Juntos más allá de la muerte

No han de existir en este mundo muchas necropolis que puedan presumir de albergar el sueño eterno de un escritor célebre y sus personajes, pero el Cementerio de Colón habanero puede ostentar ese blasón. Cirilo Villaverde, consagrado como el primer gran novelista de Cuba y autor de nuestra novela fundacional Cecilia Valdés o la Loma del ángel, yace en un hermoso panteón de mármol adornado con un obelisco, y no muy lejos, en una tumba modestísima, los restos mortales de quien fue, quizá, la musa viviente del escritor tienen su ultimo reposo.

Panteón del escritor Cirilo Villaverde en el cementerio de Colón

La existencia real de Cecilia Valdés ha sido, desde la aparición de la novela en Nueva York, una tesis muy controvertida, pero no salió de la imaginación excitable de algún lector entusiasta o de los esfuerzos de un crítico literario prolijo e interesado en la Historia, sino de un fragmento de una carta escrita por el propio Villaverde a un conocido, donde confiesa que, para crear el personaje, se inspiró en “una mulata muy linda con quien llevó amores Cándido Rubio, mi condiscípulo y amigo, en La Habana”. Si la musa, quien sin duda se paseaba en chancleticas por los adoquines coloniales triturando corazones de todas las razas —como Villaverde la describe—, se llamaba o no Cecilia Valdés, es un enigma difícil de esclarecer después de tanto tiempo, aunque la tumba que en Colón lleva su nombre parece arrojar bastante luz sobre los hechos.

La lápida que corona la pobre sepultura fecha la muerte de su ocupante el 21 de mayo de 1893, lo que concuerda con la época en que se desarrolla la historia de la Cecilia literaria. La novela termina cuando Cecilia, enloquecida por la muerte de Leonardo que involuntariamente ha provocado, sufre las secuelas de su parto y es internada en un asilo para dementes. Es aún una mujer muy joven, no llega a los veinte años. Su destino acaba aquí para el lector, quien queda obsesionado por esta vida que se hunde en el silencio y el olvido. ¿Qué fue de Cecilia Valdés, privada del apoyo de su amante, desconocida por su padre biológico y ya sin su abuela Chepilla ni su amigo incondicional, el sastre José Dolores? La demencia borra la identidad. “No te rías de la locura, es peor que la muerte”, dice un personaje del dramaturgo norteamericano Tenessee Williams.

Pero si la locura no deja huellas del ser en el mundo, la muerte, paradójicamente, sí lo hace. En los libros de inhumaciones de la necrópolis de Colón consta que en esa fecha se dio sepultura a una mujer llamada Cecilia Valdés, natural de La Habana e hija de la Real Casa de Maternidad, tres datos que coinciden con el personaje creado por Villaverde. Un cuarto dato casi disipa ya cualquier duda residual: la fallecida era mestiza. Murió a la temprana edad de 39 años, lo que indica que sobrevivió por más de dos décadas a su final literario. Horroriza pensar que lo haya hecho en aquel asilo de dementes, donde como único Consuelo dice Villaverde que encontró a su madre Charo Alarcón. Una vida infernal sin ninguna semejanza con la existencia colmada de amor y placeres con que Cecilia soñaba. En vez del blanqueamiento que tanto anhelaba se hundió en la negrura más profunda. Su hija recién nacida tendría su mismo fatum: crecería sin su madre loca, quién sabe cómo y, para desgracia mayor, cargando sobre sus hombros el estigma de ser fruto de un incesto.

Pero hay otro lugar en La Habana donde Cirilo y Cecilia forman un dueto eterno, o al menos lo será mientras exista la ciudad. Es la iglesia del Santo Ángel Custodio, en la Loma del Ángel, en cuya plazoleta se alza una escultura en bronce del artista Eric Rebull que recrea la imagen de Cecilia. A pocos metros un busto de Cirilo Villaverde, colocado en 1946 en una hornacina de la fachada del templo, parece contemplarla sumido en meditación silenciosa que acompaña una vaga sonrisa.

Una reflexión sobre este emparejamiento que se mueve entre la ficción y la vida (o la  muerte) real, induce a un escritor a cuestionamientos un tanto metafísicos: ¿Qué lazos forja la escritura con las creaciones de nuestra imaginación? Y se puede ir aún más lejos: ¿acaso existen vasos comunicantes entre lo que escribimos los escritores y la manera en que se moldea la realidad? ¿Influye la materia literaria sobre la marcha de la existencia? ¿Somos, en verdad, demiurgos? Conan Doyle decidió matar a Sherlock Holmes para librarse del personaje, que lo acosaba, y nunca lo logró. La historia de la literatura abunda en casos de escritores que terminaron estableciendo una relación morbosa con alguno de sus personajes o con las historias que crearon para ellos. La sospecha da miedo, y aunque los escépticos digan que es muy lógico que Villaverde y Cecilia estén enterrados en el Cementerio de Colón porque eran habaneros y esa era, entonces, la única necropolis de la ciudad, y en definitiva no existen pruebas fehacientes de que esa muerta sea la musa del escritor, a mí el connubio me sigue impresionando, como todo lo que parece sobrenatural, aunque no lo sea..

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | 1 Comentario

La magia de la música más allá de las fronteras del sonido

Lev Sergueievich toca su theremín

Hace muchos años, en el Onceno Festival de la Juventud y los Estudiantes celebrado en La Habana, vi y escuché por primera vez un sintetizador en acción. Un músico checo (o polaco, después de tantas décadas ya no recuerdo) ofreció una coral donde él era la voz veintiuno en vivo. Todo el resto del coro inmenso era su propia voz replicada por aquel instrumento. Me impresionó de tal manera que durante años guardé el recorte de diario donde se le anunciaba y estuve pensando en aquello. Mucho después, ya casada con mi esposo Benigno Delgado Hernández, guía de turismo, visitamos la casa de uno de sus amigos, quien tenía un sintetizador. Era un músico aficionado, algo que yo jamás me he considerado a mí misma, pero cuando me ofreció manipular el instrumento y comenzó a enseñarme la infinita cantidad de sonidos que encerraba en su interior, me hizo pensar con mucha fuerza en aquellas extraordinarias cajas mágicas de que hablan los cuentos de hadas, donde están encerrados todos los sonidos del universo. Luego pensé el El Aleph, de Borges, pero El Aleph encierra todas las imágenes posibles, mientras que el sintetizador guarda sonidos Había cantos de pájaros, ruidos de tormenta, entrechocar de espadas y cánticos de guerra, entre otras muchas cosas. Yo estaba por entonces escribiendo el guión de mi aventura Los Celtas, y la posibilidad de ser yo misma quien trabajara el sonido de la serie, de acuerdo con mis conocimientos de esa cultura extraordinaria, me provocó tal excitación que Benigno tuvo que sacarme de la casa de nuestros amables huéspedes casi a rastras. Recuerdo, como un dato aleatorio, que aquel matrimonio amigo había comido esa noche una gran cantidad de jamón de pierna y estaban intoxicados, pero yo no sentía piedad: el egoísmo del artista que acaba de hacer un descubrimiento capital me poseía sin dejar espacio para ningún otro sentimiento.

De más está decir que el sintetizador se agregó de inmediato —junto con perros pastores y huskies, un caballo, una cabaña cerca del mar, un telescopio, una colección de música y todo lo necesario para poder pintar —a la larga lista que conformaba y aún conforma el conjunto de mis sueños imposibles. A veces uno llega a resignarse a tantísimas renuncias, hasta que un día navega en internet y descubre…

El Theremín y el Tautronio

Carolina Eyck

El theremín a veces parece un instrumento del futuro de la Tierra o de otro mundo. Su música parece evocada de la nada, notas y tonos burlados y manipulados por movimientos hipnóticos de manos y dedos a través del aire.

Así aparece descrito en internet el único instrumento musical conocido hasta la fecha que se “toca”completamente sin contacto físico directo. Fue inventado alrededor de 1920 por el físico ruso Lev Sergeyevich Termen, conocido más tarde como Leon Theremin, cuyo apellido pasó a nombrar el instrumento de su invención.

Si yo tuviera que describirlo, diría que fue una especie de caja cuadrada en sus inicios, rectangular en sus versiones modernas, de la que sobresalen dos antenas que operan con los principios del electromagnetismo. Es más o menos así, pero recuerden los lectores que siempre fui ponchada en Física.

El theremín recuerda, a quien lo ve tocar, la leyenda del aprendiz de brujo, porque el músico mueve sus manos alrededor del instrumento como si hiciera pases mágicos, y entonces se produce el milagro de una música que no parece de este mundo. ¿El secreto? Los músicos controlan los sonidos moviendo las manos y los dedos alrededor de una antena vertical para subir o bajar el tono, y hacia arriba o hacia abajo sobre una antena en bucle para controlar el volumen. En realidad, las manos del ejecutante controlan y manipulan los campos magnéticos alrededor de las antenas. ¿No parece cosa de brujos?

Lev Sergueievich nació en San Petersburgo, Rusia Zarista, en 1896. A los siete años montaba y desmontaba relojes con una precoz habilidad ingenieril, y a los quince construyó un observatorio astronómico. Al igual que muchos jóvenes de familias pudientes de su país, tomó lecciones de violín, violonchelo y otros instrumentos musicales. Como en el caso de tantos descubrimientos científicos, por ejemplo el elemento radio de los esposos Curié, el theremín es fruto de una sorpresa tangencial. En 1920, Lev inventó un ingenio que permitía usar la nueva tecnología de las ondas de radio para medir algunas propiedades del elemento gaseoso, pero descubrió que su aparato emitía “un extraño gorjeo” que él podía moldear si movía sus manos alrededor del equipo. Como era un músico entrenado, es posible que desde el primer momento reconociera el potencial artístico de su nueva creación. Según declaró en una entrevista, su conversión del aparato en instrumento musical fue muy intencional: “No estaba —dijo— satisfecho con los instrumentos mecánicos que existían, de los cuales había muchos. Todos fueron construidos usando principios elementales y no estaban bien hechos físicamente. Estaba interesado en hacer un tipo de instrumento diferente. Por lo tanto, transformé equipos electrónicos en un instrumento musical que proporcionaría mayores recursos». Si este criterio de Lev Sergueievich era válido o no y qué hubieran dicho de él Bach, Bethoven, Chopin, Lizt y otros grandes compositores y concertistas de la historia musical de Occidente es algo que no sabremos nunca, porque no conocieron el theremín.

Tras semejante triunfo pronto Lev Sergueievich viajó a Estados Unidos, donde fue muy bien recibido y se le concedió un estudio en West 54th Street, en Nueva York. Pronto allí se dieron cita compositores y científicos. A los primeros los fascinaba el instrumento y a los segundos los intrigaba. El propio Einstein llegó a alquilarle a Sergueievich una habitación desocupada en el estudio del inventor para poder estudiar el fenómeno de la música celestial del theremín.

Sergueievich ganó mucho dinero con su instrumento en Estados Unidos , y comenzó a soñar con construirlo en serie para que todo el mundo pudiera tocarlo, pero su sueño no se pudo materializar debido a lo dificultoso que resulta tocar bien un theremín.

La extraña sonoridad del instrumento hizo que fuera usado en programas y películas que requerían efectos especiales. La más conocida de ellas, filmada en 1951, fue El día que paralizaron la Tierra, pero antes ya había sido usado en la banda sonora de Miklós Rózsa para la película Spellbound, de Alfred Hitchcock, ganadora del Oscar en 1945. 

 Después de un corto período el instrumento cayó en el olvido. Sin embargo, a partir del documental Theremin: An Electronic Odyssey, realizado en 1993, el theremín de Lev Sergueievichh está viviendo un gran renacimiento. Músicos de reconocido prestigio lo han adoptado y los conciertos se suceden. La música del theremín, que ciertamente deslumbra por su increíble registro de bajos y agudos y parece música de las esferas, la misma de la que hablaba el filósofo griego Pitágoras, ha sido empleada en filmes clásicos del cine como Star Trek, la usó el celebérrimo grupo Led Zeppelin en su conocida canción Whole Lotta Love, y The

Jimmy Page, de Led Zeppelin, toca el theremín

Rolling Stones la empleó en su álbum psicodélico Her Satanic Majesty Requests, de 1967. La artista islandesa Hekla Magnúsdóttir, quien combina el theremín con su voz en sus álbumes, ha dicho:  «Creo que tiene mucho potencial inexplorado, y también es fascinante visualmente». Violonchelista como Lev Sergueievich, a ella también le parece el theremín un instrumento que produce música de planos ajenos a este mundo. Carolina Eyck es otra maestra de theremín que busca difundir este instrumento único y está ampliando su escaso repertorio con nuevas composiciones como su pieza Ocean, de 2019. Ella ha dicho: «Cuando tocas el theremín, parece algo mágico, como si pudieras lanzar hechizos”. También ha confesado que la banda sonora de Spellbound, que escuchó en su infancia, tuvo tuvo en ella un impacto particular . El actor Keanu Reeves aprendió a tocar el instrumento en Bill & Ted Face the Music, la reciente tercera entrega de la trilogía de Bill & Ted. Se ha utilizado en temas para programas de televisión como la serie de ITV Los asesinatos de Midsomer, o el tema central de la serie de vampiros de los años 60 y 70 Dark Shadows, e incluso en discos icónicos, como Oxygène de 1976, de Jean Michel Jarre. Este instrumento se oye también, especialmente al final, en la película One Flew Over the Cuckoo’s Nest (Alguien voló sobre el nido del cuco) producida en 1975, que ganó numerosos premios internacionales y fue la segunda película en obtener los cinco principales premios Óscar: Película, director, actor (Nicholson), actriz (Fletcher) y guion adaptado.

¿Es realmente tan difícil de tocar el theremín?

No existe una enseñanza estructurada sobre cómo tocar un theremín, pero se requiere alguna clase de formación musical, aunque no sea imprescindible una escolarización de altos niveles. “Además de una buena percepción espacial, un músico necesita un oído brillante para tocar notas específicas. Necesita combinar movimientos corporales relajados con una concentración mental intensa”.

Los músicos de theremín emplean técnicas de expresión física y emocional, del mismo modo que procede un actor. La consecuencia de esta comunión de singularidades es que hay muy pocos virtuosos de theremín en el mundo, y cada uno tiene su propio estilo. «Cada músico aporta su propia personalidad distintiva al theremín, y estas diferencias pueden ser bastante fundamentales, casi como una firma sonora», dice Charlie Draper, un destacado músico británico de theremín que actúa tanto en solitario como con su colectivo orquestal Retrophonica. Yo diría que, además de instrumento musical, el theremín es un estado del alma.

Liev Sergueievich tuvo un triste final. Se cree que actuó en Estados Unidos como un agente doble del Kremlin. Fue llamado a la Unión Soviética, donde, víctima de las purgas stalinistas, fue enviado a una prisión para científicos, y allí fue obligado a trabajar en la creación de dispositivos electrónicos de espionaje. Su trabajo tuvo gran repercusión en el espionaje soviético en las altas esferas gubernamentales estadounidenses e inglesas. Murió a la edad de 97 años.  Su sobrina nieta, Lydia Kávina, también thereminista, creó la banda sonora del filme El maquinista, en 2004.

La indescriptible sonoridad del theremín ha hecho que se le asocie con situaciones inquietantes y con los géneros de misterio y terror,  pero sus ejecutantes también lo  emplean en la interpretación de música clásica, especialmente en música experimental y en música clásica contemporánea de los siglos XX y XXI; así como en géneros de música popular como el rock, el rock psicodélico y el art rock.

Los avances de la tecnología moderna han hecho sus aportes al theremín. Se ha llegado a producir theremines de manera más o menos artesanal con modos de interactuar muy distintos, como por ejemplo, theremines ópticos que miden la cantidad de luz que llega a un sensor. También la empresa Roland comercializa en algunos de sus módulos un sensor de infrarrojos llamado D-Beam, con el que se puede controlar, no solo el tono, sino alternativamente el parámetro que se elija. Actualmente existen incluso modelos que participan de la tecnología MIDI, lo cual posibilita que tengan, virtualmente, cualquier timbre que se desee utilizando un sampler, pero dicho efecto rara vez produce sonidos audibles, al no estar pensado el diseño original en ese sentido.

Un modelo actual de theremín

Actualmente, un gran número de thereministas buscan seguir el legado de los grandes virtuosos del instrumento, algunos de ellos son Jean Michel Jarre, Lydia Kavina, Barbara Buchholz, Carolina Eyck, Katica Illényi, Ernesto Mendoza, Peter Pringle, Robby Virus, o Pamelia Kurstin.

Trautonio

El trautoniofue inventado en 1929 por el ingeniero alemán Friederich Trautwein. El músico y compositor alemán Paul Hindemith escribió muchas piezas para él y así  los nazis tuvieron su versión del theremín ruso. El trautonio, del que Goebbels fue un apasionado admirador, parece una gran versión temprana de un sintetizador, pero no tiene un teclado, sino dos tablas que sostienen un cable de resistencia sobre una placa de metal, que puede ser presionada por los músicos y también pasar sus dedos sobre ella. Aunque el trautonio generó gran entusiasmo y la misma expectativa que el theremín de que pudiera llegar a convertirse en un instrumento de masas, durante más de siete décadas solo un joven músico, Oskar Salas, lo tocó en conciertos.

Oskar Salas

También tocaba en programas de radio especialmente concebidos para el instrumento, pero sus actuaciones terminaron cuando fue reclutado para la guerra. Cuando la contienda bélica terminó, Salas creó un estudio en Berlín donde trabajó en bandas sonoras para documentales, cortometrajes y comerciales. Desarrolló una nueva versión del instrumento, el mixturtrautonium, capaz de producir un sonido más rico y polifónico.También lanzó grabaciones de piezas de Paul Hindemith y Harald Genzmer, compuestas específicamente para el trautonio.

Es poco o nada conocido el hecho de que el director de cine de terror estadounidense Alfred Hitchcock quedó fascinado cuando escuchó el sonido del trautonio, al extremo de que lo utilizó en la banda sonora de su famosa película Los pájaros. Los chillidos de los ataques masivos de las aves fueron conseguidos con ese instrumento.

Hitchcock escuchando una partitura de theremín para la banda sonora de Los pájaros

Salas murió en 2002, pero un joven músico de Múnich, Peter Pichler, quien se había enamorado del trautonio «cuando era un estudiante de música y estaba viendo un film independiente con este sonido”, encargó un mixturtrautonium a la única compañía en Alemania que aún produce el instrumento. Pesaba 85 kilos y no había nadie que pudiera enseñarle a tocarlo. Perseveró y ya ha realizado varias presentaciones en Europa.

Yo he escuchado las sonoridades de los dos instrumentos, y pienso que el theremín es muchísimo más espiritual, verdadera música de mundos más elevados y trascendidos que el nuestro, aunque pueda llegar a ser auténticamente espeluznante en algunos momentos , mientras el trautonio puede conducir al oyente a los misterios del Inframundo, los recovecos de todos los infiernos inventados por el hombre desde el Orco etrusco al Hades griego, desde el Hell escandinavo hasta las moradas de fuego del Satán cristiano. Pero tan importante como las bellezas y misterios de estos instrumentos en sí mismos, está  su legado, porque en ellos, a pesar de su rareza o quizá por ella misma, se cumple una ley de la cultura y de la historia: nada queda sin continuidad. Ambos son los antepasados del sintetizador que me fascinó aquella lejana tarde de visitaciones, en que llegué a pensar que yo podría crear la banda sonora de una batalla en la Irlanda prehistórica entre los Thuatha de Danaan y los Fomore, entre rugidos de tempestad y alaridos de muerte. Yo, que no sé nada de música y mi única postura ante ese arte es de veneración.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

ENGAÑO: el octavo pasajero (V)

Este es el quinto de una serie de artículos que intentan advertir a las personas sobre el peligro de manipulación ideológica, cultural, religiosa, política y social que representan las noticias falsas y las teorías de la conspiración, fenómenos que han tomado al mundo por asalto desde que Donald Trump obtuvo la Presidencia de los Estados Unidos en 2016. Existen empresas que obtienen los datos que usted revela en sus redes sociales y los usan para personalizar sus estrategias de manipulación. Usted puede ser confundido y su mente manejada por narrativas que, en algunos casos, van dirigidas puntualmente a grupos vulnerables a determinados asaltos psicológicos. Usted debe ser consciente de que estas manipulaciones pueden provenir de aquellos en quienes más confía, incluso de sus líderes religiosos. Todos debemos ser objetivos e informarnos sin pasión antes de dejarnos llevar por la pasión. Si lo desea tome partido pero, primero, sepa por quién y por qué.

QAnon: el octavo pasajero

Un adepto de QAnon agita el logo del grupo en medio de un meeting de Donald Trump

Para mí todo empezó hace años, cuando algunos de mis amigos, interesados en la sanación por métodos de medicina alternativa y tradicional y en ciertos aspectos de la espiritualidad New Age, comenzaron a introducir en sus conversaciones, que hasta ese momento me habían sido muy familiares, conceptos nuevos, raros y desconcertantes unidos a nombres de gurús  de ahora mismo, algo muy común en este mundo de la alteridad en que se mueven de manera habitual aquellas personas que han perdido confianza en la ciencia y se sienten inconformes con las propuestas tradicionales de la cotidianeidad. Algunos de mis amigos seguían a ciertos gurús. Otros, solo manejaban los temas de un modo vago.

Los gurús suelen dividirse en dos categorías: los canalizadores, individuos que dicen estar en comunicación con deidades, seres extraterrestre y/o Maestros desencarnados que quieren ayudar a la evolución de la Humanidad, y son, por tanto, una mezcla de intérpretes y mensajeros de tales entidades; y los Maestros, conspicuos personajes con cierto grado de conocimiento esotérico y etiqueta de “Iniciados”, quienes irrumpen en escena portando la antorcha de “nuevas teorías” olvidadas o “reveladas”, que supuestamente arrojan luz sobre aspectos de la historia humana, la evolución del planeta y las leyes del universo.  Omito nombres porque algunos de estos “Maestros” tienen prestigio internacional, imparten conferencias en centros importantes y gozan, en ocasiones, de tolerancia y hasta de cobertura oficial por parte de los gobiernos.

Algunas de las teorías más espectaculares y excitantes expuestas por tales gurús y Maestros no son nuevas, y unas cuantas fueron expuestas en decenas de cuentos y novelas de ciencia ficción a partir de los años 30, y vistas en series como Expedientes X y Black Mirror.  Todos los aficionados al género las disfrutamos allí en sus formas más exuberantes y elaboradas. Sin embargo, detecté cierto sesgo en esas conversaciones que me llamó la atención por sus planteamientos abiertamente esperpénticos. Por ejemplo, varias veces escuché repetir que en una isla cercana a Jamaica, Hillary Clinton y un grupo de destacadas personalidades de la élite del partido Demócrata norteamericano, unidos a célebres  figuras de Hollywood y de la política internacional, tienen un templo o santuario dedicado a Satanás, en el que sacrifican niños a los cuales, previamente, han sometido a violaciones, y luego de sacrificados, devoran su carne y sus cerebros en medio de rituales tan macabros que ni pueden ser imaginados.

Algún amigo mío habla también de ciertos cuatro pilares del “sistema” que están cayendo: la economía, la religión, la ciencia y la política. El Gobierno Secreto del Mundo o Estado Profundo (que algunos identifican con los Iluminati) los ha sostenido por siglos para cegar a la Humanidad y poder dirigirla a su antojo, pero ya se acerca el momento en que nuestro planeta va a dar un salto cuántico a una zona de la galaxia donde la vibración es mucho más elevada, y quienes no hayan preparado sus cuerpos y sus mentes para este gran salto tendrán que morir. Todo el proceso está dirigido por los habitantes de la constelación de Las Pléyades (los enigmáticos pleyadianos), quienes tienen a su cargo la evolución de los terrícolas para que puedan integrarse en un anillo cósmico de gran espiritualidad, y cuando demos ese gran salto, comenzará en la Tierra una nueva Edad de Oro sin guerras, sin enfermedad. La Realidad perderá todos los afeites con que la ha invisibilizado el Estado Profundo y aparecerá ante nuestros ojos en toda su prístina y avasalladora desnudez, y entonces ¡SABREMOS!… ¿Qué? Hasta ahora nadie me ha proporcionado una idea clara de lo que sabremos..

Estos sesgos discursivos, tan parecidos a una burda emulsión de mala ciencia ficción con antiguas profecías muy distorsionadas provenientes de la Biblia, el pueblo maya y otras culturas desaparecidas, y de cierta literatura delirante cuyo género no podría precisar, pero en la que percibo ecos de un pensamiento mítico muy antiguo (la Edad de Oro es un concepto presente en los albores de civilizaciones tan antiguas y disímiles entre sí como la griega y la maya, por solo citar dos ejemplos), corren en paralelo en La Habana con un incremento de grupos religiosos de confesiones protestantes, entre los cuales no los más numerosos, pero sí los más vehementes son, sin duda, los pentecostales. Pero los protestantes y, aunque menos, también los católicos, hablan obsesivamente de Satanás, un personaje que, salvo en la teoría conspiranoica del templo pedófilo de Hillary Clinton, no aparece ostensiblemente en el imaginario de mis amigos (hasta donde sé, casi todos ateos). Creí percibir también fragmentos de narrativas de ciertas sectas foráneas, algunas ya extintas y otras no tanto, pero todo lo demás ¿de dónde está saliendo? No se trata solo de pensamiento mágico —reacción lógica en sociedades de la Posmodernidad donde han señoreado por décadas discursos muy materialistas con fuerte base tecnocientífica—. Tampoco de las típicas teorías conspiranoicas sobre naufragios extraterrestres ocultos en bases militares como Roswell, inmediatamente posteriores al fin de la Segunda Guerra Mundial. Hay algo más. ¿Cómo llega toda esa pseudoinformación a una isla rodeada de agua por todas partes, y tan tardía en su sintonía con el mundo que ya José Martí en el siglo XIX la llamó “la comarca demorada”?

Mis amigos solo tienen respuestas vagas. Es evidente que no conocen o no cuestionan las fuentes de este entramado de realidades alternativas en el que están hundidos hasta las cejas, al punto de que ya no son capaces de pensar en términos de la vida real. Solo he podido sacar en claro dos pistas: que ellos obtienen esos materiales en forma de audios, libros digitales y documentos de Word que otros serviciales (¿?) amigos y conocidos les pasan en flash y tablets, y que uno de mis amigos está convencido de que Hillary Clinton perdió las elecciones del 2016 frente a Donald Trump no por el voto de los colegios electorales, sino porque se descubrió su red internacional de pedófilos, en la que también están involucrados el Dalai Lama y… el Papa Francisco. Cuando le pregunté de dónde obtuvo esa información respondió muy sorprendido: “¡Todo el mundo lo sabe!”. Pero en 2016 la prensa oficial cubana solo se refirió a la imputación hecha a Hillary por el Senado y las más importantes agencias de Seguridad de los Estados Unidos por hacer uso de un servidor de correos privado para tratar asuntos oficiales, entre los cuales había varios temas de alta sensibilidad para la Seguridad Nacional. Ni entonces ni después nuestros medios de comunicación han mencionado la supuesta red de pedófilos satanistas.

La primera pista indica la fuente: la Internet de otros países o conexiones en Cuba de banda ancha capaz de descargar (¿gratis?) videos de larga duración. La segunda pista es más compleja y tiene que ver con una antigua frase latina de uso clave en la Abogacía: cui bono: ¿quién se beneficia? ¿Quién sacaría partido de lanzar al fuego en el mismo saco a Hillary Clinton, el partido Demócrata y la Iglesia Católica, uno de los monoteísmos más poderosos y numerosos de la Tierra? Mis pobres amigos cubanos, ingenuos en su aislamiento, sumidos de lleno en sus océanos de pensamiento mágico —proceloso para quienes carecen de la más mínima noción antropológica sobre la naturaleza del fenómeno—, no tienen idea de ser receptores involuntarios de una conspiración política de alcance internacional que, como ahora sí ya está claro para mucha gente en nuestro planeta, puede, por imposible que parezca, alterar la faz del mundo.

Ya me referí en posts anteriores de este seriado al fenómeno digital 4chan, el tablón de imágenes o imageboard creado en 2003 en la Internet oculta por un adolescente norteamericano que terminó convirtiéndose en gurú tecnológico de prestigio internacional. 4chan demostró ser una tierra muy fértil, una especie de Jardín del Edén donde han florecido frutos tan disímiles como el grupo Anonymous de cyberactivistas, surgido en  2008 casi junto con la plataforma Wikileaks; el rocambolesco movimiento llamado QAnon (por sus tufos sulfurosos alguien se ha referido a él como nacido en las cloacas de Internet), aparecido en 2017, y una de sus últimas plantas exóticas de cuatro hojas: los Boongaloo Boys, un grupo que defiende el derecho de portar armas en público y quiere otra Guerra de Secesión en los Estados Unidos que ponga fin al Estado Federal. Se identifican por vestir camisas hawaianas y ropa de camouflaje. No tienen estructura jerárquica ni ideología definida, hay entre ellos neonazis, supremacistas, partidarios del movimiento Black Lives Mathers, anarquistas y casi cualquier tipo de cosa. Como todo fenómeno nacido de Internet acaba por saltarse las fronteras de sus webs y salir a varias partes del planeta. Por ahora es todo lo que diré sobre él.

Pero QAnon merece más atención.

QAnon tiene su bandera, que de algún modo vago recuerda un poco a la de la Repúblilca Independiente de Texas, tal vez sean los colores…

La aparición de este grupo en 4chan recuerda a muchos analistas un juego de realidad alternativa que, como muchos saben, no es lo mismo que un juego de rol. En líneas generales, los juegos de rol tienen siempre una especie de Maestro de Ceremonias llamado Director de Juego, quien crea una trama y media entre los jugadores-personajes, los cuales, responden, en ocasiones, a estructuras arquetípicas aunque no siempre es así. Cada jugador tiene libertad para crear su personaje, lo diseña, define sus características, su personalidad, su vestuario que en algunos casos suele ser un disfraz verdadero, por ejemplo de mago, druida, guerrero o princesa en los juegos de fantasía heroica; de estadistas, reyes y héroes en los de corte histórico. Los jugadores toman apuntes, emplean dados para decidir acciones, mapas y tableros para simular situaciones, no hay un guión y todo se basa en la improvisación. Hay un consenso totalmente consciente entre los jugadores, quienes se reúnen, por lo general, en casas particulares con la única intención de pasar un rato agradable entre amigos. Todos saben que están participando en el juego de forma voluntaria, y el juego terminará en algún momento, bien porque la narrativa concluye o porque los jugadores tienen que volver a sus casas a ocuparse de sus vidas reales.

Amigos participando en un juego de rol
Dados y otros elementos empleados por los jugadores de rol. En ocasiones se usan disfraces.

Un juego de realidad alternativa es otra cosa. Aunque la imaginación humana es inagotable, este tipo de juegos suele responder casi siempre a la siguiente estructura: una persona recibe por mail, por una llamada telefónica, por una carta o por cualquier otro medio (puede ser hasta un subrayado en su periódico favorito) un mensaje anónimo que lo invita a jugar. Si acepta, recibirá otro mensaje donde se le ordena cumplir una misión. Cada mensaje contiene instrucciones para cumplir metas de la tal misión y, al mismo tiempo, instrucciones para alcanzar el próximo hito en el juego.

Jugador de realidad alternativa busca códigos encriptados y ppistas que le conduzcan a su nueva misión

Vea el lector  la definición que he tomado del sitio https://hipertextual.com/2015/06/juegos-de-realidad-alternativa:

La naturaleza de los juegos de realidad alternativa es permitir que los individuos se conecten y vayan integrando cada vez más personas a la experiencia, creando una comunidad.

La premisa más importante de los ARG ha sido acuñada en la frase “Esto no es un juego”, pues los participantes no deben ser capaces de distinguir entre el juego y la realidad. La línea que separa ambos universos debe ser muy fina, casi irreconocible. Las reglas del juego no deben ser específicas, sino que deben ser descubiertas por cada individuo. Asimismo, la historia del juego no se presenta de forma cronológica, el participante debe descubrirla juntando piezas dispersas en distintos medios, por lo que resulta imprescindible que todas las piezas tengan cierta concordancia y conexión.

Otra parte fundamental de los ARG es que se desenvuelven en múltiples espacios. Mientras que cuando juegas un videojuego estás limitado a un mundo imaginario en la consola, o bien la experiencia de un juego de rol se limita a un tablero o a un lugar y tiempo reducido en el caso del LARP; las piezas de los ARG se esconden dentro de la red, en los espacios públicos, en otros individuos; puede cobrar forma en un pasaje de la literatura universal, en las palabras de un extraño, en una llamada telefónica misteriosa y mucho más.

En los ARG, la vida real es un medio; no es necesario crear un alter ego, un avatar. Quienes participan deben ser ellos mismos dentro del juego, unas personas normales que se encuentran con un reto a superar y se verán obligados a buscar pistas en su cotidianidad. Es por esta característica que se convierten en experiencias comunitarias. A pesar de que los ARG son poco difundidos en un principio, la naturaleza del juego es permitir que los individuos se conecten y vayan integrando cada vez más personas a la experiencia, creando una comunidad.

No solo las personas mentalmente inestables, sensibles a la sugestión, solitarias o con personalidades mal estructuradas pueden llegar a confundir el juego con la realidad. Puede ocurrirle a cualquiera, porque estos juegos demandan de sus jugadores un muy elevado sentido del compromiso, de modo que si usted acepta jugar, juega y muy en serio, aunque jamás llegue a saber quién lo está dirigiendo, porque eso es parte (y muy excitante) de esta clase de juego. A mí se me parece al funcionamiento de la mente ezquizofrénica, en la que el enfermo recibe órdenes cuya fuente no siempre puede identificar, pero se siente obligado a cumplir inexorablemente. Puede darse el caso de que un jugador, sentado frente a su tele, crea descubrir un mensaje encriptado en las palabras del conductor de su programa favorito, que le envía a visitar de madrugada un cementerio, robar una tienda o caminar desnudo por su centro de trabajo. Es un encadenado de retos. La situación es tan fascinante como plástica y ha inspirado novelas, filmes, obras de teatro… Las redes sociales son mecanismos ideales para poner en marcha juegos de realidad alternativa, sobre todo si la red en cuestión es un sitio de la internet oculta que se caracteriza por tener el anonimato como su regla fundamental y una libertad de expresión casi total. Literalmente, un paraíso para troles.

En octubre de 2017, apenas un año después de que Donald Trump resultara electo Presidente, apareció en 4chan una cuenta a nombre de “Q Clearance Patriot” (Q patriota con permiso de seguridad). La letra Q, en el puesto 17 del alfabeto occidental, es la clave del más alto nivel de acceso de seguridad en el Departamento de Energía de la Casa Blanca vinculado con programas nucleares. Anon es el diminutivo de Anónimo, la firma que distinguió a 4chan y a otros muchos sitios de la internet sumergida. Q se convirtió en QAnon. ¿Quién era?  Un individuo o varios, un trol, un loco, pronto dejó de importar: en 4chan había desembarcado el Octavo Pasajero, que llegaba al mundo respondiendo algún comentario referente al Pizzagate —tan convenientemente estallado un mes antes de las elecciones presidenciales donde Hillary perdió la Presidencia—, y anunciaba:

La extradición de HRC [Hillary Rodham Clinton] ya está en marcha efectiva ayer con varios países en caso de huida por frontera. Pasaporte aprobado para ser señalado el 30/10 a las 12.01am. Esperar que ocurran disturbios masivos como respuesta y otros huyendo de EE UU. Marines dirigirán la operación mientas Guardia Nacional activada.

El tono del mensaje, calificado por el periodista Jordi Pérez Colomé de conciso, peliculero y críptico, se repitió en el segundo mensaje de QAnon:

¿Dónde está Huma [Abedin, asesora de Clinton]? Seguid a Huma. Esto no tiene nada que ver con Rusia (aún). ¿Por qué Trump se rodea de generales? ¿Qué es la inteligencia militar?.

Todo era un pastiche de gran incoherencia, pero… ¿quién dijo que el pensamiento racional suele imponerse en los asuntos humanos?

Ninguna persona en su sano juicio hubiera podido imaginar lo que sucedería a continuación. QAnon siguió comunicándose con sus cada vez más respetuosos y atentos seguidores, que se multiplicaron como amebas. A través de mensajes como los anteriores —que sus admiradores comenzaron a llamar “gotas” o “migas” que ellos debían amasar pacientemente hasta obtener un mensaje—, fue construyendo lo que podríamos llamar la trama maestra de este movimiento entonces naciente: un Gobierno Secreto o Estado Profundo, formado por una camarilla internacional poseedora de enormes riquezas, satanista, pedófila y caníbal gobierna el planeta. Los altos militares del Pentágono reclutaron a Donald Trump para enfrentarse a este grupo siniestro y maléfico y liberar al mundo de su tiranía, algo que, por supuesto, Trump no puede hacer público aún, pues en él se concilian las inconciliables condiciones de ser el Presidente de la primera potencia mundial y al mismo tiempo un luchador encubierto del Bien. Su misión es desbaratar y exponer toda esta red de miserables seres humanos y darles su justo castigo, además de “hacer grande a América otra vez” (slogan puntero de su campaña presidencial), salvando el Sueño Americano amenazado por la mezcla de razas, eliminando a los indeseables inmigrantes mediante la construcción de un muro a lo largo de los más de 3 mil kilómetros de frontera con México, y restaurando la economía hasta que de las cloacas americanas broten torrenteras de oro.

Pero QAnon fue más lejos: en 2016, la investigación sobre la posible interferencia de Rusia en las elecciones en favor de Trump, conocida como “la trama rusa” [1], llevada a cabo por Robert Muller, Fiscal Especial del Departamento de Justicia, era una tapadera, pues Muller, en realidad, trabajaba encubierto junto con Trump en esta Cruzada justiciera, y los dos contaban con el apoyo incondicional de las Fuerzas Armadas y la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos. El momento inmediato a la culminación de su misión, que QAnon llama El Gran Despertar, llegará cuando el mundo descubra la maldad del Estado Profundo, y la gran batalla que Trump desencadenará entonces para llevar a los culpables a su destino final en la base de Guantánamo, es llamada por los adeptos de QAnon La Tormenta. “Somos la Tormenta”, dicen, y “A donde va uno, vamos todos”. Son sus consignas insignia. Lo de tormenta proviene de un filme de Ridley Scott, Tormenta blanca, tal vez recordado por Trump en una ocasión en que se reunió con militares en la Casa Blanca y comentó a la prensa presente: “¿Saben a qué se parece esto? A la calma antes de la tormenta”, y cuando un periodista le preguntó qué significaban sus extrañas palabras, respondió sibilino: “Ya lo veréis”. Algunos jocosos, a su modo también teóricos de la conspiración, han querido ver en El Gran Despertar un recordatorio de la famosa píldora roja que, tomada por los protagonistas La Matrix, los ayuda a despertar del sueño-vida virtual en que vivían sumidos. La apoteosis de La Bella Durmiente.

Al decir de un analista de QAnon, su semejanza con un juego de realidad alternativa está dada porque sus narrativas “combinan diferentes elementos que dan a la gente sentido y placer: es en parte análisis, en parte juego, en parte fe. Los miembros descifran pistas, se conectan unos con otros y se inspiran para ver una versión de la verdad que es épica, religiosa y sensacionalista. Se sienten atraídos por tener estas revelaciones y por entrar en la lucha por la verdad”.

Para colmo de increíbles, Trump ha dado su aval públicamente a esta teoría de la conspiración llamada QAnon, en cuyo vientre se agitan mil y una pequeñas subtramas tan conspiranoicas como la trama madre. En medio de la pandemia causada por la Covid-19 y las protestas desatadas por el asesinado del afroestadounidense George Floyd, fue interrogado por la prensa sobre QAnon, algunos de cuyos miembros ya comenzaban a aparecer en sus mítines portando distintivos con la letra Q sobre pancartas y ropas. Estas fueron las respuestas presidenciales a la entrevistadora de Democracy Now:

D.T.: Bueno, no sé mucho sobre el movimiento, aparte de que, según entiendo, soy muy de su agrado, lo cual agradezco. Estas son personas que no les gusta ver lo que está pasando en lugares como Portland y lugares como Chicago y Nueva York y otras ciudades y estados. Y he escuchado que estas son personas que aman a nuestra patria y simplemente no les gusta ver lo que está pasando. Entonces, no sé realmente nada al respecto, aparte de que, supuestamente, soy de su agrado.

REPORTERA: En el centro de la teoría radica esta creencia de que usted está secretamente salvando al mundo de un culto satánico de pedófilos y caníbales. ¿Le parece que usted puede respaldar algo así?

D. T.: Bueno, no he escuchado eso, pero, ¿se supone que es algo malo o bueno? Me refiero a que, si puedo contribuir a salvar al mundo de sus problemas, estoy dispuesto a hacerlo.

Los anónimos seguidores de Q ya no tienen que conformarse con envidiar a sus tradicionales héroes modélicos Tarzán, Superman, Dick Tracy, James Bond o Batman: ahora ellos mismos son los héroes y esas conspiraciones falsas se han convertido en los ejes de sus vidas. Sienten que dejaron de formar parte del sumiso y oprimido cuerpo de baile de la sociedad: se han convertido en primas ballerinas.

Las hipótesis sobre la verdadera identidad de QAnon siguen en el candelero y no falta quienes estén convencidos de que se trata del propio Donald Trump. El dedo identificador también señala a un tal Timothy Charles Holmseth, supuestamente periodista laureado, colaborador encubierto del FBI y autoproclamado “cabeza de la Fuerza de Tareas del Pentágono Contra la Pedofilia”, quien ha revolucionado las redes sociales y algunos sitios productores de fake news con una sensacional noticia:  la operación llevada a cabo en Nueva York por las autoridades navales del Gobierno para liberar a miles de niños a quienes la red de pedófilos demócratas mantenía cautivos en unos túneles siniestros que conectan con la residencia de Hillary Clinton. Se me ocurre que el apellido Holmseth podría ser un constructo entre el del celebérrimo detective de ficción Sherlock Holmes y el nombre Seth, dios egipcio serpentiforme de remota antigüedad a quien hoy se le tributa un culto satánico en los Estados Unidos. He buscado en vano en Internet referencias a la carrera periodística de Holmseth, su  órgano de prensa, sus lauros y, por supuesto, sus datos biográficos, pero hasta ahora no he encontrado más que unas páginas donde aparece la foto de un hombre de aspecto desagradable, desaseado y torvo, una cara que uno nunca le pondría a un periodista en un juego de rol. Ni siquiera la prensa seria que cita su información sobre el rescate de los niños ofrece detalles específicos sobre él. Hay afirmaciones de check points acerca de que La Fuerza de Tareas del Pentágono contra la Pedofilia no existe. Siento que, de existir, dicho grupo tendría poco que ver con el Pentágono. Tendría más sentido encontrarla como un Departamento del FBI o la NSA. Y si este tal Holmseth realmente trabaja encubierto en una investigación del FBI sobre pedofilia, ¿cómo es posible que haya publicado información sobre el caso con fotos incluidas, explicando el papel que juega él mismo en esa investigación? ¿Por qué casi nadie se dedica a desmontar informaciones o, cuando menos, a cuestionarlas? Hasta este momento, Holmseth tiene toda la pinta de ser un bulo, y uno burdísimo, además. Sin embargo, su “noticia” del rescate de los niños cautivos ha sido replicada en mucha prensa seria más allá de las fronteras estadounidenses.  De cualquier modo los seguidores de QAnon no quieren saber mucho sobre Holmseth, porque prefieren seguir alimentando la esperanza de que su guía misterioso tenga un único nombre: Donald Trump, el redentor.

Pero el problema no radica exactamente en la identidad de QAnon, sino en el movimiento creado a partir de su aparición en 4chan.


[1] A pesar de que Trump se ha declarado públicamente “exonerado” de la acusación de estar coludido con Rusia en este caso, Las conclusiones del Fiscal Muller nunca lo declararon inocente. Por el contrario, la investigación concluyó haber hallado evidencia de interferencia rusa en esas elecciones, aunque no pruebas de que Trump estuviera coludido con el Gobierno ruso. Trump criticó duramente la investigación de Muller y conmutó la pena impuesta a su colaborador Robert Stone, acusado de entablar algún tipo de negociación con funcionarios rusos y condenado por manipulación de testigos, obstrucción de la justicia y mentir al Congreso. Después, Trump intentó destituir a Muller. (Continuará…)

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Bebedores de cerveza, ¡ojo!

Cuba es un país muy chovinista, defecto que arrastramos desde los inicios de nuestra historia, pero no hay grupo humano en este planeta que no lo padezca también. Un cubano, interrogado sobre la cerveza, no tendría inconveniente en afirmar con tanto entusiasmo como convicción que nosotros somos los más cerveceros de la Tierra, pero tal vez no podría añadir más, porque la historia de la cerveza no es muy conocida en esta isla, donde tanto se gusta de ella.

Además, un cubano probablemente se moriría de risa si alguien le dijera que la cerveza, esa misma bebida que cuando usted se bebe una botella y se atreve a manejar le ponen multas, y también es responsable de los piropos más atrevidos y de esas panzotas redondas que muchos caribeños exhiben como una marca de virilidad y estatus social, fue gozosamente producida en los monasterios más antiguos, al igual que el wiski. “¡Compadre —diría el cubano—, pero quién te va a creer esa guayaba!” Y sin embargo es cierto, y no solo eso, sino que hace muchísimo tiempo era colocada como ofrenda muy sagrada en las tumbas de los muertos, debidamente taponeada, para que pudieran seguir degustándola en el Más Allá.

Pero todavía esos no fueron los comienzos de la cerveza, y para descubrirlos hay que mirar mucho más atrás en la Historia. Resulta que en el Neolítico, con el paso de las comunidades nómadas a la agricultura aparece, también, el pan, sin el cual quizá la cerveza, al menos como la conocemos hoy, nunca hubiera existido. Testimonios arqueológicos y antropológicos demuestran que la cerveza pudo aparecer entre 11 000 y 1000 a.C, pero la primera muestra documentada de su existencia es nada menos que una tablilla cuneiforme hallada en la Mesopotamia del Oriente Medio hace unos 7 000 años. Por esta tablilla, que pondera las virtudes de la bebida, no solo sabemos que los mesopotámicos fueron muy adictos a ella, sino que la consideraban un brebaje sagrado y hasta le asignaron una divinidad: la diosa Nikasi. Pudiera parecer extraño, pero ¿no hicieron lo mismo los griegos con el vino cuando le atribuyeron su invención al bello dios Dionisos, adolescente de rizos dorados cuya personalidad, dicho sea de paso, era bastante salvaje, impúdica, incontrolada y hasta un poco caníbal? Que sepamos, Nikasi era muy moderada, y su papel consistía únicamente en recibir libaciones de gratitud por parte de los bebedores. Un dato curioso es que en esa tablilla se muestra la costumbre mesopotámica de que varios consumidores de cerveza lo hicieran a la vez de un mismo recipiente de cerámica, usando alguna especie de absorbentes, presumiblemente  juncos finos de río. Quizá veían las ocasiones de beber cerveza como un momento ideal para socializar, como hacen hoy los argentinos con su mate.

Se cree que el descubrimiento de la cerveza pudo haberse producido en varias partes del Mediterráneo a la vez, y que muy probablemente se debió a un accidente o a una casualidad, como tantos otros descubrimientos relacionados con la alimentación entre los pueblos primitivos. Alguien pudo mezclar agua con cereales y… ¡a beber!, como cuenta el escritor francés Rabelais que gritó su personaje, el bebé Pantagruel, cuando llegó a este mundo. Los sumerios, herederos inmediatos y más cercanos de los mesopotámicos, humedecían el pan con agua y agregaban levadura, que fermentaba la mezcla, y esta se convertía así en bebida alcohólica. Tanta emoción parece haber suscitado la cerveza en las primeras sociedades de esa zona del Asia, que los asentamientos se creaban alrededor de los campos de cultivo de los cereales empleados en la elaboración de la bebida: malta, centeno, cebada y lúpulo. Más tarde los babilonios, pueblo que suplantó a los dos anteriores en la misma zona, consignaron, también en una tableta de arcilla que ha llegado a nosotros, la fórmula que empleaban para elaborar su cerveza.

Sumerios y babilonios mantuvieron muy estrechas relaciones con el antiguo Egipto. Quienes hayan leído la magnífica novela Faraón, del escritor polaco Boleslaw Prus, recordarán, sin duda, las oscuras intenciones políticas de los babilonios con respecto a Egipto, y cómo los sacerdotes babilonios se infiltraban entre las castas sacerdotales egipcias, donde eran reputados y consideradísimos como grandes magos y maestros inigualables y “acababan la hostia”, como dirían los españoles, pero por ahora lo que nos interesa son las relaciones comerciales entre ambos pueblos,  porque los egipcios, quienes gozan entre nosotros, los modernos, fama de haber sido uno de los pueblos más espirituales de la Tierra en todos los tiempos, fueron también grandes y emprendedores comerciantes. Ellos fueron los primeros en convertir la cerveza en un muy productivo rubro mercantil.

Hay que especificar que la aristocracia egipcia y los nobles de las provincias que conformaban el imperio preferían el vino. La cerveza, a la que daban el extraño nombre de  Nekhen-Hoffman, quedaba para el pueblo, de cuya dieta cotidiana llegó a formar parte indispensable, supongo que por su alto contenido proteico y calórico, pues el pueblo egipcio, mayormente integrado por esclavos y campesinos, desempeñaba trabajos muy rudos que iban desde la construcción de monumentos ciclópeos como templos, palacios y tumbas, hasta la desecación y cultivo de las tierras anegadas por las crecidas anuales del Nilo, así que necesitaban alimentos asequibles y nutritivos para soportar su enorme carga de esfuerzo físico, bajo un clima inclemente donde el sol podía hacer llagas profundas en la piel que al instante se cubrían de moscas y otros insectos. Pero… ¿quién iba a prestar demasiada atención a esos detalles cuando la cerveza alegraba tanto el corazón…? Baste decir que existen relieves numerosos donde se muestra a los campesinos en el cultivo y cosecha de los cereales empleados en la elaboración de la cerveza, y que las fábricas productoras de cerveza de los faraones llegaron a producir hasta cuatro millones de litros por año. Los graneros egipcios, en gran número, estaban destinados al almacenamiento de cebada, y por si fuera poco los granos de este cereal era usado entre el pueblo como moneda de cambio.

Pero con la picardía de los buenos comerciantes, a la hora de exportar la codiciada bebida, y como el precio de la cebada era elevado, ¿qué se les ocurrió? Pues sustituirla por otro cereal, la espelta, una variedad de trigo. Otra de las hazañas de los cerveceros egipcios fue el descubrimiento de la malta, o, por lo menos, su empleo al por mayor. Otra de sus ocurrencias fue agregar a la espelta azafrán, miel, jengibre y comino para darle sabor y color, y más tarde añadieron a la fermentación dátiles, granada y otras hierbas y frutos. Ya no nos va resultando tan difícil a los gustadores modernos de la cerveza imaginar qué sabor exótico, pero tal vez delicioso, tuvo aquella mezcla de faraones.

Las dinastías imperiales egipcias, como ya he dicho, disponían del Nilo y otros ríos importantes, además del Mediterráneo, para comerciar lo mismo hacia el interior de África que hacia el sur de Europa, y lo hicieron. Los vinos griegos y el aceite de oliva llegaron a las cortes reales egipcias, y la cerveza viajó a las bodegas de Grecia. Sin embargo, allí no gozó de tan gran aceptación. Si prestamos atención a lo que comían y bebían los personajes de La Ilíada y La Odisea veremos que… no era la cerveza, sino el vino, servido desde grandes crateras de cobre y bronce en copas de labrado suntuoso, lo que acompañaba a las carnes bien gracientas que consumían lo mismo los príncipes que las tropas de Agamenón. Eso nunca cambió para los griegos, quienes dicho sea de paso, han sido en el pasado y continúan siendo productores de los vinos más especiados y de mayor cuerpo y aroma de la industria vitícola internacional. En lo personal, nada hay para mí comparable a un vino de Chipre y, aunque no he probado las cosechas de las faldas del Vesubio, se asegura que producen un vino espectacular. El lector puede que haga cierta mueca de horror al recordar los cadáveres cristalizados por la lava encontrados entre las ruinas de Pompeya y Herculano, pero… la vida es así.

Incluso antes de que la cerveza egipcia llegara a los mercados de Grecia y Roma, ya en China y Japón se producía una bebida similar. En China se fabricaba con empleo del trigo como base, y más tarde se pasó a elaborar una cerveza llamada «kiu», utilizando cebada, trigo, espelta, mijo y arroz. En Japón el ingrediente principal era el arroz, de donde surgeel sake, considerada la cerveza más antigua utilizada en ritos sociales en honor a los dioses. Más o menos por esa misma época, quizá un poco más tarde, las civilizaciones precolombinas de América elaboraban una bebida semejante a la cerveza, en la que utilizaban maíz en lugar de cebada. 

Pero volvamos a Grecia. La cerveza, que no logró conquistar el alma ni el paladar de los griegos, tuvo allí aliados inesperados: la ocupación imperial romana de Grecia continental y sus islas, y de ese modo la bebida pasó al imperio más grande que ha conocido hasta hoy la historia de la Humanidad. Por medio de los griegos Roma probó la gran receta de los egipcios, pero tampoco pudo la cerveza competir con los vinos de Italia, y quedó, al igual que en Egipto, como bebida del populacho o populus, como denominaba la aristocracia romana a las clases bajas. La multitud que solía asistir a las gradas del Circo romano para presenciar las luchas entre gladiadores y los combates de animales llevaba consigo entre sus túnicas pequeñas cráteras con cerveza, que bebían para mitigar los rigores del sol que traspasaba los toldos, y así se emborrachaban y enardecían cada vez más, entre la sangre que corría por la arena, el calor y todo lo que ya sabemos que tenían de bárbaros y crueles aquellos espectáculos con que la clase dominante entretenía y embrutecía al pueblo. Lo mismo que en los cines de hoy, un vendedor de botellas de cerveza pasaba entre las gradas con una caja de madera colgada del cuello por una gruesa correa, y repleta de estas botellitas que ofrecía al público a precios bastante módicos.

Pero el destino de la cerveza no era quedar reducida al elemento más bajo del imperio romano, y cuando Roma conoció las primeras invasiones bárbaras de las tribus germánicas, descubrió que entre aquellos pueblos la bebida más consumida era… la despreciada cerveza. Los territorios habitados por pueblos escandinavos y germánicos eran demasiados fríos como para que en ellos se pudiera depender de una vendimia que tal vez fuera arruinada por las inclemencias del tiempo. Así que, más tarde, durante los últimos siglos del imperio, cuando ya este se encontraba en franca decadencia y sus legiones estaban integradas en su mayor parte por auxiliares germanos, estos llevaron la cerveza a los territorios conquistados: las Galias e Hispania, donde, por cierto, alguna clase de cerveza celta ya era elaborada y conocida antes de la romanización, puesto que en toda Europa las indagaciones arqueológicas han demostrado que fue allí donde se ha encontrado la prueba más antigua, en el yacimiento de la Cova de Can Sadurní, en el término municipal de Begas (Barcelona)… Donde quiera que las tropas “romanas” levantaban un fuerte o un campamento, a su alrededor se iba formando una ciudad, donde se mezclaban aquellos soldados rudos e incultos con la población nativa, y se establecía un comercio muy próspero y dinámico. Pero ¡oh sorpresa!: estas poblaciones de origen celta también conocían la cerveza mucho antes que los romanos. Los más famosos cantos heroicos irlandeses muestran a sus héroes bebiendo cerveza en copas de oro, plata y bronce de fino labrado en torno a un espetón donde asan carneros y cerdos. Recuerden a los dos célebres y muy simpáticos personajes animados franceses, Obelix y Asterix, alzando sus jarras para brindar cada vez que golpeaban duro a los romanos. ¿Quién llevó la cerveza a Irlanda? ¿Fue creada por las tribus celtas de los cinco reinos de la isla, o llegó a ella con los primeros invasores vikingos en sus drakares recubiertos de pieles? También consta, según estos cantos heroicos, que Irlanda, Escocia y Gales, comerciaban estaño con Grecia a cambio de sus vinos, entre otros productos. ¿Entonces…? Lo cierto es que cuando los temidos vikingos de Escandinavia desembarcaron en el norte de Irlanda y Escocia, llevaban su cerveza, pero ya en aquellas tierras se consumía una bebida muy semejante que los nativos llamaban beor.

EDAD MEDIA

Y es en esta época de la Historia, también denominada erróneamente Siglos Oscuros, donde aparece la divertida circunstancia de que fue en los primeros monasterios fundados por la Iglesia católica en Irlanda donde aparecieron las bebidas alcohólicas hoy más solicitadas en todo el planeta, pues mientras los vinos siguen siendo consumidos por paladares refinados o acompañando cenas de negocios y otras celebraciones conmemorativas como las Navidades, el wiski y la cerveza son muy populares en todo el planeta y se beben en cualquier ocasión.

Mientras en Europa fue la cebada el cereal privilegiado para la confección de la cerveza, en el siglo X los monasterios irlandeses iniciaron su producción a gran escala, pero con un pequeño cambio. La mayoría de estas casas religiosas se autoabastecían de productos agrícolas gracias a que los propios monjes sembraban sus huertos. Estos, a quienes San Patricio, introductor del cristianismo en aquella isla, había ordenado preservar los libros y escrituras paganos, obtuvieron las antiguas recetas egipcias de elaboración de cerveza en los oscuros y helados scriptoria, grandes salones donde copiaban e iluminaban pergaminos antiguos con las más remotas versiones de los Evangelios, que provenían, precisamente, del cristianismo egipcio, hoy conocido como copto. Los buenos monjes, en sus bodegas, comenzaron a experimentar nuevas fórmulas empleando el lúpulo, que consigue un sabor amargo, transparencia y espuma, con lo que las cervezas que producían ya no eran turbias y dulces, sino claras y amargas. La idea de que la alimentación de los piadosos hombres de Dios era muy magra, fue cierta en los comienzos del cristianismo, y sobre todo en los desiertos de Egipto, a donde se iban los monjes a hacer vida de ermitaños, pero eso no tardó en cambiar y, muy pronto, los santos hombres rezadores comenzaron a beber alegremente cerveza y vino, y un ejemplo de ello es el renegado fraile Tuck, de la conocida saga inglesa de Robin Hood, quien pasaba más tiempo bajo los vapores de la bebida que lúcido, lo que nunca le impidió secundar muy bien a los Hermanos del Bosque de Sherwood. Recordar, también, la abadía de Casale, en El nombre de la rosa, novela del escritor y semiólogo italiano Umberto Eco, donde desde el Abad hasta los monjesicos novicios toman vino sin prejuicio y sin limitaciones. Muchas y muy divertidas anécdotas se pueden disfrutar en El Decamerón, del italiano Bocaccio, sobre la afición de los monjes (y las monjas) a las bebidas espirituosas.

Por si fuera poco, existe un testimonio no tan literario, sino absolutamente histórico al respecto: En España la cerveza fue popularizada en el siglo XVI por Carlos I de España y V de Alemania (hijo y heredero de la desgraciada reina Juana la Loca), tras su retirada al Monasterio de Yuste, donde los monjes fabricaban ya una cerveza de excelente calidad. El emperador instaló una pequeña fábrica de esta bebida en el monasterio, y a partir de aquel momento se hizo acompañar por un monje que era, al mismo tiempo, maestro cervecero. Incluso hoy parece ser que la cerveza de mejor calidad que se bebe en el mundo es producida por los monjes trapenses, y se elabora en las mismas instalaciones de ese convento. Los monjes trapenses son más conocidos como la Orden Cisterciense, y sus estrictas normas de fabricación de cerveza son las que han hecho de su producto un icono de fama mundial. A la abadesa alemana fundadora del monasterio de Rupertsberg, Hildegarda de Bingen (1098-1179), compositora, escritora, filósofa, científica, naturalista, médica, mística, líder monacal y profetisa, se le reconoce la primicia de añadir lúpulo al mosto de la cerveza antes de fermentar. No está claro si se debe a ella o a otro oscuro personaje de nombre Gambrinus, la ocurrencia de saborizar y aromatizar la cerveza con flores de milenrama, artemisa, mirto del pantano o dulce viento, romero, nuez, enebro, salvia, regaliz, jengibre o canela. Una verdadera alquimia con o sin atanor, pero demuestra que la clase sacerdotal representante de la Iglesia Católica ha sido, desde su aparición y consolidación, protectora de la cerveza, el wiski y otras bebidas deliciosas que, sin embargo, tienen fama —entre ciertos estratos de la población y ramas del cristianismo consideradas “heréticas” como los evangélicos— de corruptoras de la moral.

De todos modos es bueno saber que fue Otón II el Rojo, rey de Alemania e Italia y emperador del Sacro Imperio Romano-Germánico, quien goza de eterna veneración por haber sido quien otorgó la primera licencia que se conoce para fabricación de cerveza, que fue a para a la ciudad de Lieja, hoy Bélgica, país productor de algunas de las marcas actuales más prestigiosas del preciado líquido.

Hay cervezas célebres, como un tipo de negra seca, elaborada por primera vez en Dublin en 1759 por el cervecero Arthur Guinness, en la empresa cervecera denominada St. James’s Gate Brewery. Los famosos pubs de Irlanda, de los que muchos hemos oído hablar y seguramente recuerdan quienes hayan visto la serie inglesa Picky Blinders, llegaron a Inglaterra en oleadas masivas de inmigrantes, las mayores de las cuales se produjeron a principios y mediados del siglo XIX. Estos inmigrantes introdujeron, en especial en los barrios obreros de los bajos fondos londinenses, donde formaban la mayoría del proletariado más miserable, los célebres pubs, locales pequeños con mesas flanqueadas por especies de sofás enfrentados donde se reunían a beber cerveza cuando terminaban su jornada laboral.

Pub irlandés moderno en Dublín

He escuchado sobre un certamen que se celebra, creo, en la República Checa, donde la competencia consiste en verter sobre el asiento de una silla de madera un chorro de cerveza producida en el país. Los concursantes, quienes llevan pantalones de cuero crudo, deben sentarse y esperar unos minutos. Luego intentan levantarse, pero la cerveza tiene tanto cuerpo que pocos pueden desprenderse del asiento. Esta anécdota me la contó un profesor de Literatura Universal que había estudiado en ese país. Fue hace más de treinta años, así que pido perdón por cualquier imprecisión al transmitir la anécdota. Los alemanes crearon otro tipo de cerveza mediante su almacenamiento en cuevas de hielo, a la que llamaron lager, y es hoy muy conocida a nivel internacional. Pero en lo que a Alemania se refiere, país productor de algunas de las más prestigiadas marcas cerveceras del mundo, cuenta la historia que dos de ellas se deben a una auténtica pelea profesional: Pilsen contra Lager, producida en sus comienzos por los monjes cerveceros de los monasterios de Baviera, una historia que puede ser contada en otro momento.  

Del sitio https://www.cultura.gob.ar/cronologia-de-la-cerveza_7973/ he tomado esta descripción de tipos de cervezas:

  1. Lager y Pilsen: Elaboradas con malta pálida, de aspecto rubia y de baja fermentación y baja graduación alcohólica.
  1. Abadía: Elaborada con cebada, de fermentación y graduación elevada. De fabricación artesanal en abadías o pequeñas cervecerías.
  2. Gueuze-Lambic: Mezcla de trigo y cebada, de fermentación natural sin necesidad de levadura.
  3. Blanca: Contiene únicamente trigo, es muy pálida, más clara que la pilsen. Posee fermentación alta y bajo contenido alcohólico, tiene un con un sabor ligero a la par que marcado.
  4. Ale: Fermentación rápida a altas temperaturas generan sabor afrutado, fermentado con varias levaduras. Tanto el color como la fuerza son variables. Hay diferentes tipos: See Bitter, Brown Ale, Cream Ale, Indian Pale, Mild, Pale-Ale, Scotch Ale.
  5. Stout: Elaborada con malta tostada con proceso de alta fermentación. Suele ser dulce y su graduación alcohólica es baja.
  6. Aspecto: Muchas cervezas reciben el distintivo de su color: cerveza ámbar, roja, rubia, negra. Otras vienen definidas por su transparencia: cervezas turbias o translúcidas. Normalmente, la translucidez de una cerveza puede ser debida a las proteínas en suspensión, procedentes del grano (menos de cebada), o bien puede ser debida al hecho de ser poco o no haber sido filtrada y llevar levadura en suspensión. Las cervezas negras son llamadas así por el uso que se hace en la receta de maltas tostadas o quemadas. Algunas cervezas negras especialmente robustas son nombradas normalmente stout («robusto» en inglés).

Las primeras décadas del siglo XX asisten al resurgimiento de las pequeñas industrias de cerveza casera. Se piensa que la nostalgia de las colonias de alemanes emigrados lejos de su tierra natal haya sido el motor impulsor de este fenómeno llamado “de las microcervecerías”, que cobra un auge especial a mediados de la década del 70 en los Estados Unidos, donde este movimiento empieza a ser conocido como ‘homebrewing’, y en los años 90 ya es una nueva manera de comercializar cervezas con estilos, sabores y aromas muy diferentes entre sí, lo que puede hacer las delicias de los aficionados a la cerveza.

Y para amenizar, unos cuantos datos interesantes, curiosidades pudiéramos decir, sobre la cerveza en el mundo:

-Fue el gran científico francés Luis Pasteur, creador del método de la pasteurización quien estudió la levadura Lager y descubrió el hongo que participa en la proceso de fermentación de la cerveza. Este descubrimiento no solo precipitó la evolución del azúcar en alcohol y abrió el camino para una fermentación más precisa, sino que facilitó a los maestros cerveceros la creación de cervezas más diferentes y de más calidad.

-La cerveza escocesa no contiene lúpulo, porque el clima en extremo riguroso de aquella tierra no permite el crecimiento de esta planta.

– Las botellas industriales hechas en serie aparecen en el siglo XIX. Antes se fabricaban a soplete. La cerveza enlatada comienza en 1933

-El 2 de agosto de 2007, un pequeño grupo de amigos reunidos en un pub de California decidió que ese día sería la fecha en que el mundo debía celebrar el Día Internacional de la Cerveza. Se les unieron los restantes clientes presentes en el local y se formó una pequeña celebración. La idea tomó cuerpo, y desde entonces en esa fecha se lleva a cabo una celebración masiva en el planeta, en la que toman parte doscientas siete ciudades, cincuenta países y seis continentes.

Hoy existen cervezas a las que, en una operación anterior a la fermentación, se les añade fruta, zumo de fruta o jarabe, procediendo así a una adición de azúcares que provocan una segunda fermentación. Los tipos históricos son la cerveza de cereza y la de frambuesa. Existen otras de creación mucho más recientes, de kiwi, de albaricoque o de plátano, por ejemplo. Estas especialidades son típicas y casi exclusivas del valle del Senne en Bélgica.

Pero no resultaría adecuado concluir este trabajo sin responder la pregunta que muchos millones de personas, entre ellas yo misma, se han hecho alguna vez en sus vidas. ¿Es saludable beber cerveza? He aquí posibles respuestas:

La cerveza contiene sobre todo agua (92%) lo que, unido a su baja graduación alcohólica y al hecho de que se beba fría (en España la temperatura de consumo oscila habitualmente entre los 8º y los 10º C), la convierten en un producto muy demandado para calmar la sed y el calor que, además, resulta hidratante gracias a las maltodextrinas que contiene y que favorecen la absorción de líquido en el organismo. El alcohol presente en la cerveza no obstaculiza su efecto hidratante, siempre y cuando se consuma de forma moderada o, si se quiere ingerir mayor cantidad, se opte por la cerveza sin alcohol, que tiene las mismas propiedades.

La cerveza es un producto con interés nutritivo porque aporta vitaminas, minerales y otras sustancias con propiedades funcionales como polifenoles y fitoestrógenos naturales. Los componentes más importantes de la cerveza y que reportan beneficios a nuestra salud son:

Vitaminas

Sobre todo del grupo B. Y especialmente ácido fólico, cuya presencia en la cerveza (entre 5 y 10 microgramos por cada 100 ml) hacen que esta bebida sea una de las principales fuentes de folatos que se pueden incorporar a la dieta diaria. Otras vitaminas presentes en la cerveza, son la riboflavina (B2), que facilita la digestión, y la piridoxina (B6), niacina y tiamina (B1), implicadas en el metabolismo de los glúcidos.

Fibra soluble

Es la bebida con un mayor aporte de fibra soluble a nuestra dieta (17%), por lo que un consumo moderado evita el estreñimiento y también se asocia a una disminución del colesterol malo.

Minerales

Contiene numerosos minerales, entre los que destaca el silicio biodisponible, que está implicado en la formación y reparación de los huesos, y contribuye a aumentar la densidad ósea y a frenar la pérdida de hueso.

Alcohol etílico

La cantidad de alcohol presente en la cerveza es pequeña, aunque se recomienda un consumo responsable y moderado y, en aquellos casos en que no se pueda tomar alcohol (embarazadas, menores, personas con tratamientos farmacológicos…), se puede elegir la variedad sin alcohol, cuyo consumo se extiende cada vez más.

Sin embargo, a pesar de las devastadoras consecuencias que el abuso del alcohol puede ocasionar, existen estudios científicos documentados sobre los beneficios de un consumo moderado de alcohol sobre la salud, en caso de adultos sanos y que no estén siguiendo ningún tratamiento con fármacos con los que esta sustancia pudiera interferir. Por ejemplo, el riesgo de sufrir un infarto es hasta un 60% menor entre bebedores moderados en comparación con los grandes bebedores o los abstemios. Además, el consumo moderado de alcohol eleva los niveles de colesterol bueno, lo que reduce los riesgos de desarrollar patologías cardiovasculares.

Se ha relacionado también el consumo moderado de alcohol con un retraso en la aparición de la menopausia y, en el caso de la cerveza, hay que destacar que en esto podrían influir los fitoestrógenos que contiene, cuya estructura química es similar a la de los estrógenos naturales, y que serían responsables, según algunos especialistas, de un retraso de unos dos años en la llegada de la menopausia de aquellas mujeres que consumen cerveza con moderación.

Polifenoles

Estas sustancias, con propiedades antioxidantes, y que forman parte de la composición de frutas y verduras, el aceite de oliva y el té, también están presentes en bebidas fermentadas, como el vino y la cerveza. Entre sus propiedades, destaca la capacidad de los polifenoles para retrasar el envejecimiento celular y reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.[i]


[i] (Tomado de “La cerveza, ¿es saludable?”, por Eva Salabert https://www.webconsultas.com/dieta-y-nutricion/alimentos-saludables/componentes-de-la-cerveza).

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

LOS ZAFIROS, AYER, AHORA Y PARA SIEMPRE

Yo era muy niña cuando mis padres, jóvenes y hermosos, salían en las noches a comer en La Bodeguita del Medio y a bailar con sus muchas amistades en los centros nocturnos de La Habana. Formaban un grupo alegre y elegante, y los sábados, a eso de las nueve de la noche, mi cuadra se llenaba con los autos que venían a buscar  a Idelcy y Hugo, los mejores bailadores de casino de La Habana, decían todos. Recuerdo que mis padres eran habituales del Alibar, donde iban con frecuencia para escucha al Benny. Pero a veces se quedaban en casa y entonces reinaba la televisión. A mí me sentaban en mi silloncito de aluminio con un plato de chícharos verdes con jamón, que yo aborrecía, y de postre un platanito manzano. Les gustaban programas musicales como Juntos a las nueve y Todos Estrellas. Los domingos primero me dejaban ver el Circo porque yo amaba a Trompoloco, pero luego les tocaba a ellos. Yo me quedaba en la sala y también escuchaba la música, aunque en mi casa tenía una muy buena colección de discos de cuentos para niños y música clásica, pero en las noches prefería acompañar a mis papás.

En una ocasión aparecieron en pantalla unos mulatos jóvenes, vistiendo trajes elegantes y acompañados por un guitarrista. Uno de ellos tomó el micrófono y cantó: “He venido a decirte…”. Cuando yo escuché aquella voz se me olvidó el platanito y me convertí en una oreja inmensa que bebía la canción casi sin respirar. Eran Los Zafiros, que entonces no eran nadie, aunque el juego de palabras parezca hoy imposible, pero muy pronto se convirtieron en una bomba de fama que arrastraba incontables fans en toda la isla. Desde aquella noche yo estuve entre ellos y todavía sigo militando.

Hoy, ya en la tercera edad, aún se me eriza la piel cuando escucho al cuarteto, y en estos días en que he tenido que buscar en YouTube videos suyos para acompañar estas páginas, me ha torturado la memoria en una forma extraña: mitad plenitud y mitad un tremendo dolor.

Creo que en la cultura cubana ha habido pocos fenómenos musicales de masas, pero todos fueron compositores y músicos de una calidad extraordinaria: Benny Moré, Los Zafiros, La Nueva Trova y… después de eso no he vuelto, al menos yo, que no me siento atraída por las orquestas, a encontrar nada que me estaqueara en medio del patio, como dice Horacio en Rayuela, a no ser el Buenavista Social Club y el tan pronto malogrado Polo Montañez.

Los Zafiros despuntaron en una época en que las agrupaciones vocales aparecían en el Nuevo Mundo por todas partes. Cuba estaba llena de dúos, tríos y cuartetos, pero cuando llegaron Los Zafiros fue como la aparición de un sol de medianoche. Y que una niña tan pequeña y con oído educado en la música clásica del XIX se diera cuenta de eso, me parece una señal de lo profundo que ellos calaron en el corazón de Cuba. Yo pertenezco a la generación que tuvo que adorar a Los Beatles en la caverna de Platón, para usar una frase que me quite de encima la necesidad de emplear metáforas más duras. Pero mi generación llenó los cines hasta el desbordamiento cuando, veinticinco años después de la desaparición de Los Zafiros como agrupación vocal, las carteleras de los cines cubanos anunciaron el filme Zafiros, locura azul, de Hugo Cancio, hijo del único integrante del cuarteto que quedaba con vida, Miguel Cancio, exiliado en Miami. Nadie los había olvidado, y es más, en las enormes colas para acceder a las salas de proyección había centenares de jóvenes que no llegaron a conocerlos. La película enloqueció a La Habana, ganó el premio de la Popularidad en un Festival de Cine Latinoamericano, y a nadie le importó que nunca más se la mencionara entre las listas de películas galardonadas en esos eventos. Estoy segura de que pocos se dieron cuenta de la omisión, y para quienes sí se la dieron no significó nada. Y ocurrió un fenómeno todavía más inexplicable: de inmediato se formaron grupos de niños, amiguitos de barrio, para cantar las canciones de Los Zafiros. Yo dirigí en mi casa uno de esos grupos y por poco lo llevo a un programa en Radio Metropolitana, donde trabajaba entonces. Mi sobrino asumió el rol de Miguel Cancio. Nunca se ha visto nada como eso en esta isla. Yo me reía, porque les decía: “Pero si ustedes no se parecen a Los Zafiros, porque tú eres negro, tu eres rubio, tú jabao y tú pelirrojo, y ellos me miraban sin comprender y seguían cantando aferrados a unos micrófonos invisibles, y reproduciendo con exactitud de espejo la gestualidad de sus modelos.

Los integrantes de Los Zafiros eran jóvenes humildes de barrios habaneros que hoy y siempre se han considerado marginales, como San Isidro y Cayo Hueso, y dos de ellos provenían de Matanzas. De alguna manera todos estaban emparentados o lo estuvieron después, y ninguno, salvo Cancio, tenía formación musical, ni mucho menos había estado en una academia como las que hoy exigen titulación a muchos jóvenes que quieren hacer música y, por no tenerla, acaban con sus sueños rotos, como si este no fuera un país en el que, desde los tiempos de la colonia, negros libertos analfabetos y blancos pobres apenas capaces de escribir su firma produjeron muchos de los patrones musicales más complejos del mundo, que intérpretes prestigiosísimos de Europa han confesado ser incapaces de desentrañar, y menos de ejecutar. Antes de ser Zafiros desempeñaron oficios populares e insignificantes, uno de ellos fue chapista, otro bailarín, pero tenían unas voces privilegiadas, y aunque en su momento sus detractores los compararon con el quinteto estadounidense Los Platers, y les acusaron de copiarlos, lo cierto es que el registro de los cubanos, en especial el de Ignacio Elejalde, tenorino cercano al registro de un castrato, era muy superior. De cualquier modo, todas las luminarias que alumbraban el panorama musical de aquella década formaban parte de la explosión artística mundial de los sesenta, la década prodigiosa, y así se les debe ver sin perderse vanamente en tantas comparaciones que no pasan de ser mezquinos intentos de engrandecer o minimizar, según los intereses de individuos o bandos.

Los Zafiros se presentaron en La Habana en los programas musicales de horarios privilegiados y mayor teleaudiencia, e hicieron vida de cabaret en el Oasis, en el cabaret Nacional de San Rafael y Prado, en los bajos del teatro Teatro Nacional, en el cabaret Caribe del hotel Habana Libre y otros centros nocturnos de todo el país.

En una gira por el extranjero se presentaron en el teatro Olimpya, uno de los más importantes de París, y arrasaron. El público galo, de pie, les dedicó una ovación que duró once minutos, tres menos que la que mereció la actriz cubana Ana de Armas por su interpretación de Marilyn Monroe. Hay una anécdota según la cual Los Beatles habían escuchado los discos del grupo cubano y estaban interesados en grabar con ellos. Se ha dicho después que esa historia fue una fabulación de El Chino cuando ya estaba alcoholizado en su casucha de La Habana Vieja. Quién sabe. También, después de aquella gira, se lanzaron sencillos del grupo en la Unión Soviética y otros países del campo socialista que visitaron y donde cosecharon grandes éxitos.

Que pasó con Los Zafiros

En entrevista realizada a Miguel Cancio años después de la desintegración del cuarteto —y mucho antes de que su hijo Hugo filmara la película en La Habana—, interrogado por su entrevistador sobre las causas de la desaparición de Los Zafiros del panorama cultural cubano, contó la siguiente historia: “Miguelito, hay unos extranjeros que quieren hacer un documental de nosotros”, me dijo un día El Chino.” Poco tiempo después, la televisión cubana exhibía el documental de Jorge Dalton, hijo del poeta Roque Dalton y uno de los cineastas más destacados de Latinoamérica, titulado Herido de sombras, donde se contaba cómo Ignacio había muerto en el 81 de una hemorragia cerebral, El Chino vivía alcoholizado en La Habana y el otro sobreviviente había emigrado de Cuba en el 93.  Las escenas del Chino, esquelético y ya con rasgos de calavera, caminando como perdido por las calles de La Habana, y luego conversando con Dalton en la salita de su vivienda más miserable que humilde,  me causaron un efecto devastador cuando las vi hace años, y hoy, de nuevo, me han deprimido profundamente. Dicen que Cancio, al verlo, se sintió muy mal porque estimó que el material dejaba mal parada la imagen del grupo, y fue por eso que su hijo Hugo le prometió reivindicarla haciendo por su parte otro documental.

Comandante Papito Serguera

¿Qué pasó con Los Zafiros? Fue realmente el alcohol lo que acabó con la mejor agrupación vocal cubana de todos los tiempos? ¿Eran tan indisciplinados? ¿Estaban tan alcoholizados como para morirse en plena juventud o quedar casi convertidos en idiotas mentales? ¿Fueron víctimas de envidias e incomprensiones, y de un momento de suma presión política que destrozó la cultura nacional y dejó tantas víctimas, algunas de las cuales nunca se recuperaron y otras enmudecieron por décadas? Hay algo que no puede negarse porque es parte de nuestra historia sociocultural y consta en demasiados documentos oficiales. En esa época dirigía la cultura Papito Serguera, reputado por muchos como una especie de inquisidor Torquemada de los artistas. Yo escuché de boca de un actor de gran prestigio cómo este funcionario lo llamó un día a su despacho y lo felicitó por el magnífico papel que estaba haciendo en ciertas Aventuras, pero inmediatamente después le echó en cara que su trabajo impecable estaba poniendo en evidencia al resto de la programación del ICR, y eso “era contrarrevolución”. ¿Habrían escapado al ojo de Serguera estos Zafiros presuntos imitadores de Los Platters, que nunca compusieron ni cantaron una canción de tema político al estilo de la Nueva Trova, y para colmo se presentaban en público vistiendo trajes de tres piezas como burgueses? Únicamente Miguel Cancio, sobreviviente solitario, puede hablar en nombre del grupo extinto:

Uno de los hechos que más influyeron en el declive del grupo fue la cancelación de una segunda gira que teníamos por la antigua Unión Soviética. Eran cuatro meses con actuaciones junto a Los Papines, Rosita Fornés y otros artistas, en Polonia, Checoslovaquia, Bulgaria, Hungría y Alemania. […] Consideramos que iba a ser muy fatigoso para nosotros y renunciamos a continuar aquel tour. Inmediatamente nos mandaron para La Habana y cuando llegamos al aeropuerto nadie nos esperaba. […] Ahí vino la debacle, el tranque en la televisión y en la radio. Durante mucho tiempo nos «cortaron la luz».[…] Eso creó descontento y decepción entre nosotros. Y el recurso que apareció fue el alcohol, el único vicio de mis compañeros. […] Después tuvimos otro período de actuaciones en cabarets, hasta que Manuel Galván, el guitarrista y director musical entonces, decidió abandonar el grupo. […]Yo quedé otra vez como director, pero después lo dejé también porque ya las cosas no funcionaban como antes.[…] Ellos siguieron cantando y yo pasé a trabajar al Centro de Contrataciones Artísticas. Luego me fui a cantar a Camagüey como solista hasta que en el 80 tuve que abandonar la música.

Sobre cómo fue rodar la película en La Habana, en entrevista a la prensa de entonces, Hugo Cancio explicó:

Empecé a venir a Cuba a buscar material sobre Los Zafiros en la televisión cubana para hacer un documental. Un incidente hizo que la obra pasara a ser una película.

Después de algún tiempo de recopilación de información, llegué nuevamente a Cuba y prácticamente me expulsaron del ICRT. Me dijeron que Enrique Román ya no era el presidente, el nuevo directivo había decidido que Los Zafiros eran patrimonio nacional y yo no tenía nada que buscar allí.

Ya existía la Dirección de Asuntos Consulares y Cubanos Residentes en el Exterior (DACCRE) cuyo director era José Ramón Cabañas. Me presenté ante el Ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Robaina, y le comenté la idea de hacer una película –y usé la palabra película en lugar de documental– sobre la historia de Los Zafiros. Entonces me conectaron con el ICAIC, con el Ministerio de Cultura y se fue repitiendo en esos lugares el término película hasta que terminamos haciendo eso: un filme que me costó casi un millón de dólares.

No me arrepiento de ese gasto a pesar de que nunca la comercialicé. Jamás salió en video ni se exhibió en ninguna sala de cine de forma comercial. El valor sentimental que le puse a ese proyecto me impidió vender sus derechos.

Era una época difícil donde no existía intercambio entre Cuba y Estados Unidos. Lo que hicimos fue una combinación de riesgo premeditado y total ingenuidad. Dije: «lo voy a hacer porque tengo el derecho, es mi país, mi cultura, la historia de mi padre…» y con esa convicción continuamos el proyecto.

Fue la primera película realizada de manera independiente al ICAIC. Los acuerdos se hicieron con RTV Comercial que estaba recién creado y al ICAIC se le compraron servicios.

Los Zafiros son el alma de La Habana

Sobre el éxito de la película en Cuba y la permanencia de Los Zafiros en la memoria y el alma de los cubanos ya he hablado en este trabajo, pero quiero llamar la atención sobre la última pregunta que se le hizo a Cancio en aquella entrevista, y fue ¿qué parte del filme le había causado una mayor emoción?, y él dijo que el arreglo de Habana con la imagen de El Morro detrás. Cuento esto, porque fue precisamente una imagen casi idéntica la que viví, años después, durante una visita que hicimos a El Morro y la Cabaña mi esposo Oscar Ferrer y yo cuando comenzábamos nuestro noviazgo, hoy convertido en una unión de veintidós años. Ya llevábamos muchas horas recorriendo las fortalezas cuando decidimos mirar por última vez desde los muros de La Cabaña, La Habana antes de regresar a casa. Contemplamos la ciudad, el mar que nos separaba de ella con su oleaje discreto y oscuro bajo la luz naranja del atardecer, que, como dije en un artículo reciente, es para mí el oro de los tristes, y de repente yo me fijé en que las piedras de aquellos muros tan antiguos estaban calcinadas y eran viejas, muy viejas, casi tanto como la ciudad en que he nacido y que mi abuelo, el poeta y periodista José Manuel Picart, me llevaba a conocer durante largos paseos en que me mostraba las ruinas de los palacios y las estatuas, las fuentes, los soportales de columnas heridos de sombras, de las sombras de tantos y tantos fantasmas que una vez fueron cuerpos vivientes y pisaron esas calles… Y me prometí a mí misma que por amor a mi abuelo y a mi ciudad, algún día escribiría un libro sobre ella. Mientras mi esposo y yo mirábamos caer la tarde desde los muros de la fortaleza, en una radio que alguien encendió a nuestras espaldas se dejó oír la canción de Los Zafiros, Habana, y sus acordes se esparcieron entre aquellos muros, y dentro de mi alma se empozaron para siempre.

Como desde mis comienzos en el periodismo me especialicé en La Habana colonial y republicana, reuní en una semana todos los trabajos de periodismo literario y de investigación que tenía hasta el momento sobre el tema en un libro para el que no me costó ningún esfuerzo encontrarle título, porque ¿de qué otra forma podía llamarse que Habana, como gemir de violines…?

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

OROS DEL REFRANERO ESPAÑOL

Cuando yo era niña siempre escuchaba en mi familia, muy apegada a la cultura española, gran cantidad de refranes que han  permanecido en mi memoria. Hoy, mientras intentaba dar apoyo emocional a alguien que está perdiendo su relación amorosa, le dije: “A enemigo que huye, puente de plata”. Mi papá me lo repitió cientos de veces a lo largo de mi vida. Hoy me surgió la curiosidad: ¿Quién dijo esto, dónde, cuándo, por qué…? Busqué en Google, que es como la Biblioteca de Alejandría de nuestra época, y encontré algo muy interesante.

Quienes hayan visto la magnífica serie Isabel, de la Televisión Española, que cuenta la vida de la reina Isabel la Católica, una de las monarcas más grandes de la Cristiandad, recordarán, tal vez, a un mozo fuerte, moreno y guapo, con cierto aire melancólico, Gonzalo Fernández de Córdoba, quien llega a la corte de Castilla como maestro de caballos y termina convertido nada menos que en el Gran Capitán, sobrenombre con el que pasó a la Historia por sus innumerables hazañas guerreras y su valor sin límites. Él fue el autor de la frase que se convirtió en parte del refranero español.

Sergio Pérez Mencheta, actor hispano-ruso, Licenciado con honores por la Fundación Shakespeare de Madrid, interpreta a Gonzalo Fernández de Córdoba en la serie Isabel

Gonzalo, quien como su nombre indica era natural de Córdoba, Granada, nació en 1453. Por las estrategias que empleó para conducir el combate entre las tropas españolas que él comandaba contra las tropas francesas que ocupaban el reino de Nápoles, entonces aún perteneciente a la corona de Aragón, se le ha considerado como el primer soldado moderno. Gracias a su sagacidad militar, la ciudad terminó cayendo en sus manos, y fue entonces cuando no permitió a sus hombres perseguir a los franceses derrotados, quienes iban en franca retirada. Aquel día pronunció esas palabras.

De regreso a Castilla, su victoria le valió de los Reyes Católicos el título de duque de Santángelo, y en 1502 el título de Virrey de Nápoles. La historia, que no solo escriben los historiadores, también se nutre de los rumores y las leyendas, y hoy se cree, como en aquel tiempo también se creyó, que Gonzalo amaba con fervor a Isabel, a quien conoció aún princesa y soltera, aunque mantenía en secreto su pasión; ella no era ajena a aquel sentimiento y tampoco lo repelía. Cuando la reina murió, el rey Fernando fue haciendo a un lado al héroe a quien debía una corona, hasta que lo separó oficialmente del gobierno de Nápoles. Gonzalo, en gallardo silencio, se retiró de la vida pública a sus posesiones, y dejó este mundo el 2 de noviembre de 1515, en Granada.

El gran escritor Miguel de Cervantes, quien tuvo una vida militar muy agitada y desde muy joven peleó en varios frentes de batalla, retomó la frase de Gonzalo, a cuyas órdenes probablemente sirvió, y la puso en boca de Don Quijote en una escena muy simpática y absurda, en la que el ingenioso hidalgo, en peligro de ser arrollado por una desbandada de toros bravos, exclama enardecido de coraje: “Deteneos y esperad, canalla malandrina; que un solo caballero os espera, el cual no tiene condición ni es de parecer de los que dicen que al enemigo que huye, hacedle la puente de plata”.

Puede parecer al lector que la frase dicha por Alonso Quijano es ligeramente diferente a la que se le atribuye a Gonzalo, sin embargo, es muy probable que se trate de la frase original porque está dicha en castellano antiguo, como el que hablaba Gonzalo. Tal como la conocemos hoy convertida en refrán, ha cambiado al español actual.

Mi padre, que era bastante sabio, conocía mi carácter rebelde y mi tendencia a presentar batalla, por eso siempre me refrenaba con esa frase. La primera vez que me la dijo yo no le comprendí, y él me explicó: “Si alguien que ya no te sirve para nada y tampoco puede hacerte daño quiere irse de tu vida, pónselo fácil para que se vaya lo más rápido posible, y no desperdicies en esa persona ni tu tiempo ni tu energía, y así te deja libre el camino”.

Como el núcleo de la naturaleza humana no cambia jamás porque es la esencia de nuestra especie, y aunque pasen los siglos siempre continúa fiel a sí mismo, espero que Gonzalo Fernández de Córdoba haya ayudado a mi amiga desde el Más Allá al ofrecerle, por boca mía, una verdad como un templo que es al mismo tiempo un pozo de sabiduría.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

CRECE MALTRATO ANIMAL EN CUBA COMUNIDAD ANIMALISTA CLAMA POR REVISIÓN DEL DECRETO-LEY 31 DE BIENESTAR ANIMAL

Agosto de 2019

NOVIEMBRE DE 2022

El Decreto-Ley 31 de Bienestar Animal tiene ya un año de haber sido aprobado por las Instancias superiores del país, entre ellas el Ministerio de Justicia, el Consejo de Estado, la Asamblea Nacional y el Ministerio de Agricultura, máximo responsable de velar por el bienestar de toda clase de animales dentro del territorio nacional de Cuba. Pero para nadie es hoy un secreto que, ansiado con desesperación por la comunidad animalista de esta isla, engavetado por casi tres décadas y finalmente reconocido por el Estado, el resultado de tantos afanes nunca fue el esperado por quienes tanto y tan duro lucharon para conseguirlo, aunque nadie niega que fue un primer paso positivo en el camino que todo ser humano de bien quiere recorrer hasta alcanzar la meta máxima: la convivencia respetuosa con otras especies en este planeta.

De cuatro patas, de dos, con alas o sin ellas, con picos y plumas, pezuñas, cuernos o garras, destinados a acompañar personas, al consumo alimentario, a ciertos tipos de trabajo o a cualquier otra función que la especie humana, la más desarrollada entre todas las especies animales, les haya asignado desde que comenzó a convivir con ellos sobre La Tierra, los animales han sufrido siempre los rigores de nuestra mano tirana y abusiva, la misma que en muchos casos los domesticó para beneficiarse con sus habilidades, como ocurrió con los lobos, a quienes domesticamos y amaestramos para que nos ayudaran a cazar, y en ello persistimos durante milenios, hasta que los convertimos en estos mismos perros afectuosos y mansos que hoy sufren abandono, maltrato, violencia, violaciones, torturas y muerte.

Y este es solo un ejemplo. También abusamos de los caballos, burros, asnos, bueyes y toda clase de animales “de tiro”. Los apaleamos para que arrastren cargas que triplican o cuadriplican sus pesos corporales durante distancias largas, bajo inclemencias climáticas de todo tipo, sin el menor remordimiento…

No solo comemos el ganado menor. Religiones como el Islam y todas las religiones africanas existentes en Cuba lo sacrifican, justificándose con este impúdico y tremendamente cínico postulado: “Los animales han venido al mundo para sacrificarse por los humanos”. También las aves, además de comerlas, las degollamos y desangramos sin el menor escrúpulo sobre los altares, con la esperanza de que su muerte salve o cambie una vida, abra un camino para abandonar el país, devuelva a alguien la posición perdida y toda clase de promesas que, aunque muchas veces no se cumplen, siguen gozando de la credulidad de miles de ciudadanos y… de sus billeteras.

Muchísimas personas no sienten ninguna empatía con los animales, porque para sentirla hay que haber nacido con cierto grado de sensibilidad que no todos los humanos poseen, o haber sido educados de manera sistemática en ella. Pero no hay que ser un espíritu superior para condolerse, y aquellos a quienes no les importa la suerte de los animales, sí debería importarles el hecho de que, con la escandalosa proliferación del maltrato animal que ha ocurrido en Cuba durante los últimos años se asocian, de forma clara e incontestable, toda otra serie de delitos de altísima peligrosidad no solo para la sociedad, sino para la economía nacional.

El maltrato animal pervierte a los seres humanos, les hace paladear aberraciones sanguinarias y sexuales, desquicia sus mentes y los convierte en asesinos insaciables que, si hasta hoy tal vez solo han matado perros y gatos, mañana pueden matar niños o individuos de cualquier edad.  Estos criminales son un ejemplo desastroso para la salud mental y moral de nuestra población, en especial de nuestros niños y adolescentes, cuyas personalidades están en formación y necesitan que se les inculquen valores morales elevados. Y ya se ven en las redes los frutos de lo que este mal puede hacer: desde las escuelas primarias hasta en planteles de la enseñanza media pueden encontrarse maltratadores de cualquier edad, quienes disfrutan y suben a sus perfiles sociales videos donde se muestran a sí mismos cometiendo crueldades espantosas sobre infelices gaticos de meses y perros de cualquier raza, pero, en especial, callejeritos desgraciados; crímenes de los que se ufanan con sus amigos como de las más heroicas de las hazañas. Son los ciudadanos del futuro que estamos permitiendo, los que no cuidarán jamás el medio ambiente, los depredadores del mañana, peores que cualquier animal que conozcamos, porque matan por diversión y por maldad. Las expresiones torvas que ya lucen en sus rostros a edades tan tempranas deberían ser señales de aleta para sus familias y autoridades sanitarias sobre posibles psicópatas en formación.

De las pérdidas y daños que el maltrato animal en aumento en Cuba tiene sobre la economía nacional, mejor se ocupan los que gozan de la experticia que a mí me falta en ese aspecto tan específico del problema, pero que se ocupen pronto, pues la matanza y venta ilegal de reses y caballos es otro hecho que ya no puede ocultarse por más tiempo, y en el que se entraman, como en una madeja perversa y de terrible eficacia corruptora, criadores de ganado, propietarios o arrendatarios de coches y carretones,  propietarios de fincas, trabajadores de granjas, vendedores clandestinos y todo un muestrario mafioso que debería producir alarma en las autoridades de nuestro país. Hasta se encuentran veterinarios entre los asesinos y maltratadores de animales. Puede resultar increíble, pero estos profesionales depravados existen y actúan. En la tierra de nuestros gloriosos Padres Fundadores el Mal baila su conga vergonzosa con total impunidad. Y digo total, porque a pesar de las inocuas multas que se aplican (y porque no en todas las ocasiones se investigan los casos debidamente), los culpables ríen y continúan riendo y depredando en el mayor irrespeto hacia el Estado, el Gobierno, todos los Ministerios, la policía y el pueblo de esta nación.

Seguir enumerando males empujaría a una infinitud que impediría terminar este trabajo, cuyo punto focal es que el Decreto-Ley 31 de Bienestar Animal, plagado de ambigüedades, de imprecisiones y de muchos errores de redacción en los que no debería incurrir jamás la terminología legal; tremendamente insuficiente en la enumeración de todos los actos cometidos contra animales —que constituyen delito y así son reconocidos en las legislaciones de muchos países, y no todos del Primer Mundo, por cierto—; con su mero carácter de Contravención, su No inclusión en el Código Penal de la República de Cuba y sus sanciones económicas en forma de multas, que  la comunidad animalista de Cuba y todos los amantes de los animales consideran dramáticamente insuficientes, no ha demostrado hasta el día de hoy ser una herramienta eficaz para detener el maltrato animal y la crueldad extrema y alucinante que se está desarrollando en el seno de nuestra sociedad. No ha sido capaz de eliminar las peleas de perros clandestinas con su arrastre de agravantes tales como las apuestas y el juego ilícito, la violencia contra animales y en muchas ocasiones también entre humanos, la cría de animales con destino a estas perreras que proliferan tanto en la capital como en provincias, la prostitución y otros delitos asociados. El Decreto no ha sido capaz de erradicar las carreras de coches de caballos que ocurren a la vista pública en el kilómetro 90 de las Ocho Vías ni los apaleamientos de caballos de tiro por sus dueños, que en ocasiones llegan a provocar la muerte del equino y, como en un caso que ha conmovido a la comunidad animalista, el desollamiento de las patas del animal hasta dejar visibles huesos y tendones. El Decreto no ha sido capaz de erradicar la zoofilia, cuyos asquerosos y repudiables practicantes no cesan de aparecer e, incluso, al menos en un caso, se sabe que el zoofílico forma parte de una red dedicada a semejante aberración. ¿Dementes, retrasados? Pues a las instituciones de salud que deban encargarse de ellos. Sacarlos de las calles, donde constituyen una amenaza constante para la seguridad de la población.

Pero la peor consecuencia —y hay que decirlo así porque se debe llamar a la verdad por su nombre— que ha tenido el Decreto es esta: con su suavidad sancionadora, sus ambigüedades e imprecisiones, y con la disposición de personal profesionalmente poco preparado para su implementación, ha provocado que, aun estando la sociedad en posesión de esta arma legal, crezca, en proporción geométrica al aumento del maltrato animal en todas sus formas, el miedo de la población civil a denunciar a los culpables. Vecindarios y comunidades enteros aterrorizados porque el maltratador es “peligroso”, “me amenaza” “es capaz de cualquier cosa”, “es un asesino”, “me va a pegar el SIDA”, “se va a meter en mi patio y me va a matar mis animales”, “va a agredir a mis hijos”, “no quiero hablar, no sé nada” y un catálogo patético y vergonzante (pero hasta cierto punto comprensible) de pánicos cuelga de las bocas de los testigos y las sella de modo trágico, haciendo cómplices, involuntarios o no, a todos aquellos que pudieran contribuir con sus denuncias y testimonios a aminorar el mal. Ninguna sociedad civilizada debería estar sometida a esos terrores, y ninguna autoridad civilizada o que se precie de serlo debería permitirlo. Duele y provoca una rabia infinita pensar que un pueblo como el nuestro, capaz de librar en la manigua dos Guerras de Independencia casi sin armas, con guerreros descalzos y semidesnudos, sin medicinas y sin alimentos contra uno de los imperios más poderosos y crueles de su tiempo; un pueblo que se enfrentó, padeció y sobrevivió a la Reconcentración, un pueblo que combatió y derramó su sangre contra tiranías tan sangrientas e implacables como las de Machado y Batista y llevó a cabo una Revolución en el hemisferio Occidental, hoy se esconde tembloroso dentro de sus casas para no ponerse a tiro de los maltratadores de animales. Ese miedo es una vergüenza nacional.

 La comunidad animalista de Cuba, los cubanos amantes de los animales y los ciudadanos celosos de la sana moral que todo conglomerado humano debe mantener para no retroceder al salvajismo cavernario, elevan un clamor ya demasiado fuerte y estentóreo como para dejar de ser escuchado y ATENDIDO: es absolutamente necesario, imprescindible y de la mayor urgencia que el Decreto-Ley 31 de Bienestar Animal deje de ser un Decreto para transformarse en una Ley que pase al Código penal , y que a tantas crueldades deje de clasificárselas como Contravenciones y se les denomine por su nombre verdadero: crímenes con agravantes que merecen castigos severísimos, con penas de cárcel por atentar contra el bienestar de animales y humanos, por depredar gravemente el medioambiente, por deformar a nuestros niños y adolescentes, por desestabilizar emocionalmente a un enorme número de ciudadanos y generar angustia constante entre la población, por dañar la imagen de Cuba en el exterior, y por perjudicar, desde todas las formas y ángulos de vista posibles, la estatura moral de esta nación que hemos construido durante siglos sobre la base de muchos y muy duros sacrificios.

Los animalistas cubanos no son hordas histéricas a las que haya que mirar con recelo por sus reclamos, puesto que no atentan contra ninguno de los poderes estatales establecidos. No son grupos de histéricos ni de señoras nerviosas que gritan en las redes. No están mintiendo. Las pruebas hablan por sí solas, y aunque aquí no sea posible incluir todos los casos de maltrato animal de que tenemos noticia, exponemos un prontuario capaz de hacer que la exclamación hecha por una persona en las redes: “¿Es que nos hemos convertido en una cueva de diablos?” no sea una frase vacía de sentido, sino muy, muy peligrosamente cercana a la realidad que hoy padecemos.

El perrito Pinto, tenía su familia humana. Se enamoró de una perra de pelea cuyo vientre ya había sido alquilado por el dueño para procrear una camada peleadora. Este hombre, de quien aseguran fuentes anónimas es veterinario de profesión y trabaja en una granja, cortó los testículos de Pinto y lo mató a golpes en la cabeza con una estaca afilada. Tuvo un cómplice, entre los dos metieron el cadáver y la estaca en un saco y lo botaron a un basurero por el que corre agua clara sobre las piedras lisas. Esa fue la tumba de Pinto.
¿Ha pagado este asesino de Artemisa por su crimen? ¿Continua ejerciendo como veterinario…?
Esta era Mochita, perrita criolla cuyo dueño, padre del asesino, falleció en circunstancias algo oscuras. El hijo del occiso, Reinier González, aquejado de SIDA y quien, según fuentes anónimas se traviste cada noche para ejercer la prostitución, se instaló en la vivienda del muerto. No quería a Mochita, que pasaba mucho tiempo en la acera, del pasillo de la que fuera su antiguo hogar. Pese a haber recibidoi de protectoras dos ofertas de adopciónj, Reinier se negó a dar la mascota. Rabioso porque unas vecinas la alimentaban, apiadadas de que la mascota estaba sin agua ni alimento, ahorcó a Mochita en la ventana de su casa frente a ellas y otros vecinos, y dejó el cuerpo oscilando en sus estertores. Luego lo desapareció.
Aquí, sentadita, pasaba Mochita su triste vida desde que Reinier la repudió.
Este caso fue denunciado por el grupo animalista BAC-Habana y por un pequeño grupo de protectores y animalistas en la unidad de la PNR de Aguilera, Lawton. Al asesino se le aplicó el Decreto Ley con multa duplicada por el monto de 3000 pesos y se le levantó Acta de Prevención. El cuerpo de Mochita nunca ha sido hallado. Reinier continúa normalmente con su vida.
Esta mujer cuyo nombre desconozco, trabajaba como auxiliar de limpieza en los albergues para estudiantes de la Facultad de Ciencias Médicas de Villa Clara. Había maltratado animales antes, pero aunque había sido denunciada a las autoridades del plantel no se habían tomado contra ella medidas de ningún tipo. Hasta que un día arrojó desde un cuarto piso y en presencia de varios estudiantes a un pequeño perrito enfermo que los jóvenes cuidaban. Se reía mientras lo lanzaba y le llamaba «perro volador. Entonces el escándalo fue demasiado y la mujer expulsada, al parecer, de su puesto de trabajo. Salió a la luz que golpeaba a los animales los escupía y les botaba el alimento y el agua. Es una pena que su rostro aparezca aquí poco visible. En las redes la llaman «El rostro de la maldad»
Destino final de caballos de» arañeros cubanos»
La protectora Yeney Caballero tomó este video. Con un coraje extraordinario que solo se explica en una joven solitaria por el estado de hibrys en que debió sumirla lo que veía, ella persiguió al maltratador móvil en mano para tomar su cara. Él intentó agredirla.
Aquí tienen la foto de Renesito «El Malo», como se le conoce en su localidad. Fue multado, el animal ni siquiera era suyo.
Otro caso de apaleamiento a caballo exhausto
El colmo de este zoofílico fue que se insertó en un grupo de protectores de animales para conseguir mascotas. Violó repetidas veces al pastor alemán que aparece en la foto y a otros de sus animales. EN EL SEGUNDO VIDEO INSERTADO AL PRINCIPIO DE ESTE TRABAJO SE ALUDE A ESTE CASO EN CONCRETO
Esta perrita, fue quemada con toda intención con gran cantidad de agua hirviendo por un individuo mayor, en Calle 12, Santa Marta, Villa Artistica, Varadero. Estaba recién parida.
Fue rescatada con un único cachorro. De los demás no se conoce destino. Sus quemaduras, profundas, están infestadas. Está recibiendo atención médica. Hasta el momento los testigos disponibles no han accedido a identificar al verdugo.
Este bebé gatico fue empalado.

Ahora voy a presentar uno de los casos que más ha estremecido a la comunidad animalista de Cuba y al pueblo en general: El zoofílico de Cienfuegos, a quien su madre desesperada denunció reiteradas veces en el policlínico de su área, sin que nadie le hiciera el menor caso. Finalmente, ante la denuncia de grupos animalistas, entre ellos BAC, el zoofílico fue internado en un psiquiátrico, del que probablemente saldrá cuando sea dado de alta. según fuentes anónimas, le fueron retirados los animales, expedida orden de restricción y prohibición de tenencia de animales. ¿Suficiente? ¿Es realmente inimputable?

Están viendo la vulva de una bebé gatica propiedad del criminal, qe la violaba y la tenía encerrada, junto con su hermanita, en un closet sin agua ni alimento. La hermanita falleció. Esta fue rescatada.
La víctima bebé
Sí, otra de las víctimas: un pequeño patito
Otra de las víctimas violadas
Y otra más
Este es el caso monstruoso y oscuro de una perrita hallada en el estadio del Latino junto a otro perrito, presumiblemente un cachorro, que se negaba a separarse del cadáver. No se sabe nada sobre el autor de este horrendo crimen.
Otra lacra social: peleas clandestinas de perros
Así quedan los infelices perros ofrecidos como sparring para entrenamiento de los perros de pelea
ESTA HISTORIA LA TOMÉ DE UN POST DE ESTE MISMO BLOG:
Estas imágenes de perros de pelea maltratados fueron tomadas por la turista italiana que denunció los hechos. Hay otras más precisas que aportan datos concretos. Vean el testimonio de la turista:
Hola, mi nombre es […] y yo acabamos de regresar de un viaje a
Cuba Viaje maravilloso, excepto que por desgracia ocurrió en una casa
particular donde 2 perros seguir luchando. Uno de ellos, en los días
en que estuve allí, era volver después de una pelea y se mantiene
unido con una cadena muy corta a una barandilla en una terraza soleada, herido. El Grim, un Rottweiler siempre se mantiene debajo de una escalera, una jaula de concreto con una puerta cerrada. Por
supuesto, todo está ahí, comiendo y todo lo demás… También hay que
tener un halcón atado cerca de la perrera donde se celebró el primer
perro, con una corta cadena alrededor de su cuello.
He hecho un poco de preguntar por allí y todo parece normal, las
peleas están en la agenda, gallos, perros, caballos de carreras de
calle…. Tuve la sensación de que la policía estaba al tanto de,
pero[…]  Por eso esperé volver a Italia para denunciar esta cosa, así que
espero que usted puede hacer
qualcos. A continuación voy a escribir
todos los detalles para los Vignales / restaurante en particular.
*
[…]Los perros son entre el restaurante y las habitaciones.
o de la turista: «
ESTA HISTORIA LA TOMÉ DE UN POST DE ESTE MISMO BLOG:
 Hola amigos, esta perra la recogimos el domingo pasado en la ocho vía cerca de
Ésta perrita de apenas un año de edad es la víctima del rastrero cruel. ¿POR QUÉ? ¿Y POR QUÉ TANTA IMPUNIDAD?
Jagüey. Nos montamos en una rastra y el rastrero, que venía desde Cienfuegos, traía al animalito amarrado de espalda en el fondo de la rastra, sin agua ni nada, a las 12 del día con tremendo sol!! Cuando subió a cobrar a todos los que montaron la desamarró y la cogió por las dos orejas y la tiró para la calle como si fuera un saco de basura. Y el pobre animalito se quedó todo torcido en la cuneta con una cara. Yo le grité que no hiciera eso y fui corriendo y le dije que me la diera que yo me quedaba con ella. El muy inhumano la volvió a agarrar, esta vez por una sola oreja, y la tiró de vuelta a la rastra luego de darle una vuelta en el aire. La perrita estuvo muy traumatizada el primer día pero poco a poco con mucha paciencia y cariño se ha relajado y ahora ha mostrado que es muy alegre y cariñosa. Debe tener máximo un año y no ha parido nunca. Se ve muy saludable, sin contar el ganglio que tiene inflamado en la oreja por el maltrato del domingo y uno que otro golpe que se le ve en la piel. Es una perra grande y serviría muy bien para cuidar una casa que tenga patio o sea grande […].
Ya reventada y los bebés siguen lactando de la madre muerta
He tomado esta foto de la página de algún periodista cubano que tiene su propio blog (yo lamentablemente no tengo cámara aunque también soy periodista) y vive en la isla (yo también vivo en la isla, y como ellos, no soy periodista independiente, así que jugamos en la misma liga, pero con diferente mentalidad). Como esta noche he encontrado dos blogs de periodistas galleros ya no recuerdo el nombre del autor de la foto. ¿Cómo pueden las personas dividirse en dos grupos tan totalmente opuestos como los que gustan de las peleas de animales indefensos que no tienen otro remedio que obedecer al hombre, y personas que quieren proteger a los animales de los depredadores humanos? Martí dijo: «Hay dos clases de hombres: los que aman y construyen y los que odian y destruyen». No consigo imaginar a Martí en una riña de gallos. Los artículos de estos dos blogueros me han llenado de indignación y de asco.
El acto perverso y cruel donde actores y un payaso del Rodeo de La Habana atormentan y causan la muerte de un gato bebé. Los autores, se dice, fueron multados y separados de sus puestos de trabajo. En el caso del payaso, se dice, le fue retirada su licencia para trabajar como tal. Estos hechos fueron ejecutados ante un nutrido público donde abundaban menores de edad.
Este perfil desapareció de las redes, presumiblemente borrado por la familia del adolescente, la cual, según la dueña de la gatica, se mostró deseosa de colaborar y hasta solicitó adopción de la víctima, a lo que no se accedió.

Otro caso de gatos lanzados por adolescentes. Este infeliz murió.

Por razones técnicas debo el video, pero los audios son espeluznantes: «¡Tíralo, tíralo», «¡Êl gato volador!», etc, gritaban con entusiasmo estos jóvenes criminales.
¿El rostro de un adolescente o el de un psicópata?
Fin de esta historia. Un gato menos

Sé que, desgraciadamente, podré seguir agregando imágenes e historias, porque mientras el Decreto-Ley 31 de Bienestar Animal no sea revisado, reformado como se necesita para la salud de la sociedad cubana en general y convertido en ley, incluido en el Códico Penal con sanciones muy fuertes y penas de cárcel, como ya se ha hecho en tantos países, este catálogo de horrores, devenido ya desastre nacional por su gravedad y presencia en toda la isla, no llegará a su fin.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , | 2 comentarios

ATENCIÓN: PSICÓPATAS Y MALTRATO ANIMAL. VEAN CÓMO UN PSICÓPATA USA A LOS ANIMALES PARA ASESINAR PERSONAS

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

Si los depredadores humanos de animales supieran que cuando mueran, tal vez quien único sienta su ausencia sea un animal…

Por Sonyrex hace un año

Dicen que los muertos se quedan muy solos… pero… ¿es siempre así?

Bobby es un perrito que vive en el cementerio municipal de Roca, ubicado en la provincia de Rio Negro, Argentina, que desde hace tres años decidió quedarse. Al parecer, la partida de su querido dueño lo impactó mucho, pero el perro demuestra que ni la muerte lo puede separar de él.

Ningún humano se queda para siempre en el cementerio junto a la tumba de su ser más querido. Solo un perro es capaz de seguirnos hasta en la muerte

Desde aquel entonces ha acompañado todos los días al sepulturero de las tardes, Daniel Cisterna, y se ha vuelto su mejor amigo, compañero y protector.

Daniel comentó a Rio Negro:

«Hace tres años que falleció su dueño y desde entonces nunca dejó el cementerio. Se quedó porque su amo está sepultado acá».

Bobby tiene su propia casita en el cementerio. Desde que llegó al lado del coche fúnebre de la persona quien fue más importante en su vida, decidió quedarse con los trabajadores. Los días pasaban y su familia lo iba a buscar, pero Bobby no cambiaba de idea y se quedaba al lado de la tumba de su mejor amigo.

Daniel agregó:

«El perrito seguía arriba de la tumba de su dueño, no se quiso ir. Lo cargaron a una camioneta, pero se bajó y volvió a la tumba de su amo. No se quiere ir, quiere quedarse con su amo».

A pesar de muchos esfuerzos, su familia decidió dejar que el perrito se quedara, después de todo, era lo que más quería hacer.

El sepulturero dice que en el cementerio hay más perros, pero que la lealtad, fidelidad y amor incondicional de Bobby lo ha conmovido totalmente.

Daniel agregó:

«Me conmovió mucho por el cariño que tuvo por su amo, por su fidelidad, es algo que nunca había visto».

Ambos han creado un vínculo especial de amistad muy hermoso, y desde que Daniel llega al cementerio, Bobby lo acompaña a realizar todas sus labores.

Si el hombre tiene que sepultar, recorrer el cementerio o arreglar algunas tumbas, Bobby siempre está a su lado, como lo haría cualquier amigo. Cada vez que escucha la moto de Daniel, llega hasta la puerta para darle la bienvenida y cuando se marcha lo acompaña hasta la salida y se devuelve a su hogar.

Pero lo más sorprendente de Bobby es que a la hora de los entierros fúnebres, ha desarrollado un papel que conmueve a las personas. Cuando Daniel realiza un entierro, el perro se queda acostado al lado de la familia doliente y se queda quieto observando el ritual.

Daniel dijo:

«Pareciera que comprendiera su dolor».

Al final, las personas terminan conmovidas por el gesto del perro, preguntan por él, lo acarician y se convierte alguien como un terapeuta emocional. Daniel termina contándoles la conmovedora historia del perrito a las personas, que quedan realmente impactadas con la lealtad hacía su dueño.

A veces preguntan cómo hace el perro para sobrevivir en el cementerio, pero por fortuna Bobby tiene una madrina que cubre todas sus necesidades. Una mujer llamada Adriana Carrasco, se encarga de llevarle semanalmente comida a Bobby y a los demás perritos del lugar y sus alrededores.

Adriana es amante de los animales, y junto a sus hermanos dedican una parte de su tiempo para alimentar y cuidar a los perros sin hogar.

Desde que su madre falleció en el 2008, Adriana visita con regularidad el cementerio y así conoció a los perros que viven allí. La mujer mantiene contacto con el sepulturero Daniel, preguntando por los perros, por si necesitan algo, y él se encarga de avisarle.

Muchas personas preguntan por qué no se busca una familia adoptiva para Bobby, pero la realidad es que el cementerio es su hogar.

Adriana comentó:

«El perro eligió vivir en el cementerio, acá está su casa, no les falta el cariño, el alimento ni la atención veterinaria. Ellos están bien acá».

Bobby seguirá realizando su trabajo de terapeuta emocional para todas las personas que lo necesiten y continuará demostrando su grandiosa lealtad.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

La violencia invisible. El maltrato animal en la infancia como factor criminógeno y pautas para su prevención (II parte)

Nathalie de la C. Miret Gonzalez
Profesora Instructora Adjunta de Derecho Penal y Criminologia Facultad de Derecho UH.

Foto tomada del mismo sitio

NOTA: No acepto esto como justificación en todos los casos de maltratadores. Yo, y muchos como yo, provenimos de hogares disfuncionales con violencia doméstica, y somos animalistas desde que tenemos memoria. pero sé que lo que dice el artículo es cierto.

Maltrato animal, ¿juegos de niños o campanas de alarma?


La conducta social de cada individuo viene desarrollada mediante un proceso de socialización a lo largo de la vida, por el cual el sujeto adquiere las habilidades, roles, expectativas y valores del grupo socio-cultural al que pertenece. Mediante el mismo el sujeto adquiere los conocimientos indispensables para convivir adecuadamente en su microambiente, siendo además un mecanismo reciproco entre él y la sociedad.

Parte de ese proceso de socialización viene dado por las relaciones entre el niño y los animales, recibiendo los primeros desde edades tempranas el contacto con aquellos, a través de imágenes o materiales audiovisuales o didácticos de cualquier tipo e incluso contacto directo, pues muchos infantes conviven desde pequeños con una o varias mascotas. Es así que aprenden a desarrollar su autoestima y también cierta empatía y afecto incondicional hacia otros individuos.

No obstante, existen familias disfuncionales o problemáticas en las que los niños pueden aprender que los animales pueden ser maltratados y que, de hecho, está bien hacerlo, siendo la conducta agresiva aceptable en todas las esferas. En estos casos, los niños pueden llegar a identificarse con el agresor, adoptando ese rol, situaciones estas en las que la crueldad hacia los animales puede estar relacionada con la violencia doméstica, abusos de diversos tipos, acoso, entre otros.

A menudo, la violencia hacia los animales responde a venganzas contra otros miembros del grupo social o familiar, sobre todo por parte de hombres que maltratan a sus parejas e hijos. En la mayoría de los casos, es incluso el padre quien regala la mascota a la mujer o al hijo, para poder manipularlos y ejercer su poder a través de aquella.

En este punto, comenta Larrain (2002) que las primeras experiencias violentas de los seres humanos se dan en la familia, a partir de la concepción de la violencia como un medio eficiente para educar a los hijos, con lo que se interioriza la idea de que es esta un mecanismo legítimo para resolver conflictos y expresar los sentimientos de malestar. Incluso puede llegar a identificarse con preocupación o afecto.

Los niños expuestos a este tipo de situaciones tienden por tanto a ser más violentos, y puede ser esta una forma de expresar su dolor o rabia, propias del proceso de victimización por el que atraviesan, dirigiendo entonces en una primera etapa esos sentimientos hacia seres más vulnerables. De ahí que deba tomarse esta manifestación en la infancia como un signo de alerta, pues el medio familiar o escolar puede estar siendo violento o abusivo, con lo que el estar atentos permitiría además frenar esta situación antes de que cauce un mayor daño en él.

En este sentido resulta interesante la teoría del desarrollo del aprendizaje del comportamiento antisocial, de Patterson, De Baryshe y Ramsey’s, (1989). Esta sugiere que la conducta de estos niños viene modelada por patrones parentales punitivos, la ausencia de habilidades sociales, y la falta de apego; patrones que a su vez son empleados por los menores para controlar a sus animales y posteriormente a otros individuos.

Uno de los ejemplos de criminales que pueden haber pasado por este proceso es el caso del asesino Henry Lee Luccas, quien con solo 10 años fue testigo de cómo su padrastro apuñalaba a una ternera y abusaba sexualmente de ella mientras esta agonizaba. Tres años más tarde, el mismo capturaba pequeños animales y los desollaba por diversión. Entre sus prácticas también realizaba rituales sexuales con estos animales, los que incluían tortura y muerte. En los próximos 30 años, apuñalo, mutilo y asesino a mujeres, siendo reconocido por la criminología como uno de los asesinos más notorios.

Por su parte, Felthous (1980) elaboro una conceptualización psicoanalítica para explicar el impacto del maltrato parental en el niño, refiriendo que este proyectaría su agresividad hacia su maltratador a través del animal, retomando el fenómeno del desplazamiento de la hostilidad ya mencionado. En este orden, cuando un niño es maltratado en el hogar o acosado en la escuela, puede igualmente recrear este comportamiento en animales, como forma de retener el control sobre otro ser vivo menos poderoso, mostrándose apático y desconsiderado hacia el bienestar de otras especies (Guillone et al., 2004).

El hecho de que un niño experimente placer en la sensación de poder que le provoca dominar la vida de otro ser que frente a él está en posición de desventaja, implica que está en proceso de configuración de una personalidad violenta y peligrosa para su entorno y la sociedad en general. El niño siente temor ante una figura que es superior a él en fuerza y edad, por lo que no dirige hacia allí sus frustraciones, lo que no es más que la perpetuidad del comportamiento violento aprehendido.

Al respecto señala Querol (2015), que si un niño puede cometer este tipo de actos, esa amputación emocional trae terribles consecuencias para su personalidad, haciéndole capaz de llevar esa violencia cada vez más lejos. A nivel psicológico, retomando los planteamientos de Margaret Mead, el maltrato animal indica que existen disfuncionalidades cognitivas y/o ambientales en el menor, formas erróneas de interpretar el poder y el control.


De acuerdo a los resultados de los estudios ya comentados, pueden identificarse rasgos comunes en niños o adolescentes que manifiestan este comportamiento. Son niños que pueden llegar a sentirse inferiores, criticados; son rechazados repetidamente, lo que contribuye a su aislamiento social y ruptura de vínculos afectivos con el medio. No reciben la suficiente atención de adultos, y se encuentran física y emocionalmente descuidados.

Acostumbran a violar normas sociales y los derechos básicos de otros humanos y animales. Baja autoestima y elevada susceptibilidad a la presión de otras personas. Poco control de la agresividad física y la ira, comienzan peleas, agreden a otras personas o animales y pueden llegar a auto mutilarse; falta de control de impulsos, y sentimientos d falta de poder.

Muchas de estas características fueron reflejadas, como medio de alusión a la maldad humana, en The Lord of the Flies, primera novela del escritor inglés William Golding, y adaptada al cine en dos ocasiones, en 1963 y 1990. En la misma, se narra la historia de un grupo de niños cadetes de una escuela militar que se ven perdidos y solos en una isla tras la caída del avión que los llevaba de regreso a sus hogares al mar.

Inmediatamente intentan sobrevivir mediante la unión del grupo y la designación de un líder, sin embargo, uno de ellos, sin respeto a norma alguna y sintiéndose excluido, separa al grupo en dos bandos conduciendo a sus amigos a la caza obsesiva de un jabalí, lo que deriva en el desarrollo de un comportamiento totalmente agresivo por todos, culminando en el asesinato de sus rivales.

Prevenir educando. Hacia una sociedad sin víctimas invisibles.
Diversas investigaciones (Querol, 2010; Romo et al., 2011; Álvarez, 2016; Richtel, 2016) han puesto de manifiesto que educar a los niños mediante la transmisión de valores positivos hacia todos los seres vivos del planeta es un elemento muy importante de cara a la prevención de actos crueles contra los animales, facilitando el desarrollo de la empatía hacia los humanos y evitando la comisión de otras conductas constitutivas de delito. En este orden, los programas educativos ayudan a desarrollar el sentido de la responsabilidad y la autoestima.

Es preciso, por ello, la sensibilización de toda la sociedad ante este asunto, de manera que mediante la apelación a la conciencia pública, puedan erradicarse lo comportamientos violentos que son causa y efecto del maltrato animal. La reducción de la violencia entendida como comportamiento impetuoso que viene impuesto como producto exclusivo de una desproporción de poder entre quien la ejerce y quien la padece, es otro aspecto de gran relevancia, por lo que deberán fomentarse una serie de valores en el seno familiar, escolar y social que permitan la convivencia armónica.

La cuota de responsabilidad que les corresponde a las familias en la prevención del delito es innegable, y no puede ser concebida aislada del entorno comunitario, de ahí que las relaciones familia-comunidad posean carácter interactivo, al ser imprescindible el intercambio de esta con el medio social para el cumplimiento de su función socializadora, haciendo aportes a la formación de la conducta de acuerdo a las normas sociales imperantes o generando problemas que se reflejarán socialmente a largo o mediano plazo. Considerado el ambiente familiar como el primer grupo humano con el que se relacionan los individuos desde su nacimiento, se le atribuye el constituir el factor primario e inicial más importante del medio social, por sus posibilidades de influencia desde edades tempranas.

En este ámbito, es de resaltar la función educativa que desempeñan, siendo en el seno familiar donde se modelan las primeras orientaciones del niño, llegando a ser trascedente incluso para jóvenes y adultos, puesto que como ha sido señalado, el proceso socializador abarca toda la etapa vital. Por tal motivo, los métodos educativos que se empleen resultan medios para el estímulo o la sanción de determinados comportamientos, y el referente conductual de los padres posee una amplia significación en este proceso. Se recomienda por tanto, educar en las bases del amor y la armonía, evitando recurrir a métodos violentos que generen una respuesta similar.

Igualmente, el respeto y el amor hacia otras especies y todas las formas de vida debe inculcarse desde el medio familiar.
El trabajo en los centros educacionales, por su parte, juega un rol cardinal en la formación del individuo y la prevención, sin embargo se impone reconocer que el papel de la educación no se reduce a la enseñanza académica, sino que implica que se logre educar, entendido el término como la formación de cualidades morales y éticas indispensables para el logro de una adecuada conducta que fluya a favor de los principios e intereses sociales.

El rol del maestro y la escuela resulta vital en la prevención de los actos de violencia, ya que participan activamente en la formación de valores, ideales y normas de conducta, al igual que la familia; influyendo ambos en el establecimiento de aspiraciones y proyectos vitales del futuro adulto. Lo que debe cuidarse es la coherencia, complementación y reforzamiento de esas influencias educativas de ambos factores, porque de entrar en contradicción, el conflicto de influencias desmejoraría la estabilidad del proceso formativo personológico. Se requiere además de un personal especializado en los centros educacionales, vocacionalmente orientado a la labor de enseñanza, y un dinámico conocimiento del entorno familiar y comunitario que rodea a los educandos, potenciando a la vez su formación cívica.

En tal sentido, las instituciones socio-educativas, deben valorar el potencial preventivo que existe en la relación niño-animal. A través de ella pueden aprender a manifestar sus sentimientos, reconocer el valor de la vida y experimentar el sentimiento de empatía hacia el prójimo, en cualquier forma física que adopte.
Debe verse la enseñanza y el respeto a la naturaleza como una lección de vida, y una estrategia eficaz puede ser incluir a los animales dentro de las terapias asistidas para niños víctimas de violencia intrafamiliar. Esto, dirigido por especialistas experimentados, puede ayudar a los menores que han sufrido traumas emocionales, o con problemas de conducta, a superarlos, permitiéndoles asimilar una nueva escala de valores que les resultara beneficiosa.

La puesta en práctica de los llamados programas de educación humanitaria es una opción viable en este marco, y en los que Venezuela ha tenido muy buenos resultados. Se trata de estrategias pedagógicas diferenciadas a la educación ambiental, pues esta última se centra en el impacto del ser humano sobre el medio ambiente, mientras que aquella implica el ejercicio de valores de convivencia, tomando como punto de partida el respeto hacia todas las formas de vida (Luque & Álvarez, 2014). Es una disciplina que integra otros valores que debería fomentar la educación formal, tales como la justicia social y ciudadanía, asuntos ambientales y el bienestar de los animales.

Su finalidad va dirigida a enseñar a niños y adultos el reconocimiento de sus acciones potencialmente dañinas. Ayudan a desarrollar el sentido de la responsabilidad y la preocupación por los demás, encontrando en la empatía las raíces de un comportamiento social responsable y aceptable.

En todo momento debe hacerse énfasis en que la detección, prevención y tratamiento de la violencia hacia los animales es un acto de humanidad en sí mismo. Los animales se encuentran, en relación al ser humano, en un nivel de inferioridad en la evolución, lo que nos convierte en responsables de su bienestar. Si se quiere combatir la violencia, una parte de la lucha debe necesariamente dirigirse a eliminar el maltrato a otras especies.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

QUÉ DICE, EN REALIDAD, EL DECRETO-LEY 31 DE BIENESTAR ANIMAL DE CUBA

Tomado de https://elrefugiocubaorg.wordpress.com/2021/05/09/estudio-del-decreto-ley-de-bienestar-animal-de-cuba/

A manera de Introducción

“POR CUANTO: La Constitución de la República de Cuba, en su Artículo 90, inciso j), dispone que son deberes de los ciudadanos cubanos, proteger los recursos naturales, la flora y la fauna y velar por la conservación de un medio ambiente sano.”POR CUANTO: Es un reclamo de nuestra sociedad la implementación de disposiciones normativas que garanticen el bienestar animal y que a la vez contribuyan a concientizar a nuestra población en el cuidado y respeto a los mismos, a los efectos de lograr una relación armónica entre los seres humanos y el resto de las especies, como condición insoslayable para la existencia de todos.”Así comienza el Decreto Ley de Bienestar Animal. Y tiene razón. La Constitución nos dio como deberes, a los ciudadanos cubanos, la protección de los recursos naturales, de la flora y la fauna, y velar por la conservación de un medio ambiente sano. De hecho, la protección de los animales por parte del Estado fue uno de los cinco reclamos más solicitados por la sociedad cubana cuando se hizo la consulta popular para redactar la Constitución. Pero los ciudadanos cubanos, para ser fieles al mandato constitucional, necesitamos una Ley que nos permita cumplir nuestro deber, una ley que nos permita alcanzar lo que expresa el segundo POR CUANTO: “lograr una relación armónica entre los seres humanos y el resto de las especies, como condición insoslayable para la existencia de todos”. Sin embargo, cuando se estudia el Decreto-Ley 31/2021 “De Bienestar Animal” (GOC-2021-332-EX25), las preguntas que inmediatamente surgen son: ¿cumple esta norma con esa condición, con esa aspiración? ¿Es esta norma la que permitirá proteger la flora y la fauna en nuestro país? Consideramos que no.El Decreto Ley (DL) aprobado, más que una norma para garantizar el bienestar de los animales en Cuba, es una norma para regular su uso. Y lo dice claramente el artículo 1.1.: “El presente Decreto-Ley tiene como objeto regular los principios, deberes, reglas y fines respecto al cuidado, la salud y la utilización de los animales, para garantizar su bienestar, con enfoque a Una Salud.” O sea, que los animales son material de uso para la especie humana y, con vistas a proteger la salud humana, deben estar sanos y tener bienestar.Se ha obviado por completo el hecho científico de que los animales son seres vivos que experimentan placer y dolor, tienen inteligencia, grados de conciencia —monos y delfines evidencian, incluso, poseer metacognición, o sea son conscientes de sus propios pensamientos—, lenguaje, rituales y una vida propia de la cual son dueños y que desean preservar; se ha obviado que los animales no humanos merecen disfrutar de bienestar por sí mismos y no por su utilidad para nuestra especie ya que no son cosas ni recursos. Una declaración como esta es la que tendría que haber encabezado el DL cubano de Bienestar Animal. Pero, lamentablemente, no ha sido así.Otra ausencia trascendental en el DL son los pilares básicos del Bienestar Animal entendido como ciencia. Estos pilares, mundialmente reconocidos y aceptados, son: Los “tres principios” según los cuales todos los animales deben:1. Vivir una vida natural. 2. Disfrutar de salud y estar en buenas condiciones. 3. Sentirse contentos.Las “cinco libertades”, según las cuales todos los animales deben:Estar libres de hambre y sed.Estar libres de incomodidades.Estar libres de dolores, lesiones y enfermedades.Disfrutar de la libertad de manifestar su conducta normal.Estar libres de miedo, angustia y sufrimientos.Y las “tres erres”, según las cuales la especie humana debe implementar, con vistas a eliminar paulatinamente el uso de animales en las investigación:Reducir el uso de animales de laboratorio al mínimo indispensable en cada experimento. Refinar los métodos experimentales con vistas a garantizar el bienestar de los animales. Reemplazar los animales por otras técnicas o métodos de investigación con el apoyo del avance tecnológico en cada área de investigación.El Código Sanitario para los Animales Terrestres de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) de la cual Cuba es parte, documento sobre el cual se ha elaborado el DL cubano, tiene como exergo la siguiente frase: Proteger a los animales, preservar nuestro futuro, y en su título 7, dedicado al Bienestar Animal, se refiere explícitamente a las cinco libertades y las tres erres:Que las “cinco libertades” mundialmente reconocidas (vivir libre de hambre, de sed y de desnutrición, libre de temor y de angustia, libre de molestias físicas y térmicas, libre de dolor, de lesión y de enfermedad, y libre de manifestar un comportamiento natural) son pautas que deben regir el bienestar de los animales (inciso 2).Que las “tres erres” mundialmente reconocidas (reducción del número de animales, perfeccionamiento de los métodos experimentales y reemplazo de los animales por técnicas sin animales) son pautas que deben regir la utilización de animales por la ciencia (inciso 3).Que el empleo de animales conlleva la responsabilidad ética de velar por su bienestar en la mayor medida posible (inciso 6). Que la evaluación científica del bienestar de los animales abarca una serie de elementos que deben tomarse en consideración conjuntamente y que la selección y apreciación de esos elementos implica a menudo juicios de valor que deben ser lo más explícitos posibles (inciso 4).Pero hay más, y esto es importante: la OIE afirma, en el art. 7.1.3., que las recomendaciones que hace en el Código Sanitario para los Animales Terrestres se fundan en principios científicos: 1) El término bienestar designa, en sentido lato, los numerosos elementos que contribuyen a la calidad de vida de un animal, incluidos los que constituyen las “cinco libertades” arriba enumeradas.2) La evaluación científica del bienestar de los animales ha progresado rápidamente en los últimos años y es la base de las presentes recomendaciones.3) Algunas medidas de bienestar de los animales comprenden la evaluación del grado de deterioro de las funciones asociado a una lesión, una enfermedad o a la desnutrición. Otras medidas informan sobre las necesidades de los animales y sobre su estado de humor, indicando si tienen hambre, dolor o miedo gracias a la medición de la intensidad de sus preferencias, incentivos y aversiones. Otras evalúan los cambios o efectos que a nivel fisiológico, de comportamiento e inmunológico manifiestan los animales frente a distintos retos.Y más adelante, en el art. 7.1.4., insiste en que:El manejo de animales deberá promover una relación positiva entre los hombres y los animales y no causar heridas, pánico, miedo durable o estrés evitable (inciso 10).Los propietarios y operarios cuidadores deberán contar con habilidades y conocimientos suficientes para garantizar que los animales se traten de acuerdo con estos principios (inciso 11).Aunque ya en el primer artículo (7.1.1.), la OIE había dicho que: Un animal está en buenas condiciones de bienestar si (según indican pruebas científicas) está sano, cómodo, bien alimentado, en seguridad, puede expresar formas innatas de comportamiento y si no padece sensaciones desagradables de dolor, miedo o desasosiego. Las buenas condiciones de bienestar de los animales exigen que se prevengan sus enfermedades y se les administren tratamientos veterinarios apropiados; que se les proteja, maneje y alimente correctamente y que se les manipule y sacrifique de manera compasiva. Penosamente, nada de esto se refleja en el DL cubano. Por el contrario, en él se autoriza el maltrato animal, y no solo al aprobar las lidias de gallos sino también en otros casos como el rodeo, la caza deportiva, los circos, etc. Cuesta trabajo entender —y no lo entendemos— que una norma que pretenda garantizar el bienestar animal desde la mirada de la ciencia y de la ética, apruebe actividades que ocasionarán a los animales involucrados “dolores, lesiones y enfermedades”, “miedo, angustia y sufrimiento”. Y no vamos a analizar aquí el argumento sin valor alguno de la pretendida “tradición gallera”, en primer lugar porque esa “tradición” vino de España, igual que la esclavitud (la cual abolimos hace siglo y medio), y en segundo lugar porque las sociedades civilizadas no perpetúan “tradiciones” crueles y corruptoras del medio social. El DL de BA cubano sustituye las “cinco libertades” y las “tres erres” por la enumeración, en su artículo 5, de unas “necesidades básicas” que resultan pobres y limitadas. Sin embargo, son el pilar sobre el que se apoya luego el resto del articulado y su Reglamento. Conviene recordar que la Declaración Universal de Bienestar Animal (DUBA), posteriormente acogida por la OIE, clamaba lo siguiente:El reconocimiento de que los animales son seres vivos, capaces de sentir y percibir, que tienen emociones y conciencia, por lo tanto merecen consideración y respeto. El reconocimiento de que los seres humanos habitamos este planeta en conjunto con otras especies y formas de vida, y que todas ellas coexisten dentro de un ecosistema interdependiente. El reconocimiento de que el bienestar animal no solo incluye la salud sino también el estado físico y el psicológico, y que las buenas prácticas en este sentido pueden producir grandes beneficios a los humanos y el ambiente.Otro gran problema que presenta el DL es la poca severidad de las sanciones teniendo en cuenta que el maltrato animal está directamente relacionado con la violencia personal y social, y con el crimen. Se sabe que la gente agresiva y violenta, incluidos los asesinos, comienzan maltratando y asesinando animales, y que muchos hombres abusivos practican la violencia de género e infantil agrediendo a las mascotas de las mujeres y los niños de la casa como una forma de intimidación hacia ellos. Los cuerpos policiales del mundo ven en el maltrato animal una alerta roja sobre futuros asesinos y agresores.Por otra parte, tanto el DL como su Reglamento fallan al no explicar el significado de las diferentes categorías que usan luego en el articulado, lo cual abre espacio a muchas dudas y confusiones. Uno de los ejemplos que mayor desorientación ha causado es el referido a las “formas asociativas”. ¿Qué quiere decir esto? Distintas personas les han dado diferentes interpretaciones. Para unas, quiere decir que se reconoce a los grupos protectores que trabajan fuera de la Asociación Cubana para la Protección de los Animales y las Plantas (Aniplant). Para otras, significa lo contrario. Y, aun para otras, que se reconoce a ambos.El DL tampoco alude a una experiencia social que ha dado grandes resultados en muchos países del mundo y en nuestro propio país, y que consideramos súper importante: los animales comunitarios y su atención. En sentido general, el Decreto Ley carece, en su parte expositiva, de los fundamentos filosóficos y científicos que pauten su parte dispositiva. No solo se perdió la oportunidad de hacer un Decreto Ley verdaderamente revolucionario sino uno que esté atemperado a las demandas del siglo XXI. Y es que no podíamos esperar una norma a la altura de las expectativas de la sociedad cubana y de la comunidad animalista, porque fue redactada por quienes son jueces y parte en el maltrato animal, y porque, además, en la mesa redactora no estaban todos los factores indispensables. La mayor limitación que ha presentado el Decreto Ley de Bienestar Animal cubano, desde su propia concepción, es haber nacido exclusivamente desde la sanidad animal y la medicina veterinaria, que son solo aspectos del conocimiento sobre los animales, enfocados en la salud animal y en su relación con la humana, cuando el verdadero conocimiento sobre los animales radica en otras ciencias, como la zoología, la biología, la etología, la antrozoología, la ecología, la psicología comparada, etc. Lamentablemente, este restringido enfoque sobre el tema animal ha dejado fuera importantes saberes, consideraciones y hechos científicos.Algunos pormenores:En el Capítulo I, al definir el objeto del DLse omite, en nuestra opinión, el que debería ser su propósito principal: GARANTIZAR Y PROMOVER EL BIENESTAR ANIMAL. Pensamos que debió redactarse así:Art.1.1. El presente Decreto-Ley tiene como objeto garantizar y promover el Bienestar Animal en la República de Cuba, obedeciendo al hecho de que los animales son seres vivos que sienten placer y dolor, tienen inteligencia, cierto grado de conciencia, y una vida propia que desean preservar en las mejores condiciones posibles. A este hecho científico se suma el enfoque de Una Salud y Un Solo Bienestar.El DL dice, en su art. 2.1. que: “A los efectos del presente Decreto-Ley y su Reglamento, se consideran y protegen como animales a cualquier mamífero, ave, abejas, reptiles, peces, moluscos, crustáceos y anfibios.”Nos preocupa este artículo por la cantidad de especies que ha dejado fuera. Por ejemplo, ¿se protege a las abejas y no a las mariposas? ¿Y los demás insectos? Una vez más muestra el carácter utilitario, ya que las abejas interesan porque producen la miel. De los insectos depende la polinización y de ella la naturaleza y también los cultivos. No todos los insectos son plagas.Otro aspecto que consideramos lamentable es la relatividad e inversión del concepto de bienestar animal que expone el DL en su art. 2.: “Se entiende por bienestar animal, el adecuado estado físico y mental de un animal en relación con las condiciones en las que vive y muere.” Es decir, en lugar de que “las condiciones en las que vive y muere” un animal estén subordinadas a las normas de bienestar animal, este está subordinado a dichas condiciones. En este mismo punto habla del “estado mental de un animal” lo cual es una contradicción cuando autoriza los zoológicos, el uso para circos, la peleas de gallos, los rodeos y similares, todos los cuales atentan contra ese «estado mental» del animal. Los trastornos neuronales, físicos y conductuales que experimentan los animales de los zoológicos y los acuarios, por ejemplo, están exhaustivamente documentados pro la ciencia. Consideramos que debió haberse redactado así:Art. 2.2. Se entiende por Bienestar Animal el estado de comodidad, buena alimentación, seguridad, salud, comportamiento natural, ausencia de dolor, miedo y desasosiego, que debe disfrutar todo animal. El BA exige, además, que se prevengan sus enfermedades y se le administren los tratamientos veterinarios apropiados; que se le proteja, maneje y alimente correctamente y que se le manipule y sacrifique de manera compasiva. (Así es como lo define la OIE en el art. 7.1.1. del Código Sanitario de Animales Terrestres.)El DL dice en una de sus partes que los animales deben vivir y desarrollarse en condiciones que permitan su SUBSISTENCIA como especie. Aunque gramaticalmente correcto, hubiese sido mejor la palabra CONSERVACIÓN, para evitar la confusión con el término “subsistencia” entendido como condiciones mínimas para la vida (art. 3 a).Otro artículo dice que a “los escogidos como animales de compañía se les respeta la duración de la vida…”. ¿Y los demás, se pueden matar? Por ejemplo, los callejeros, los de trabajo, los de circo, los usados para sacrificios, etc. Eso es tan injustificable como inaceptable. Todos los animales deberían gozar de igual consideración, es decir, del respeto a la duración de su vida. Ese tipo de afirmaciones evidencia que este DL no está interesado en proteger a todas las especies animales (art. 3, b).Debería ser una obligación que la muerte de un animal sea “instantánea e indolora”, ya sea por sacrificio, matanza o eutanasia (art. 3, d).En el tema de los animales de carga el DL habla de limitar “el tiempo y la intensidad de su labor” pero no estipula cuál es ese tiempo ni cuál la carga de trabajo que puede realizar el animal de manera sana y cómoda. Esto no se puede dejar al libre albedrío de los dueños ni de los que emplean animales de carga. Estos índices están estudiados y se conocen universalmente, en relación con la especie, la condición, el sexo, la edad, el peso, la alimentación, etc. Decir “se les limita el tiempo y la intensidad…” es ambiguo y abierto a interpretaciones y aplicaciones nada favorables hacia el animal. No especifica -el reglamento tampoco- qué significa limitar, por cuánto tiempo, cómo y quién determina la intensidad de la labor (art.3, f).La protección y el cuidado de los animales no puede limitarse a la especie sino que tiene que incluir también a los individuos. Respetar la especie no es garantía de que se respete a los individuos de la especie. Ejemplo: perros mascotas vs perros callejeros (art. 4, a).¿Qué significa atención veterinaria a todos los niveles? ¿Cuáles son esos niveles? (art. 4, b).No se trata solo de desarrollar una cultura general integral en la población: no puede haber cultura sin educación. Son conceptos relacionados pero no iguales. Hay que educar a la sociedad en temas de comprensión de la naturaleza, de los animales, su protección y cuidado para fomentar una cultura de respeto (art. 4, c).En el art. 5 no se define qué es “categoría”. Por otro lado, el inciso a) dice “proporcionar alimentos” pero debería decir “proporcionar los alimentos que requiere la especie y también agua, en cantidad y calidad suficientes para su salud y bienestar”. Tampoco se define que es un tenedor y poseedor de animales. El espacio vital también depende de la especie y del individuo, y no se proporcionan detalles de espacio por tipo de especie. Este tema es particularmente importante para los refugios pero también para la pecuaria (gallinas, conejos, cerdos, vacas, etc.) En Cuba hay estabulación en las granjas, lo que se opone a ofrecer a los animales espacio vital. Espacio vital, acorde al BA, no es espacio mínimo, sino espacio donde gocen de las libertades reconocidas por el concepto (art. 5, b).En el inciso e) se dice «cualquier otra que le evite expresar su comportamiento natural», pero habría que haber mencionado en algún lugar que se prohíbe mantener animales en techos, balcones, terrazas y patios, sin protección y seguridad, y/o amarrados con sogas que impidan su movimiento libre en un espacio mínimo definido por especie. Estas últimas son prácticas de maltrato animal muy comunes en Cuba por lo que debieron tenerse en cuenta explícitamente (art. 5, e).No se define en el DL qué son “criadores de animales” (art. 6, 1.).“Las condiciones de crianza de animales por personas jurídicas y sus obligaciones, son las que se establecen en la legislación vigente para cada sector” (art. 7). Debería agregarse: “sin perjuicio de lo establecido en este Decreto Ley”.El DL especifica que los propietarios, tenedores y poseedores de animales deben inscribirlos según corresponda, sin prejuicio del cumplimiento de la legislación ambiental vigente. ¿Qué animales se registran y dónde? ¿Solo las vacas y caballos? ¿Cómo se relaciona con “el cumplimiento de la legislación ambiental vigente”? ¿Qué legislación? Este es otro ejemplo de categorías no explicadas. ¿Qué es propietario, para este DL? ¿Qué es tenedor? ¿Y qué es poseedor? (art. 8).El art. 9 del Decreto Ley es completamente opuesto al bienestar animal. Su enunciado debilita moral y legalmente la norma porque, ¿con qué moral se van a prohibir las peleas entre animales si empresas estatales están autorizadas a hacerlo? ¿Y por qué las empresas estatales han de disfrutar excepcionalidades no concedidas a los ciudadanos, que son, además, y por mandato constitucional, los que tienen el deber de proteger la flora, la fauna y el medio ambiente? ¿Cómo protegerlos con una norma que autoriza la violencia contra los animales? ¿Cómo defender así la salud del medio ambiente? Medio ambiente es todo lo que nos rodea. Y una pelea de gallos, por ejemplo, contamina el medio ambiente de las personas de la comunidad en que ella se efectúa. El sacrificio de animales con fines rituales, igual. Las pobres víctimas animales emiten alaridos de angustia y dolor que acongojan y estresan a las personas de la comunidad, a los vecinos. Por eso no deberían permitirse sacrificios rituales en medios urbanos sino únicamente en determinados templos acondicionados para ello, y bajo la condición de que el sacrificio sea indoloro y rápido. Además de todo el maltrato que implican los combates entre animales, hay constancia del degradado ambiente social que los circunda. Quienes los llevan a cabo se acostumbran a ver la violencia como algo natural, lo que continúa deteriorando los valores cívicos y morales de la sociedad. Es notorio, por otra parte, que el art. 9 no hable de gallos sino de peleas animales en general, o sea, que una empresa estatal podría ser autorizada a organizar combates caninos, por poner solo un ejemplo. O un toreo.No entendemos la razón de permitir las lidias de gallos cuando está demostrado lo perjudiciales que son para el bienestar de estos animales, a los cuales provoca, en la mayoría de los casos, la muerte o quedar lisiados (la propia norma lo concibe como posible), sin contar el estrés emocional. El propio art. 5, con todo lo pobre y limitado que es estipula que las personas naturales y jurídicas deben satisfacer las necesidades de los animales, entre las cuales están:c) garantizar que no padezcan dolor, lesión y enfermedad, mediante la prevención, curación y rehabilitación; d) evitar que sientan miedo, angustia y estrés;Además, estos combates se llevan a cabo por personas que buscan ganancias en las apuestas, y se sabe que en torno a ellos se desarrollan otros vicios. Ningún bien le hace esto a la sociedad y no vemos cómo estas licencias para maltratar a los animales van a permitirnos “concientizar a nuestra población en el cuidado y respeto a los mismos, a los efectos de lograr una relación armónica entre los seres humanos y el resto de las especies, como condición insoslayable para la existencia de todos” según expresa el segundo POR CUANTO del propio Decreto Ley.Por otro lado, nos parece que no resulta suficientemente explícito que el artículo diga que “se prohíbe a las personas inducir el enfrentamiento entre animales”. El art. 9 debería decir: “Se prohíben las peleas de cualquier tipo entre animales de cualquier especie, inducidas, preparadas, organizadas, admitidas y realizadas por personas, así como sus entrenamientos asociados”. O sea, una prohibición más directa y radical, que no deje resquicios a la violación. La Defensa Civil (DC) debe crear las condiciones para proteger a TODOS los animales en situaciones de desastre. Por otro lado, ¿cuáles son las obligaciones de la Defensa Civil para con los animales, y por qué se rigen? ¿Propicia la DC capacitación para el adecuado manejo de estos asuntos? ¿Está preparada para esto? ¿Qué regulaciones o reglamentos sigue? (art. 10).“Formas asociativas”: este concepto ambiguo y no explicado ha dado origen a muchas interpretaciones distintas por parte de los lectores del Decreto Ley (art. 11.1.), como las siguientes: Al mencionar a las formas asociativas junto a órganos de relación, la normativa hace referencia a un requisito básico para el ejercicio del derecho de asociación en Cuba: que la constitución de la organización sea aprobada por un órgano de la administración central del Estado que se convierte a su vez en su órgano rector (órgano de relación).Al hacer alusión a este particular la nueva legislación parece cerrar la puerta a cualquier colaboración con formas de asociación no reconocidas legalmente. Las mismas que han impulsado a toda costa la agenda del bienestar animal con el trabajo diario. También quedó regulado en el reglamento del Decreto Ley al reconocer que “el Director General del Centro Nacional de Sanidad Animal establecerá relaciones con las formas asociativas vinculadas con el bienestar animal a fin de lograr un actuar coordinado en la educación, promoción del cuidado y respeto hacia los animales, así como el acceso a la información sobre esta temática”. El párrafo que le sigue solo menciona a la Asociación Cubana para la Protección de Animales y Plantas (Aniplant) y reconoce que “la colaboración con ellos se basará en la cooperación y apoyo para el cumplimiento de sus fines relacionados con el bienestar animal”.Cuando el Decreto Ley menciona las “formas asociativas”, reconoce a todos los grupos protectores y animalistas que funcionan en el país, los cuales pueden trabajar en coordinación con los gobiernos locales.Sin embargo, al no haber precisión, el tema queda en suspenso.No entendemos lo estipulado en el art. 12, d). ¿Es que el Centro Nacional de Sanidad Animal va a tener la potestad de privar a una persona del animal (o de los animales) que es (son) su (s) compañero (s)? ¿Qué es lo que pretende regular este artículo que, dicho así, causa pavor? Estamos en completo desacuerdo con lo dispuesto en este artículo. Hay que aclarar qué significa “control sobre la posesión y la tenencia de animales”.En el inciso e) se dice “garantizar la inscripción”. Se habla del registro nacional de animales, pero no se aclara nada más. ¿Qué animales? ¿Solo las mascotas? ¿Todas las mascotas, o solo perros y gatos? ¿Cómo se garantizará el registro, se marcará a los animales? (art. 12, e).Si los refugios son particulares (aunque el DL no los llama así) y se mantienen con los recursos de las propias personas, ¿por qué el Estado no les garantiza, por ejemplo, tener veterinarios y contratos para alimentación? El Estado es el que tiene el mayor control sobre la medicina veterinaria y sus profesionales (art.12).En primer lugar, ¿qué son los “centros de observación y los de atención, acogida, rescate y rehabilitación de los animales”? he aquí otro ejemplo de categorías usadas y no explicadas. Queda otra duda: ¿solo se autorizan los centros de acogida, rescate y rehabilitación en su forma estatal? ¿O los privados también? Debían aceptarse ambas modalidades. Centros de acogida de animales callejeros o abandonados de cualquier tipo para su posterior devolución a la comunidad o entrega a un centro de adopción (art. 12, h).Medidas regulatorias para conservación y USO RACIONAL DE LA FAUNA. Otra vez el carácter utilitario. ¿A qué fauna se refiere? (art. 13, c).Al no especificar responsable la responsabilidad queda diluida, y cuando la responsabilidad se diluye no se hace nada. Puede haber muchos participantes en una actividad pero el responsable tiene que estar definido (art. 13, e).No bastan las condiciones higiénico-sanitarias; tienen que tener condiciones estructurales que les garanticen a los animales la protección (no mojarse, no exposición al sol, espacio requerido según la especie, jaulas individuales (art. 14, b).Inciso c) no se trata solo de capacitar, sino además de garantizar, verificar y controlar el cumplimiento de lo establecido (art. 14, c).La educación de los niños debería ser parte de su currículo y no dejarse a la iniciativa de los maestros en actividades extracurriculares. Además, la educación en Bienestar Animal no puede dejarse en manos de los maestros. Esta asignatura tienen que impartirla biólogos, zoólogos, etólogos y animalistas preparados previamente en cursos de Bienestar Animal (art. 15, a).Habría que limitar los cursos universitarios que usan animales. Se comprende que veterinaria y pecuaria hagan prácticas en granjas con animales, pero la vivisección y experimentos con fines educativos en la era de la tecnología que vivimos, es injustificable y debe estar terminantemente prohibida (art. 16, d).Las reglas y los requisitos para el mantenimiento, manejo y sacrificio de los animales tienen que ser accesibles y públicos para que de forma independiente estén sujetas a la transparencia que amerita el control y la garantía del tratamiento correcto de los animales. La OIE tiene sus propias recomendaciones referentes a esto, por tanto el MINAG y el MINAL tienen que tener sus políticas igualmente públicas. Lo público, además, permite mejor control y detección de las malas prácticas y las contravenciones del presente DL (art. 17, a). Hay ambigüedad porque no se precisa cuál es la responsabilidad del MINTRANS. La frase “garantizar de conjunto…” no dice nada (art. 18, a).Al igual que en el caso del MINAG, los reglamentos y políticas de uso de los animales deben ser públicos y verificables (art. 19).No queda claro el papel del MININT en el cumplimiento de las regulaciones del Decreto Ley, ya que las sanciones en el reglamento son impuestas por inspectores, no son sanciones penales. ¿Cuándo y bajo qué condiciones actúa el MININT? (art. 20). Tampoco queda establecida la responsabilidad del MININT con los perros que usan la PNR y otros servicios relacionados (perros policías, de criminalística, etc.). Los reglamentos y las políticas de uso y entrenamiento de los animales para estos fines deben ser públicos y verificables a fin de evitar maltratos encubiertos.Al igual que para las demás entidades, la redacción es ambigua y no específica en el caso de la Aduana. Los reglamentos, las políticas de uso de los animales y los entrenamientos para fines de Aduana deben ser públicos y verificables a fin de evitar maltratos encubiertos (art. 21, b).Aquí el DL asume la existencia de recetarios y farmacias veterinarias que no existen (art. 25, b).El DL obliga a los médicos veterinarios a “garantizar las condiciones higiénicas y sanitarias en el lugar de aplicación [de medicamentos]; y emplear los materiales e instrumentos necesarios”. Pero no explica cómo los veterinarios van a cumplir esto si el sistema de sanidad animal no les proporciona los recursos (art. 25, f) y g).Artículo 26: no es válido para la vacunación antirrábica de mascotas, ya que en el caso del Programa Nacional contra la Rabia, tal y como está aprobado hasta ahora, los vacunadores no son técnicos veterinarios y son, además, trabajadores de Salud Pública.Art. 27: “cualquier uso industrial”. ¿No sería mejor poner los usos industriales habituales, tradicionales, necesarios? Cualquiera es cualquiera. Como no especifica nada, cabe todo.General: si los animales productivos son del MINAG, y BA es del MINAG, ¿quién supervisa que se cumplan los reglamentos y cómo garantizar que no se forme parte o se encubra el maltrato?¿Dónde están las normas de bioseguridad y manejo zootécnico? Deben ser públicas y accesibles para verificación (art. 28).No se trata solo de iluminación; también hay que garantizar temperatura y espacio adecuados, y acceso a comida y agua, según la especie (art. 29, d).Definición de temperatura extrema, la cual es diferente para cada especie (art. 29, f).¿Qué tipo de casos pueden ser autorizados a ser sacrificados al nacer? No puede dejarse a interpretación de decisores (art. 29, i).No se sabe bien qué quiere decir el artículo 30, pero en el mundo está regulado cómo mantener en las granjas a los animales “productivos”, o sea, están reguladas las condiciones en que deben vivir: el espacio, el suelo, la iluminación, la temperatura, los ciclos de sueño, ejercicio, vigilia, etc. Aquí, sin embargo, no se dice nada al respecto. Ni tampoco dicen que el personal que trabaja con animales debe estar obligado a aprobar un curso, al menos básico, de Bienestar Animal.Hay que definir cuáles son las especies que se autoriza emplear como animales de trabajo, no se puede dejar a iniciativa personal. Además, se necesita definición de las acciones principales de labor por especie (art. 31).Se debe definir la duración del periodo de descanso según el tipo de labor, la especie y las condiciones del animal (puede ser muy joven o muy anciano, una hembra embarazada, etc.). Y si está definido en un documento, que este sea accesible y público (art. 32, a).Añadir que los animales deben tener acceso a agua durante su jornada de trabajo.El “estrés por calor” y cualquier otro tipo de estrés, hay que evitarlos SIEMPRE, y no “cuando sea posible”. De lo contrario, se cae en el maltrato (art. 32, c).No se define en el DL qué significa, con relación a los animales, “utilizarlos indiscriminadamente ni someterlos a condiciones abusivas de explotación”. Así como está expresado, no dice nada. Las leyes no pueden quedar a expensas de interpretaciones personales. Qué es un trato justo y razonable, y qué es un trato abusivo son conceptos que deben estar claramente definidos y explicados, y puestos por escrito (art. 32, e).¿Dónde está la regulación sobre la correspondencia entre la edad de un animal de trabajo y la labor que desempeña? Otro documento inexistente al igual que en el caso del inciso a) del mismo artículo.¿Qué significa “adecuada condición corporal”. ¿Pueden ser consideradas las llagas, las heridas y las úlceras como elementos de una buena condición corporal? Hay que especificar. Recordar que los animales de trabajo en Cuba no llevan los arreos adecuados ni tiran de los vehículos apropiados, con gomas adecuadas, etc. Todo se compone precariamente y desde la ignorancia y son los animales los que sufren las consecuencias. Se han visto fotos de caballos tirando de carros sin ruedas (art. 32, g).Las necesidades básicas tienen que ser según la especie y debe haber un documento que lo especifique y que sea verificable y accesible (art. 32, k).Las áreas controladas y de descanso deben tener las dimensiones y las condiciones que requiera cada especie. Estos índices deben especificarse en un documento que sea verificable y accesible. (art. 32, l).Falta especificar cuáles son las actividades que afectan el bienestar de las hembras embarazadas (art. 32, n).¿Qué significa no abandonar a un animal productivo por enfermedad? Especificar. ¿Cuál es el proceder correcto en ese caso? No puede ser el sacrificio la alternativa al abandono (art. 32, ñ).Especificar el propósito de la selección. ¿Qué sucede con los no seleccionados? (art. 32, o).¿Dónde están la medidas de seguridad? Debe haber un documento que las contenga y que sea verificable y accesible (art. 32, r).En el artículo 33 el concepto de animales de compañía que ofrece el Decreto Ley de Bienestar Animal es muy general y ambiguo, sin detallar características de suma importancia y es que los animales de compañía, además de estar domesticados, requieren cuidados que no pueden tener como destino su consumo o el aprovechamiento de estos en producciones. No pueden ser usadas por el tutor o cuidador con fines comerciales o lucrativos porque es contraproducente; por lo pronto, debemos diferenciar el concepto de animal de compañía de la noción de animal doméstico. Los animales de compañía son animales domésticos; pero no todo animal doméstico es animal de compañía. Así, dentro de los animales domésticos se incluyen aquellos criados por el hombre con la finalidad de aprovechar sus productos —una vaca en una granja—, pero en el artículo 33.1 se habla de animales de compañía y en el segundo apartado se refiere «con el objetivo de su disfrute», lo cual es contradictorio completamente. Los conceptos tienen que ser claros y tener fundamento científico.¿Puede cualquier animal de la fauna silvestre ser extraído si se autoriza? ¿Quién controla, dentro de la entidad, que la autorización es adecuada? No puede ser facultad de una sola persona (art. 33.2).¿Qué se considera animal de la fauna silvestre? ¿Los protegidos y los no protegidos? (art. 33.2).Este artículo dice que se procede “según lo establecido en el Reglamento”, pero esto no se encuentra en las atribuciones del CITMA en el Reglamento (art. 33.2).Desde el punto de vista conservacionista no es admisible permitir la extracción de animales de la fauna silvestre de su medio natural, con o sin autorización. Eso difícilmente está a favor del bienestar animal. En última instancia, solo instituciones con fines de protección o estudio (sin causar daño) serían las únicas que podrían estar autorizadas a extraer estos animales. Pero el artículo no estipula eso. Al parecer, cualquier persona, con permiso, puede hacerlo. Más preocupante aún es que no se definan cuáles serían las bases y las condiciones de ese permiso (art. 33.2).Y aquí tal vez sea bueno comenzar a ahondar en el tema de las autorizaciones, ya que de ellas están plagados el Decreto Ley y su Reglamento. Pareciera que una simple autorización garantiza, per se, el bienestar de los animales involucrados en la actividad cuyo permiso se solicita cuando en ninguna parte del DL ni en su Reglamento se explica ni se define sobre qué criterios y bajo qué condiciones se extenderán dichas autorizaciones, las cuales, dicho de paso, son de perfil muy diferente.Otro aspecto que no se entiende es el estipulado en el art. 35, e). ¿Es obligatorio esterilizar a todos los animales de compañía? Esto es inaceptable. En todo caso, las esterilizaciones habría que realizarlas con el criterio científico de manejo de poblaciones y con el consentimiento del tenedor o responsable del animal. Los documentos de los programas de vacunación deben estar accesibles para consulta (art. 35, b).¿Con quién se coordina la entrega en adopción? ¿A partir de cuándo? ¿Cómo sería el procedimiento? (art. 35, d).Debía agregarse “sueltos”. Debería especificar si se trata de animales de trabajo, productivos, de compañía, etc., y con identificación (art. 35, f). Tampoco queda claro el inciso h) del propio art. 35. ¿Lo que quieren decir es que estamos obligados, en caso de desastre, a trasladar a nuestras mascotas al lugar que nos digan sin estar nosotros de acuerdo?, porque lo dan como una obligación y no como una opción. Esto funciona en el caso de los animales productivos y de trabajo. Sin embargo, no lo mencionan en el capítulo dedicado a los animales productivos. Y aquí deberían aclarar que se trata de animales que no son de compañía.Lo de los bozales estaría muy bien si vendieran en las tiendas, a precios asequibles para el ciudadano común, toda clase de bozales, adaptables a todo tipo de perros. De todas formas, exigir el uso de bozal para todas las razas de perros medianas y grandes puede ser una exageración. Debería exigirse su uso solo para las consideradas potencialmente peligrosas cuando están en las manos inadecuadas, como ocurre a menudo en el caso del Pit Bull Terrier Americano, el Staffordshire Terrier Americano, el Dóberman, el Rottweiler, el Chow Chow, el Sharpei, etc., aunque estas razas deben estar definidas (art. 35.2, a).¿Dónde están las regulaciones establecidas? Deben ser públicas y accesibles (art. 36.1).En los artículos 38 y 39 no se considera la existencia de perros y gatos comunitarios, ni tampoco las colonias. Estos son conceptos que, al igual que en otros países, en Cuba hay que aceptar y trabajar.Hay centros y organismos, incluidos los de turismo, educacionales y científicos, que han adoptado perros y gatos. Decir que serán recolectados por Zoonosis es contrario a lo que promueve el movimiento animalista y la sociedad que queremos, por lo que será un punto de conflicto. En última instancia, si la entidad no desea que permanezcan en ella o cerca de ella, se debe contactar primero a las “formas asociativas”, centros de acogida y otros lugares parecidos para ofrefcerles un hogar temporal hasta que se encuentre quien los adopte (art. 38).En cuanto al “Control de Poblaciones Callejeras” se contempla que “los animales pueden ser: a) devueltos a sus propietarios, poseedores o tenedores; b) entregados en adopción; c) entregados a entidades y centros para la atención, acogida, rescate y rehabilitación de los animales; o d) aplicarles la eutanasia, según lo dispuesto en el presente Decreto-Ley y su Reglamento”, lo que contradice los acuerdos y los diálogos que los activistas hemos mantenido con el gobierno durante meses, ya que ellos prometieron que no se iba a sacrificar o aplicar la eutanasia a ningún animal por el hecho de estar en la calle mientras no fuera una amenaza para la salud humana; y que eso solo ocurriría en situaciones excepcionales como la existencia de rabia, leptospirosis, etc. (art. 40).El concepto de eutanasia tampoco es el correcto, cuando se usa indiscriminadamente en el papel de Zoonosis. Sacrificio es una cosa y eutanasia es otra. La eutanasia siempre se realiza en beneficio del animal. Cuando ya tiene alguna enfermedad terminal y está sufriendo es cuando se aplica la eutanasia (que quiere decir “buena muerte”). Si a un perro sano se le quita la vida es sacrificio o zoocidio. Aunque sea de la manera menos dolorosa constituye un sacrificio y eso es lo que hacen Zoonosis y los centros de investigación. Los animales recogidos por Zoonosis son sacrificados, al igual que los animales empleados para la investigación cuando se termina de experimentar con ellos. El DL no debería usar el término eutanasia para estos casos pues no es el correcto. Art. 41.1. Los centros deben tener la infraestructura y diseño necesarios.Art. 41.2. Este punto debe ser más detallado en el Reglamento y debe acompañarse por un documento público y accesible donde se especifiquen las condiciones mínimas de estos centros en relación a infraestructura. Todos los existentes hoy son inapropiados ¿Serán reparados antes del 10 de Julio?No consideramos procedente que el Instituto Nacional del Deporte y la Recreación (INDER) sea el que apruebe las modalidades deportivas con animales o que tengan animales como deportistas (el concepto que aquí se maneja, completamente ajeno al bienestar animal es “animales para el disfrute público”) pues el INDER nada sabe de animales. Estos son temas para especialistas. Si se trata de caballos, es asunto de hipólogos; si se trata de perros, de cinólogos, etc., (art. 42.1.). No consideramos procedente que en un Decreto Ley de Bienestar Animal se avalen los circos ni la caza. Tampoco los zoológicos, acuarios y aviarios, pero esperábamos que este DL decretara, al menos, su paulatina extinción, como se le solicitó al Ministerio de la Agricultura en reiteradas ocasiones, y como está ocurriendo en el mundo civilizado, donde se han transformado en santuarios (art. 42.2). No se mencionan los mini-zoo que son manejados por el Poder Popular. No se dice que pasará con esos animales en ningún lugar de este Decreto Ley. Tampoco se legisla sobre los zoológicos de provincias y municipios que están hoy en pésimas condiciones.Art. 45. ¿Qué tipos de actos? Se necesita definición. ¿Hay actos que se promueven también desde las instalaciones del Estado, como los zoológicos y acuarios, para generar ingresos? Tocar, cargar, acariciar animales salvajes, todo ello es generador de estrés para los animales y el peor ejemplo posible para educar y desarrollar una cultura de respeto hacia los animales y la naturaleza en los visitantes.El art. 46 podría reformularse porque dice que hay que garantizar el bienestar de los animales durante su uso. ¿Y el resto del tiempo, cuando no se están “usando”? (Es una pena leer que a los animales puede usárseles, pero eso, por el momento, parece que no podremos evitarlo.)Ningún estrés es aceptable. Sin contar que no hay como definir que es estrés alto, mediano o bajo. Todo estrés es maltrato (art. 46, d).En el tema de los animales en la experimentación no se dispone que haya observadores neutrales, especialistas en bienestar animal ajenos a los centros de experimentación que certifiquen que lo dispuesto se cumple rigurosamente. Una vez más: el juez es la parte, y la parte es el juez. En cuanto al uso de los animales en la educación, ocurre lo mismo. No hay observadores imparciales, especializados en bienestar animal, que evalúen si lo normado se cumple.Art. 48.3. Las comisiones de ética deben incluir miembros que no sean parte de la institución para garantizar imparcialidad en sus decisiones y valoraciones.Art. 52. Concepto erróneo de eutanasia. No es eutanasia sino sacrificio. Debe valorarse también que los animales pueden ponerse en adopción como se considera en el artículo 40.2.Art. 53. Con el desarrollo de la tecnología, incluidos la Internet, los videos académicos, el 3D, etc., es innecesario el uso de animales vivos en la educación.Art. 54.1. Promover que se use el menor número posible de animales en la educación es promover el uso del mismo animal en múltiples procedimientos, tal y como hoy hacen el CENSA y la UAH, instituciones que realizan múltiples operaciones en un mismo perro para enseñar procedimientos quirúrgicos. Esto es anti ético y cruel, y no puede permitirse. Hay que fomentar el uso de maquetas y la 3D, lo cual ha sido ignorado en el presente DL.Art. 54.2. Decir que no se utilizan animales vivos de especial significación, es declarar a los demás como de menor importancia.Art. 55. ¿Quién vela porque se cumpla lo dispuesto si la propia institución es la parte que controla?Art. 56.1. Añadir que las instalaciones tengan las condiciones estructurales especificadas por especie, pues son fundamentales. Art. 57. No existe experimentación científica como parte del proceso de enseñanza. Es un error. O la experimentación es científica, o la experimentación se realiza para demostrar algo desde el punto de vista educativo, lo cual no es ciencia. La experimentación por motivos educacionales es inaceptable dado el desarrollo actual de la tecnología (maquetas, videos, 3D).La comercialización de animales de compañía y para rituales religiosos no debería estar autorizada. Solo los criadores de animales de raza y los productores de animales de trabajo, deberían estar autorizados a vender sus animales, lo cual no entraría necesariamente en el marco de la comercialización tal y como aquí se considera.Art. 59.1. ¿Quién otorga las licencias y bajo qué criterios? Esto debe estar claramente dispuesto en un documento accesible y público. Debe haber un reglamento público para el otorgamiento de licencias que regulen a quién se autoriza y bajo qué condiciones. Art. 61.2. Debe especificarse el destino de los animales decomisados, según especie.En el capítulo 12, referido al sacrificio de animales, debió definirse qué es eso. Por otro lado, al dejarse tan abierto el asunto, parecería que el DL autoriza el sacrificio de animales por cualquier motivo. Tampoco se hace mención de qué sucede o cómo se manejan los animales hasta el momento del sacrificio. Hay que especificar que en todos los pasos del manejo de los animales y también durante el sacrificio se debe velar por su bienestar y ausencia de estrés. Cuando un animal está destinado al sacrificio o a la matanza, la gente suele descuidar totalmente su comodidad y bienestar.En la sección segunda del propio capítulo no se mencionan las regulaciones de las organizaciones internacionales correspondientes. Por otro lado, el personal que sacrifica a los animales tendría que ser diestro y saber cómo hacerlo apropiadamente para no causar sufrimiento ni agonía innecesarios.En la sección tercera no se habla de aturdimiento.En este DL se hace referencia a menudo a la “matanza humanitaria”, pero no se define qué es eso.Art. 70. No se habla de los individuos que ejecutan los sacrificios, por ejemplo, en los ritos religiosos, lo cual tiene que ser regulado. ¿Cómo saber que se sacrifica adecuadamente a los animales si no se certifica previamente a los babalawos y demás ejecutantes de sacrificios? Debe haber un registro de personas autorizadas para sacrificar animales mientras esto sea legal en Cuba. Y, repetimos, los animales deberían sacrificarse únicamente en determinados templos acondicionados y autorizados para ello y no en casas particulares. Esta sería la única manera de regular y comprobar si los métodos de sacrificio son correctos y de no perturbar a la comunidad no religiosa con actos que, por considerarlos crueles, les causan malestar, sufrimiento y estrés. El derecho de uno acaba donde comienza el derecho del otro. Si se van a permitir los sacrificios rituales, que se hagan solo en determinados sitios, lejos de las comunidades.Art. 86.1. El concepto de eutanasia tiene que incluir que se realiza siempre en beneficio del animal, porque sufre y no tiene posibilidades de recuperarse, o porque su deterioro físico conspira contra su calidad de vida y es irreversible. Sin eso, el concepto no está completo. Sin ello, es sacrificio, no eutanasia. El sacrificio y la matanza también tienen que ejecutarse sin producir dolor y angustia.Art. 86.3. Es contradictorio. Si se reconoce que el sacrificio —el término eutanasia está mal empleado de nuevo— no es efectivo en el control de poblaciones, entonces hacerlo no es solo un gasto innecesario sino un procedimiento inútil y no ético.Art. 87. Los animales agresivos que no pueden ser rehabilitados se sacrifican, no se les practica eutanasia. Los términos están mal empleados. Lo cual no quiere decir que el sacrificio no sea indoloro.Cuando se provoca la muerte a un animal a causa de una enfermedad siendo esta curable, esta clase de muerte se llama sacrificio, no eutanasia. Por otra parte, para que heridas, accidentes y enfermedades justifiquen la eutanasia (no el sacrificio, sino la eutanasia) deben ser irreparables y causar sufrimiento a los animales que los padecen.Art. 92. Proponemos volver a redactar el artículo 92 pues hay mucha redundancia. Debió decir: “constituye contravención cualquier incumplimiento de lo regulado”.Creemos que hubiese sido muy conveniente agregar una Disposición Final a este DL, todavía tan incompleto e imperfecto, que obligara a revisarlo, mejorarlo y radicalizarlo cada 3 años, ganando terreno para el bienestar de los animales, y no al contrario.*Otras observaciones generales:En algún lugar debió regularse que todo el personal que trabaje con animales, en cualquier lugar y circunstancia, debe haber cursado y aprobado previamente cursos de Bienestar Animal organizados por el Ministerio de la Agricultura de acuerdo con los parámetros científicos internacionales. Y que el personal más especializado debe estar obligado a cursar y aprobar cursos de mayor profundidad y alcance.No se ha concebido la creación de Guías de Bienestar Animal para que los organizadores de eventos, competencias, exposiciones, ferias y cualquier otra clase de actividad que involucre animales, sepan las condiciones que deben garantizar para asegurar el bienestar de los mismos y obtener la autorización para realizarlos. Deberían prepararse diferentes guías según los destinatarios, la institución, el personal, y el uso que se de a los animales.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

HISTORIA DE ROSALÍA ABREU Y LA FINCA DE LOS MONOS

Una de las más mediáticas familias de fortuna que han prestigiado con su presencia la ciudad de La Habana no era habanera, sino villaclareña. Hablo de los Abreu, figuras muy relevantes en su época y en la historia nacional, en especial la patricia Marta Abreu, una de las más impresionantes personalidades femeninas de la colonia y los primeros años de la República. La otra Abreu célebre es su hermana menor, Rosalía, más conocida como la propietaria de “la “finca de los monos”, uno de los lugares más misteriosos y exóticos de San Cristóbal de La Habana. La hermana mayor, Rosa, se casó con un célebre médico francés y vivió la mayor parte de su vida en París.

Damas adineradísimas, en realidad multimillonarias, contribuyeron con sus innumerables bienes a un gran número de obras sociales en su ciudad natal y en la capital, y digo obras sociales porque tratándose de ellas no les haría justicia hablar de obras de caridad, ya que las hermanas Abreu no daban un poco de su enorme patrimonio, sino que se empeñaban de modo mucho más profundo en el compromiso de eticidad que José Martí llamó el mejoramiento humano.  

Desempeñaron, además, un papel de primera importancia en el financiamiento de las Guerras de Independencia, en especial de Antonio Maceo. En el chateau de Marta en París se reunían los principales cubanos que conspiraban por la libertad de Cuba, y allí se recaudaban grandes sumas de dinero para la causa. Según puede deducirse de la prensa de la época y de escritos de ciertos historiadores franceses, Marta y otros cubanos habrían apoyado financieramente con unos mil francos la eliminación de Antonio Cánovas del Castillo, fatídico Presidente del Consejo de Ministros de la Corona española, autor de aquella frase: “Para la guerra de Cuba, hasta el último hombre y hasta la última peseta”,  y protector de Valeriano Weyler, creador de la horrenda política de Reconcentración que diezmó la población de Cuba con hambre, hacinamiento forzoso y enfermedades. Cánovas fue ultimado en el balneario vasco de Santa Águeda por el anarquista italiano Angiolillo. Sobre la participación de Marta Abreu y Emeterio Betances, Delegado del Partido Revolucionario Cubano en París, en el ajusticiamiento de político español, no se han encontrado evidencias documentales, pero el homicidio obligó a Weyler a abandonar Cuba. El Generalísimo Máximo Gómez, en reconocimiento al apoyo de Marta a la causa de la independencia de Cuba, propuso que se le concediera el rango que solo él ostentaba, o sea, el de Generalísima. Por último, Lilita Abreu, hija de Rosalía, fue amante del poeta y diplomático francés Saint-John Perse, autor de Anabasis, uno de los poemas más impactantes de la literatura gala, de quien se dice, y existen testimonios, que la amó hasta el fin de sus días y asistió al entierro de ella, pese a que su relación había terminado años antes.

También los hombres de esta familia dieron mucho que hablar. El abogado Luis Estévez se casó con Marta Abreu casi a escondidas y contra la voluntad de los padres de la joven, a quienes ella desafió por amor. Fue el primer Vicepresidente de la República de Cuba, puesto al que renunció por no comulgar con las intenciones de reelección del Presidente Tomás Estrada Palma. El hijo de Marta y Luis, Pedrito, químico de profesión, no hubiera pasado a las páginas de la historia nacional de no haber sido uno de los protagonistas del triángulo amoroso que conformó junto con su esposa Catalina Lasa del Río, considerada una de las tres damas más bellas de la sociedad de entonces, y el hacendado matancero —y también millonario— Juan de Pedro Baró, que terminó en la anulación papal del matrimonio de Pedrito y Catalina, aún hoy confundida por muchos con el primer divorcio ocurrido en la isla.

Pero la persona de interés para mi historia es, en esta ocasión, Rosalía Abreu, una de las mujeres peor comprendidas y más vilipendiadas de nuestro pasado republicano. Las hermanas Abreu eran hijas de don Pedro Nolasco, hijo de Manuel González Abreu, Conde de los Remedios, quien llegó a tierra cubana procedente de Islas Canarias a principios del siglo XIX. Pedro Nolasco fue, entre sus muchos hermanos, quien amasó la fortuna mayor de la familia durante el siglo XIX. Eligió como esposa a la santaclareña Rosalía Justiniana Arencibia Plana, también de familia distinguida y acomodada, quien fue la madre de Rosa, Marta y Rosalía. Don Pedro era propietario de los ingenios Santa Catalina, San Francisco, Las Mercedes y el Dos Hermanas, con sus correspondientes dotaciones de esclavos; también poseía otras propiedades en inmuebles alquilados, muchas fincas y solares, haciendas ganaderas, y negocios en Cienfuegos y La Habana. Durante la Guerra de los Diez Años desempeñó una carrera política y llegó a ser Alcalde de la villa. Colaboró monetariamente con las autoridades españolas, pero también con los insurrectos, y cuando en medio de los dos bandos su situación se volvió insostenible, emigró a La Habana con su esposa e hijas.

Ya en la capital, Pedro Nolasco fijó residencia en un lujoso inmueble de Prado y Trocadero, y también, según costumbre de la alta sociedad de la época, adquirió una finca de recreo en Palatino llamada Las Delicias, y un panteón en la necrópolis de Colón. A su muerte legó 20 000 pesos para la construcción de una escuela destinada a los niños pobres. El resto de su fortuna lo dividió en dos mitades: una para su esposa, y la otra, a partes iguales, entre sus tres hijas, cada una de las cuales, de acuerdo con las disposiciones testamentarias del patriarca, heredó 1.643.895 pesos, más numerosas propiedades. Como Rosa y Marta ya estaban casadas, don Pedro nombró a un hermano suyo tutor de Rosalía, la hija menor.

ROSALÍA Y LAS DELICIAS

Como era costumbre en las familias criollas de fortuna, Rosalía fue enviada a los Estados Unidos a completar su educación. Mientras, su hermana Rosa se casaba en segundas nupcias en París con el doctor Grancher, célebre médico que había sido asistente del sabio Louis Pasteur. En 1883 Rosalía se unió a la pareja, que había fijado definitivamente su residencia en París, y allí, en el círculo de amistades de su cuñado, conoció a Domingo Sánchez Toledo, joven cubano estudiante de medicina, con quien contrajo matrimonio ese mismo año. En 1889, cuando el flamante doctor recibió su titulación, los cónyuges regresaron a La Habana.

Don Pedro, padre de las hermanas Abreu, había comprado en La Habana una propiedad de nombre Las Delicias, finca de siete hectáreas según algunos historiadores, mientras otros no definen si tenía cuatro o solo dos hectáreas. Pensaba usar el lugar como finca de recreo y veraneo para su familia, pero la muerte le impediría llevar a cabo su propósito. La propiedad estaba ubicada en la calzada de Santa Catalina y Palatino, en El Cerro, por entonces una barriada elegante que fue para la alta burguesía habanera lo que más tarde El Vedado, y donde todavía se alzan las mansiones de algunos aristócratas criollos, incluso con Grandeza de España. La heredad al parecer tocó en suerte a Rosalía, pero el lugar fue casi completamente destruido por un incendio, tras el que apenas quedaron en pie varios muros y algunas estructuras ruinosas y calcinadas.

EL CHATEAU LAS DELICIAS

Cinco años después del siniestro, Rosalía comenzó a construir sobre estos restos una mansión de estilo gótico francés tardío con un toque del neogótico, diseñada por el arquitecto francés Charles B. Le Brun. En su reconstrucción se usó por primera vez en Cuba el hormigón armado, una técnica constructiva de moda en los Estados Unidos.  El resultado fue un chateau ecléctico que recuerda un castillo medieval, con interiores de ambientación morisca y neogótica y unos vastos y hermosísimos jardines inspirados en los jardines del palacio de Versalles.

Rosalía contrató al pintor Armando Menocal, el más renombrado artista de la plástica cubana del momento, para que decorara los interiores del chateau con pinturas murales, varias de ellas con temáticas de las Guerras de Independencia, como el celebérrimo mural de la muerte de Maceo, y otros con temas clásicos de la cultura grecolatina.

Inaugurado en 1906 con una fiesta fastuosa que la prensa de la época reseñó como una coral, en aquellas crónicas se hacía énfasis en el ambiente poco menos que mágico del lugar en los siguientes términos: «Un verdadero palacio de hadas, con una decoración de las Mil y una Noches. Al entrar en los dominios se abre un vasto parque señorial a la manera inglesa y cree uno entrar en el país del ensueño». Y no había exageración alguna en tal descripción.  La propiedad tiene un lago, y la noche de aquella celebración los invitados, disfrazados con los más extravagantes atuendos, pasearon en barcas que alumbraban la noche con farolitos chinos en sus proas, a la manera de las góndolas venecianas. El buffet era magnífico, costosísimo y muy afrancesado. La música, exquisita. ¿Quién no caería rendido ante tanta fascinación y maravilla?

Vista de los jardines de la mansión
Una de las esculturas que adornaban el parque del chateau y los jardines

DE LAS DELICIAS A LA FINCA DE LOS MONOS

No me ha sido posible determinar si el viaje a Francia durante el cual Rosalía adquirió un pequeño chimpancé y una macaca, primeros inquilinos del que llegó a ser el primer zoológico de Cuba, tuvo lugar antes o después de la inauguración del chateau, solo que ambos acontecimientos ocurrieron el mismo año. Domingo Sánchez poco pudo disfrutar esa joya arquitectónica creada por su esposa, porque murió en 1907. El matrimonio tuvo cuatro hijos. El más pequeño falleció por causa de un accidente ocurrido en el baño de la residencia de sus padres. Sobre los detalles de esta dolorosa muerte no he podido encontrar información. Otro hijo, Jean, alcanzó la juventud, estudió en Harvard y perdió la vida en la batalla del Marne, en Francia, durante la Primera Guerra Mundial, cuando se volcó la ambulancia en que trasladaba soldados franceses heridos a un hospital de sangre.

¿Fue la soledad de la viudez, su amor por los animales o su curiosidad científica lo que impulsó a Rosalía Abreu a enviar agentes a diferentes partes del planeta para traerle animales de las más variadas especies? ¿O, tal vez, la fusión de estas tres motivaciones?  Muy por el contrario del modelo femenino que ofrece su hermana Marta, con Rosalía estamos ante una hembra que desafiaba los patrones que regían el comportamiento propio de su época, incluso cuando muchos viajeros, historiadores y estudiosos de la sociedad cubana coinciden en afirmar que siempre en nuestra isla gozó la mujer de gran preponderancia y libertad. Pero Rosalía Abreu fue más lejos en el ejercicio de esas libertades sociales y de rol. Parece que su exquisita educación cosmopolita, que la dotó de gran refinamiento en cuanto a sus gustos y su cultura, no limitó los impulsos de su carácter intenso, apasionado y libertario. Si la famosa Macorina fue nuestra primera mujer en conducir un automóvil por el Malecón habanero, Rosalía Abreu formó parte de las tres primeras cubanas que volaron en aeroplano, junto a la escritora Laura Zayas Bazán y la propietaria del hotel Telégrafo, Pilar Samoano del Toro. La hazaña la llevaron a cabo las tres osadas en una rudimentaria aeronave guiada por Rosillo, pionero de la aviación cubana. No se sabe si en alguna ocasión Rosalía llegó a pilotar, pero sí está documentada su intención de comprar un aeroplano para tenerlo en Las Delicias, ocurrencia entusiasta que nunca completó, aunque recibió en su castillo a muchos famosos pilotos de la aviación internacional y financió con su capital proyectos de aeronáutica. Era conocida por su fortaleza de carácter, su afición a la controversia y su índole caprichosa.

Dicen las leyendas urbanas que se han tejido en torno a la infidelidad de Catalina Lasa a su esposo Pedrito Estévez Abreu, que fue Rosalía quien contrató a un detective o agencia de detectives para que descubrieran el lugar en que Catalina y su amante Baró se encontraban a escondidas, que resultó ser una discreta suite del hotel  Inglaterra, historia que terminó con Catalina huyendo en un coche cerrado envuelta solo en una sábana. Cuentan también las leyendas que fue idea de Rosalía hacer una subasta pública con las prendas íntimas de Catalina, para exponer a la adúltera a la vergüenza social después de haber hecho pública su traición, y que ella fue, también, quien concibió la idea de denunciar a la Interpool la fuga de los amantes, que trajo como consecuencia su persecución por varios países de Europa.

Era muy extravagante Rosalía para los parámetros epocales, y cuando comenzó a adquirir animales, la alta sociedad a la que pertenecía acordó definitivamente que aquella mujer, una de las propietarias más acaudaladas de Cuba, era una excéntrica ridícula, y una loca tal vez. Los burgueses y aristócratas que no desdeñaban ser invitados a sus salones y disfrutaban hasta la saciedad sus fastuosos saraos y garden-partys, sus amigas más íntimas, los cronistas sociales y hasta el pueblo que atisbaba en las afueras de la mansión, se burlaban de ella sin pudor, hacían corrillos en los que intercambiaban bromas zahirientes y las más perversas suposiciones, como que Rosalía mantenía relaciones sexuales con sus monos, y ni siquiera se cuidaban de no ser escuchados cuando la anfitriona pasaba junto a ellos. Rosalía oía y callaba, pero tramaba en secreto su venganza. Encargó a su amigo, el pintor Menocal  un mural que ella tituló Mes amis (en francés Mis amigos). Menocal pintó el mural en el salón principal de Las Delicias, en horas en que la sociedad no tenía acceso a la propiedad. La noche en que Rosalía decidió hacer público su acto de desagravio, preparó una de las fiestas más lujosas que recuerda La Habana, y cuando los invitados comenzaron a llegar encontraron en el salón principal un gran lienzo de pared cubierto con un paño. Cundió la intriga: ¿Qué habría hecho la loca esta vez? se preguntaban.

Cuando Rosalía estimó llegado el momento anunció a la concurrencia que les había preparado una sorpresa, y de un tirón retiró la tela que cubría la pintura. Todos los presentes pudieron verse retratados a sí mismos bailando una danza humillante en torno a la figura de un célebre cronista social de la época que se había atrevido a publicar los infundios más soeces sobre la dama. La nota picante no eran solo los retratos tan verídicos de los “amigos” de Rosalía (Menocal era un retratista magistral), sino que el gacetillero mismo resultaba perfectamente reconocible, aunque… Menocal, por indicación de Rosalía, lo había caracterizado como a Satanás, cuernos incluidos. Hubo uno de esos momentos de silencio que se producen en una multitud paralizada, pero Rosalía, haciendo gala de gran aplomo, dirigió a sus invitados un breve discurso en el que les dejó muy claro que estaba al tanto de sus bajezas, y les anunció que jamás volverían a entrar en su casa. Tuvieron que retirarse de inmediato y fue aquella la última fiesta que disfrutaron en el chateau.

Mes amis fue pintado por Armando Menocal, no por Raimundo

LOS MONOS

Con el tiempo Rosalía Abreu llegó a reunir en su propiedad la más grande colección de simios cautivos de que se tenía noticia en la época, unos doscientos que provenían de todas partes del planeta, entre los que había varias especies, algunas representadas por ejemplares muy pequeños, aunque no quedó evidencia de algún ejemplar del tamaño de una rana, lo cual puede ser otro de los muchos elementos fantasiosos que conforman la leyenda negra de Rosalía Abreu. Pero en Las Delicias no solo reunió la dama simios. También tenía un oso pardo, un tigre y varios ejemplares de ciervos, caballos, conejos, perros, pavos reales, guacamayos, papagayos, gatos, gallos japoneses y hasta un pequeño elefante, a quien llamó Yumbito, del que se dice que inspiró a Walt Disney el tiernísimo y conmovedor personaje de Dumbo, el fantito volador. Los animales más peligrosos por su fiereza potencial o manifiesta vivían en jaulas metálicas reforzadas pero provistas de todas las comodidades. Había también un cocodrilo, que habitaba en el lago de la propiedad.

La atenta observación de sus simios llevó a Rosalía a la conclusión de que poseían una inteligencia casi humana. Convencida de ello, dio comienzo a uno de los experimentos más osados que conoció la ciencia de su época. Eligió a los primates que daban muestras de una cognición mayor y fue adiestrándolos en tareas domésticas simples como lavar y planchar ropa, llevar vestimentas humanas, beber en vasos y comer en plato y con cubiertos, montar bicicleta dentro de la propiedad, fumar en pipa, y cuentan quienes dicen haberlo presenciado que algunos llegaron a tocar guitarra y también el piano. Si se portaban “mal” o hacían diabluras incómodas, Rosalía los castigaba, pero por el contrario, si sabían agradar a su dueña ella los entraba a las habitaciones, donde encontraban colchones de plumas y juguetes que les encantaban. Rosalía crio en Las Delicias tres generaciones de simios, entre los cuales hubo algunos con personalidades que merecen ser destacadas, en especial tres de ellos. Se trata, en primer lugar, del chimpancé Jimmy, la mascota preferida de Rosalía. Jimmy, decorosamente vestido, la acompañaba en sus visitas, y cuando ella salía de compras, se dice que Jimmy viajaba cómodamente instalado en el asiento delantero del vehículo de su dueña, junto al chofer. Cuando ella terminaba de comprar, Jimmy se encargaba de cargar los paquetes y conducirlos hasta el auto y abrir la portezuela para que Rosalía se sentara. La prensa de la época contaba que durante las recepciones celebradas en Las Delicias, Jimmy recibía a los invitados elegantemente vestido, los saludaba con reverencias graciosas y les guardaba los bastones y sombreros. Cuando los invitados se iban retirando, Jimmy devolvía a cada uno sus pertenencias del guardarropa sin equivocarse jamás de propietario.

Jimmy era, al parecer, también un romántico, pues se enamoró perdidamente  de una orangutana llamada Cucusa, y de la unión de la pareja nació el 27 de abril de 1915 el primer chimpancé procreado en cautiverio de que tiene noticia la ciencia. Rosalía lo nombró Anumá. Al nacer, Anumá medía 53 centímetros de talla y 35 de circunferencia craneana, con un perímetro toráxico de 37 centímetros.

Anumá en brazos de su madre Cucusa

A los diez años era corpulento, y tenía más o menos la estatura de un adolescente. Mimado y consentido por Rosalía y por los sirvientes de la mansión, creció libre y caprichoso, dando muestras de un carácter muy fuerte y travieso. Lanzaba frutas podridas y hacía toda clase de diabluras, y aunque Rosalía lo castigaba, Anumá parecía no tomárselo en serio y nunca cambió. Un día uno de sus guardianes, llamado Juan Lezcano, lo regañó. Anumá reaccionó con violencia, porque no estaba acostumbrado a ser tratado con severidad, y de un mordisco le arrancó al hombre dos dedos de su mano izquierda. Los guardianes de Las Delicias iban armados, por lo que Juan Lezcano sacó su pistola y disparó al aire para pedir auxilio, pero Anumá lo atacó de nuevo. Probablemente muy a su pesar, Lezcano se vio obligado a dispararle en defensa propia. El proyectil no interceptó los órganos vitales de Anumá y los médicos, previendo complicaciones, decidieron no extraerlo del cuerpo del primate, pero años después la bala se fue desplazando en dirección al corazón y una segunda cirugía se hizo inevitable. Por desgracia, Anumá no resistió la anestesia y falleció en el quirófano.

Al simpático y muy educado Jimmy y al violento Anumá se suma un tercer personaje muy interesante. Se trata de Cholo. Esta historia fue contada en 1931, un año después de la muerte de Rosalía, en la revista madrileña Estampa. Cholo, estaba entre los orangutanes más inteligentes de Las Delicias y había sido entrenado por su dueña para desempeñar funciones casi de paje en el chateau. Rosalía le profesaba un cariño especial, y Cholo, haciendo honor a su condición casi humana, se enamoró de ella con una pasión fervorosa que, si en algún momento pudo resultar cómica para algunos, no tardó en degenerar en tragedia, pues el enamorado concibió unos celos terribles del administrador de la propiedad, con quien Rosalía se reunía a diario para darle instrucciones sobre su trabajo. Un día Cholo entró en el despacho de Rosalía y tal vez vio, o le pareció ver, que el hombre se encontraba demasiado cerca de la amada, por lo que no lo pensó dos veces y saltándole encima, lo estranguló. Tal vez el crimen no ocurrió dentro de la casa ni frente a Rosalía, pero ocurrió. Rosalía alegó que se trataba de un crimen pasional y se negó a sacrificar a Cholo. A lo más que accedió fue a donarlo al Campo de Marte como castigo.

Robert M. Yerkes

La comunidad científica internacional no pasó por alto el trabajo pionero de Rosalía Abreu. Ella recibió telegramas de felicitación del doctor Elie Metchnikoff, premio Nobel en Medicina; de William T. Harnaday, director del zoológico de Nueva York, y de otros reconocidos expertos pertenecientes a varios centros científicos. En 1920 la Universidad de Yale y el Carnegie Institution de Washington envíaron a Las Delicias a Robert M. Yerkes con el propósito de estudiar el hábitat creado por la acaudalada criolla para sus animales y copiar su modelo para fabricar instalaciones similares en los Estados Unidos. Yerkes, psicólogo, etólogo y primatólogo era pionero en el estudio del comportamiento social de los primates, y había creado en Yale un laboratorio de Biología de Primates, y también el Centro de Cría y Experimentación de Antropoides, en Florida. Por el contrario de la sociedad habanera que había cubierto de burla a Rosalía, y de la prensa cubana de la época, que llenó sus páginas con caricaturas de ella como aviadora y rodeada de monos, Yerkes, tras una larga estancia en Las Delicias que se extendió hasta 1924, comprendió la enorme importancia del experimento emprendido por la dama, y lo calificó como el estudio antropológico más importante realizado hasta entonces. Regresó de ese viaje decidido a observar a los primates en su hábitat natural. Comenzó adquiriendo a un zoológico dos ejemplares, Chim y Panzee. Los llevó a su casa, donde dormían en un dormitorio y comían con cubiertos en una pequeña mesa. Chim resultó especialmente maravilloso para Yerkes, y un verano que el mono y Yerkes pasaron juntos fue inmortalizado en su libro titulado Casi humano, que el científico dedicó a la cubana Rosalía Abreu.

ISADORA DUNCAN EN LA FINCA DE LOS MONOS

Muchas fueron las personalidades científicas del mundo internacional que visitaron la que el pueblo había dado en llamar burlonamente “finca de los monos”. También recibió Rosalía en su chateau a altísimas personalidades de la aristocracia europea y la alta burguesía estadounidense, y del mundo del arte y la cultura. Pero el testimonio más interesante se debe a la pluma de la gran creadora de la danza moderna, la bailarina norteamericana de origen escocés Isadora Duncan, mujer de sensibilidad profunda y exquisita que realizó una visita a Cuba. En su libro de memorias titulado Mi vida, Isadora escribió:

Visitamos una casa, que estaba habitada por una representante de las más rancias familias cubanas, que tenía la manía de los monos y los gorilas. El patio de la casona estaba lleno de enrejados, donde guardaba a sus bestias favoritas. Era este uno de los sitios curiosos para visitantes. La dueña dispensaba a estos una pródiga hospitalidad.  Los recibía con un mono sobre el hombro y con un gorila que llevaba de la mano: los seres más domesticados de su colección, en la que había algunos que no eran tan dóciles y que, cuando las visitas pasaban por delante, se agarraban a los barrotes, lanzaban chillidos y hacían toda clase de muecas. Le pregunté si eran peligrosos, pero me dijo, con desenfado, que, aparte de escapadas ocasionales y algún guardián muerto, eran inofensivos. La noticia me intranquilizó y apresuré mi marcha.

Lo notable de esta señora es que era muy hermosa, con grandes ojos expresivos, culta e inteligente. En su casa se reunían las lumbreras literarias y artísticas. ¿Cómo, pues, explicarse su fantástico afecto hacia los monos y gorilas? Me dijo que en su testamento dejaba todo al Instituto Pasteur, para los experimentos relacionados con el cáncer y la tuberculosis. Me pareció una forma muy singular de demostrar a aquellos rudos su cariño póstumo.

Isadora Duncan
Mi vida

CONCIERTO PARA PIANO Y FINAL

Rosalía murió el 3 de noviembre de 1939, a los sesenta y ocho años, y en coincidencia impactante con la partida de este mundo de Catalina Lasa, de quien había sido enemiga irreconciliable. Se dice que en su testamento, al cual no he tenido acceso ni encontrado fuente alguna que lo muestre, legó a sus monos una gran parte de su fortuna. También se dice que donó su colección de animales al Carnegie Institute, una organización sin ánimo de lucro creada en 1902 en los Estados Unidos. Lo cierto es que sus dos hijos no mostraron interés alguno en el legado de su madre. Muchos de los monos amados de Rosalía terminaron sus días en zoológicos y circos de aquel país.

Hay constancia de que el presidente cubano Gerardo Machado quiso construir un zoo con los animales de Rosalía Abreu, pero el proyecto se deshizo ante la falta de recursos. Años más tarde, el científico  cubano Moreno Bonilla descubrió en el zoológico de Filadelfia algunos ejemplares de aquella colección, y también comprobó que los orangutanes de Rosalía seguían reproduciéndose en cautiverio. Compró una pareja de ellos para el Jardín Zoológico de La Habana, y para perpetuar el nombre de sus progenitores, los llamó Guas II y Guarina II.

Es muy de lamentar que la sociedad cubana, una parte de la cual se había educado en Europa y los Estados Unidos y por tradición heredada de la colonia era muy afrancesada, no fuera capaz de comprender a una mujer de la talla intelectual de Rosalía Abreu, y haya sido la comunidad científica extranjera quien prestigiara su trabajo y la colocara en el sitial de honor que ella merece como iniciadora de estudios pioneros en su tiempo. Siempre recuerdo que en alguna ocasión Martí se refirió a la isla como “la comarca demorada”, en alusión a lo mucho que tardaban en llegar al archipiélago cubano los avances, descubrimientos y creaciones mejores del resto del planeta. Pero la justicia ha sido hecha, porque aunque tarde, llega.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , | Deja un comentario

DESPIDIENDO A ANA HURTADO

Estimados intelectuales, artistas, colegas de la prensa y pueblo cubano que ama y respeta a Pablo Milanés:

Creo que ya le hemos dicho a Ana Hurtado todo lo que merece escuchar por haber venido a Cuba a ofender a uno de los artistas más queridos por nuestro pueblo. Nos ha llamado “personitas” a los intelectuales y artistas que le hemos salido al paso, al tiempo que aseguraba no haber tenido la intención de herir sensibilidades. No sabe quiénes somos, no tiene conocimiento alguno sobre la cultura cubana, y además, es hipócrita. Desde la perspectiva que ella nos mira se nos percibe como insectos, y no es de extrañar, pues así debieron ver los dioses a la humanidad desde las cumbres del Olimpo.

Me parece buen momento para traer a colación la ejecución, por un anarquista italiano, de Antonio Cánovas del Castillo, presidente del Consejo de Ministros de España —y protector de Valeriano Weyler—, quien repetía sin cesar: “Para la guerra de Cuba, hasta el último hombre y hasta la última peseta”. De tres balazos bien dados Cuba se libró de la Reconcentración y casi de la guerra, tan incómodo era para nosotros aquel bueno de Cánovas. Los miembros de la colonia cubana en París, muchos de ellos aristócratas, hacendados multimillonarios de quienes se dice financiaron a Angiolillo, entrevistados por la prensa francesa emitieron la siguiente declaración: “Cánovas está muerto. Los cubanos, ni aplaudimos ni lloramos”. Y no le concedieron al finado ni una palabra más, tanto lo despreciaban.

Seamos tan éticos y elegantes como lo fueron los emigrados de la colonia cubana en París, aunque a lo mejor muchos de nosotros quisiéramos lanzar al Malecón a los impertinentes que vienen a irrespetarnos en nuestro suelo, porque a los cubanos no nos gustan nada los impertinentes, infatuados y tontos.  Pero deseémosle a la pequeña extranjerita que disfrute las excelencias de nuestra cocina criolla, las comodidades de nuestros mejores hoteles, las bellezas de nuestros paisajes, el sol de nuestras playas, los bellísimos atardeceres sobre La Habana y toda la maravilla que Cuba tiene para ofrecer, y a lo mejor hasta un amor, quién sabe. Pero, sobre todo, deseémosle un buen viaje de regreso y que, durante las nueve horas que separan La Habana de Madrid las amables aeromozas le ofrezcan muchas golosinas —¿no dicen que el azúcar aquieta?— para que se remansen sus energías exacerbadas y pueda, en cuanto aterrice en Barajas, enfrentarse ella sola, gran ícono del comunismo internacional, infinitamente poderosa y con la espada flamígera de La Fuerza en su mano justiciera, contra toda la Ultraderecha de su país, que clama por “regresar al 36”.  Ojalá, como entonces, no tengamos que correr a ayudarla nosotros, los ofendidos, y pisemos las calles nuevamente de lo que  fue aquel Pardo ensangrentado.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario
A %d blogueros les gusta esto: