren en paralelo en La Habana con un incremento de grupos religiosos de confesiones protestantes, entre los cuales no los más numerosos, pero sí los más vehementes son, sin duda, los pentecostales. Pero los protestantes y, aunque menos, también los católicos, hablan obsesivamente de Satanás, un personaje que, salvo en la teoría conspiranoica del templo pedófilo de Hillary Clinton, no aparece ostensiblemente en el imaginario de mis amigos (hasta donde sé, casi todos ateos). Creí percibir también fragmentos de narrativas de ciertas sectas foráneas, algunas ya extintas y otras no tanto, pero todo lo demás ¿de dónde está saliendo? No se trata solo de pensamiento mágico —reacción lógica en sociedades de la Posmodernidad donde han señoreado por décadas discursos muy materialistas con fuerte base tecnocientífica—. Tampoco de las típicas teorías conspiranoicas sobre naufragios extraterrestres ocultos en bases militares como Roswell, inmediatamente posteriores al fin de la Segunda Guerra Mundial. Hay algo más. ¿Cómo llega toda esa pseudoinformación a una isla rodeada de agua por todas partes, y tan tardía en su sintonía con el mundo que ya José Martí en el siglo XIX la llamó “la comarca demorada”?

Mis amigos solo tienen respuestas vagas. Es evidente que no conocen o no cuestionan las fuentes de este entramado de realidades alternativas en el que están hundidos hasta las cejas, al punto de que ya no son capaces de pensar en términos de la vida real. Solo he podido sacar en claro dos pistas: que ellos obtienen esos materiales en forma de audios, libros digitales y documentos de Word que otros serviciales (¿?) amigos y conocidos les pasan en flash y tablets, y que uno de mis amigos está convencido de que Hillary Clinton perdió las elecciones del 2016 frente a Donald Trump no por el voto de los colegios electorales, sino porque se descubrió su red internacional de pedófilos, en la que también están involucrados el Dalai Lama y… el Papa Francisco. Cuando le pregunté de dónde obtuvo esa información respondió muy sorprendido: “¡Todo el mundo lo sabe!”. Pero en 2016 la prensa oficial cubana solo se refirió a la imputación hecha a Hillary por el Senado y las más importantes agencias de Seguridad de los Estados Unidos por hacer uso de un servidor de correos privado para tratar asuntos oficiales, entre los cuales había varios temas de alta sensibilidad para la Seguridad Nacional. Ni entonces ni después nuestros medios de comunicación han mencionado la supuesta red de pedófilos satanistas.

La primera pista indica la fuente: la Internet de otros países o conexiones en Cuba de banda ancha capaz de descargar (¿gratis?) videos de larga duración. La segunda pista es más compleja y tiene que ver con una antigua frase latina de uso clave en la Abogacía: cui bono: ¿quién se beneficia? ¿Quién sacaría partido de lanzar al fuego en el mismo saco a Hillary Clinton, el partido Demócrata y la Iglesia Católica, uno de los monoteísmos más poderosos y numerosos de la Tierra? Mis pobres amigos cubanos, ingenuos en su aislamiento, sumidos de lleno en sus océanos de pensamiento mágico —proceloso para quienes carecen de la más mínima noción antropológica sobre la naturaleza del fenómeno—, no tienen idea de ser receptores involuntarios de una conspiración política de alcance internacional que, como ahora sí ya está claro para mucha gente en nuestro planeta, puede, por imposible que parezca, alterar la faz del mundo.

Ya me referí en posts anteriores de este seriado al fenómeno digital 4chan, el tablón de imágenes o imageboard creado en 2003 en la Internet oculta por un adolescente norteamericano que terminó convirtiéndose en gurú tecnológico de prestigio internacional. 4chan demostró ser una tierra muy fértil, una especie de Jardín del Edén donde han florecido frutos tan disímiles como el grupo Anonymous de cyberactivistas, surgido en  2008 casi junto con la plataforma Wikileaks; el rocambolesco movimiento llamado QAnon (por sus tufos sulfurosos alguien se ha referido a él como nacido en las cloacas de Internet), aparecido en 2017, y una de sus últimas plantas exóticas de cuatro hojas: los Boongaloo Boys, un grupo que defiende el derecho de portar armas en público y quiere otra Guerra de Secesión en los Estados Unidos que ponga fin al Estado Federal. Se identifican por vestir camisas hawaianas y ropa de camouflaje. No tienen estructura jerárquica ni ideología definida, hay entre ellos neonazis, supremacistas, partidarios del movimiento Black Lives Mathers, anarquistas y casi cualquier tipo de cosa. Como todo fenómeno nacido de Internet acaba por saltarse las fronteras de sus webs y salir a varias partes del planeta. Por ahora es todo lo que diré sobre él.

Pero QAnon merece más atención.

QAnon tiene su bandera, que de algún modo vago recuerda un poco a la de la Repúblilca Independiente de Texas, tal vez sean los colores…

La aparición de este grupo en 4chan recuerda a muchos analistas un juego de realidad alternativa que, como muchos saben, no es lo mismo que un juego de rol. En líneas generales, los juegos de rol tienen siempre una especie de Maestro de Ceremonias llamado Director de Juego, quien crea una trama y media entre los jugadores-personajes, los cuales, responden, en ocasiones, a estructuras arquetípicas aunque no siempre es así. Cada jugador tiene libertad para crear su personaje, lo diseña, define sus características, su personalidad, su vestuario que en algunos casos suele ser un disfraz verdadero, por ejemplo de mago, druida, guerrero o princesa en los juegos de fantasía heroica; de estadistas, reyes y héroes en los de corte histórico. Los jugadores toman apuntes, emplean dados para decidir acciones, mapas y tableros para simular situaciones, no hay un guión y todo se basa en la improvisación. Hay un consenso totalmente consciente entre los jugadores, quienes se reúnen, por lo general, en casas particulares con la única intención de pasar un rato agradable entre amigos. Todos saben que están participando en el juego de forma voluntaria, y el juego terminará en algún momento, bien porque la narrativa concluye o porque los jugadores tienen que volver a sus casas a ocuparse de sus vidas reales.

Amigos participando en un juego de rol
Dados y otros elementos empleados por los jugadores de rol. En ocasiones se usan disfraces.

Un juego de realidad alternativa es otra cosa. Aunque la imaginación humana es inagotable, este tipo de juegos suele responder casi siempre a la siguiente estructura: una persona recibe por mail, por una llamada telefónica, por una carta o por cualquier otro medio (puede ser hasta un subrayado en su periódico favorito) un mensaje anónimo que lo invita a jugar. Si acepta, recibirá otro mensaje donde se le ordena cumplir una misión. Cada mensaje contiene instrucciones para cumplir metas de la tal misión y, al mismo tiempo, instrucciones para alcanzar el próximo hito en el juego.

Jugador de realidad alternativa busca códigos encriptados y ppistas que le conduzcan a su nueva misión

Vea el lector  la definición que he tomado del sitio https://hipertextual.com/2015/06/juegos-de-realidad-alternativa:

La naturaleza de los juegos de realidad alternativa es permitir que los individuos se conecten y vayan integrando cada vez más personas a la experiencia, creando una comunidad.

La premisa más importante de los ARG ha sido acuñada en la frase “Esto no es un juego”, pues los participantes no deben ser capaces de distinguir entre el juego y la realidad. La línea que separa ambos universos debe ser muy fina, casi irreconocible. Las reglas del juego no deben ser específicas, sino que deben ser descubiertas por cada individuo. Asimismo, la historia del juego no se presenta de forma cronológica, el participante debe descubrirla juntando piezas dispersas en distintos medios, por lo que resulta imprescindible que todas las piezas tengan cierta concordancia y conexión.

Otra parte fundamental de los ARG es que se desenvuelven en múltiples espacios. Mientras que cuando juegas un videojuego estás limitado a un mundo imaginario en la consola, o bien la experiencia de un juego de rol se limita a un tablero o a un lugar y tiempo reducido en el caso del LARP; las piezas de los ARG se esconden dentro de la red, en los espacios públicos, en otros individuos; puede cobrar forma en un pasaje de la literatura universal, en las palabras de un extraño, en una llamada telefónica misteriosa y mucho más.

En los ARG, la vida real es un medio; no es necesario crear un alter ego, un avatar. Quienes participan deben ser ellos mismos dentro del juego, unas personas normales que se encuentran con un reto a superar y se verán obligados a buscar pistas en su cotidianidad. Es por esta característica que se convierten en experiencias comunitarias. A pesar de que los ARG son poco difundidos en un principio, la naturaleza del juego es permitir que los individuos se conecten y vayan integrando cada vez más personas a la experiencia, creando una comunidad.

No solo las personas mentalmente inestables, sensibles a la sugestión, solitarias o con personalidades mal estructuradas pueden llegar a confundir el juego con la realidad. Puede ocurrirle a cualquiera, porque estos juegos demandan de sus jugadores un muy elevado sentido del compromiso, de modo que si usted acepta jugar, juega y muy en serio, aunque jamás llegue a saber quién lo está dirigiendo, porque eso es parte (y muy excitante) de esta clase de juego. A mí se me parece al funcionamiento de la mente ezquizofrénica, en la que el enfermo recibe órdenes cuya fuente no siempre puede identificar, pero se siente obligado a cumplir inexorablemente. Puede darse el caso de que un jugador, sentado frente a su tele, crea descubrir un mensaje encriptado en las palabras del conductor de su programa favorito, que le envía a visitar de madrugada un cementerio, robar una tienda o caminar desnudo por su centro de trabajo. Es un encadenado de retos. La situación es tan fascinante como plástica y ha inspirado novelas, filmes, obras de teatro… Las redes sociales son mecanismos ideales para poner en marcha juegos de realidad alternativa, sobre todo si la red en cuestión es un sitio de la internet oculta que se caracteriza por tener el anonimato como su regla fundamental y una libertad de expresión casi total. Literalmente, un paraíso para troles.

En octubre de 2017, apenas un año después de que Donald Trump resultara electo Presidente, apareció en 4chan una cuenta a nombre de “Q Clearance Patriot” (Q patriota con permiso de seguridad). La letra Q, en el puesto 17 del alfabeto occidental, es la clave del más alto nivel de acceso de seguridad en el Departamento de Energía de la Casa Blanca vinculado con programas nucleares. Anon es el diminutivo de Anónimo, la firma que distinguió a 4chan y a otros muchos sitios de la internet sumergida. Q se convirtió en QAnon. ¿Quién era?  Un individuo o varios, un trol, un loco, pronto dejó de importar: en 4chan había desembarcado el Octavo Pasajero, que llegaba al mundo respondiendo algún comentario referente al Pizzagate —tan convenientemente estallado un mes antes de las elecciones presidenciales donde Hillary perdió la Presidencia—, y anunciaba:

La extradición de HRC [Hillary Rodham Clinton] ya está en marcha efectiva ayer con varios países en caso de huida por frontera. Pasaporte aprobado para ser señalado el 30/10 a las 12.01am. Esperar que ocurran disturbios masivos como respuesta y otros huyendo de EE UU. Marines dirigirán la operación mientas Guardia Nacional activada.

El tono del mensaje, calificado por el periodista Jordi Pérez Colomé de conciso, peliculero y críptico, se repitió en el segundo mensaje de QAnon:

¿Dónde está Huma [Abedin, asesora de Clinton]? Seguid a Huma. Esto no tiene nada que ver con Rusia (aún). ¿Por qué Trump se rodea de generales? ¿Qué es la inteligencia militar?.

Todo era un pastiche de gran incoherencia, pero… ¿quién dijo que el pensamiento racional suele imponerse en los asuntos humanos?

Ninguna persona en su sano juicio hubiera podido imaginar lo que sucedería a continuación. QAnon siguió comunicándose con sus cada vez más respetuosos y atentos seguidores, que se multiplicaron como amebas. A través de mensajes como los anteriores —que sus admiradores comenzaron a llamar “gotas” o “migas” que ellos debían amasar pacientemente hasta obtener un mensaje—, fue construyendo lo que podríamos llamar la trama maestra de este movimiento entonces naciente: un Gobierno Secreto o Estado Profundo, formado por una camarilla internacional poseedora de enormes riquezas, satanista, pedófila y caníbal gobierna el planeta. Los altos militares del Pentágono reclutaron a Donald Trump para enfrentarse a este grupo siniestro y maléfico y liberar al mundo de su tiranía, algo que, por supuesto, Trump no puede hacer público aún, pues en él se concilian las inconciliables condiciones de ser el Presidente de la primera potencia mundial y al mismo tiempo un luchador encubierto del Bien. Su misión es desbaratar y exponer toda esta red de miserables seres humanos y darles su justo castigo, además de “hacer grande a América otra vez” (slogan puntero de su campaña presidencial), salvando el Sueño Americano amenazado por la mezcla de razas, eliminando a los indeseables inmigrantes mediante la construcción de un muro a lo largo de los más de 3 mil kilómetros de frontera con México, y restaurando la economía hasta que de las cloacas americanas broten torrenteras de oro.

Pero QAnon fue más lejos: en 2016, la investigación sobre la posible interferencia de Rusia en las elecciones en favor de Trump, conocida como “la trama rusa” [1], llevada a cabo por Robert Muller, Fiscal Especial del Departamento de Justicia, era una tapadera, pues Muller, en realidad, trabajaba encubierto junto con Trump en esta Cruzada justiciera, y los dos contaban con el apoyo incondicional de las Fuerzas Armadas y la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos. El momento inmediato a la culminación de su misión, que QAnon llama El Gran Despertar, llegará cuando el mundo descubra la maldad del Estado Profundo, y la gran batalla que Trump desencadenará entonces para llevar a los culpables a su destino final en la base de Guantánamo, es llamada por los adeptos de QAnon La Tormenta. “Somos la Tormenta”, dicen, y “A donde va uno, vamos todos”. Son sus consignas insignia. Lo de tormenta proviene de un filme de Ridley Scott, Tormenta blanca, tal vez recordado por Trump en una ocasión en que se reunió con militares en la Casa Blanca y comentó a la prensa presente: “¿Saben a qué se parece esto? A la calma antes de la tormenta”, y cuando un periodista le preguntó qué significaban sus extrañas palabras, respondió sibilino: “Ya lo veréis”. Algunos jocosos, a su modo también teóricos de la conspiración, han querido ver en El Gran Despertar un recordatorio de la famosa píldora roja que, tomada por los protagonistas La Matrix, los ayuda a despertar del sueño-vida virtual en que vivían sumidos. La apoteosis de La Bella Durmiente.

Al decir de un analista de QAnon, su semejanza con un juego de realidad alternativa está dada porque sus narrativas “combinan diferentes elementos que dan a la gente sentido y placer: es en parte análisis, en parte juego, en parte fe. Los miembros descifran pistas, se conectan unos con otros y se inspiran para ver una versión de la verdad que es épica, religiosa y sensacionalista. Se sienten atraídos por tener estas revelaciones y por entrar en la lucha por la verdad”.

Para colmo de increíbles, Trump ha dado su aval públicamente a esta teoría de la conspiración llamada QAnon, en cuyo vientre se agitan mil y una pequeñas subtramas tan conspiranoicas como la trama madre. En medio de la pandemia causada por la Covid-19 y las protestas desatadas por el asesinado del afroestadounidense George Floyd, fue interrogado por la prensa sobre QAnon, algunos de cuyos miembros ya comenzaban a aparecer en sus mítines portando distintivos con la letra Q sobre pancartas y ropas. Estas fueron las respuestas presidenciales a la entrevistadora de Democracy Now:

D.T.: Bueno, no sé mucho sobre el movimiento, aparte de que, según entiendo, soy muy de su agrado, lo cual agradezco. Estas son personas que no les gusta ver lo que está pasando en lugares como Portland y lugares como Chicago y Nueva York y otras ciudades y estados. Y he escuchado que estas son personas que aman a nuestra patria y simplemente no les gusta ver lo que está pasando. Entonces, no sé realmente nada al respecto, aparte de que, supuestamente, soy de su agrado.

REPORTERA: En el centro de la teoría radica esta creencia de que usted está secretamente salvando al mundo de un culto satánico de pedófilos y caníbales. ¿Le parece que usted puede respaldar algo así?

D. T.: Bueno, no he escuchado eso, pero, ¿se supone que es algo malo o bueno? Me refiero a que, si puedo contribuir a salvar al mundo de sus problemas, estoy dispuesto a hacerlo.

Los anónimos seguidores de Q ya no tienen que conformarse con envidiar a sus tradicionales héroes modélicos Tarzán, Superman, Dick Tracy, James Bond o Batman: ahora ellos mismos son los héroes y esas conspiraciones falsas se han convertido en los ejes de sus vidas. Sienten que dejaron de formar parte del sumiso y oprimido cuerpo de baile de la sociedad: se han convertido en primas ballerinas.

Las hipótesis sobre la verdadera identidad de QAnon siguen en el candelero y no falta quienes estén convencidos de que se trata del propio Donald Trump. El dedo identificador también señala a un tal Timothy Charles Holmseth, supuestamente periodista laureado, colaborador encubierto del FBI y autoproclamado “cabeza de la Fuerza de Tareas del Pentágono Contra la Pedofilia”, quien ha revolucionado las redes sociales y algunos sitios productores de fake news con una sensacional noticia:  la operación llevada a cabo en Nueva York por las autoridades navales del Gobierno para liberar a miles de niños a quienes la red de pedófilos demócratas mantenía cautivos en unos túneles siniestros que conectan con la residencia de Hillary Clinton. Se me ocurre que el apellido Holmseth podría ser un constructo entre el del celebérrimo detective de ficción Sherlock Holmes y el nombre Seth, dios egipcio serpentiforme de remota antigüedad a quien hoy se le tributa un culto satánico en los Estados Unidos. He buscado en vano en Internet referencias a la carrera periodística de Holmseth, su  órgano de prensa, sus lauros y, por supuesto, sus datos biográficos, pero hasta ahora no he encontrado más que unas páginas donde aparece la foto de un hombre de aspecto desagradable, desaseado y torvo, una cara que uno nunca le pondría a un periodista en un juego de rol. Ni siquiera la prensa seria que cita su información sobre el rescate de los niños ofrece detalles específicos sobre él. Hay afirmaciones de check points acerca de que La Fuerza de Tareas del Pentágono contra la Pedofilia no existe. Siento que, de existir, dicho grupo tendría poco que ver con el Pentágono. Tendría más sentido encontrarla como un Departamento del FBI o la NSA. Y si este tal Holmseth realmente trabaja encubierto en una investigación del FBI sobre pedofilia, ¿cómo es posible que haya publicado información sobre el caso con fotos incluidas, explicando el papel que juega él mismo en esa investigación? ¿Por qué casi nadie se dedica a desmontar informaciones o, cuando menos, a cuestionarlas? Hasta este momento, Holmseth tiene toda la pinta de ser un bulo, y uno burdísimo, además. Sin embargo, su “noticia” del rescate de los niños cautivos ha sido replicada en mucha prensa seria más allá de las fronteras estadounidenses.  De cualquier modo los seguidores de QAnon no quieren saber mucho sobre Holmseth, porque prefieren seguir alimentando la esperanza de que su guía misterioso tenga un único nombre: Donald Trump, el redentor.

Pero el problema no radica exactamente en la identidad de QAnon, sino en el movimiento creado a partir de su aparición en 4chan.


[1] A pesar de que Trump se ha declarado públicamente “exonerado” de la acusación de estar coludido con Rusia en este caso, Las conclusiones del Fiscal Muller nunca lo declararon inocente. Por el contrario, la investigación concluyó haber hallado evidencia de interferencia rusa en esas elecciones, aunque no pruebas de que Trump estuviera coludido con el Gobierno ruso. Trump criticó duramente la investigación de Muller y conmutó la pena impuesta a su colaborador Robert Stone, acusado de entablar algún tipo de negociación con funcionarios rusos y condenado por manipulación de testigos, obstrucción de la justicia y mentir al Congreso. Después, Trump intentó destituir a Muller. (Continuará…)

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

“EN LA HIERBA BUENA Y EN EL TORONJIL…” (Canción infantil antigua)

La farmacopea colonial era abundante y la única de que se disponía en la isla, y hoy no tenemos ni la más mínima idea de lo rica, variada y eficaz que resultaba. Algunas especies cubanas ya las conocían nuestros aborígenes y enseñaron sus usos a los colonizadores españoles. Otras variedades de plántulas vinieron en las naves que cruzaron el océano rumbo al Nuevo Mundo. Otra cierta cantidad la trajeron, o descubrieron sus virtudes nativas, los esclavos africanos, y otras vinieron en los alijos velozmente preparados por los hacendados franceses que huyeron de Haití y se refugiaron en las provincias orientales de Cuba, donde hoy todavía subsiste una medicina natural muy fuerte y potente. Existen tratados valiosísimos sobre las plantas medicinales cubanas, pero hoy yo quiero referirme a una que, además de curativa y útil cono saborizante culinario, hace un té delicioso para brindar a las visitas. Me refiero al toronjil de menta.

Muchos conocen esta planta con el nombre de Menta Piperita, otros como té francés y otros como Melissa Oficinalis. No es una planta natural de nuestro país. Se sabe que ya la empleaban en el Antiguo Imperio Romano, la Antigua Grecia y en la Edad Media, entre otras culturas. Los romanos la utilizaban para estimular el apetito en personas aquejadas de inapetencia; los griegos, siempre tan refinados y epicúreos, además de como planta medicinal, la usaban para perfumar el agua del baño, y hacían unos ramos con menta para pasarlos por las mesas antes de sentarse a comer, y en la Edad Media la solían usar como ingrediente en la elaboración de pócimas. Fue redescubierta en Inglaterra a fines del siglo XVII, aunque se cree que tampoco es oriunda de aquella isla, sino llevada allí por las legiones romanas, y pronto su uso se difundió por Asia, Australia y gran parte del Nuevo Mundo. En la actualidad, en Inglaterra se utiliza para elaborar su famosa salsa de menta, con la que en la cocina tradicional de ese país se suele acompañar al cordero, plato con mucha grasa, para facilitar la digestión. En Cuba, traída por los españoles, la menta pronto comenzó a ser cultivada por la inicialmente escasa población colonial, pero en algunas regiones se propagó de manera silvestre, como en Santi Espíritus y, muy en especial, en Topes de Collantes, esa zona mágica de nuestra tierra que tiene tantas propiedades para restaurar la salud y posee una innumerable variedad de flora y fauna.

Del toronjil de menta se utilizan las hojas, que se preparan como infusión. Numerosos estudios realizados por prestigiosas instituciones cubanas e internacionales han demostrado que posee propiedades antisépticas e inflamatorias, ayuda en los procesos respiratorios y tiene potentes efectos antidiarreicos, en especial cuando se la prepara como tintura. Estimula la secreción de los jugos gástricos, actúa como colagogo, espasmolítico, estomáquico, aperitivo y antiemético, expulsa cálculos biliares, tiene efectos analgésicos y anticatarrales, combate el mal aliento y las migrañas, y en aromoterapia se utiliza como estimulante emocional.  Se dice, también, que tiene propiedades afrodisíacas. Abuela, una anciana a quien mucho conocí en mi infancia y que había sido esclava en un ingenio de La Habana, me contaba, por ser yo muy miedosa del dentista, que en su tiempo a los esclavos se les extraían las muelas en las enfermerías de los barracones haciéndolos masticar una pasta de hojas maceradas de toronjil para aliviarles el dolor. Además de la tintura, otras formas de presentación farmacéuticas son los elíxires, emulsiones, ungüentos, gotas nasales y cataplasmas. Es muy útil en la desinfección de heridas y lesiones de piel, y así la empleaban los mambises en sus hospitales de sangre durante nuestras guerras de independencia, en las que erosiones, cortaduras, infecciones, parásitos y todo tipo de heridas dañaban mucho a las tropas cubanas, mal provistas de vestuario y calzado.

Para los amantes de la cocina también promete mucho el toronjil. Puede emplearse para saborizar hortalizas y vegetales hervidos, carnes —que deben ser frotadas con las hojas de menta antes de ser asadas—, sopas y consomés, entre otros muchos platos. La menta es casi imprescindible en muchos batidos, cócteles, licores e infinidad de helados y postres, así como en chiclets y caramelos. Y para adornar algunas salsas y platos. Del té, exquisito y muy aromático, ya hablé antes.

Cómo hacer una infusión de toronjil de menta

Las partes más utilizadas de la planta son las hojas, por lo que se debe preparar en infusión y no en decocción, aunque si se utilizan los tallos y raíces si hay que optar por la segunda forma.

Se puede realizar con las hojas frescas o secas, aunque para prepararla en infusión es más común la planta seca.

Se deben seguir los siguientes pasos:

  1. Calentar agua filtrada sin que llegue a la ebullición.
  2. Poner una cucharadita de hoja de menta seca por taza.
  3. Verter el agua caliente, tapar y dejar reposar cinco minutos.

Para casos de vértigos, mareos o náuseas, se prepara la infusión de la misma forma, pero mezclando la menta con flores de manzanilla.

Cómo hacer una cataplasma 

Para realizar una cataplasma, se machacan hojas de menta y se colocan en la zona del dolor o del problema de piel. Para casos de inflamación de huesos o articulaciones, funciona mejor la solución alcohólica de menta, para dar masaje y fricción sobre la zona. Se prepara metiendo muchas hojas de menta en una botella de ron vacía y bien lavada, y se tapa. Se deja macerar como si fuera un vino. Hay quien le añade un poco de aceite mineral o algún aceite de belleza, pero si este fuera el caso, preferir siempre los que no tienen perfume para que la fricción no irrite la piel.

Pero todo no son rosas…

No es conveniente tomar menta en algunos casos, como los que sufran hernias de hiato o diferentes molestias en el esófago, porque relaja el esfínter, lo que facilita el paso de los ácidos del estómago hacia el esófago. No se aconseja su consumo junto con la homeopatía. También hay que tomarla con precaución cuando se trata de niños y mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.

“Tengo guardado un gran secreto…” (canción cubana)

Y ahora voy a compartir con mis lectores un secretito muy útil, ¡utilísimo!: la infusión de Toronjil de Menta con Hierba Buena es una bendición para aquellas desdichadas personas que padecen del temible síndrome del intestino irritable, que a menudo es confundido con males mayores del sistema gastrointestinal. Este molestísimo padecimiento que no mata, pero no deja vivir, se caracteriza por un impresionante patrón gaseoso, cólicos, flatulencias, el llamado “salto del estómago”, náuseas, diarreas o  estreñimiento o alternancia de ambos, timpanismo, ruidos que se pueden escuchar desde fuera del cuerpo y, bueno, otros desastres que llegan a inhabilitar a quien lo padece para la vida social, pues al estar excesivamente aumentado el peristaltismo intestinal, la urgencia por la defecación habiendo o no comido deja a las personas incapacitadas para asistir a restaurantes, fiestas, excursiones, playas, museos, conferencias y hasta clases escolares. Sin embargo, dos o tres tazas al día de esta infusión mixta actúan como un sedante sobre los intestinos, los calman, los relajan, y aunque no creo que lleguen a curar el síndrome, que tiene mucho de hereditario y mucho, pero que mucho de estress, sí le hacen la vida más llevadera a los aquejados. Con probar nada se pierde, y garantizo que la infusión es deliciosa, riquísima y muy aromática. Ya lo creo que le gustará.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , | Deja un comentario

LA DIFERENCIA. EL VESTUARIO COMO ARMA RACIAL

El poder siempre ha dispuesto de las leyes para marcar la diferencia entre las clases sociales. Hay muchos ejemplos de ello en la Historia, pero yo mencionaré solo unos pocos ocurridos en el Viejo Mundo para pasar, después, al modo cómo se manejaban algunos aspectos de dicho poder en la Cuba colonial.

En el sur de Francia, en el país llamado Languedoc, fronterizo con los reinos del norte de España y en particular con Aragón, de cuya casa real se consideraban vasallos los señores franceses, se desarrolló, junto con una aristocracia poderosa y guerrera, una clase burguesa muy importante e influyente. Tolosa y Narbona fueron las dos ciudades donde esta clase alcanzó mayor preponderancia y la burguesía tenía que gobernar con ella y no de espaldas a ella. No era una relación opresiva ni dolorosa para ninguno de los dos grupos sociales, porque tanto los condes de ambas ciudades y sus cortesanos como los señores burgueses estaban unidos por una misma religión, el catarismo, que predicaba la igualdad, el amor y la solidaridad entre los hombres. Sin embargo…

Las damas nobles, cuyos maridos y amantes —extraordinariamente ricos y propietarios de unas tierras feraces que proporcionaban a las arcas nobles ríos de oro— complacían todos sus caprichos y las colmaban de joyas costosísimas, pieles de gran valor y regalos exóticos que habían traído de sus incursiones en las Cruzadas o de sus relaciones comerciales nunca interrumpidas con los sarracenos. Estas propietarias de castillos montañeses, siempre confinadas en ausencia de sus esposos, mantenían pequeñas cortes llamadas “cortes de amor”, donde se daban cita los trovadores más célebres del país para cantar la belleza de sus señoras, se celebraban torneos de caballeros y se gozaban muchas otras finezas y diversiones. Era un mundo lleno de encanto, pero…

Las esposas de los ricos burgueses, sus hijas y hermanas, también poseían capital, también eran bellas y, educadas por los sacerdotes cátaros, eran refinadas y cultas, y los trovadores terminaron por reparar en ellas, y los comerciantes judíos llamaron a las puertas de sus casas de ciudad para ofrecer sus ricos tejidos de Asia, sus perfumes griegos, sus chapines árabes de seda y pedrería. Las burguesas se engalanaron, se dejaron ver en sociedad, sobre todo en los domingos de iglesia, y ahí mismo comenzó la gran guerra social, porque las damas aristócratas no estaban para nada dispuestas a compartir escena con las plebeyas enriquecidas ni a dejarse robar sus bellos trovadores.

Se dictaron leyes muy severas sobre el vestuario, las joyas, los peinados y el calzado. Solo se permitía a los burgueses y sus mujeres llevar tejidos poco refinados, más bien bastos, como la lana y la sarga. Nada de seda, nada de pieles, nada de perlas ni oro, y por supuesto, ninguna dama que no fuera noble podría mantener en su casa una corte de amor. Solo los castillos podían ser escenario para esta clase de culto a la poesía y la belleza. La nobleza del Languedoc también secuestró la cultura.

En la España de los Reyes Católicos, la libertad en el vestir había sido patrimonio de casi todo el mundo. Las Cruzadas habían relajado mucho las costumbres europeas: el contacto con el entonces muy avanzado mundo árabe mostró a los europeos rudos una civilización maravillosa, rica, poderosa, refinadísima, culta y muy conocedora de los antiguos saberes de Grecia, Roma y el fastuoso imperio persa. Por solo citar un ejemplo, no había entonces en el mundo conocido más alta señal de poderío que disponer de un médico árabe o uno judío. Pero mientras los árabes, a pesar de las recientes cruzadas no estaban mal vistos, los judíos eran despreciados y mal mirados desde siglos antes. El rey Juan, hermano de la Reina Isabel, entonces solo una princesa, llevaba en su palacio una vida muy semejante a la de los reyes moros de Granada: vestía y comía como ellos, tomaba su alimento sobre cojines esparcidos por el suelo, y en sus jardines ordenó construir fuentes de las que manaban a toda hora esencias perfumadas. Sus rudos cortesanos castellanos lo tildaban por ello de afeminado. Sus relaciones con los príncipes moros no podían ser más cordiales y constantemente había entre la corte real y los califatos un doble flujo de magníficos regalos

Pero Juan murió, Isabel, casada con Fernando, príncipe y heredero de la corona de Aragón, ascendió al trono, y ella, católica hasta la beatería, y él católico por cálculo político, se unieron estrechamente al Papa. Esta amistad que les valió el Nuevo Mundo, no trajo buenas consecuencias para los moros ni los judíos que vivían desde hacía siglos en las tierras de España. Los Reyes Católicos se adelantaron a Francisco Franco en la idea fija de que la unidad de España dependía de que fuera católica y blanca. No tardaron en aparecer en el reino de Castilla las nuevas leyes que restringían el uso del vestuario y muchas otras costumbres. Quedaron terminantemente prohibidos los matrimonios mixtos —solo cristianos podían casarse con cristianos—, a los judíos, dueños de toda la riqueza del reino y habituados a vestir ostentosamente, se les prohibió todo lujo en sus atuendos y el uso de joyería. La Iglesia trabajó duro para que los reyes accedieran a expulsar a los judíos y a los árabes, que habían llevado siempre sobre sí el peso de la agricultura y eran los únicos que conocían sus secretos, pues los labriegos de Castilla solo entendían de cabras y algunos cultivos. Las leyes de expulsión fueron tan duras, tan crueles, que no cabe hablar de ellas aquí por falta de espacio.

Y llegamos a América, concretamente a la siempre fiel isla de Cuba, donde los judíos conversos venidos en las carabelas de Colón y los que les siguieron después no tuvieron mayores problemas, porque muy pronto llegó a la isla el elemento humano destinado a asumir el ron del Malo. Los africanos.

Pero en Cuba, donde el rey estaba tan lejos, hacía tanto calor y las mulatas eran tan soberanamente hermosas, la cosa se complicó, porque no hubo leyes capaces de mantener separados a los señoritos criollos y a muchos de sus padres españoles del resto de la población que se iba formando en la mayor de las Antillas.  Cirilo Villaverde dejó de ello el mejor testimonio en su novela Cecilia Valdés, aunque no fue el único texto que denunció el merengue racial que se estaba conformando en la isla.  Sin embargo, las autoridades coloniales, preocupadísimas por las consecuencias de ello, en especial luego de la revolución de Haití, también aquí se lanzaron al ruedo social con sus paquetes de leyes evitadoras que, por supuesto, los criollos se dedicaban a burlar con gran dedicación y entusiasmo.

También en Cuba fueron prohibidos los matrimonios desiguales, y los criollos inventaron el “matrimonio por detrás de la iglesia”, que no fue solo un eufemismo. En realidad, muchas parejas, cuando llegaba la noche, se tomaban de las manos y daban una vuelta por detrás del templo más cercano mientras pronunciaban sus votos de amor, y ya se consideraban casados. Podían escoger entre ocultar su relación y verse solo a escondidas, o, si la novia era blanca, podía abandonar a su familia e instalarse con su morenito en alguna casa del Manglar, con suerte, o irse a los campos. Si el blanco era el novio, las cosas no iban bien, porque ninguna familia aceptaba a la novia oscura, así que algunos jóvenes criollos terminaron viviendo en Jesús María. Pero la mayoría aplicaba una solución intermedia: ponía casa a su Cecilia Valdés personal y todos felices.

Pero había un detalle: las señoras blancas, y sobre todo las adineradas, usaban sus costosos trajes si acaso dos veces, y luego los regalaban a sus esclavas preferidas, y lo mismo los túnicos, chales, antucas, sombrillas, guantes, calzado y alguna joyería, de modo que muchas esclavas se fueron haciendo de un guardarropa de dama. Y los negros y mulatos libres, y algunos esclavos a los que sus amos enviaban al taller de algún oscuro maestro sastre, aprendían la profesión de cortar y coser prendas finas de caballero, por lo que también terminaban engalanándose de modo tal que, según protestas de la época, había que mirarles las caras para poder diferenciarlos de los blancos, pues si se les veía de espaldas, su elegancia y galanura no permitía distinguirlos de estos. Por tanto, el vestuario se convirtió en una herramienta para cruzar barreras sociales, algo que asustaba a las autoridades coloniales, custodias acérrimas del blanqueamiento de la isla de Cuba. La ordenanza de la Real Audiencia de México de 1612, titulada “El desorden en el vestir y usar de ropas finas”, afirmaba que “no es justo que se permita a semejantes personas el uso de estas ropas”. La ordenanza también estipulaba que las negras y mulatas tampoco debían llevar joyas de oro, ni de plata, ni perlas, “ni vestidos de seda de Castilla, ni mantos de seda, ni pasamanos de oro ni de plata, so pena de cien azotes y de perdimiento de los tales vestidos”.

José Agustín Caballero, una de las voces letradas más importantes y autorizadas de la época en La Habana, se manifestaba al respecto:

En parte alguna del mundo se ve la confusión que en nuestro País en orden a los vestidos y porte de las personas. Los adornos y trages (sic) que estaban establecidos para diferenciar las condiciones, al presente sirven para confundirlas. No se distingue el noble del plebeyo, el rico del pobre, ni el negro del blanco. Regularmente se necesita verles a las caras para no equivocarse por el vestido. La espada a la [ilegible] distintivo de la nobleza, tan bien la ciñe el militar y noble a quien corresponde, como el negro, el mulato y un Quidom a quien no pertenece. Igual atavío adorna a una Señora de carácter como una negra y mulata que deberían distinguirse por ley, por respeto y por política, de aquellas a quienes ayer tributaban reverencias, y servían como esclavas. A tal llega la presunción de esta clase de gentes que se desdeñan de baylar (sic) (particularmente las mulatas) con sus iguales, y no romperán el sarao, hasta que los mozos blancos no concurran a él.

Aparentemente solo había un lugar en el que negros, blancos y mulatos podían confluir: la iglesia, pues ante los ojos de Dios todas sus criaturas son iguales, lo cual, según queda demostrado, no obliga a los hombres a mirar con los ojos divinos. Pero los criollos encontraron también la manera de burlar este mandato.

Cirilo Villaverde describe magistralmente en su ya clásica novela Cecilia Valdés un baile de cuna. Los bailes de cuna no eran otra cosa que simples bailes que solo se distinguían de los demás porque allí se mezclaban las razas. O bueno, no exactamente, porque los asistentes negros y mulatos, casi todos libres y maestros en sus oficios, se mantenían en un espacio, mientras los blancos se quedaban en otra parte de la sala, y solo las mulatas podían cruzar de un territorio a otro, pues en ambos eran la pieza más solicitada.

Con el tiempo, los esclavos y esclavas emancipados, y muchos que aún en condiciones de esclavitud ganaban dinero por sus servicios, como es el caso de las negras boyeras que sus amos enviaban a la plaza de la Catedral a vender dulces, y de los negros que conformaban orquestas de música y amenizaban bailes de salón en casas de blancos, acumularon capital, compraron inmuebles, compraron esclavos y pusieron negocios que les permitieron enriquecerse.

Con respecto a esta ruptura de barreras raciales y sociales —mamparas empujadas por personas no blancas en la colonia cubana—, quiero narrar una anécdota, Los hacendados franceses huidos de la Revolución de Haití que vinieron a refugiarse en el Oriente cubano, construyeron en La Gran Piedra un paraíso de cafetales magníficos, y pronto muchos de ellos recuperaron o igualaron la fortuna perdida en la vecina isla sublevada. Vivían con fasto y el mismo refinamiento que los había caracterizado en Haití, ofrecían saraos y banquetes con platos suculentos elaborados por los pocos esclavos que los habían acompañado en el destierro. Uno de estos cafetaleros galos contrajo matrimonio con una joven criolla hija de un poderoso de Santiago de Cuba. Poco después de las bodas celebraron una fiesta en su cafetal. Los franceses eran un círculo cerrado que se frecuentaba solo entre ellos, pero por aquel tiempo estaban intentando establecer relaciones comerciales con los criollos orientales, así que el francés invitó a algunos, los más ricos. Y resultó que había entre ellos un joven mulato, hijo precisamente de otro emigrado francés con una mulata santiaguera —aún quedan en la provincia decenas de estos apellidos—. El joven, reconocido por su padre y su único heredero, había estudiado en París, era un cumplido caballero y de físico hermoso. La flamante esposa del cafetalero tenía una sobrina habanera que pasaba unos días en el cafetal y fue invitada a la fiesta. Una vez todos en el salón, junto a una mesa ricamente servida, el joven mulato invitó a bailar a la señorita de La Habana y esta se negó muy ofendida. Por la noche, ya en el dormitorio, la tía comentó con una amiga: “Mi sobrina se cree que nació de las ingles de Júpiter”. La sobrina escuchó, y se aprestó a ripostar: “No, tía, pero tampoco salí de las verijas de una negra”. Ni qué decir que los anfitriones se deshicieron en esfuerzos por desagraviar al ofendido.

Y para terminar con esta historia de cómo el vestuario y sus accesorios se convirtieron en un arma temible de la guerra racial, quiero recordar el ejemplo del célebre ingenio Angerona, cuna de los amores del francoalemán Cornelio Souchay y la bella mulata haitiana Úrsula Lambert. Cuando se conocieron Úrsula era una mujer empoderada: poseía su propia tienda donde vendía telas y accesorios de vestuario. Cuando Cornelio la llevó a Angerona no solo la hizo su amante, sino que utilizó la experiencia que ella había traído de Haití en el manejo de una hacienda y su dotación, y la puso al mando. Cornelio era un hombre excéntrico, así que Úrsula quedó prácticamente al frente del lugar (se sabe que hizo construir muros para mantener a los esclavos encerrados por las noches, y colocaba una guardia en las atalayas). Cornelio le compró vestidos costosísimos y elegantes, y joyas de gran valor, y trató de lograr que la pacata y provinciana sociedad blanca del lugar la aceptara, para lo cual organizó una cena en la que se propuso hacer brillar a Úrsula no solo por su belleza, sino por su cultura y su muy refinada educación francesa, y luego preparó una orquesta de músicos esclavos que tocó piezas clásicas en una cueva para los invitados, quienes, en lugar de disfrutar el insólito espectáculo, se escandalizaron y hablaron de ofensas a Dios. Cuando Cornelio murió. Sus herederos ocuparon Angerona y expulsaron a Úrsula, quien fue obligada a partir con la ropa que llevaba sobre su cuerpo, pues la codiciosa parentela de Souchay retuvo todo el magnífico ajuar de amor que él le había obsequiado.

Basten estos pocos ejemplos para poner de manifiesto cómo la simple ropa se convierte en símbolo sexual capaz de convocar a la transgresión de barreras en aquellas sociedades donde hayan sido impuestas, y por eso la ropa puede llegar a ser vista como delictuosa por aquellos que la consideren una amenaza, cuando la gran verdad es que Naturaleza creó su inmensa variedad de seres sin poner en sus cuerpos marcas de exclusivismo, y en las sociedades más antiguas, consideradas todavía hoy como referentes de cultura, como la egipcia, la persa y los grandes imperios de la Ruta de la Seda, los seres humanos se han unido y procreado, vivido y muerto en igualdad.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

PROTÉJASE DE LAS NOTICIAS FALSAS

En estos tiempos en que las noticias falsas o fake news compiten en todo el planeta con los órganos de prensa oficiales y, en muchos casos, usurpan su lugar y difunden grandes paquetes de desinformación en la sociedad, todos estamos en muy serio peligro, pues a los conflictos bélicos, económicos, sociales, migratorios, etc, que afligen al mundo, se suma la muerte en traje de COVID con todas las máscaras de sus seis sepas y continuas mutaciones.

Pero todo en la vida es, al fin y al cabo, elección personal, y es víctima de las fake news quien quiere serlo. Escapar a este nuevo tipo de manipulación de la psiquis humana no es tarea fácil y se necesita cierto entrenamiento para lograrlo. Muchas páginas de consejos podemos encontrar en Internet, yo haré aquí un resumen, pero añadiré algunas sugerencias personales que tengo muy bien probadas.

Las informaciones falsas, que suelen propagarse a través de las redes sociales, no apelan a la verosimilitud de los hechos, sino a la repulsa, identificación, emoción, miedo u otras emociones instantáneas que experimenta el individuo receptor a nivel instintivo. Se plantean estas noticias falsas de manera que no dejan lugar al razonamiento lúcido, al cuestionamiento lógico, ni a la sensatez. Cuando usted las lee en su Facebook, su Twitter o cualquier otra de las redes sociales en que está involucrado, o queda anonadado o siente que la noticia confirma algo que ya usted tenía incorporado como creencia, individual. Aunque no vamos a ahondar en tecnicismos, es bueno que usted sepa que esta última reacción que usted puede experimentar, se conoce en psicología como sesgo de confirmación, y describe la buena disposición de las personas ante la información nueva que reciben y es análoga a otra que ya poseían con anterioridad.

CONSEJOS:

  1. No le conceda su credibilidad a una noticia por el hecho de que la reciba por una red social a través de un familiar, amigo o persona en quien confía. Esa persona no tiene que ser una farsante, pero también puede estar confundida.
  2. No acepte como cierta una información por el hecho de que muchas personas la difundan al mismo tiempo. Esta trasmisión masiva es una característica de las fake news.
  3. La noticia que usted recibe ¿difiere o contradice alguna información oficial? Puede darse hasta el caso de que sea totalmente contraria a algo que usted acaba de leer en su periódico favorito o ha visto en la televisión o escuchado por la radio. Las fake news conforman un sistema de contrainformación en ocasiones abiertamente esquizoide, como en el caso de la delirante red QAnon estadounidense. Un ejemplo: todos los gobiernos y medios masivos de comunicación del mundo convocan a los terrícolas a recibir alguna de las vacunas disponibles contra la COVID, pero las fake news, advierten a la ciudadanía que no se vacune, pues las vacunas contienen un ship que le será inoculado a cada individuo “inmunizado”, y a través de ese ship el gobierno secreto del mundo le controlará toda su vida.
  4. Mientras que el estilo noticioso e informativo del periodismo suele ser objetivo e impersonal, las fake news, casi siempre redactadas por individuos no profesionales del periodismo, presentan un tono exacerbado, vehemente, intenso con un sabor a cosa que pide ser creída.
  5. Ojo con la profusión de ejemplos y argumentos que ofrecen las fake news en un intento por convencer, pero que, cuando son examinados con atención y en profundidad, uno detecta fácilmente que no son demostrativos de nada porque no guardan relación lógica con los hechos que quieren apoyar. Un ejemplo: cuando en 2016 ocurrió la filtración de los correos de la candidata presidencial estadounidense Hillary Clinton y su asistente de campaña John Podesta, y comenzó a circular la historia de un estado profundo integrado por demócratas, multimillonarios judíos y el Papa Francisco que adoraban a Satanás, violaban niños y los asesinaban para extraerles el famoso adenocromo, que preserva la juventud, mucho se habló en redes sociales —y hasta en algunos órganos de prensa latinoamericanos— de la colección de cuadros que guardaba en su residencia el señor Podesta. Esta colección estaría conformada íntegramente por obras de una pintora de Europa del Este, cuyo tema único sería la violación y tortura de niños.  Circularon fotos de algunos cuadros y hasta de la zona subterránea de la mansión donde se llevaban a cabo los rituales satánicos. ¿Tendría en realidad el señor Podesta una colección de cuadros semejantes, y encima existiría acceso público a su residencia hasta el lugar de la misma donde semejantes obras estarían a la vista de cualquiera? En cuanto al lugar de los suplicios, en las fotos podía apreciarse claramente que se trataba de instalaciones muy avanzadas de caballerizas, azulejadas y destinadas al baño y desinfección de ganado, como las que suelen haber en las estancias más prósperas de algunos ricos ganaderos de Suramérica.
  6. Otra fake news célebre en su momento (aquel mismo momento de las elecciones en 2016) fue que en las cercanías de Jamaica existía una isla propiedad de Hillary Clinton, donde demócratas, multimillonarios y famosos de Hollywood adoraban al Diablo, cometían actos de pedofilia y asesinaban niños. Las islas existen (son dos), son volcánicas, de piedra negra, y pertenecían al magnate Jeffrey Epstein, quien sabía demasiado y fue juzgado, prisionero y muerto en circunstancias nunca aclaradas en su celda en los Estados Unidos. En esas islas tenía una red no precisamente de niños, pero sí de adolescentes y jóvenes a las que prostituía para sí mismo y sus amigos poderosos. Algunas personas que vieron un retrato hablado de uno de los presuntos secuestradores de la niña Madeleine McCann, desaparecida en 2007 mientras vacacionaba con sus padres en el Caribe, juraron que el retratado era el hermano de John Podesta, y que los hermanos habían raptado a Madeleine y la habían llevado a las islas satánicas. Nunca nada de esto fue probado, Hillary Clinton, principal adversaria de Donald Trump en las elecciones de 2016, nunca tuvo nada que ver con esas islas ni con ninguna otra, y el caso de Madeleine continúa abierto. En mi serie de ocho artículos Engaño: el octavo pasajero, publicada en este mismo blog, expliqué en detalle de dónde salieron todas estas fake news electorales que tanto ayudaron a Donald Trump a ganar la Presidencia de los Estados Unidos. No lo repetiré aquí.

A continuación reproduzco un breve manual de 9 pasos para identificar fake news.

1) Lee la noticia entera, no solo el titular.

2) Averigua la fuente de procedencia:

a. ¿Es una cadena de WhatsApp sin autoría o sin enlace? Desconfía y, preferentemente, no la compartas;

b. ¿Tiene autoría? ¿Es una fuente legítima en la que hayas confiado en el pasado? Investiga el nombre del medio o del autor en Google para ver qué más hizo esa persona y para qué medios trabaja. Presta atención a si el sitio que reprodujo la noticia publica cosas solo de un lado político con algún sesgo ideológico. OJO: Acoto que en una ocasión encontré una noticia sobre el rescate por un barco norteamericano de cientos de niños secuestrados en unos túneles pertenecientes, como no, a Hillary Clinton, para ser sacrificados al diablo. Por más que busqué en internet al periodista firmante, quien se anunciaba con un curriculum muy respetable, nunca lo encontré, y su nombre no aparecía en el staf de los órganos de prensa en los que él decía haber sido plantilla o colaborador independiente.

c. ¿Hace referencia a un medio de comunicación? Entra a la página web de ese medio para comprobar si la noticia está ahí. OJO: Verifique ese medio con otros medos de prensa. Le sorprendería descubrir cuántas páginas de apariencia seria hay en Internet que son puros bulos.

3) Busca el titular en Google. Si la noticia es verdadera, es probable que otros medios confiables la hayan reproducido; si es falsa, puede que algunos sitios de verificación de datos hayan averiguado que es un rumor falso. OJO: Los puntos de verificación o check points son importantísimos cuando queremos verificar una noticia que nos huele a fake news. Son confiables, no obedecen a ningún órgano oficial y a menudo sus equipos están integrados por personas a quienes solo guía el amor a la verdad y la conciencia del peligro que representan para el mundo las noticias falsas. Muchos de sus miembros son periodistas profesionales.

4) Busca los datos que se citan. ¿Se apropia de acontecimientos verificables? Si afirma que alguna autoridad dice algo, ¿hubo otros medios que reprodujeran lo que dijo?

5) Verifica el contexto, como la fecha de publicación. Sacar una noticia de contexto y divulgarla en una fecha diferente también es una forma de desinformación.

6) Pregúntale a quien te mandó la noticia de quién la recibió, si confía en esa persona y si logró verificar alguna información.

7) ¿Recibiste una imagen que cuenta una historia? Puedes hacer una búsqueda “inversa” de imágenes y comprobar si otros sitios la reprodujeron. Guarda la foto en la computadora y súbela en https://images.google.com/ o en https://reverse.photos/ OJO: Guarda la imagen en tu escritorio, y cuando abras Google arrástrala  hasta el ícono de una cámara fotográfica minúscula que verás junto a la lupa de búsqueda en  la ventana Imágenes. Te aparecerá la imagen todas las veces y en todos los sitios en que haya sido usada con anterioridad. Así fue descubierta por un check point que la imagen del barco estadounidense que supuestamente rescataba a los niños, era mucho más antigua de la fecha que se atribuía al rescate y era, en realidad, parte del material documental de un traspaso de enfermos a barcos-hospitales de la marina estadounidense.

8) ¿Recibiste un audio o un video con informaciones? Trata de resumirlas y búscalas en internet introduciendo las palabras clave y “WhatsApp”.

9) Piensa en números: ¿la noticia cita cifras de investigaciones o de otros datos? Búscalos para ver si tiene sentido. Haz cotejos.

(Fuentes: NewsLitTip, Consejo Nacional de Justicia de Brasil (CNJ), BBC, Factcheck.org. Las  acotaciones son mías).

­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­Y aquí publico otro resumen de indicaciones para detectar notocias falsas, un poco más detallado:

 1. Duda de los títulos

El primer acercamiento hacia una noticia se hace a través de los encabezados. Los titulares de noticias falsas, generalmente, son sorprendentes, exagerados, ocultan información o están escritos con mayúsculas y minúsculas o con signos de exclamación, que pone en duda la veracidad de la información. Titulares con frases como: ¡Lo último!, ¡Increíble! e ¡Insólito! deben sonarte muy familiares si utilizas redes sociales como Facebook, Twitter o Instagram. ¿Qué es real? ¿Qué es falso? y ¿Qué artículos son de sitios satíricos o de bromas? Como hoy en día cualquiera que tenga acceso a un teléfono inteligente o computadora puede publicar información en internet, cada vez es más difícil saberlo. Al mismo tiempo, como cada vez más gente utiliza las redes sociales para acceder a noticias e información, es cada vez más crucial que todos, especialmente los niños, aprendan a decodificar lo que leemos en línea.

2. Observa con atención la URL

La URL es la dirección de un sitio web (www.eleconomista.mx, por ejemplo). Los sitios que generan contenidos falsos utilizan URLs parecidas a las de los medios reconocidos, haciendo pequeños cambios como una letra. Facebook recomienda comparar la URL de la noticia que te parezca sospechosa con la de las fuentes establecidas.

3. Investiga la fuente

Los autores y cabeceras que respaldan cualquier información son de suma importancia. Asegúrate de que la historia haya sido escrita y publicada por una fuente de confianza. Si la noticia proviene de una organización desconocida, Facebook recomienda verificar la sección “información” para obtener más detalles.

4. Detecta si el formato es poco común

Es importante revisar la forma en que está escrita una noticia, ya que la mayoría de los contenidos falsos tienen errores de ortografía o redacción. Además de tener poca calidad en el desarrollo de la información y datos obtenidos de estudios o investigaciones.

5. Presta atención a las fotos

Dicen que una imagen dice más que mil palabras. Los generadores de noticias falsas se aprovechan de esa premisa para alterar o sacar de contexto alguna imagen o video. Lo mejor es revisar el crédito de la fotografía, además de otras publicaciones. Un ejemplo fue el caso del profesor de la Universidad de Guadalajara que fue exhibido en un video que parecía ser misógino. Aunque después se comprobó que el video había sido sacado de contexto y era parte de una clase, en las redes sociales permaneció como #LordPrepa10. OJO: En las fotos de una página colombiana —que ya mencioné aquí: “QAnon Colombia”—, aparecen cuadros de la supuesta colección pedófila del señor Podesta en habitaciones de su residencia, pero un ojo alerta descubre de inmediato que se  trata de montajes fotográficos. En otra sección de fotos de una conocida artista del performance, Marina Abramowikz, aparece un grupo de elegantes personas, hombres y mujeres, disponiéndose a  emprender la devoración caníbal de una víctima masculina desnuda tendida sobre una mesa, pero unas fotos más abajo, la “víctima” aparece de pie abrazado lánguidamente a una columna del salón, y se puede ver perfectamente que es un modelo cubierto de chocolate que forma parte de una de las obras performáticas de la artista.

6. Comprueba las fechas

Los medios de confianza utilizan fecha y hora en sus publicaciones. Los sitios de noticias falsas suelen tener un orden cronológico sin coherencia o con fechas de los hechos modificadas.

7. Verifica la evidencia

Facebook recomienda comprobar las fuentes del autor para comprobar que sean precisas. La falta de evidencia o el uso de expertos sin nombre pueden indicar que la noticia no es verdadera.

8. Consulta otros informes periodísticos

Las noticias falsas viajan rápidamente por la red, pero por lo general no son replicadas por otros medios. Revisa qué otros medios tienen la misma información y si aparece en varias fuentes confiables, probablemente sea verdadera, en caso contrario, ignórala.

9. ¿La noticia es un engaño o una broma?

En ocasiones es difícil distinguir una noticia falsa de una publicación humorística o satírica como las que realiza El Deforma. Comprueba si la fuente de la que proviene la información es una parodia y si el tono de la noticia sugiere que se puede tratar de una broma.

Te recomendamos no compartir cualquier información, mucho menos sin haberla leído antes. Leer la noticia completa antes de compartir te ayudará a percibir los detalles necesarios para poder dudar de las noticias falsas. (Fuente: El Economista) 

Otras consideraciones y cuestionamientos que puedes hacer para detectar si una noticia es o no confiable son estas preguntas básicas:

  • ¿Para qué audiencia fue creada?
  • ¿Quién pagó por ella? O ¿Quién recibe dinero si haces clic en ella?
  • ¿A quién puede beneficiar o lastimar este mensaje?
  • ¿Qué dejaron fuera de este mensaje que podría ser importante?
  • ¿Es esto creíble? ¿Por qué?

¿Por qué tantas personas son víctimas de las noticias falsas? Porque las noticias falsas se difunden más rápido, y cuando usted recibe las verdaderas ya tiene una pantalla mental referente que lo hace desconfiar. La falsas se retuitean mucho más porque son más excitantes, más adrenalínicas, mientras que las verdaderas tiene muchas más probabilidades de causar ansiedad y tristeza.

Según el informe, las noticias falsas tienen un 70% más de probabilidad de ser retuiteadas (el estudio se centró en Twitter) que las verídicas. Ni la madurez de la edad ni el cúmulo de experiencias vividas nos ponen a salvo de caer en la trampa de unas noticias falsas. Tampoco un alto nivel de escolaridad nos protege.

Las personas con mayor nivel de educación son las que pueden identificar más fácil las noticias falsas, según la Universidad Estatal de Arizona.

Al menos un 30 % de las personas no pueden detectar un titular falso, según un estudio realizado por el News Co/Lab de la Escuela de Periodismo Walter Cronkite de la Universidad Estatal de Arizona.

“Estas son buenas y malas noticias (…) Bien, porque una educación general parece ayudar a proteger a una persona contra los engaños. Mal, porque un tercio de los graduados de la universidad todavía fueron engañados. Esto sugiere la necesidad de concentrarse más en la fluidez de las noticias”, señaló Eric Newton, cofundador de News Co/Lab.

Algunos puntos de chequeo que nos serán muy útiles:

FactCheck.org

Para la fuente de política, resulta una de las mejores plataformas. Los usuarios pueden hacer preguntas al equipo de FactCheck.org respecto a supuestos pronunciamientos o informaciones de políticos, y estos investigarán y explicarán la realidad del asunto.

Botometer

Creado por la Universidad de Indiana, Botometer es un sitio que da puntajes en una escala de 1 a 5 a las cuentas de Twitter, basándose en su historia, tweets y menciones, a fin de identificar si esta es o no un bot.

False, Misleading, Clickbait-y, y/o Satirical ‘News’ Sources

La profesora asociada de comunicación y medios de comunicación de la Universidad Merrimack, Melissa Zimdars, creó este documento en línea con 1.000 sitios de “noticias”. Si dudamos de la veracidad de una, podemos pulsar ‘Ctrl + F’ para buscar el nombre de la página en el documento y saber si es falsa, de conspiración u otro de los clasificados que se ofrecen.

Snopes

Una de las mejores plataformas es Snopes, en la que encontramos calificaciones de artículos, publicaciones en redes sociales, videos, imágenes y afirmaciones. Un aspecto a destacar es que no ofrece resultados solo de “verdadero o falso”, sino categorías más específicas, como verdadero, falso, mixto, mayormente verdadero, mayormente falso, sin vigencia, entre otras.

Hoaxy

Finalmente, está Hoaxy. Se trata de una utilidad que visualiza la difusión de artículos en línea y permite ver, por ejemplo, cómo se propagan ciertas afirmaciones en Twitter, todo esto a través de coloridos e interactivos gráficos, para que así el periodista detecte si es o no una información de dudosa procedencia.

Maldita.es:
identifican fake news y las desmienten públicamente. (Este sitio es mi preferido)

Virtual Operation Support Team (VOST):
conocidos en España como equipos de voluntarios digitales en emergencias, apoyan a las cuentas oficiales de los servicios de emergencia en Twitter para detectar y desmentir bulos con la etiqueta #StopBulos.

#SaludSinBulos:
red de colaboradores formada por profesionales sanitarios, representantes de asociaciones de pacientes y periodistas que desmienten noticias falsas sobre salud en Internet.

International Fact-Checking Network (IFCN):
la principal red de verificadores de noticias a nivel mundial, creada por el Instituto Poynter.

Las cuentas de @policia y @guardiacivil en Twitter desmienten bulos relacionados con la seguridad ciudadana.

Tipos de Fake News en las Redes Sociales

Aunque la mayoría de las noticias falsas se enmarcan en páginas web fraudulentas, todas suelen compartirse en las Redes Sociales.

  • Campaña de desinformación. Estas campañas consisten en la publicación de falso contenido para dañar reputaciones. Por ejemplo, tras el reciente tiroteo acontecido en un instituto de Florida, una serie de bots rusos crearon discordia emitiendo opiniones controvertidas al respecto. El objetivo de estas maniobras es dividir a la sociedad e introducir ideas equívocas a los usuarios.
  • Contenido manipulado. Parten de la base de contenidos de calidad, pero los modifican para adaptar su mensaje. De este modo, pueden poner en boca ajena palabras que la víctima jamás pronunciaría. Aunque el usuario acabe dándose cuenta de la farsa, el primer contacto con estos contenidos suele ser positivo.
  • Contenido fraudulento. Es contenido original pero absolutamente falso. Utilizan información propia basada en datos sin base alguna.
  • Contenido robado. Se basan en la modificación de la fuente original para apropiarse del contenido. El objetivo de estas Fake News es ganar visibilidad explotando contenido ajeno de calidad.
  • Fuera de contexto. Se trata de contenidos auténticos, sin falsedades, pero enmarcados en un contexto distinto al que pertenecen. De este modo, el mensaje final queda totalmente distorsionado sin necesidad de modificar demasiado el mensaje.
  • Sátira o parodia. En el caso de los contenidos satíricos, no pretenden hacer ningún tipo de daño. Sin embargo, pueden confundir al usuario. En España encontramos El Mundo Today, que publica noticias falsas con fines humorísticos. El problema es que algunas personas pueden llegar a creerse sus titulares por ridículos que parezcan.

CONSEJOS PERSONALES

Mucho cuidado con las intenciones políticas que se esconden tras una fake news. Recordar que estas siempre existieron en la historia de la humanidad, pero se pusieron de moda con una verdadera eclosión cuando Donald Trump, en 2016, necesitó eliminar a Hillary Clinton de su camino hacia la Casa Blanca. Y QAnon surgió poco antes de que Donald Trump comenzara a repetir, como buen alumno de Goebbels, que los demócratas le habían robado las elecciones de 2020.

No se debe confiar a ciegas en los audios e incluso ni siquiera en los videos: todo puede ser una escena preparada, un montaje. Un audio se elabora y falsifica con tremenda facilidad, y un video se edita empleando tomas y ángulos especiales, y puede mostrar cualquier cosa que no sea verdad. Analice el habla de quienes se escuchan en un video; si es un habla marginal, analice el contenido de lo que dicen. Si quien supuestamente habla es una personalidad reconocida, estudie su estilo y pregúntese si corresponde a la persona que dice ser.

No es fácil identificar una noticia falsa, pero ¿usted quiere ser engañado? ¿Quiere acabar convencido de que la Tierra es plana?

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , | Deja un comentario

Para el pelotari Hugo, con mi amor

Cuando yo era niña acompañé muchas veces a mi papá, los domingos, a la cancha del club Ferroviario, donde se reunía con amigos a jugar pelota vasca. Jugaban en shorts o con pantalones tradicionales de pelotero, y polos deportivos. Algunos usaban tenis, y otros, zapatos de pelota con spikes. Golpeaban la pelota y había que ver cómo sonaba aquella bola al reventar contra la pared de la cancha. Entonces yo no era consciente de que mi papá era un pelotari, aficionado, pero de los buenos.

La pelota vasca es un deporte muy antiguo. Los romanos lo llevaron a las Galias, donde se jugaba en praderas, plazas y pueblos habitados por tribus prerromanas que lo llamaron juego de palmas porque se jugaba con las manos, y mantuvo ese nombre aunque con el tiempo se le incorporaron guantes y raquetas. Tras la caída del Imperio romano el territorio de algunas de esas tribus, llamado Vasconia, con un idioma propio que ha resultado ser el más antiguo de Europa, quedó ubicado en la actual frontera entre el norte de España y el sur de Francia, dando lugar a lo que hoy se conoce como País Vasco. En el siglo XII, en plena Edad Media, ya el juego de palmas no era solo un pasatiempo de campesinos;  la nobleza tenía sus propios trinquets (cancha cerrada con un tejadillo lateral). Francia creó las dos primeras modalidades del juego: la palma corta y la palma larga, de las que se cree se derivaron otros juegos como la pelota vasca, la pelota valenciana y el tenis.

En los siglos XII y XIV el juego de largo ya se jugaba en el norte y el sur francés, y en tiempos de la Revolución Francesa era un deporte masivo. En el siglo XIX ya se habían desarrollado sus principales modalidades de mano, pala, remonte y cesta-punta, y esta última fue la que pasó a América y se universalizó. El frontón, la cancha donde se juega la pelota vasca, comenzó a aparecer en los lugares menos previsibles, como Egipto y China. A Cuba, desde luego, lo trajeron los inmigrantes vascos.

En 1898 un grupo de comerciantes vascos acaudalados concibieron la idea de construir un gran frontón en La Habana. En 1901 ya era una realidad el frontón Jai Alai, conocido como Ponce Carrasco y bautizado por el pueblo en la época como Palacio de los Gritos, por los alaridos que los fanáticos enardecidos lanzaban sin cesar para alentar a sus jugadores. El nombre fue tomado del vocablo vasco con que se conoce el juego, que significa fiesta.  Desde sus comienzosse consideró a este frontón algo así como la Meca de la pelota vasca en el mundo. Ya en 1925 había torneos de aficionados y profesionales. Es cierto que el frontón era el paraíso de los apostadores y otros rufianes, pero también lo es que había un auténtico fervor popular por ese deporte, más que hoy por el futbol, y que las clases altas de Cuba eran fanáticas perdidas. Los mejores pelotaris encontraban sus mecenas entre la alta burguesía, y durante mis investigaciones para escribir mi nunca escrita novela sobre Catalina Lasa, encontré numerosas referencias y fotos en la prensa de la época sobre la asiduidad y entusiasmo con que ella y su esposo, el poderoso banquero Juan Pedro Baró, acudían a los torneos.

El saque de un pelotari

Los pelotaris llegaban de aldeas donde reinaba la pobreza, y los mejores hacían fortuna rápidamente en La Habana. Si eran muy buenos pasaban al Jai Alai y, si no lo eran tanto, jugaban entones en un frontón más pequeño, pero también muy frecuentado. Se alojaban en hostales regentados casi siempre por inmigrantes españoles como ellos. Los mejores de estos locales también tenían bares y restaurantes, y en algunos inmuebles los pelotaris disponían de habitaciones individuales con baño y hasta con aire acondicionado. Los pelotaris, cuando no estaban jugando, tenían rutinas de vida muy relajadas y agradables. Así describió la vida de los pelotaris en La Habana el pelotari vasco Martín Ignacio Odriozola, uno de los jugadores más famosos:

…paseábamos, comíamos temprano –doce y media, una– siesta por la tarde, otro paseo y a la noche al frontón. Librábamos los lunes y los viernes, nos íbamos a la playa, esos días de fiesta siempre estábamos invitados a alguna cervecería: Cervecería Polar, Cervecería Cristal, Cervecería Hatuey… ¡Allí todo libre nosotros, los pelotaris! El resto de la semana había función: dos partidos y dos quinielas, y si había algo especial, un homenaje o algo parecido, tres partidos. Y los frontones siempre a reventar. Y a nosotros nos cuidaban como a reyes. ¡Empecé ganando 200 dólares,en aquellos tiempos! De esos dólares, cincuenta nos los retiraban para mandarlos a casa. Poco a poco nos fuimos acostumbrando a la vida de allí. Luego, a los dos o tres años supimos que tuvimos un tipo del FBI que nos custodiaba. Vivíamos como reyes en La Habana. Éramos más de cuarenta pelotaris…

Los juegos terminaban en el frontón a medianoche. Los pelotaris caminaban Belascoaín arriba y visitaban varias tabernas ubicadas entre esa avenida y Carlos III, entre ellas la Madrid, Vista Alegre y el restaurante Mar y Tierra, cerca del Malecón. Otro hito en su recorrido era, por supuesto, el Centro Vasco en las distintas sedes que tuvo, en el paseo del Prado primero, y en Vedado después, en la 3 y 4 esquina.

Cuando Odriozola se vio obligado a retirarse del deporte a la temprana edad de 23 años, abrió el célebre bar Toki Ona, en el 214 de Marqués González, entre Neptuno y San Miguel, excelente ubicación en el centro de la ciudad. Estaba al lado del Jai Alai, tenía dos pisos y fue visitado por artistas famosos como Lola Flores y la siempre deslumbrante Gina Lollobrigida… También lo frecuentaron Che Guevara, Llanusa (Jose Llanusa Gobel, primer alcalde de La Habana tras Batista), y algún que otro comandante. Los pelotaris siempre estaban entre sus clientes.

Los bares habaneros tuvieron su época dorada entre 1920 y 1933, durante la Ley Seca en los Estados Unidos, que arrojó una verdadera marea de turistas sedientos a las costas de la urbe. Aquella fue también la época de oro para la coctelería cubana. Los barmans, muchos de origen español, atendían bares tan famosos y frecuentados como el Sloppy Joe’s, La Florida, la barra del Hotel Plaza o el palco presidencial del Jai Alai, y eran muy avispados y creativos en su oficio. En este último lugar se servía a los clientes adinerados un variado y siempre novedoso surtido de cócteles exquisitos hechos al momento. Cuenta la leyenda urbana que fue allí donde se creó el cóctel Jai Alai, un clásico de las barras confeccionado con vermut y ginebra. En 1924 aparece descrito por primera vez en el Manual del Cantinero como “un vaso mediano con hielo, con un tercio de vermut italiano, otro tercio de ginebra Gordon y completado con sifón”. Sucesivos aportes fueron recreando la bebida, hasta que, ya en 1930, en el Manual Oficial del Club de Cantineros de la República de Cuba se la describe como “hecha con una parte de ginebra holandesa, dos de vermut, azúcar y agua mineral”, y nueve años más tarde aparece en la carta de cócteles del bar Floridita como preparada con hierbabuena, azúcar, limón exprimido, Amer-Picon y su base original de ginebra y vermut. La receta actual, tal como la encontré en internet, es esta:

Agitar en una coctelera con hielos 2 partes de ron blanco, 2 de zumo de lima y 1 de crême de cacao blanca. Colar sobre un vaso lleno de hielos y añadir 4 partes de zumo de naranja.

Los pelotaris eran figuras tan populares y reputadas en La Habana que, según cuenta el mismo Odriozola, nunca fueron molestados, ni siquiera en los peores tiempos de Batista. La siniestra policía de entonces los adoraba.

Como el deporte no es mi especialidad periodística, para ofrecer una descripción sencilla y breve de la pelota vasca tengo que acudir a una cita tomada de internet:

La Federación Internacional de Pelota Vasca (FIPV) reconoce cuatro modalidades con un total de catorce especialidades oficiales. Se considera modalidad el tipo de cancha donde se juega, y especialidad, lo que en ella se practica. Las modalidades y especialidades oficiales son:

En trinquete se juega a paleta con pelota de goma (hombres y mujeres), a paleta con pelota de cuero, a mano (individual y por parejas) y a xare (o share).

En frontón de 36 metros (también llamado frontón corto o pared izquierda) se juega a pala corta, paleta con pelota de cuero y mano (individual y por parejas) y paleta goma maciza.

En frontón de 30 metros se juega a frontenis (hombres y mujeres) y paleta con pelota de goma.

En frontón de 54 metros (también llamado frontón largo o Jai Alai) se juega a cesta punta.

Las especialidades o herramientas empleadas para jugar son pelota mano, paleta de goma maciza, pelota paleta, cesta-punta, frontenis, share y frontball. En Cuba se juega de preferencia en frontón de veinte metros y se golpea la pelota con la mano. Me refiero a los jugadores de la calle, como mi papá. Nuestros atletas pelotaris juegan todas las variedades, están muy bien entrenados, han participado en numerosas competencias internacionales y en La Habana se celebró un evento internacional de gran importancia. Sin embargo, la pelota vasca aún no ha sido reconocida como deporte olímpico.

He pensado mucho en mi padre mientras escribía estas cuartillas que ya no podrá leer, pero espero que, donde quiera que esté, siga jugando los domingos a comerse a puñetazos  aquella pelota que una vez me cayó encima de mi pie flaquito y me hizo gritar de dolor. Después de cada partido, cuando regresábamos del Ferroviario mi mamá ponía el grito en el cielo porque mi papá, que nuna usó tacos, venía con sus manos laceradas, pero él siempre sonreía.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , | 1 Comentario

De la naturaleza de los deseos

De las más diversas historias procedentes de la mitología griega, han surgido numerosas frases en las cuales se hace referencia a personajes vinculados a ese ámbito de la cultura helénica. Una de esas narraciones fantásticas nos ha dejado la conocida expresión El suplicio de Tántalo. De Tántalo, personaje cuya existencia no puede ser autenticada, como ocurre con casi todas las criaturas del mito, se dice que fue rey de Lidia, y es una especie de arquetipo de la personificación de la irrealidad de los deseos humanos. Príncipe impío y cruel, hijo de Zeus y la ninfa Plato, tenía un magnífico palacio en las hermosas costas del mar Egeo, donde hospedaba a los dioses que, una vez tomada la forma de seres humanos, viajaban por aquellas tierras de Asia Menor. Este monarca insensible, para asegurarse de que sus huéspedes eran seres divinos y conocedores de las cosas más ocultas de todo lo que les rodeaba, tomó una decisión tan inmensamente monstruosa como gigantesca fue la penitencia que, por esa causa, recibiría al ser enviado al Tártaro, región de los infiernos griegos situada bajo la superficie terrestre. Solo que el mito no es muy específico sobre la naturaleza de esa terrible decisión tomada por aquel legendario rey.

Varios delitos se le achacan a Tántalo como causas de la sanción que se le impuso: revelar los secretos de Zeus, robar el néctar de los dioses, sustraer un perro de oro que guardaba el templo de Zeus en Creta o matar a su recién nacido hijo Pelops, para que sus pedazos fueran asados y ofrecidos, mezclados con otros alimentos, a los dioses hospedados en su palacio. Esta última es la versión más citada en las obras sobre mitología griega, que agregan que las divinidades intuyeron el crimen y se abstuvieron ante aquella comida abominable. Se dice que Júpiter reunió luego los miembros de la criatura y le devolvió la vida. Por su delito, el verdugo de su propio hijo fue castigado a vivir en el infernal Tártaro, donde estaba rodeado del agua de un lago, que se retiraba cuando intentaba beberla acosado por la sed, y de árboles de cuyas ramas colgaban frutos exquisitos, que se alejaban cuando quería saciar su hambre. El suplicio de Tántalo se ha convertido en una frase lexicalizada en todos los idiomas de Occidente, y refiere a la imposibilidad de alcanzar algo que se desea con angustiosa intensidad.

Sin embargo, de todos los delitos achacados a Tántalo, este, por absurdo, sería el menos creíble, a no ser que el pérfido monarca tuviera la intención deliberada de ofender a todos los dioses a la vez, algo que carece de sentido o habría sido un acto de locura, ya que Tántalo, un ser mortal, no tenía la más mínima oportunidad de agraviar a las deidades de tal modo y salir indemne de su transgresión. Un robo, ya fuera de una bebida sagrada o de un objeto de culto o de poder, o incluso una indiscreción cometida contra Zeus y en favor de otro dios o diosa con quien el rey del Olimpo tuviera una relación tensa, cabrían más dentro de la lógica humana y divina.

Por sí o por no, quien no quiera padecer el suplicio de Tántalo debe optar por desear con sensatez o, como Buda, practicar el desapego y cuando algo le tiente, mirar prudentemente hacia otro lado. Porque la tristísima verdad es que hay deseos que nunca pueden ser satisfechos, y en eso no es definitiva la naturaleza del deseo en sí misma, si es grande o pequeño, bueno o malo o si el deseante es rico o pobre, hermoso o feo. Simplemente determinan las circunstancias.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Un arpa sobre los campos verdes

Reino de Leinster en el mapa de Irlanda

La soledad que impone la pandemia ayuda a la memoria. Recordamos cualquier cosa, desde un gran momento de nuestra vida hasta una reunión de amigos sin ninguna trascendencia. Esta tarde vino a mi memoria otro atardecer ya muy lejano en que un pequeño grupo de estudiantes de música antigua discutían en mi casa sobre cuál es la auténtica bandera de Irlanda. El tema les resultaba muy atractivo porque la que ellos defendían como su candidata tiene un arpa gaélica, más conocida como clairseach, emblema heráldico de la isla.

Aunque ciertamente la bandera tricolor verde, naranja y blanca es la oficial de la República de Irlanda, no siempre fue la bandera del país, porque el país, como tal, no existió hasta que fue declarada su independencia y la división de la isla entre el reino de Irlanda del Norte y la República del Sur de Irlanda. La isla siempre estuvo dividida en cinco reinos o provincias: Ulster, Munster, Meath o Reino del Medio -donde en los tiempos pre cristianos  tenía su residencia  el Gran Rey de reyes-, Connacht y Leinster. Cada uno de estos reinos tenía su propia bandera. La de Leinster tenía como fondo un campo verde, color que siempre ha identificado a Irlanda, también llamada La Verde Erin, y encima un clairseach de oro con cuerdas de plata, un antiguo modelo medieval gaélico, el que usaban los poetas de la isla, conocidos como filid, y en Gales y Escocia, como bardos.

Arpa tradicional irlandesa. Los instrumentos antiguos ostentaban primorosas tallas en madera con motivos decorativos o mágicos. Algunos instrumentos conservan hoy esa característica

Leinster (en irlandés: Laighin) es la provincia oriental de Irlanda, que comprende los condados de Carlow, Dublin, Kildare, Kilkenny, Laois, Longford, Louth, Meath, Offaly, Westmeath, Wexford y Wicklow. Posee la mayor población de las cuatro provincias de Irlanda y su capital es Dublín. Como dato curioso incluyo aquí que Dublín fue fundada, según las antiguas canciones, por Ivar el Deshuesado, nada menos que el mismo personaje siniestro que aparece en la magnífica serie Vikingos como el hijo menor y lisiado del gran Ragnar Lodbrok. Desde tiempos prehistóricos fue una tierra poblada por las cinco tribus más poderosas de los Fir Bolg, término que, se cree refiere a unos misteriosos “hombres de los sacos” de los que se sabe muy poco, aunque hoy los arqueólogos e historiadores creen que se trataba de una oleada de invasores belgas.  En Irlanda regía un sistema de clanes, en el que la realeza no era hereditaria, sino se ganaba por méritos. En estas sociedades de carácter tribal, además de los reyes había otras dos clases sociales dominantes: los guerreros y los druidas, quienes eran los más importantes porque su poder, de origen mágico, debía ser acatado por el resto de la sociedad.

Para convertirse en druida, ya se fuera hijo de noble o señor o un niño campesino, había que ingresar en escuelas donde se estudiaba durante muchos años, en dependencia de si el aspirante quería hacerse poeta, juez o sacerdote. Los poetas o fillid, la más antigua de las tres funciones, tenían un lugar muy importante en las cortes de los reyes y las casas de los nobles, aunque los había también itinerantes. Los irlandeses conocían un sistema de escritura, el Ogham, pero no lo utilizaban (se dice que los druidas escribían en un griego muy primitivo), y todo su sistema de aprendizaje se basaba en la memoria y la transmisión oral. En cada reino había un jefe de poesía llamado Ollave, cuya insignia era un báculo con campanillas de oro.

Un filid debía dominar más de trescientas cincuenta composiciones en  verso que relataban mitos, leyendas y hazañas de los héroes. Recuerdo en particular una pieza hermosísima, El cantar de los hijos de Usnech, que narra los amores tormentosos del hijo de un noble y una doncella muy principal cuya mano codiciaba un rey. Es una historia tan triste, tiene una fuerza tan trágica y antigua que lamento profundamente no sea conocida en Cuba. No cede en belleza a La Ilíada, La Odisea o la Biblia. Quizá las aventaja.

La presencia de los poetas era imprescindible en todo momento de la vida de los celtas de Irlanda. Ellos no solo distraían en los banquetes, las bodas y los festivales, sino que perpetuaban la memoria de las hazañas y los hechos de armas, pero aún tenían otra utilidad: cuando los feroces guerreros celtas, ebrios tras un prolongado banquete en el que se ingerían cubas de hidromiel, comenzaban a pelearse entre sí, los poetas subían al estrado, y haciéndose acompañar por arpistas o tañendo ellos mismos su instrumento, que siempre llevaban consigo, comenzaban a cantar y, a intervalos, recitaban sin música, y algo parecido a un encantamiento se apoderaba de los presentes. Estas actuaciones incluían canciones, himnos religiosos, mitos, leyendas, descripciones de armas y ejércitos y narraciones de batallas, viajes mágicos y amores trágicos. Para los irlandeses precristianos, sin poesía no había vida. Hoy, ecos de lo que fueron las danzas y la música de aquel pueblo maravilloso han llegado a nosotros a través del revival celta con Enya, Rivrerdance, Sidney O’Connor y tantos otros artistas exquisitos.

Conjunto de danza irlandés Riverdance

Algunas de las más importantes escuelas druídicas de la Irlanda precristiana estuvieron en Leinster, entre ellas el muy célebre colegio de druidesas de Killdare, que tras la cristianización impuesta en la isla por el galés San Patricio, se convirtió en el convento de Santa Brígida, antigua diosa celta Briggitta.

Por todas estas razones se comprende por qué la bandera de Leinster es la única del mundo que ostenta como emblema un instrumento musical, lo que ya de por sí es como una profesión de fe del espíritu de la raza que habita esas tierras, una raza de músicos y poetas. Esta bellísima bandera fue usada como el estandarte de la Irlanda que luchaba por su independencia contra el dominio de Inglaterra hasta el día del Alzamiento de Pascua, suceso ocurrido en 1916 y que los irlandeses reconocen como el primer gran momento de esa lucha que duró siglos. Las banderas de otros grupos ondeaban aquel día en varios de los edificios tomados por los rebeldes, entre ellas la tricolor, que desde aquella fecha quedó como la enseña nacional. Aquella bandera del arpa está expuesta en la sección de Kildare Street del Museo Nacional de Dublín, es la bandera del Presidente de la República (con fondo azur de heráldica) y la de la marina de Guerra de Irlanda, es el escudo de la isla y continúa siendo el estandarte de Leinster.

Otros dos datos curiosos: Douglas Hyde, primer Presidente de Irlanda, fue poeta y arpista, y otro Presidente, Eamon de Valera, era hijo de un vasco de Cuba.

Eamon de Valera

Para escribir este artículo he tenido que buscar en internet y refrescar algunos conocimientos, y al ver de nuevo el clairseach ondear sobre el pasto verde me ha parecido escuchar los acordes de las antiguas canciones irlandesas que conozco, y una vez más he sentido que la patria no es solo un lugar en la geografía; también puede ser un estado del alma. Por eso, para quienes conocemos y amamos la cultura celta de Irlanda, esa bandera representará siempre la patria de la poesía, a la que, en espíritu, siempre perteneceremos.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El mundo está al revés y el Sur no es guay

Estamos viendo desde el prescolar que el Norte está en la parte superior de los mapamundi, y por tanto, es el techo del mundo, lleno de osos polares, pingüinos, focas, esquimales, témpanos de hielo, etc. ¿Quién lo duda? Pero… ¿es así? Es posible que no contemos con las suficientes pruebas para demostrar que el Polo Norte es el techo del planeta Tierra.

Como la capacidad de ubicación es para el ser humano una necesidad vital, nuestro cerebro posee áreas especializadas en esta habilidad. Pero resulta que nuestras creencias podrían interferir seriamente en nuestra percepción de la realidad. Basta pensar que durante milenios el norte fue rechazado porque de allí viene uno de los aconteceres naturales más temidos por los humanos: la oscuridad. El oeste también era rechazado, porque sin que los humanos supieran por qué, en esa dirección terminaba el recorrido del sol y allí desaparecía el astro venerado y dador de la Vida.

China fue el primer lugar del mundo donde se crearon instrumentos para ubicar trayectorias. La brújula, nació allí, su nombre entonces era chinampa, y apuntaba… al sur.

Resulta que las creencias mágicas y religiosas han determinado en el pasado dónde hay que buscar el techo del mundo. Como los chinos, también los árabes creían que la buena dirección era el sur, porque al norte estaban colocados la mayoría de los núcleos poblacionales de esa cultura y por lo tanto miraban hacia el sur.

Para los egipcios lo bueno era el este, hogar del nacimiento de Ra, su divinidad representante del sol.

Los cristianos creían que el techo del mundo se encontraba al este, en la misma dirección del Jardín del Edén con sus cuatro ríos manadores de leche y miel, y lugar de toda la felicidad posible: vivir cerca de Dios.

Posiblemente fueron los exploradores Cristóbal Colón y Fernando de Magallanes quienes primero ubicaron el norte como techo del mundo, porque ellos navegaban guiándose por la Estrella Polar.

El mapamundi de Gerardus Mercator, de 1569, fue con gran probabilidad el momento cumbre cuando comenzaron a dibujarse los mapas con el norte arriba.

Mercator fue el primero en utilizar la palabra “atlas” y su mapa fue ampliamente reconocido como el primero en tomar en cuenta la curvatura de la Tierra, de manera que los marinos pudieran cruzar largas distancias sin equivocarse al definir el curso.

Pero incluso en ese caso el norte no tuvo mucho que ver con ese enfoque.

Mercator proyectó los polos hacia el infinito. Según su descripción, ese detalle no importaba porque en esa época nadie estaba interesado en navegar hacia ellos. El norte quedó arriba, pero ¿a quién le importaba lo suficiente para cuestionarlo?”.

¿Por qué no puso otra dirección arriba? El caso es que la decisión de Mercator se impuso como convención.

¿Y qué dice la NASA? Pues que el universo es el reino de la relatividad, como lo muestra su famosa foto tomada por un astronauta en 1973, donde puede verse la Tierra con el sur arriba. ¿La explicación? La imagen fue tomada mientras el astronauta en su nave realizaba una vuelta alrededor del planeta. Viendo ahora mismo lo que son capaces de hacer mentes paranoicas, esquizoides, ignorantes o simplemente malévolas como las del movimiento QAnon con noticias demasiado pintorescas, se entiende por qué la NASA prefirió voltear aquella foto para no confundir a la humanidad.

Sin embargo, cuando se mira a la Tierra desde el espacio, hay que rendirse a la evidencia  de que colocar un punto específico como techo del mundo carece de todo sentido. El “techo” puede ser cualquier lugar.

Las antiguas ciencias que se anticiparon a la medicina y la física tales como las conocemos hoy en Occidente, tenían la convicción de que las mejores y más vivificantes energías para los seres humanos, plantas y animales, provienen del norte. Una clara referencia en psicología indica que muchas personas piensan que el norte se asocia con sentirse bien o dinámico, y el sur sugiere sentirse decaído. La cabecera de nuestra cama al norte nos garantizará sueños plácidos, mientras que al sur…, ¡del sur vienen las pesadillas más atormentadoras y angustiosas! Este es el ABC de un saludable entorno bioenergético.

Curiosamente, experimentos realizados por psicólogos han demostrado que cuando se muestra en un mapa una ciudad y se les pregunta a los objetos del experimento en qué zona  desearían vivir, señalan mayoritariamente el norte, y cuando se les pide que ubiquen a los hipotéticos habitantes más malos o más pobres, siempre señalan la zona sur. El sur no es Guay.

Y lamentablemente está demostrado que a las personas les importa menos qué ocurre en los países o regiones que están en una zona más “baja” que ellos en el mapa o el globo.

Y también se argumenta que los humanos que viven en el hemisferio norte son de mayor estatura, vigor, belleza e inteligencia, y lo mismo sus animales, mientras que la vegetación aumenta de tamaño al sur. Además, el llamado Primer Mundo (y el Segundo también) está, sin discusión, “arriba”.

Nada, que como dijo el poeta Campoamor:

En este mundo traidor

Nada es verdad ni es mentira.

Todo es según del color

Del cristal con que se mira.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Ada Byron: visionaria y pionera de la informática

Aun quienes no son lectores de poesía han oído alguna vez la historia de George Gordon, lord Byron, uno de los más grandes poetas románticos ingleses, gran amador, protagonista de una relación incestuosa con su propia hermana, espadachín, duelista, aventurero y finalmente muerto en la batalla de Misolongui, Grecia, a la temprana edad de treinta y seis años, que, según una antigua tradición de esa aristocrática familia, era el límite de la vida de sus miembros. Había ido allí como un auténtico internacionalista, apasionado por la lucha del pueblo griego contra los turcos. Pero hay un aspecto de su vida que se conoce mucho menos: fue el padre de la primera mujer programadora de la Historia, y para muchos, la primera creadora de un software de programación.

George Gordon, lord Byron

Augusta Ada King, condesa Lovelace, nació en Londres el 10 de diciembre de 1815, del matrimonio legítimo entre lord Byron y Anne Isabella Noel, para nada interesada en poesía pero sí mucho en las matemáticas, a lo que hay que añadir que también fue activista política y social.  Aunque al conocer que le había nacido una hembra y no el varón que deseaba como heredero, Byron sufrió una decepción como todo aristócrata que se respete, al parecer le duró poco. Un mes después del nacimiento de Ada, Byron, enamorado de su hermana Augusta, se separó de su esposa y le ordenó regresar a la casa paterna con la recién nacida, entonces de cinco meses, orden que la mujer obedeció. Cuatro meses después, acosado por sus acreedores, huyó de Inglaterra. Su legado para su hija fue un poema muy tierno: “¿Es tu rostro como el de tu madre, mi bella hija? ¡ADA! Hija única de mi casa y mi corazón”. Técnicamente no es un buen poema, pero los versos son sinceros y muestran que Byron pudo ser un amante desnaturalizado, pero como padre fue un hombre muy normal. No reclamó la custodia de Ada, pero encomendó a Augusta que lo mantuviera informado sobre todo lo referente a la criatura. Ocho años más tarde murió sin haber vuelto a ver a su hija.

Quienes hayan leído novelas decimonónicas de autores ingleses, Jane Eyre u Orgullo y prejuicio, por ejemplo, tienen una idea de cómo eran las damas de la aristocracia inglesa en aquel tiempo:  más o menos tan estiradas y desdeñosas como ahora, pero con peluca y trajes complicados. También la literatura inglesa retrata muy bien las distantes, exigentes y poco afectuosas relaciones de aquellas madres con sus hijos. Las damas inglesas estaban muy conscientes de que parían y educaban herederos para que se hicieran cargo de títulos de abolengo, enormes propiedades y, en ocasiones, poderosas posiciones sociales y cuantiosas fortunas. Eran las vestales de un rígido orden social que no estaba destinado a cambio alguno, por más que ellas mismas se permitieran ciertas libertades personales, en especial de índole intelectual.

Pese a haber sido una pequeña de salud frágil que pasaba largas temporadas postrada, la madre de Ada Byron le impuso sus primeros preceptores e institutrices a la muy temprana edad de cuatro años. Ada no podía jugar con otros niños y sus días transcurrían entre clases de música, inglés, francés, aritmética, lecturas intelectuales y confraternización con destacadas figuras de la sociedad cultural londinense, entre ellas el físico Michael Faraday y el novelista Charles Dickens. La gran dama no quería que en la vida de Ada quedara el más mínimo resquicio por donde pudiera colarse la locura dionisíaca de los Byron. Ada, sin embargo, se inclinó hacia la poesía, pero sobre todo a las matemáticas, que fueron su gran pasión, al extremo de que en sus largas convalescencias se distraía estudiándolas. Tenía tantos dones intelectuales y tan diferentes entre sí, que encaja perfectamente en la moderna definición de cerebro polímata.

Cuando tenía ocho años le fue comunicada la muerte de su padre, y dos años más tarde su madre, según era costumbre en la alta sociedad inglesa de la época, emprendió un largo viaje por el mundo en compañía de un nutrido grupo de amigos y conocidos, en el que llevó a Ada. Pero meses después, mientras hacía vida social de balnearios y otras distracciones propias de su clase social, confinó a Ada en el castillo de Bifrons, una mansión de campo muy alejada de la ciudad, donde no había entretenimientos adecuados para una niña de once años, por lo que Ada se entregó a su propia imaginación. Combinó el estudio de las matemáticas con una auténtica obsesión por volar y quería inventar una máquina que le permitiera moverse en el aire. Comenzó por una investigación con el fin de construirse unas alas: analizó el papel, la seda, aceite, alambres y plumas. Como antaño el sabio, ingeniero, arquitecto y pintor italiano Leonardo da Vinci, Ada estudió durante años la anatomía de las aves para determinar la proporción correcta entre las alas y el cuerpo, y creó muchos bocetos de su soñado proyecto. Escribió un libro que tituló Flyology, donde ilustraba algunos de sus hallazgos. Decidió qué equipo necesitaría: una brújula, para “atravesar el país por el camino más directo”, para poder sobrevolar montañas, ríos y valles sin perder el rumbo.

Como es costumbre en la alta sociedad inglesa, a los dieciocho años Ada hizo su debut en sociedad, y comenzó a participar en fiestas y otros eventos de la Corte, donde conoció a Charles Babage, un señor de cuarenta y cuatro años que trabajaba en la creación de una calculadora mecánica capaz de funcionar sin ayuda de persona, a la que él llamaba máquina diferencial. Ada le confió su interés en una máquina de reciente invención: el telar de seda de Joseph Marie Jacquard. A ella le maravillaba la posibilidad de idear y construir máquinas como la de Jacquard, que “permitieran al ser humano controlar procesos que anteriormente eran incontrolables o lo eran de una forma errática”. Sus intereses comunes hicieron nacer entre ellos una amistad que duró hasta la muerte de Ada y sobrevivió al matrimonio de esta con William, lord King, aristócrata de muy poderoso e influyente linaje, y al nacimiento de los tres hijos de la pareja.

La máquina analítica de Babage renovó en Ada su interés por construir un artilugio capaz de volar. Tradujo para Babage un artículo sobre la máquina escrito por un ingeniero militar italiano, al que agregó un nutrido conjunto de notas tomadas por ella misma que reflejaban sus reflexiones sobre el texto del italiano y el trabajo de Babage. Estas notas contienen lo que hoy se considera como el primer programa de ordenador, esto es, un algoritmo codificado para que una máquina lo procese.

Es conocido el prejuicio sempiterno e inamovible de la comunidad científica contra la capacidad intelectual de las mujeres, por lo que el honor de haber sido la primera programadora le ha sido discutido a Ada Byron, sobre el argumento de que cuando ella y Babage comenzaron su colaboración, este ya tenía escritos los primeros programas para la máquina desde hacía siete años, como demuestran las notas personales de él, que se han conservado. Pero los defensores de Ada esgrimen como contrargumento el hecho de que mientras Babage no pudo o no estuvo interesado en ver las posibilidades de su invento para hacer algo más que calcular números, Adafue una visionaria. Como no soy entendida en el lenguaje informático, prefiero acudir a varios fragmentos de Wikipedia para consignar aquí cuáles fueron los aportes de Ada Byron a la máquina de Babage y cómo ella le encontró aplicaciones con las que el científico nunca había soñado:

Ada dedica gran parte de su estudio a describir con un lenguaje muy técnico cómo funcionaría la máquina analítica, pero también ofrece una serie de observaciones que dejan clara su aportación teórica. Ella distinguía con claridad entre datos y procesamiento; este pensamiento era revolucionario en su tiempo. Ada aspiraba a crear la informática, que ella llamaba la ciencia de las operaciones. Se dio cuenta de las aplicaciones prácticas de la máquina analítica y llegó incluso a vislumbrar la posibilidad de digitalizar la música. Escribió en las Notas:

” Supongamos, por ejemplo, que las relaciones fundamentales entre los sonidos, en el arte de la armonía, fueran susceptibles de tales expresiones y adaptaciones: la máquina podría componer piezas musicales todo lo largas y complejas que se quisiera”.

Ada expresa con claridad las tres funciones que podía cumplir el invento de Babbage: procesar fórmulas matemáticas expresadas con símbolos, hacer cálculos numéricos (su objetivo primordial) y dar resultados algebraicos en notación literal.

“[La máquina analítica] podría actuar sobre otras cosas además del número, se encontraron objetos cuyas relaciones fundamentales mutuas podrían ser expresadas por las de la ciencia abstracta de las operaciones, y que también deberían ser susceptibles de adaptaciones a la acción de la notación operativa y el mecanismo del motor … Suponiendo, por ejemplo, que las relaciones fundamentales de los sonidos en la ciencia de la armonía y de la composición musical fueran susceptibles de tal expresión y adaptaciones, el motor podría componer piezas de música elaboradas y científicas de cualquier grado de complejidad o medida.

Sin embargo, pese a su apasionamiento por las matemáticas y la máquina de Babage, y su naturaleza impetuosa y soñadora, Ada comprendió que la máquina no podía ofrecer información que no conociera con anticipación. No podía prever ni “adivinar”. Lo comprendió cuando intentó servirse de ella para que la ayudara a ganar apuestas en las carreras de caballos.

Ada murió de cáncer de útero, y como prescribía la tradición familiar, a los treinta y seis años de edad. En 1953, en el centenario de su muerte, su trabajo fue publicado con su nombre.

Se le reconoce como la creadora del uso de las tarjetas perforadas en programación, y también mencionó la existencia de ceros o estado neutro en las tarjetas perforadas siendo que estas representaban para la máquina de Babbage números decimales y no binarios. Hoy su trabajo es universalmente reconocido y sus méritos honrados. Entre los muchos homenajes que la comunidad científica le ha rendido, está el lenguaje de programación Ada, creado por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, nombrado así en honor a ella. El manual de referencia del lenguaje fue aprobado el 10 de diciembre de 1980, y al Estándar de Defensa de los Estados Unidos para el lenguaje MIL-STD-1815 se le dio el número del año de su nacimiento.

Aunque su madre no le permitió ver el retrato de Byron hasta que Ada cumplió veinte años, cuando entró en agonía ella pidió ser enterrada junto a su padre en la abadía de Newstead.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

¿Cuál es el mapamundi más antiguo de la historia humana?

Hasta hace poco creíamos que la primera imagen dibujada de la Tierra databa del siglo VI a.C. Un ser humano, tal vez un sacerdote o un escriba cuyo nombre jamás conoceremos, la grabó sobre una tableta de arcilla en la antigua ciudad de Sippar, antaño Babilonia y hoy Irak. La tableta fue encontrada a orillas del río Eufrates.

Así se verían las imágenes de la tablilla proyectadas sobre un plano

Como casi todos los mapas de la antigüedad, cuando la navegación estaba muy poco desarrollada, este mapa ubica a Babilonia en el centro del mundo. Por ello se le conoce como Mapa Babilónico del Mundo, y como representa la idea que tenían aquellas gentes de cómo estaban conformados el cielo, la tierra y el mar, se le llama también Imago Mundi (en latín imagen del mundo).

En torno a la masa de tierra que representa a la ciudad de Babilonia aparecen en la tableta siete ciudades y siete islas. Las islas están rodeadas por dos círculos que, se cree, podrían  representar cuerpos de agua que en aquel tiempo estarían cerca de Babilonia. Según una inscripción en caracteres cuneiformes que aparece en el borde superior de la tableta, se trataría de un mar salado y un río de aguas amargas.

En el mapa también aparecen grabados montañas, un pantano, un canal, las ciudades de Urartu, Asiria, Der, Elam, Bit Yakin, Habban y Babilonia, tres ciudades sin nombrar y una ubicación desconocida. Al sur de Babilonia unas líneas paralelas podrían representar las marismas del sur del actual Irak, y otra línea curva, los montes Zagros, que habrían sido visibles desde la ciudad.

Este mapa encierra varios enigmas, pero quizá el más atrayente es la afirmación que se encuentra en la escritura cuneiforme y asegura que se trata de una copia de un mapa mucho más antiguo. Estremece pensar que los sacerdotes babilonios fueron capaces de ubicar mediante cálculos matemáticos dos estrellas de la constelación de Alfa del Centauro que dejaron de ser visibles desde la Tierra mucho antes de que ellos llevaran a cabo semejante proeza. ¿De qué fecha podría ser, entonces, el mapa original? Esta interrogante cobra especial relevancia cuando se conoce, además, que el reverso de la tableta muestra una representación de las estrellas con constelaciones reconocibles que corresponden a nuestra comprensión moderna del zodíaco.

Otro de los enigmas que contiene este mapa radica en que, tras minuciosas comprobaciones, se ha llegado a la conclusión de que las islas que rodean a Babilonia no se corresponden con ninguna tierra física, por lo que se piensa que son una representación mítica de la conexión entre la Tierra y los cielos. Es decir, la descripción de estas islas como conexión mítica solo es válida para nosotros los modernos. Para aquellos babilonios esas islas eran tierras reales, pero de carácter sagrado, no accesibles para los humanos o solo para algunos héroes y elegidos de los dioses.

El mapa más antiguo de un lugar habitado del mundo

Pero los descubrimientos son una maquinaria que nunca se detiene, como la máquina de movimiento perpetuo o perpetum mobile soñada por los ingenieros de la antiguedad. Y un descubrimiento reciente ha demostrado que la tableta babilonia no es el mapa más antiguo del mundo. En realidad, el trazado que merece este honor por unos 400 años  de anticipación y mientras no se demuestre lo contrario, fue encontrado en el Val de Camónica, región de la Lombardía itálica también conocida como Valcamónica. Se trata del mapa de Bendolina.

Valcamónica es uno de los asentamientos humanos más antiguos de Europa y un sitio arqueológico famoso por sus colecciones de arte rupestre, que atesoran unos 200.000 figuras y símbolos esculpidos en la roca a lo largo de 8.000 años. Estos petroglifos poseen carácter histórico, además de su extraordinario valor artístico, ya que muchos ilustran escenas de la vida cotidiana tales como labores agrícolas, actividades guerreras y de navegación y rituales mágicos de una población que se encontraba en un estadio de desarrollo muy anterior a la de Babilonia, lo que hace que se considere al mapa de Bedolina como la cuna de la cartografía mundial.

Y un detalle muy significativo: las gentes que dibujaron el mapa de Bendolina todavía no conocían la escritura. Sin embargo, este mapa de tres mil años de antigüedad fue confeccionado siguiendo un código: los campos de labranza están representados por triángulos con puntos, y alrededor hay líneas que sugieren una incipiente intención de representar el paisaje.

En el mapa de Bendolina se pueden distinguir casas con entramado de madera, lo que claramente corresponde a las viviendas del neolítico. Se puede ver claramente el techo y el cuerpo principal de las casas. También se distinguen figuras de guerreros y un ciervo cuyo dibujo denota una marcada voluntad de representación realista.

Expertos en cartografía han sometido el mapa ha acuciosos análisis, y han llegado a la            conclusión de que no fue hecho para guiar movimientos ni marcar rutas. La hipótesis más acertada hasta hoy es que fue elaborado por la tribu de los camúnicos, que se encontraba en los albores de una nueva forma de vida: estaban pasando de la organización                          de cazadores-recolectores a la agricultura, y la intención del mapa fue dar testimonio de una estructura social más compleja, en la que ya se distinguía una aristocracia incipiente que controlaba pequeños grupos de individuos y también la tenencia de la tierra. Es posible que el mapa fuera una especie de catastro primitivo, en el que esta clase superior dejó registro de sus propiedades en esa zona del valle.

También se cree que existe la posibilidad de que el mapa no representara un momento real, sino uno futuro, el modo como esa clase dominante concebía que quedaría el valle luego  de que la  nueva organización social  quedara definitivamente consolidada.  El mapa pudo ser un instrumento simbólico de administración de la zona. O sea, una distribución ideal   no de lo que había en ese momento, sino de lo que sería después. Y desde luego, teniendo  en cuenta el pensamiento mágico que creó las pinturas rupestres, de las que hoy se sabe que no intentaban inducir por magia la caza del animal, sino pactar con su espíritu, es posible que el mapa de Bendolina fuera en su esencia  un acto mágico: “Así –habrían dicho los jefes camúnicos-  queremos que sea nuestro valle; y  así decretamos con magia  la forma de las cosas que vendrán”.

Y por último, no es imposible que el mapa de Bendolina fuera un intento remotísimo de realizar esa función de crónica que tiene el arte, e intentara dar testimonio, como una  especie de foto o de retrato de grupo, de “la división de trabajo, la planeación y especialización de métodos agrícolas, un sistema de irrigación de las tierras, las leyes que gobiernan y los límites de las propiedades de territorios atribuidas a familias o grupos familiares”.

En realidad, el mapa de Bendolina pudiera tener todos esos objetivos y muchos más, pero a tantos siglos de distancia y sin otras pruebas que aporten nuevos elementos a la investigación, probablemente nunca lo sabremos.

El mapa más antiguo de Europa

Hasta hoy el mapa más antiguo de Europa ha sido hallado en Aragón, la patria del célebre rey Fernando el Católico, grabado sobre una piedra de 13.660 años de antigüedad, y representa un croquis del paisaje circundante de la cueva navarra de Abauntz, con sus ríos, montañas y charcas. Los investigadores invirtieron quince años de análisis acucioso antes de anunciar que, en efecto, el grabado de la piedra es tan fiel como una fotografía del paisaje real. La datación temporal significa que se trata de un mapa paleolítico, muy anterior al mapa de Bendolina.

El hallazgo en la cueva de Abauntz
Correspondencias con el paisaje circundante que se ve desde la cueva

La piedra parece haber sido tallada con un buril, y en ella aparece grabada la montaña de San Gregorio situada frente a la cueva, el río con sus afluentes y el llano, en el que diversos círculos quizás representaban zonas con agua encharcada en invierno. También están representados los animales que vivían en ese lugar. En realidad, el mapa está grabado sobre la superficie de tres cantos de piedra. El resultado posee gran valor artístico y muestra una concepción cabal del espacio. La mano que lo grabó reprodujo con fidelidad el paisaje natural que veían sus ojos, todo lo cual avala la extraordinaria maestría de los artistas del paleolítico.

¿Quién hizo el mapa más antiguo de América?

El navegante y cartógrafo español Juan de la Cosa

El primer mapamundi que contiene una representación de América fue obra del navegante español Juan de la Cosa, quien lo elaboró en 1500 en el puerto de Santa María de Cádiz por encargo de los Reyes Católicos. Está ricamente iluminado sobre pergamino y en él aparecen las tierras descubiertas hacia finales del siglo XIV por las expediciones españolas y portuguesas. Muestra una gran parte del Viejo Mundo y algunas indicaciones sobre la llegada de Vasco da Gama a la India. Se conserva en el Museo Naval de Madrid.

El mapamundi de Juan de la Cosa es la única cartografía elaborada por un testigo presencial del Descubrimiento de América, ya que vino con Colón en su primer viaje como maestre de la nao capitana Santa María. Un dato curioso de su mapa es que representa a Cuba como una isla (Cuba no fue circunnavegada hasta 1509), aunque Colón desde el principio la consideró una península de Asia.

Pero el crédito de haber sido el primer cartógrafo del Nuevo Mundo parece que no quedará prendido únicamente en el pecho de Juan de la Cosa, porque investigadores alemanes han descubierto la quinta copia de un inusual mapa del mundo del cartógrafo del siglo XVI Martin Waldseemueller, el hombre a quien se acredita haber bautizado al continente con el nombre América, información muy poco o nada conocida en el propio continente americano. Lo que no altera el hecho de que el nombramiento del alemán fue dado en honor al navegante Américo Vespuccio, de quien era amigo y a quien creía el descubridor de las nuevas tierras.

Waldseemueller no estuvo en ninguno de los viajes al nuevo continente. Se cree que usó información de relatos de otros viajeros y navegantes para conformar su mapa, como parece demostrarlo el hecho de que el pedazo de tierra en forma de búmeran que lleva el nombre del continente en el mapa, apenas muestra el sur y el oeste de Sudamérica, dejando en blanco el resto de lo que es América tal como la conocemos hoy.

Sven Kuttner, jefe de la sección de libros antiguos de la Universidad Ludwig Maximilian de Munich, considera que este es un mapa único. “Hasta ahora, no tenemos indicios de otro mapa como este”.

A Juan de la Cosa le han querido robar el mérito más de una vez por culpa, precisamente, de Cuba, pues se sabe que su mapa, que él declaró haber elaborado en1500 luego de viajes que realizó por el Nuevo Mundo, fue presentado los Reyes Católicos en 1503, pero Cuba no fue oficialmente circunvalada hasta seis años después, por lo que de hecho era  imposible que De la Cosa pudiera saber que se trataba de una isla, a menos que fuera vidente. Sin embargo, el cronista español Pedro Mártir de Angleria afirmó en1501 que algunos marinos decían haber navegado alrededor de Cuba ya en 1500.

El mapa desapareció de manera  misteriosa en fecha que no puede fijarse con certeza,   hasta que, en 1832, el barón de Walckenaer se lo compró a un comerciante de París y se lo mostró a varios amigos, entre los que se contaba el erudito alemán Alexander von Humboldt, quien fue el primero que lo dio a conocer.

Los primeros mapas chinos

Los  expertos en cartografía coinciden en situar el nacimiento de la cartografía china en el libro titulado Shu Jing o Clásico de la Historia, escrito en el siglo III a. C., pero en ese libro hay una leyenda que cuenta cómo  en el II milenio a.C el rey Shun ordenó a su ministro Yu a trazar unos mapas que sirvieran para regular el empleo de las aguas y las tierras. Dice la leyenda que el ministro recorrió toda la tierra civilizada (hasta donde conocían los chinos en esa época). Como resultado de sus peregrinajes, Yu describió en sus mapas las nueve provincias chinas, que delimitó; también consignó las obras públicas, la calidad de la tierra, la naturaleza del tributo y los caminos por los cuales se enviaba este a la capital. También mencionó los límites del territorio, fijados por cinco montañas sagradas y por los ríos. El ministro estructuró su mapa por estratos: el primero corresponde al dominio imperial, el segundo a los dominios de los príncipes feudatarios, el tercero a la zona de pacificación o zonas colonizadas y civilizadas por China, y el cuarto es la zona de los bárbaros aliados. En el último estrato ubicó las regiones periféricas donde vivían los pueblos salvajes que los chinos consideraban no civilizados. Sin embargo, las zonas no tienen forma alguna, sino que están representadas por rectángulos, en lo que sin duda influyó la concepción china de las ciudades trazadas sobre una planta cuadrada, como también era el diseño urbanístico en Roma.

Los chinos emplearon para confeccionar sus mapas algunas primitivas herramientas de agrimensor, tales como el hilo de plomo y el nivel de agua Fueron los primeros en dibujar sus mapas sobre una cuadrícula rectangular, lo que les permitió hacer cálculos bastante aproximados de las distancias entre dos puntos.

Entre los años1405 y 1433 China envió una flota de cincuenta naves en siete expediciones navales en misión de reconocimiento, y sus navegantes llegaron a las costas de a Java, Sumatra, Indonesia, Sri Lanka, Persia, Arabia y en dos ocasiones a Mozambique, en África oriental.  En ese momento superaban a Occidente en el diseño de sus naves. Establecieron lazos comerciales con varios países que terminaron pagando tributo al emperador. Los navegantes chinos llevaron un minucioso registro de cuanto encontraron a su paso, en un diario que a su regreso entregaron al emperador, y que contenía una inmensa cantidad de información invaluable.

Otra leyenda involucra en estos viajes a la mítica figura de Simbad el Marino.

Los misteriosos mapas de Piri Reis

Uno de los hitos de la cartografía mundial que más excita la imaginación de expertos y aficionados a los misterios son los célebres mapas del turco Piri Reis.

En 1501, nueve años después del descubrimiento de América por Colón, Kemal Reis, capitán de la flota otomana, capturó siete naves cerca de las costas de España. En una de ellas viajaba un marino que había acompañado a Colón en sus viajes y tenía en su poder un mapa dibujado por el Almirante. Kemal envió el mapa a su sobrino Piri, también capitán naval y cartógrafo., quien se apasionó con el obsequio.

El mapa de Colón contenía mucha información procedente de otros mapas y portulanos portugueses de la época. Piri Reis también disponía de cartas de navegantes musulmanes. Decidió confeccionar su propio mapamundi, para el cual se calcula que, en total, usó unas veinte fuentes. Lo dibujó en1513 sobre una piel de gacela, con todo el preciosismo de la caligrafía oriental, y no transcribió los nombres de lugares a ningún otro idioma.

El mapa de Piri Reis es uno de los más antiguos que muestra América, También muestra las costas del oeste de Europa y África, las del este de Sudamérica y el norte de la Antártida, estas últimas de forma bastante detallada. Muchas cosas asombrosas pueden decirse de esta obra, pero la más intrigante de todas, la que no tiene hasta hoy explicación es que este mapa muestra las partes costeras debajo del hielo del continente. Pero esos glaciares se derritieron 6.000 años antes de la elaboración del mapa. ¿Cómo Piri Reis pudo dibujar un mapa tan certero 300 años antes de que se descubriera la Antártida? ¡Y helada! Para colmo, el mapa también contenía el dibujo detallado de zonas que en aquel momento aún no habían sido descubiertas por los europeos. Por motivos que no he logrado conocer, Piri Reis murió decapitado en Egipto.

Como si el destino de los mapas más ambiciosos y visionarios fuera desaparecer, también el extraordinario mapa de Piri Reis estuvo perdido durante mucho tiempo, hasta que fue encontrado en 1929 por un grupo de especialistas que trabajaban en las obras de remodelación de un palacio turco que debía convertirse en museo. El mapa estaba oculto dentro de una pared. El propio Piri Reis anotó en un margen de su mapa el siguiente comentario: “Un mapa de esta clase no lo posee nadie hoy en día”. Estaba en lo cierto.

Dice la leyenda, que nunca es muda cuando de enigmas se trata, que Piri Reis era el custodio secreto de unos mapas del tiempo de Alejandro Magno, y algunos que provenían del imperio persa que este rey griego conquistó. Alejandro, discípulo de Aristóteles, amaba el conocimiento además de la guerra, y atesoraba manuscritos para sus muchas bibliotecas, pero aún si mapas suyos fueron a manos de Piri Reis, eso no explica la presencia del hielo. Hay dos detalles muy interesantes en el mapa. Uno es que entre las muchas y bellas figuras que dibujó el cartógrafo turco, hay una que se identifica con la leyenda celtoirlandesa de la isla de San Brandán, lo que supone que habría tenido acceso a algún mapa medieval. El otro detalle es que el mismo Piri Reis mencionó entre sus fuentes a unos “antiguos reyes del mar”, sin ahondar más sobre ese tema. Pero los irlandeses, si bien navegaron entre sus islas y Escocia e Inglaterra, no pueden ser llamados reyes del mar, pues ni eran marineros expertos ni tuvieron flotas importantes al estilo de los vikingos. ¿Eran los vikingos los  reyes del mar a quienes se refería Piri Reis?

Muchas teorías han sido esbozadas desde que la pared del palacio turco devolvió el mapa de Piri Reis, incluso que los extraterrestres tuvieron algo que ver, pero ninguna explica sus enigmas, y hasta ahora no han pasado de hipótesis y , por supuesto, nadie puede explicar el hielo sobre la Antártida.  A riesgo de parecer redundante, quiero reproducir una cita que he toma do de  http://omnia.ddns.me:9100/antropologia/los-mapas-imposibles-de-piri-reis/:

Los mapas imposibles de Piri Reis

EL MAPA DE AMÉRICA

Este controvertido mapa policromado fecha del 1513, y en él aparece el contorno del océano Atlántico. Las costas de Europa, África y las Américas están dibujados con sorprendente presición, y con un conocimiento de la zona imposible de explicar.

Piri Reis no sólo dibujó el contorno litoral de Sudamérica y la Antártida sino que tampoco pasó por alto ríos ni montañas de un continente que todavía tardaría bastante en ser explorado.

La parte norteamericana del mapa está plagada de errores, al igual que la distribución del Caribe (omisión de varios grados de latitud y líneas costeras que no encajan). En cambio, el litoral sudamericano oriental está bien perfilado.  ¿Como puede ser?

El conocimiento que se refleja sobre trigonometría esférica es propia de siglos anteriores. Los investigadores que se encargaron de estudiar el mapa llegaron a la conclusión de que esta carta náutica sólo podría haber sido realizada basándose en fotografías aéreas, ya que está hecho con una gran precisión y perfecto detalle.

El matemático griego Ptolomeo creyó en un continente al que llamó Terra Australis, que según sus cálculos debia ser el contrapeso de la masa de tierra del hemisferio norte. La creencia en la existencia de este continente impulsó al navegante británico James Cook a salir en su busca en 1772.

Al año siguiente alcanzó su objetivo, pero no pudo avistar tierra por consecuencia de la nieve y el hielo. El navegante Fabián von Bellingshausen fue el primero en descubrir la masa de tierra de la Antártida en 1819. El primer mapa de la Antártida se hizo esperar hasta las expediciones americanas Deep Freeze de mediados de la década de 1950.

Pues bien, en el mapa de Piri Reis aparece el continente antártico perfectamente detallado, y estamos hablando del año 1513. Los mapas de la Antártida llegan a ofrecer datos que a nosotros únicamente nos constan después de las expediciones antárticas que suecos, británicos y noruegos llevaron a cabo en 1949 y 1952.

Pero no solo asombra el hecho de que alguien conociera a fondo la existencia de la Antártida y su disposición milimétrica, hay otro aspecto inquietante; El continente aparece sin hielo. ¿Como puede ser eso posible? Se ha calculado que desde hace más de 6000 años sus costas están literalmente congeladas. ¿De qué mapas sacó la referencia Piri Reis para trazar los suyos?

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Sesgo de confirmación. Donde veo una cotorra tú ves un perico: ¿quién es el mentiroso?

Enfocar de esta manera el tema de los sesgos de confirmación es una forma simplísima de entrar en asunto tan interesante como delicado. Sin embargo, los sesgos de confirmación son casi los mayores responsables de que en estos tiempos tantos millones de personas estén siendo víctimas de las fake news o noticias falsas. Lo vemos a diario, pero quizá el ejemplo más notorio sea el fenómeno QAnon, del que ya he hablado en este blog lo suficiente y no voy a insistir ahora en sus teorías esquizofrénicas, como no sea para preguntarme cómo se estarán sintiendo los adeptos que estaban segurísimos de que Donald Trump sería investido el 4 de marzo como el presidente no.46 de los Estados Unidos, o de que tropas chinas convocadas por Biden están acantonadas en la frontera con Canadá, en espera de una orden del Estado Profundo para pasar a USA, y convertir esa vieja democracia en comunismo.

Resulta que yo tengo vivencias personales que ilustran muy bien qué es un sesgo de confirmación. No soy dada a hablar de mi vida privada, no me gusta, pero hay sucesos que se le quedan atorados a uno en la garganta para siempre, como espinas que punzan dolorosamente y no dejan tragar, no dejan respirar. En estos solitarios y silenciosos días de pandemia le vuelven a uno muchos recuerdos, buenos y malos, y aunque uno no quiera, tiene que lidiar con esas trampas de la memoria. Me voy a exorcizar y contaré uno de estos sucesos, que fue una pequeña cosa, pero me lastimó mucho.

Antes de comenzar mi historia, quiero citar una definición de sesgo de confirmación para que se me entienda mejor, y para dar algunas herramientas teóricas a quienes deseen reflexionar sobre este fenómeno con más profundidad.

El sesgo de confirmación o sesgo confirmatorio es la tendencia a favorecer, buscar, interpretar, y recordar, la información que confirma las propias creencias o hipótesis, dando desproporcionadamente menos consideración a posibles alternativas. Se trata de un tipo de sesgo cognitivo y un error sistemático del razonamiento inductivo. Las personas muestran esta tendencia cuando reúnen o recuerdan información de manera selectiva, o cuando la interpretan sesgadamente. El efecto es más fuerte en publicaciones con contenido emocional y en creencias firmemente enraizadas. También tienden a interpretar que las pruebas ambiguas apoyan su postura existente. Se ha invocado la búsqueda sesgada, la interpretación y la memoria para explicar la polarización de las actitudes (cuando un desacuerdo se hace más extremo o polarizado a pesar de que las diferentes partes están expuestas a las mismas pruebas), la perseverancia de las creencias (cuando las creencias de las personas persisten pese a que se ha demostrado su falsedad), el efecto de primacía irracional (cuando se tiene mayor confianza a las primeras experiencias tenidas con algún hecho, que a las más recientes) y la correlación ilusoria (cuando la gente falsamente percibe una asociación entre dos acontecimientos o situaciones). ​

Una serie de experimentos en los años sesenta sugirió que las personas están sesgadas hacia la confirmación de sus creencias existentes. Investigaciones posteriores reinterpretaron estos resultados como una tendencia a probar ideas de un modo unilateral, centrándose en una posibilidad e ignorando las alternativas. En ciertas situaciones, esta tendencia puede sesgar las conclusiones personales. Entre las explicaciones de las tendencias observadas se encuentran el pensamiento ilusorio y la limitada capacidad humana para procesar la información. Otra explicación es que las personas muestran un sesgo confirmatorio porque sopesan los costes de equivocarse más que el investigar de un modo neutral y científico.​  

Wikipedia

Siempre me ha gustado hacer excursiones a lugares desconocidos y preferiblemente sola. Allá por el año 1986, más o menos, descubrí la villa de Guanabacoa. No sé ahora, pero entonces quedaban muchos rincones viejísimos, con casas antiguas, muros de siglos… Entre las cosas más interesantes que encontré, había una pequeña tienda donde vendían aderezos de alambre de cobre artísticamente trenzado con pequeños fragmentos engastados de piedras semipreciosas: bellísimas ágatas cubanas, ópalo, malaquita, cuarzo de colores varios, citrinos… Había muchos pendientes, collares, anillos. Me gustan los adornos y me enloquecen las piedras, así que, como nunca podría permitirme las joyas de un Pepe Rafart y los precios de Guanabacoa eran muy módicos, hice una comprita sustanciosa y regresé muy contenta a mi casa.

Yo trabajaba por entonces en un órgano de prensa nacional, y aunque mi situación económica era más bien de penuria, trataba de ir cada día lo más arreglada posible a mi labor, así que aquella misma tarde me puse mis nuevos pendientes y un collar y me fui en mi bicicleta rumbo al trabajo. Mis adornitos llamaron la atención de mis compañeras. Yo tenía en aquella época una amiga periodista, joven como yo y tan parecida a mí en el físico que de espaldas nos confundían. También nos parecíamos en el carácter: éramos serias, centradas, enemigas juradas de la vulgaridad, y nos encantaba la cultura en todas sus manifestaciones. A ella también le agradaron mis féferes, así que la invité a una segunda excursión, que programamos para el día del cobro.

Pedaleamos en un viaje muy agradable. Recuerdo que llegamos a Guanabacoa a eso de las once de la mañana y compramos flores. Luego fuimos a la tienda, compramos aretes y como nos sobraba un poco de tiempo nos fuimos a una heladería. Ya entonces yo era una apasionada de la antropología, y  tenía el hábito de observar a las personas para tratar de descubrir su genética. Y se me ocurrió comentarle a mi amiga mi observación de que en Guanabacoa predominaba entre la población un biotipo un poco raro: cuerpos de estatura muy pequeña, carnes magras, pieles oscuras, pero no con ese color de la mulatez o la negritud, sino con un tinte rojo cobrizo que me desconcertaba. También le dije que tenían cabellos muy negros, gruesos y lacios, frentes aplanadas y arcos superciliares más sobresalientes de lo normal, con pómulos altos y pronunciados. Y terminé haciendo la poco feliz reflexión de que no parecían cubanos, sino algo mucho más antiguo y quizá primitivo.

¡En mala hora!

Mi amiga y yo, como todos los trabajadores en nuestro órgano de prensa, estábamos muy politizadas y queríamos luchar por los pobres de la Tierra, los oprimidos, los explotados, discriminados, etc, y éramos sinceras…Tengo que decir esto porque si no, no se entendería la reacción de mi amiga. Ella dejó de tomar su helado, me miró por encima de la mesa con una expresión donde luchaban la ira y el desprecio más lleno de asco que me han dedicado en toda mi vida. Me dijo que yo era una racista, una superficial, que me creía que por ser blanca tenía derecho a despreciar al resto del mundo, que los cubanos de Guanabacoa eran como todos los cubanos, gente digna y trabajadora y mejores que yo mil veces… En fin… Regresamos en nuestras bicicletas, pero durante el viaje ella no volvió a mirarme y nunca más me dirigió la palabra.

Aquel desmadre se incrustó en mi cabeza y durante años me hizo rumiar y sentirme muy mal, muy culpable, y cuestionándome a mí misma si en verdad sería yo una racista, cosa que por principio nunca he querido ser. Cada vez que combatía el racismo hablando o escribiendo, una vocecita sibilina me susurraba desde algún rincón de mi conciencia: “¡Hipócrita!”. Y si eso ocurría mientras me encontraba escribiendo en el silencio de la madrugada, la voz se volvía tan mortificante que tenía que levantarme y tomar agua, abrir una ventana, mirar la noche, qué se yo, cualquier cosa que me ayudara a calmarme. ¿Cómo podían habitar en mi interior dos proyecciones tan opuestas sin que yo fuera consciente de eso? Supongo que me sentía sucia.

Hasta que un día, muchos años después, estaba yo haciendo unas entrevistas para un radiorreportaje en el Gabinete de Arqueología de la Oficina del Historiador. Entrevistaba a una afamada antropóloga que había dirigido unos trabajos de excavación en Guanabacoa, y así fue como supe que, durante la Colonia, las autoridades españolas habían concentrado en esa villa durante al menos un siglo, tal vez más, a los aborígenes cubanos de La Habana y una gran parte de Pinar del Río.  Aquellos pobres indios elaboraban el casabe y las piezas de cerámica barata con que se abastecía la Flota de Indias durante sus escalas en el puerto. Ellos habían dejado su marca genética en la población guanabacoense, eran sus ancestros y estos sus descendientes. Mi amiga, quien ni siquiera se tomó el trabajo de observar para ver si lo que yo le comentaba era cierto, me juzgó siguiendo un sesgo de confirmación que tenía implantado en su mente, y yo no era, no soy ni nunca seré racista, ni superficial ni con ínfulas de blanquedad. No sé si aquella periodista habrá escuchado mi reportaje, pero ya no me importa. No le debo, y nunca le debí ninguna explicación. Ahora ya soy libre.

Sin embargo, estoy segura de que con un poco de ejercicio de memoria, todos y cada uno de nosotros podremos recordar episodios donde fuimos víctimas, pero también verdugos de los sesgos de confirmación. Y quiero decir algo –como quería Martí- para contribuir al mejoramiento humano, en el que ya no creo mucho pero todavía quisiera creer: si bien es cierto que cargar con las consecuencias de haber sido víctima de un sesgo de confirmación puede ser una experiencia muy desagradable, una marca difícil de borrar, yo prefiero estar en esa piel antes que en la del verdugo, porque no quisiera llevar jamás sobre mis hombros la responsabilidad  -en ciertos casos la palabra más adecuada sería culpa– de haber dañado a otra persona o personas por dejarme llevar por prejuicios, falta de objetividad o mala orientación de mi pensamiento. Si se tiene conciencia, el daño a otros debe ser una carga muy pesada de llevar. Y si no se tiene conciencia, entonces el asunto es aún peor, porque la conciencia es únicamente atributo de la condición humana. Si usted carece de conciencia, entonces ¿usted qué es?

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario