Juego de tronos, El cuento de la criada, Donald Trump y la teoría del caos

Alguien a quien conozco me contó que una persona cercana le había expresado su temor de que los Estados Unidos estén yendo hacia una guerra civil. Los interlocutores que así hablaban viven en Florida, el Estado del Sol, como también se le llama, todo playas, juego, pieles bronceadas, cuerpos esculturales, hip hop, reguetón, yates, canales, placer en todas sus formas, etc., y muy ajeno al mundanal ruido político del mundo, valga la redundancia, incluso suyo.

Aunque me sorprende que mis amigos miamenses perciban el peligro, lo que es sorpresa, como tal, yo no siento, ni puede sentirla quien tenga un conocimiento siquiera superficial de la antigua filosofía védica y sepa lo que significa la palabra sánscrita Manvantara. Al final de este post yo podría colocar una nota para explicar qué es un Manvantara, pero el concepto es tan complejo que bastará para mi propósito decir a los lectores que es un período de tiempo enorme que encierra varios ciclos, porque los indoarios no tenían, como nosotros, la concepción de un tiempo lineal, sino creían en el eterno retorno o el regreso de lo mismo, siempre y cuando se cumpliera y completara cada ciclo temporal. Es decir, creían en la repetición de los mismos eventos una y otra vez ad infinitum.

Esta concepción del tiempo cíclico coincide de un modo interesantísimo con la teoría del Big Bang, según la cual el universo se expande y se contrae, pudiendo volver a crearse a partir de sí mismo cuando un período de contracción lo haya convertido en un minúsculo átomo en medio del vacío. Entonces estalla y da lugar a eso que llaman La Creación (es más o menos así). A su vez —siempre siguiendo esta cadena de coincidencias—, la Física postula que a todo movimiento centrípeto, es decir, de la espiral hacia su centro, sigue otro centrífugo, o del centro hacia fuera, y viceversa. Esto significa que todo sistema que se estructura tiende a su desintegración. Son leyes físicas de las que nada ni nadie escapa. Por supuesto, todo en el universo ocurre igual en el macromundo y en el micromundo, así que, de acuerdo con la Física, un ciclo de tiempo puede expandirse en el espacio de una vida humana (con el nacimiento) y contraerse (con la muerte) o durar millones de años. Hay ciclos inmensos y otros brevísimos, según miremos desde la perspectiva del universo, del planeta o del individuo.

No hablaré de los imperios que se levantan y se derrumban (diez siglos se pronosticaron los etruscos a sí mismos y duraron más de nueve, por solo citar un ejemplo, y Roma pasó de ser una ciudad vasalla de la confederación etrusca a un imperio que gobernó la mayor parte del mundo conocido en su época). Quiero hablar de fronteras. Si miramos el mapa de Europa encontramos que un país como Inglaterra, por ejemplo, era en sus inicios un conjunto de más de cien tribus que ocupaban cada una su propio territorio y guerreaban entre sí. Cuando esas tribus se unificaron aparecieron las ciudades-estado feudales. Luego se convirtieron en monarquías que fundaron reinos, y finalmente las dinastías más poderosas acabaron formando un país. Francia, bajo Roma, fue tres países, dos bajo Carlomagno y uno bajo la monarquía de los Capeto… En fin, quiero llegar a los Balcanes, con multitud de pequeños reinos y principados que, después de la Segunda Guerra Mundial, gravitaron casi todos hacia la URSS y Yugoslavia, dos países fuertes con fronteras muy vastas. La formación de naciones es un proceso de contracción en el que varias partes se funden en un núcleo. Esquematizo, luego existo.

¿Y qué vemos en Europa después de la caída del campo socialista? Un proceso centrífugo o de expansión y desintegración de sistema, en el que los fragmentos se separan nuevamente de su imán y reaparecen las viejas y fragmentarias fronteras medievales. ¿Qué pasa hoy en la España que con mano de hierro forjaron los reyes católicos de Castilla y Aragón conquistando los reinos moros, expulsando a judíos y árabes, y creando una nación subordinada al Papado que se convirtió en un imperio y descubrió el otro hemisferio del planeta? Pues que el País Vasco y Cataluña no se reconocen como parte de ese constructo llamado España desde los tiempos de sus Majestades Isabel y Fernando. No voy a hacer predicciones sobre la geopolítica de España en este post.

¿Cuál es la situación de los Estados Unidos? Hay que mirar su surgimiento como trece colonias de Inglaterra que conquistaron su libertad y formaron una nación, pero es el caso que no lo eran, pues lo que se conoce como el Sur es un país con una naturaleza y una identidad cultural propias, y durante siglos tuvo también su propia estructura económico-social: era una sociedad esclavista y agraria fuertemente racista. El Norte se configuró desde el principio como una economía industrial, no esclavista y muy celosa de su democracia. El Norte ganó la Guerra de Secesión y obligó al Sur a formar una sola nación, los Estados Unidos que hoy conocemos, pero en realidad las cosas sucedieron de manera un poco más compleja. Cuando los Estados Unidos robaron a México más de la mitad de su actual territorio, surgió una tierra de nadie donde españoles, mexicanos, indios, colonos del Sur, esclavos y militares de Napoleón refugiados en ese territorio tras la caída del Emperador, fundaron la República de Texas, según los historiadores independiente por más de diez años, algo que Texas no olvida. Por otra parte, durante la Guerra de Secesión quedó entre los Confederados del Sur y la Unión del Norte otra vasta tierra de nadie donde se refugiaban soldados desertores de ambos ejércitos, buscadores de oro, esclavos fugitivos, colonos, traficantes y escoria que quería respirar a su aire. Era un territorio extenso y fértil, gran productor de cereales y que terminó con una población mayoritaria de religión protestante. Allí se formaron los que hoy se conocen   como los Estados del Cinturón de la Biblia, donde los norteamericanos ubican a la población que ellos llaman “basura blanca”, granjeros y rurales. Luego está Alaska, una apropiación, como se sabe, aunque técnicamente haya sido una compra-venta. No hay que olvidar las tierras indias, pertenecientes a los nativos casi exterminados por los colonos y sus ejércitos. En las reservas indias vive una población con ciudadanía norteamericana y ciertos privilegios constitucionales, pero que se considera al mismo tiempo independiente por derecho y segregada (lo está).

Y aquí es donde entran en este post la serie Juego de tronos y la teoría del caos, pero no la que conocemos desde la Física, sino la del caos como camino hacia la conquista del poder, que los fans de Juego de tronos recordaremos, seguro, haberle escuchado a Meñique, el consejero, proxeneta y espía que surgió de la Nada y aspiraba a sentarse en el trono de hierro (“El caos no es un pozo. El caos es una escalera. Muchos de los que intentaron escalarla fallaron, nunca podrán probar de nuevo. La caída les rompió. Y algunos a los que se les dio la oportunidad de escalar, se aferran al terreno, a los dioses o al amor. Solo la escalera es real. La subida es todo lo que hay.”). Se lo dice a su homólogo lord Varys, el castrado, en un diálogo memorable, yo diría que antológico si algún día fueran antologadas las mejores series de TV. Y por supuesto, aquí también entra Trump, perfecto ejemplo de aplicación de la teoría de Meñique sobre el caos como escalada y también de la de Varys sobre la realidad del poder (“El poder está donde los hombres creen que está. Es un truco, una sombra en la pared, y un hombre aunque sea pequeño puede proyectar una sombra muy larga.”

Trump es un perverso polimorfo con una interminable lista de perversidades, mañas, manipulaciones, trucos, mixtificaciones, distorsiones, mentiras, chantajes, insultos, burlas y ciertas habilidades innegables… En resumen, un tipo muy bien perfilado de psicópata escarnecedor y de la especie de los astutos, porque ¡ojo!: no hay que confundir jamás la inteligencia con la astucia. Entre sus peores crímenes está el explotar todas las vulnerabilidades de las clases sociales norteamericanas y sacarles un jugo jugosísimo, muchos creen que con fines electorales, mas yo veo que se esfuerza demasiado solo para asegurarse otros cuatro años de mandato, y aquí es donde entra otra serie genial, El cuento de la criada, pero de eso hablaré después.

Trump está absolutamente consciente de que en los Estados Unidos existen, y bien vivas, todas las variantes del odio: blancos contra negros; ricos contra pobres; anglosajones contra judíos, hispanos, eslavos y nativos, y todos contra  chinoamericanos y árabes; católicos contra protestantes, republicanos contra demócratas; conservadores contra liberales y gente de izquierdas; empresarios contra obreros y ambientalistas; partidarios de las armas contra quienes no lo son; partidarios de la guerra contra pacifistas, y a cada uno de estos pares dialécticos hay que añadirle y viceversa. La lista de enemigos es impresionante y a veces parece no tener final. Imposible imaginar un terreno más fértil para soplar esporas de odio que enfrentan a los hombres contra los hombres. Pero… es más fácil romper el orden establecido que volverlo a componer, y el payaso de la caja, una vez liberado de ella, podría no desear volver a entrar. Por solo citar un ejemplo, esos mismos grupos supremacistas blancos armados que están convirtiéndose en cuerpos paramilitares y forman una parte importante del electorado del Presidente, podrían volverse un fenómeno incontrolable y, seguro, peligrosísimo en la medida en que se aproxime la fecha de las elecciones presidenciales.

Lo mismo podría ocurrir con el pueblo negro de los Estados Unidos, harto de que la policía asesine a sus integrantes en las calles solo por pestañear. Los asesinatos de ciudadanos afronorteamericanos a menudo han desencadenado situaciones de violencia social muy difíciles de controlar, y si los negros no quitaran el sueño culposo de tantos blancos, Martin Luther King y muchos otros líderes negros tal vez fueran hoy vejestorios venerables de quienes nadie se acordaría, pero aún vivos. Los afronorteamericanos están indignados, los últimos crímenes han sido demasiado escandalosos, aborrecibles, abusadores, supremacistas. La joven paramédica de 26 años que muere acribillada a balazos por policías que irrumpen en su apartamento equivocados de dirección, y el infeliz que muere asfixiado por la rodilla de un policía aplastando su cuello mientras otros agentes del orden solo mascan chiclet y mantienen a distancia a los espectadores de tan espantosa escena criminal. Y todo esto con el telón de fondo de una abrumadora mayoría de afronorteamericanos que han muerto por Covid-19. La última frase de George Floyd, “No puedo respirar”, no ha sido adoptada por gusto por los miles de jóvenes negros que protestan puño en alto en las ciudades norteamericanas, queman comisarías, tiendas, autos y hasta se atreven a manifestarse ante la Casa Blanca, desde donde Trump, satisfecho, los observa a través de una ventana. Qué redondo le ha salido todo, diría yo. Ya el explosivo coctel está más que batido y todos sus ingredientes emulsionados, solo falta alguna frasecita presidencial amenazante para que explote en toda su potencia, algo como “Cuando empiezan los saqueos empiezan los disparos” o llamar “matones” a los manifestantes. En este punto la más leve chispa llevaría el caos hasta sus últimas consecuencias, ese mismo caos que es la escalera al poder de Petyr Baelish, alias Meñique. El mundo se está acabando, la Virgen se llama Juana, y el que aborrezca el desorden que vote por Donald Trump (parodia de una vieja coplilla cubana). Quien no haya reflexionado sobre la psicopatía del señor Presidente pensaría, al verle en medio de este caos agitando su incomprensible pelambre azafranada, los brazos en alto y arengando a los norteamericanos con la promesa de llevarlos a Marte y darles las mejores armas del mundo, que se trata de un viejo loco, de un libreto de Pánfilo o de un cuento de Ray Bradbury, de esos en los que el gran escritor filosofa sobre la catástrofe de una colonización norteamericana de astronautas armados con papas fritas sobre una exquisita civilización marciana muy superior.

Pero quienes sí hayan reflexionado (y meditado) encontrarán muy raro que un policía blanco con una mano hundida cómodamente en el bolsillo de su pantalón asfixie con su rodilla durante ocho largos minutos a un hombre negro, esposado abdomen contra piso y medio desnudo, frente a una multitud de testigos potenciales que lo están grabando con sus celulares, solo porque pagó con un billete falso de veinte dólares que quizá la propia víctima no sabía que era falso. Y se ve aún mucho más raro que otros agentes blancos, compañeros del asesino y copartícipes en la detención de George Floyd, no hayan hecho otra cosa que chicletear y estar ahí parados, exhibiéndose ante todas esas pantallitas que los inmortalizaron para la eternidad en videos que se viralizarían en menos de 30 segundos. ¿Verdad que parece una puesta en escena? ¿Un montaje? Yo siento que esos agentes estaban demasiado seguros de sí mismos, se sentían impunes y posaban, posaban llenos de vanidad. ¿Alguien les dijo que lo eran, les dio una orden y les ofreció alguna clase de protección o recompensa…? Porque precisamente una revuelta racial de negros incendiando el país es lo que necesita Donald Trump para que de inmediato pasen a la cámara oscura del olvido sus demasiado trágicos y frescos errores en el manejo de la pandemia, y la temible situación de paro laboral que azota a la primera potencia mundial. Esto, unido a su feroz espectáculo unipersonal contra Twitter y las redes sociales, amén de su anuncio de regalar el planeta rojo a sus votantes y crear armas tan sofisticadas que mirando sus proyectos aún “no puede creerlos”, es exactamente lo que se necesita para que el panorama electoral se revitalice en favor del Presidente más nefasto de la historia de los Estados Unidos. “¡Uhhhhhhhhh, mami, que viene el coco, vienen los negros a cogerse nuestras casas y a violar a las blancas!” “¡Uhhhhhh, mami, que me haré rico demandando a Twitter por negarse a publicarme una fake news que me divierte mucho!”, “¡Uhhhhhhhhhhh, mami, que voy a Marte y desde allí bombardearé a los rusos, a los chinos, a los judíos y a la vieja de al lado, que es tan fea!”·¿Qué hará ese tonto electorado que fue capaz de inyectarse cloro porque Trump, como un Dios, le aseguró que eso era bueno?

Imaginemos —como dijo Meñique a Arya Stark— el peor escenario posible: Trump ha ganado las elecciones y su segundo período presidencial llega a su fin sin que los Estados Unidos se hayan fragmentado como un espejo roto. Levanten la mano quienes crean que se bajará del trono y se irá tranquilamente a su torre áurea a intentar acariciarle los dedos a su mujer desamorada, y a seguir cosechando fama y aplausos desde su programita en la tele. Yo no lo creo. Yo sospecho que, si no puede quedarse para siempre con todo el país (suponiendo que aún siga entero cuando expire su mandato), entonces lo romperá, y eso ya no será una consecuencia, sino una depredación con premeditación y alevosía. Trataría de retener una parte sustanciosa del territorio nacional para convertirlo en su reino personal y eterno; su Gilead de El cuento de la criada. Porque Donald Trump es, por naturaleza, portador de una psiquis enferma, una fuerza desequilibrada y desestabilizadora que solo se encuentra en su elemento cuando puede crear una total desarmonía alrededor: los individuos como él cuando han probado una vez el néctar sanguinoso del poder ya no pueden vivir sin paladearlo, y si algo no está en los planes de Trump es morirse.

Es posible que no veamos el final del segundo período presidencial de Donald Trump. Creo que el monstruo de mil cabezas que ha creado se le irá de las manos y desatará el Manvantara particular de USA, la espiral centrífuga que devolverá las fronteras de esa gran nación a su prístina y virginal condición (que incluye, claro, lo robado a México). Pero antes que ese día llegue, y no parece demasiado lejano, veremos horrores sin nombre en el país que cuando estornuda llena al planeta de pulmonía. Será el epicentro de un terremoto cuya onda expansiva arrastrará al mundo, incluidos aquellos que hoy gastan fortunas en la compra de bunkers trogloditas donde esperan sobrevivir a la Tercera Guerra Mundial, al cambio climático o a la pandemia definitiva que extermine nuestra especie, o a todo eso junto. Trump quedará en pie, solitario en medio del escenario arrasado del mundo, lanzando al viento y las arenas vacías sus promesas de hacer grande a América y regalar a una humanidad que tal vez ya no exista las lunas de Saturno o los anillos de Júpiter. Requiescat NO in pace, Tierra, pero ¡a él que le importa, siempre que le aplaudan millones de admiradores aunque sean espectros, y pueda besar millones de calaveras que no se resistirán a sus encantos, y forrar de billetes los cráteres del Día D, abreviatura del Gran Día de Donaldo, Ángel Exterminador.

 

 

 

 

 

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , | 4 comentarios

¿Por qué es tendencia en redes sociales la Tercera Guerra Mundial?

Las redes sociales se llenaron de muestras de alarma, y los usuarios de Twitter colocaron el hashtag “WWIII” (Tercera Guerra Mundial) en el primer sitio de las tendencias a nivel internacional.

EL UNIVERSAL – gda
viernes, 03 enero 2020 16:45

La muerte del general Qasem Soleimani, el comandante de la fuerza élite Quds de la Guardia Revolucionaria de Irán, supone una nueva escalada dramática en el conflicto entre ese país y Estados Unidos.
De hecho, el máximo órgano de seguridad iraní prometió este viernes vengar la muerte del general Qasem Soleimani “en el momento y lugar apropiados” tras el ataque con dron de Estados Unidos en Irak que acabó con la vida del responsable de la fuerza Al Quds.

“América debe saber que su ataque criminal contra el general Soleimani ha sido su peor error (…), y América no escapará fácilmente de las consecuencias de este cálculo erróneo”, indicó el Consejo Supremo de Seguridad Nacional en un comunicado.
Tras ello, las redes sociales se llenaron de muestras de alarma, y los usuarios de Twitter colocaron el hashtag “WWIII” (Tercera Guerra Mundial) en el primer sitio de las tendencias a nivel internacional.
“Nos despertamos en un mundo más peligroso. La escala militar siempre es peligrosa”, dijo la viceministra de Exteriores de Francia, Amelie de Montchalin, en declaraciones a la radio RTL.
“Cuando ocurren estas acciones, estas operaciones, podemos ver que la escalada está en marcha”.

Rusia calificó el ataque estadounidense como “plagado de consecuencias graves”. En un comunicado, el Ministerio de Exteriores advirtió que “estas acciones no ayudan a resolver los complicados problemas de Oriente Medio, sino que conducen a una nueva ronda de crecientes tensiones”.

Maria Zakharova, portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, informó que el presidente estadounidense Donald Trump tenía en la mira su campaña de reelección al momento de ordenar el ataque.
“El ejército de Estados Unidos actuó bajo órdenes de políticos estadounidenses. Todos deberían recordar y entender que los políticos estadounidenses tienen sus propios intereses, considerando que este año es un año electoral”, comentó Zakharova durante una entrevista televisiva. Los adversarios de Trump consideran el ataque como imprudente, como el precandidato demócrata a la presidencia Joe Biden que dijo que el mandatario “arrojó una barra de dinamita a un barril de pólvora”.

“La paz en Oriente Medio y en la región del Golfo Pérsico debería preservarse”, apuntó el vocero de la cancillería china, Geng Shuang. “Instamos a todas las partes implicadas, en especial a Estados Unidos, a que mantengan la calma y la moderación y eviten que las tensiones aumenten”.

Aunque se hicieron eco de las preocupaciones de las otras potencias sobre la situación, Gran Bretaña y Alemania rompieron filas y expresaron cierta comprensión de la posición de Washington.
La portavoz del gobierno alemán, Ulrike Demmer, dijo que la acción de Washington fue “una reacción a una serie de provocaciones militares de las que Irán es responsable”, señalando a los ataques contra petroleros y una instalación petrolera saudí, entre otros incidentes.

“Estamos en un punto peligroso de la espiral y lo que importa ahora es contribuir con prudencia y moderación a la escalada”, agregó. Alemania ocupa una plaza en el Consejo de Seguridad de la ONU, aunque no de forma permanente.

El secretario británico de Exteriores, Dominic Raab, manifestó: “Siempre hemos reconocido la agresiva amenaza que representa la fuerza iraní Quds dirigida por Qasem Soleimani”.
“Tras su muerte, pedimos calma a todas las partes”, añadió. “Un nuevo conflicto no es del interés de nadie”.

También hubo advertencias de que el ataque podría mermar los esfuerzos para acabar con los vestigios del grupo Estado Islámico. Un funcionario de alto rango de la Unión Europea, Charles Michel, dijo que “el riesgo es un estallido generalizado de violencia en toda la región y el resurgimiento de las oscuras fuerzas del terrorismo que prosperan en momentos de tensiones religiosas y nacionalistas”.

En Medio Oriente el ataque generó conmoción, rabia y miedo a que pueda ocurrir algo peor.

En un discurso durante las oraciones del viernes, el líder religioso chií más poderoso de Irak, el gran ayatolá Ali al-Sistani, apuntó que el país debe prepararse para “tiempos muy difíciles”.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Trump se venga de las redes sociales y amenaza con limitar su inmunidad

(https://www.lavanguardia.com/internacional/20200529/481439884195/trump-twitter-polemica-redes-inmunidad.html)

El decreto, de difícil aplicación sin el Congreso, atiza las acusaciones de censura

Beatriz Navarro | Washington, Estados Unidos. Corresponsal

29/05/2020 00:40 | Actualizado a 29/05/2020 12:31

La venganza de Donald Trump contra Twitter no cabe en 280 caracteres, el espacio que la red social brinda a los mensajes de sus usuarios. Necesitaría una ristra de más de cincuenta tuits para recitarla literalmente.

La respuesta del presidente estadounidense a la decisión de la empresa de etiquetar por primera vez sus mensajes como información dudosa llegó ayer en los seis folios de una orden presidencial sin precedentes –y pocos visos de ser aplicada sin apoyo del Congreso– en la que plantea cambios legales para privar a plataformas como Twitter, Facebook, YouTube y Google de su actual inmunidad frente a posibles litigios por los contenidos publicados por sus usuarios así como su libertad a la hora de moderarlos. A cinco meses de las elecciones presidenciales de noviembre. Trump ha declarado la guerra a las mismas redes sociales en las que se apoyó para llegar a la Casa Blanca.

El borrador es “una pieza diabólicamente inteligente de teatro político”, dice la experta legal Julie Cohen

“¡Este va a ser un gran día para las redes sociales y la imparcialidad!”, anunció en un tuit Trump. En pocas horas, el borrador del decreto comenzó a circular por las redes. La orden firmada ayer por Trump reinterpreta la sección 230 de la ley de Decencia de las Comunicaciones de 1998, el apartado que regula la responsabilidad ante los contenidos publicados en una página web, una de las piedras angulares de internet, para limitar la protección federal que se da a las empresas. La legislación está desde hace tiempo en el disparadero, en especial por las quejas de los republicanos de que Twitter y otras compañías de Silicon Valley, de inclinación progresista, censuran el debate público al “silenciar” a las voces conservadoras, como ha criticado, airado, el propio presidente esta semana.

Su consideración como plataformas y no editores de contenidos –como es el caso de los medios de comunicación– les exime de responsabilidad sobre las publicaciones de sus usuarios. El razonamiento de la Casa Blanca es que la empresa de Jack Dorsey, con su decisión de alertar sobre un tuit del presidente, ha traspasado la barrera y no merece tal estatus. “Ya no podrán eximir ese escudo”, dijo el fiscal general, William Barr, que compareció en el despacho oval con Trump durante la firma del decreto.

La reforma permitiría a cualquier usuario que se considere discriminado porque su mensaje ha sido borrado o su cuenta suspendida emprender medidas legales contra las empresas. La Casa blanca propone dar poder a los reguladores para intervenir y pronunciarse sobre los criterios utilizados por las plataformas para moderar contenidos y, por ejemplo, eliminar comentarios o vídeos. La ley actual se basa en que las empresas realizan esas funciones “de buena fe”, el objetivo es definir cuándo actúan de mala fe.

El decreto prevé, por último, coordinar la acción de los fiscales generales de los estados para supervisar la situación y actuar contra posibles abusos, así como eliminar la publicidad institucional de plataformas que “violan la libertad de expresión”. Porque así es como Trump presentó ayer la orden presidencial: “Estamos aquí para defender la libertad de expresión de uno de sus mayores peligros”, dijo en alusión a las políticas de las redes sociales. La decisión de Twitter de etiquetar como “potencialmente engañoso” uno de sus mensajes es una forma de “activismo político”, afirma Trump. “Si pudiera hacerlo [cerrar la red social] legalmente, lo haría”, aseguró.

Los juristas ven más retórica que argumentos legales en el documento. “Es una pieza diabólicamente inteligente de teatro político”, afirma Julie Cohen, profesora de Derecho de Georgetown, por la forma en que interpreta la ley y la primera enmienda de la Constitución, que defiende la libertad de expresión. En realidad, ésta protege a los ciudadanos frente a interferencias del Gobierno pero no obliga a las empresas, que en el caso de las plataformas digitales se han visto reconocidas como intermediarios. Cualquier intento de regular el contenido de las redes necesitará el apoyo del Congreso, apunta Jack Balkin, profesor de Derecho en Yale, y provocará un aluvión de litigios contra el Gobierno en primer lugar.

La última cortina de humo de Trump para distraer la atención sobre aspectos más urgentes de la actualidad como la epidemia del coronavirus (aún fuera de control, después de 1,8 millones de contagios y 101.000 muertos) o la crisis económica (36 millones de nuevos parados) captó la atención del mundo. Ante las noticias de la Casa Blanca, Twitter y Facebook registraron ayer caídas en bolsa mientras el responsable de la oficina de innovación del gobierno federal de Alemania, Thomas Jarzombek, las animaba a cruzar el Atlántico. “¡Esto es una invitación a veniros a Alemania! Aquí eres libre para criticar al gobierno y al mismo tiempo luchar contra las noticias falsas”, tuiteó el político de la CDU.

El anuncio de Trump fue aplaudido por sus seguidores, aunque los más radicales le animan a mudar a otra red social, Gab, territorio de la ultraderecha estadounidense, donde tiene reservado un perfil. El presidente se refiere a menudo a sus seguidores digitales (80 millones en Twitter) como “guerreros digitales”, ávidos consumidores y eficaces difusores de sus consignas. Son sin embargo sólo una parte de la estrategia de comunicación del trumpismo, que necesita del altavoz de los medios tradicionales para ser eficaz.

El discurso y la actitud de los gigantes digitales es “indignante”, dijo ayer la presidenta de la Cámara Baja, la demócrata Nancy Pelosi, que tachó de oportunista a Facebook por ponerse del lado de la Casa Blanca en el debate. “Pero es ante todo una distracción. Yo he empezado esta rueda de prensa hablando de tests, de salvar vidas, de la economía y la vuelta a las escuelas y aquí estamos, hablando de Twitter”.

……………….

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Muerte de George Floyd: “Trump está haciendo todo lo posible para empeorar las cosas”

NOTA

Esta entrevista aparece también con crédito de la agencia Reuter

Gerardo Lissardy BBC News Mundo

  • 30 mayo 2020

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, enfureció a sus críticos al plantear la posibilidad del uso de armas contra una revuelta en Minneapolis por la muerte de un afroestadounidense detenido por la policía.

“Cuando comienzan los saqueos, comienzan los disparos”, tuiteó Trump en la madrugada de este viernes, en respuesta a las protestas que incluyeron el incendio de una comisaría de policía en Minneapolis.

Aunque más tarde aseguró que no sabía que la frase provenía de un policía blanco encargado de reprimir las protestas de los afroestadounidenses en su lucha por los derechos civiles en los años 60.

“No sé de dónde salió, pero es muy precisa en el sentido de que cuando hay saqueos hay gente a la que le disparan y muere”, afirmó horas más tarde.

En su tuit, que fue ocultado por Twitter por “glorificar la violencia”, también llamó de “delincuentes” a los manifestantes.

Las protestas se desataron tras la muerte de George Floyd, un afroestadounidense que murió en Minneapolis cuando estaba siendo arrestado por la policía, y se extendieron a otras ciudades de EE.UU.

El expolicía que aparece en un video colocando su rodilla sobre el cuello de Floyd para inmovilizarlo en el piso fue detenido y acusado de homicidio este viernes.

El precandidato presidencial demócrata, Joe Biden, sostuvo que Trump estaba “llamando a la violencia contra ciudadanos estadounidenses durante un momento de dolor”.

Pero, ¿qué buscó el presidente con esa advertencia?

Jennifer Hochschild, profesora de gobierno y de estudios afroestradounidenses en la Universidad de Harvard, cree que Trump “está haciendo todo lo posible para empeorar las cosas“.

“Aprovechará todas las ventajas que pueda de estos disturbios, de los saqueos y cualquier violencia que siga ocurriendo”, dice Hochschild, expresidenta de la Asociación Americana de Ciencia Política, en una entrevista con BBC Mundo.

Lo que sigue es una síntesis del diálogo telefónico con esta experta, cuyo último libro se titula “¿Importan los hechos? Información y desinformación en la política estadounidense”:

¿Cómo observa lo que sucedió en Minneapolis en los últimos días?

En primer lugar, el factor desencadenante es simplemente una tragedia intolerable.

Por lo que veo en el breve video, que es todo lo que sé, no puedo entender ninguna justificación para que el oficial de policía se comporte como lo hizo.

La gente le rogaba que se levantara, el sospechoso no se movía, (el arresto) fue por un billete falso de 20 dólares… Había otros tres policías parados allí sin hacer absolutamente nada.

Entonces, el factor desencadenante me parece claro e indignante. No me sorprende que la gente esté furiosa, que hayan surgido protestas en todo el país.

La escalada de violencia creo que es muy mala, no debería suceder. Espero que se detenga. Tampoco creo que sea terriblemente sorprendente, en parte porque ha habido una acumulación de furia en torno al trato policial hacia los afroestadounidenses.

En los últimos años no hubo necesariamente un número creciente de casos. Pero sí una mayor visibilidad en varios sentidos de lo que al menos parece ser un tratamiento policial indignante e inaceptable de los afroestadounidenses.

En algún momento era probable que explotase.

El otro contexto es la crisis covid-19, que en EE.UU., como en otros países, golpeó desproporcionadamente a comunidades relativamente pobres, densamente pobladas y minoritarias dentro de las ciudades.

Entonces tienes una población enojada, asustada, afligida, que se siente un poco desesperada, que se siente abandonada por las autoridades. Muchas personas perdieron sus trabajos o perdieron familiares.

Y luego está este comportamiento policial…

Históricamente nada está destinado a suceder. Pero en cierto sentido no es para nada sorprendente.

¿Usted encuentra una conexión entre lo que ocurrió en Minneapolis y el hecho de que la pandemia haya afectado de forma desproporcionada a los afroestadounidenses?

No he visto evidencia alguna, ni he escuchado a otras personas hacer esa conexión.

En cierto sentido, es una inferencia de mi parte sobre el momento. Pero tiene sentido para mí.

Sabemos que la población afroestadounidense y muchas otras personas están muy angustiadas por lo que sucedió con la pandemia.

Y esto es una cosa más encima de eso. Me parece una explicación para la explosión en torno a este caso, en lugar de varios casos anteriores que fueron igual de indignantes.

Es por eso que estoy haciendo la conexión. No es que crea que hay gente literalmente pensando, “oh Dios mío, nos estamos muriendo de covid y la policía nos está matando”. Pero es el contexto…

Antes de estas recientes protestas, algunos se preguntaban qué había sucedido con el movimiento Black Lives Matter, si había perdido intensidad durante la presidencia de Trump. ¿Se revitalizará ahora después de la muerte de George Floyd, el asesinato de un corredor negro en Georgia por hombres blancos en febrero o el tiroteo fatal de una trabajadora de salud negra por agentes de policía en Louisville en marzo?

La renovación de Black Lives Matter como movimiento político es lo mejor que podemos esperar.

En cierta manera es un movimiento radical. Pero es un esfuerzo por hacer algo, crear movilización política, cambios políticos, generar una redistribución de recursos y poder.

No estoy segura de concordar con todos sus argumentos, pero lo que me preocupa es el tipo de furia o desesperación nihilista, desorganizada, sin dirección.

Entonces, ver la revitalización de Black Lives Matter u otros tipos de movimientos políticos sería lo más positivo que pueda salir de este desastre.

No tengo una predicción sobre si eso va a ocurrir.

En medio de la crisis en Minneapolis, el presidente Trump advirtió a través de Twitter que “cuando comienzan los saqueos, comienzan los disparos”. ¿Cuál fue su reacción?

Cada vez que dice algo me quedo estupefacta.

Ese es un comentario que se hizo a fines de la década de 1960, durante una era de disturbios mucho más grandes, más violentos en ciudades estadounidenses. Y tal vez estamos comenzando una nueva versión de los disturbios de 1968, pero aún no hemos llegado a eso.

O él lo sabe y está tratando deliberadamente de recrear el nivel de hostilidad racial increíble de 1966, 1967, 1968, o simplemente es irresponsable.

Escribí un comentario en el sentido de que está apelando al segmento de la población estadounidense que son básicamente matones racistas, que es parte de su base electoral.

También creo, para darle todo el crédito que puedo, que hay un sector de la población estadounidense que teme profundamente a los jóvenes negros enojados que como mínimo protestan y, como máximo, se sublevan.

Por lo tanto, hay un tipo genuino de ansiedad por ley y orden en la población estadounidense, en su mayoría blanca, de mediana edad, no urbana. Y eso también es una parte de la base electoral de Trump.

Aparte de eso, creo que está haciendo todo lo posible para empeorar las cosas.

¿Usted cree que Trump está tratando de empeorar las cosas con un propósito electoral?

Sí. Bueno, no se cuán intencional, racional e instrumental es el presidente Trump. Si es intencional, racional e instrumental, entonces esto es para un propósito electoral.

Una parte de él claramente está jugando a su base electoral. Tiene alrededor del 30% al 40% de la población que parece dispuesta a seguirlo a cualquier parte.

Algunos de ellos probablemente odian esa forma de hablar suya y lo apoyan por razones económicas, políticas, de aborto o lo que sea. Pero a algunos les encanta esa forma de hablar.

Y él tiene que aferrarse a ese 40% si quiere tener alguna esperanza de reelección.

También creo que hay un elemento de él que simplemente no puede evitarlo: tiene que empeorar las cosas.

Y supongo que hay una tercera posibilidad: que lo que hace, al menos en las últimas elecciones, es electoralmente efectivo.

No sé cómo responder esta pregunta. Creo que es en parte una estrategia electoral. Pero no estoy segura de que sea sólo eso.

¿No pueden los partidarios de Trump interpretar que el presidente sólo estaba defendiendo el estado de derecho, ya que el saqueo es un delito?

Sí, es posible. Como dije, hay un segmento de la población que tiene miedo, que quiere el reino de la ley, para el cual ver a las personas incendiando departamentos de policía es realmente aterrador y moralmente incorrecto.

Pero el lenguaje de los “delincuentes” y de “saqueos y disparos” no es para mí lo que indica preocupación por la ley y el orden, o por la seguridad pública.

Eso es como un lenguaje deliberadamente provocativo y ofensivo.

Si miras al gobernador, al alcalde o a los miembros del Congreso, están apelando a la ley y al orden, diciendo “por favor no a la violencia, por favor no a los saqueos, esto no ayuda, entendemos cuán furioso estás y vamos a tratar de arreglar las cosas”.

Ese es el lenguaje de la ley y el orden, no el otro.

El año pasado, usted advirtió que con las elecciones de 2020 acercándose, “Trump puede duplicar el lenguaje divisivo racial”. Entonces, ¿espera más tensiones raciales en EE.UU. en los próximos meses?

Sí, va a empeorar, no hay duda.

Él está haciendo todo lo que puede en materia de inmigración. Ya no hay muchos inmigrantes para expulsar, no hay más refugiados, ya ha puesto a los niños en jaulas.

Ya no tiene acceso a la ansiedad por demasiados inmigrantes como lo hizo en 2016, porque prácticamente ha cortado la inmigración.

Y así, en cierto sentido, suponiendo de nuevo que hay cierta racionalidad aquí, de la que no estoy 100% segura, la alternativa es recurrir a la raza.

El lenguaje racial ha sido bastante alto y creo que va a empeorar mucho.

Creo que aprovechará todas las ventajas que pueda de estos disturbios, de los saqueos y cualquier violencia que siga ocurriendo.

Creo que habrá una reacción negativa blanca. Y él va a alentar eso.

No veo ningún freno, no veo qué lo llevará a detenerse.

Entonces creo que es muy aterrador. No quiero ser apocalíptica. No creo que EE.UU. vaya a entrar en una guerra racial dentro de seis meses.

Creo que hay suficientes personas que tienen un sentido político de la responsabilidad y no estamos tan al nivel de la violencia racial.

Pero no creo que el presidente vaya a hacer nada para inhibir lo que sea que haya ahí afuera.

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | 2 comentarios

Me siento culpable…

Sí, tremendamente culpable y explico por qué.

Los artículos más leídos de este blog fueron siempre los relacionados con La Habana, con la comida cubana, con temas históricos de Cuba y otros como La danza del vientre, por ejemplo. Uno de los más buscados solía ser mi larga investigación sobre Catalina Lasa.

Pero…  las estadísticas dicen que desde hace bastante tiempo lo más leído es nada menos que mi post Cristales de mar: ¿basura o joyas?. Me preocupa que por mi culpa aumenten un poco los contingentes que recorren los mares del mundo para apoderarse de esos cristalitos de mar ingenuos, inocentes, y tan bellos cuando les da la luz del sol. Era muy reconfortante descubrirlos semienterrados en la arena de la orilla, coleccionarlos, guardarlos en casa en recuerdo de algún día especial. Pero ahora… ¿qué pasará con ellos si más buscadores acuden a las playas, puede que hasta con tamices como cuando la fiebre del oro en California, y se ponen a cernir, o peor, a bucear mar afuera buscando afanosamente estas rarezas que no provienen precisamente de la naturaleza, pero la adornan con su inefable gracia y colorido?

Por favor, no me hagan caso, todo lo que dije en ese post es mentira: los cristales de mar no son nada, déjenlos en su sitio para que los poetas, los enamorados y los ambientalistas podamos disfrutar de ellos y que iluminen nuestros espíritus sucios de tanta mugre y bajeza de ciudad. Dejen el planeta como está ahora. Volver atrás es imposible, pero no sigamos adelante con la destrucción. ¡Por favor, dejen los cristalitos quietos…!

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

 LA HABANA, INMIGRANTES Y EMIGRANTES.

 NOTA

Siempre me dio mucha gracia la expresión nota bene, y lo menos que me inaginé fue que la usaría tanto en mis artículos… El caso es que esta tarde estaba limpiando mi ordenador (guardo una enorme cantidad de cosas inútiles, igual que en mis gavetas), y me encontré el artículo que sigue y que alguien, no sé quién, me envió hace tiempo. Tampoco tengo idea de quién es su autor, así que si no es políticamente correcto de verdad lo siento, pero su análisis sobre la capital de Cuba y el fenómeno de los movimientos migratorios es tan interesante que no pude resistir la tentación de compartirlo. Yo discrepo un poco de él: no creo que La Habana solo se ruralice y ese sea el peor de sus males (las personas más educadas que he conocido en los últimos años las encontré en Pinar del Río, Villa Clara y Matanzas). La Habana se ruraliza, sí, pero  su problema fundamental es que se marginaliza, y los marginales de la capital de Cuba siempre han estado en ella, solo una pequeña parte ha venido de las provincias. Nuestros marginales, en general, son la resaca, lo que fue quedando cuando los escalones más elevados de la pirámide social cubana, portadores —como en todas las pirámides sociales del mundo—, de los valores modélicos,  se esfumaron en el éter, como no es secreto para nadie. Léanlo, es mi sugerencia. Un buen artículo, muy inteligente, y se pone mejor a la mitad. Necesitamos comprender lo que nos está ocurriendo. Y de paso, a ver si las leyes son endurecidas y aplicadas como en los países civilizados: con respeto, con rigor y sin politizaciones que debilitan el derecho de gentes. ¡Duro con los malos ciudadanos que quieren vivir sin ley y hacernos vivir en la selva, donde el depredador es fuerte y el civilizado débil.

POR CARLOS GARCÍA PLEYÁN

Resulta sorprendente comprobar que La Habana mantiene en 2018 la misma población que tenía en el año 1991. ¿Acaso no ha pasado nada en treinta años? En realidad, no es así: esa aparente estabilidad esconde abundantes cambios y desplazamientos, innumerables idas y venidas de personas, día tras día, sin cesar.

El año pasado (2018) nacieron en La Habana 19,800 personas, llegaron 21,300 inmigrantes de otras provincias y 6,100 regresaron desde el extranjero, con lo que la ciudad incrementó su población en 47,200 personas. ¿Cómo mantiene entonces la misma población? Por la sencilla razón de que en el mismo año también fallecieron 23,300 personas, 6,600 regresaron a sus provincias y otras 15,300 emigraron hacia el extranjero, por lo que desaparecieron 45,200 habitantes.

Ese sostenido equilibrio entre incrementos y decrementos ha hecho que la ciudad esté demográficamente estancada desde hace casi tres decenios. En el año 2018 solo creció 2,000 habitantes, es decir, uno por mil. La conclusión es clara: si no fuera por las más de 20,000 personas que año tras año vienen del resto del país, la Habana sería una de las pocas capitales del mundo que decrecería. Y no es que considere conveniente alcanzar tamaños excesivos como la mayoría de capitales latinoamericanas, pero sí es necesario averiguar a costa de qué logra mantener su tamaño.

Es interesante también identificar las tendencias. La natalidad se ha ido reduciendo tanto, que ya son más los fallecimientos que los nacimientos. La inmigración desde otras provincias fue considerable -unas 40,000 personas anuales- hasta la promulgación del decreto 217, que en 1997 reguló las migraciones hacia la capital y las redujo a unas 10,000 (o, al menos, eso dicen las estadísticas…). Pero desde inicios de siglo se ha ido recuperando y ya sobrepasa otra vez los 20,000 anuales.

De hecho, el impacto en el crecimiento urbano se amortiguó porque también regresan a su provincia de origen contingentes de antiguos inmigrantes (alrededor de unos 6,000 anuales en el último decenio). Y todavía se aminora más cuando consideramos la emigración externa. A pesar de la liberalización de las salidas desde 2013 y la posibilidad de permanecer dos años fuera del país sin perder la residencia, la cantidad de habaneros que deciden fijar su domicilio en el extranjero viene creciendo: fueron 6,600 en el año 2014, pero ya el año pasado sobrepasaron los 15,300 (¡37,000 en todo el país!).

Es así que, al igual que en la mayoría de las ciudades en el mundo, La Habana es impactada fuertemente -en positivo y negativo- por los movimientos migratorios. La migración es básicamente una cuestión urbana, ya que la mayoría de los migrantes se dirigen hacia las ciudades. Cada semana 3 millones de personas en el mundo se instalan en las ciudades. Las migraciones son un fenómeno antiquísimo -consustancial a la historia del poblamiento humano- que se mantiene en la actualidad y ha cobrado dimensiones impresionantes. Hay actualmente 4,000 millones de personas residiendo en ciudades. En el año 2050 serán 7,000 millones. La gran mayoría de los nuevos 3,000 millones de pobladores urbanos serán migrantes. Nuestro continente es un ejemplo histórico formidable de estos movimientos, a escala incluso intercontinental.

No hay que tomar entonces los movimientos migratorios como un fenómeno pasajero. Es la tendencia humana a situarse en aquellos lugares donde percibe mayores oportunidades, con lo que se constituye en un indicador privilegiado para detectar la percepción que tiene la población de la calidad de vida en un territorio. Su definición rigurosa no es fácil, por arbitraria. Medir la migración implica definir unas “fronteras” (nacionales, regionales, municipales…) y un periodo de tiempo (¿uno, dos, cinco años?) a partir del cual se considera que ha migrado, o bien adoptar criterios administrativos como el cambio de residencia permanente.

El análisis de sus causas es todavía más complejo por cuanto inciden fuerzas combinadas de rechazo del lugar de origen y de atracción del lugar de destino. Entre las primeras se sitúan la pobreza y la falta de oportunidades, los conflictos bélicos o políticos y, cada vez más, los desastres naturales. Entre las segundas puede encontrarse principalmente los atractivos socioeconómicos (acceso a empleo y a servicios), la diversidad de opciones y, para mucha gente, la esperanza de seguridad o de paz.

La decisión de migrar es asimismo una combinación de factores estructurales con razones personales o familiares. El individuo o la familia realiza, de forma más o menos consciente e informada, un análisis de costo/beneficio y toma su decisión con arreglo a ello. Pueden estimar beneficios esperados tanto para los que se van, como para los que se quedan (envío de remesas). Pero también deben evaluar costos considerables para los dos: separación familiar, viajes a menudo riesgosos, dificultades de inserción…

Más polémica todavía es la percepción de los habitantes de las zonas que reciben migrantes. En los lugares de destino son a menudo vistos como una amenaza, como algo negativo, sean africanos en Europa, latinos en Estados Unidos u orientales en la Habana. Lo que unos perciben como una esperanza, otros lo viven como un peligro, por lo que las dificultades de inserción suelen ser múltiples.

A menudo la puerta de entrada en la ciudad de destino es la informalidad (en la vivienda, en el empleo, en el acceso a los servicios…). Una forma de evitarla o atenuarla es buscar apoyo en comunidades de acogida, casi siempre constituidas por grupos de antiguos emigrantes del mismo origen que viven en barrios específicos de las ciudades. Se trata de amigos, familiares, conocidos que ayudan (aunque algunas veces también extorsionan) a los recién llegados y los ayudan a insertarse en la primera etapa en un ambiente hostil, que suele producir una fuerte sensación de vulnerabilidad.

Los inmigrantes.

La Habana no es una excepción. El apelativo de “palestino” a cualquier inmigrante de la zona oriental habla por sí solo… La importancia de la inmigración hacia la capital es indiscutible. Según el Censo de 2012, residían en la capital más de medio millón de inmigrantes (25% de la población habanera) y de ellos 274 mil eran orientales (el 52%). Estos últimos, entonces, aunque numerosos, no son más del 13% de la población.

Por otra parte, la imagen de la invasión de población rural hacia la capital, también es relativa. Según la encuesta nacional de migraciones el movimiento campo-ciudad se realiza en buena medida (80%) de forma escalonada, por estratos urbanos. Un 34% del mencionado medio millón de inmigrantes a la capital provienen de ciudades mayores de 50,000 habitantes (en su mayoría cabeceras provinciales), un 49% llegaron procedentes de lo que la encuesta llama “el resto urbano” es decir, localidades entre 2,000 y 50,000 habitantes. La población rural que vino directa del “campo” solo constituyó un 17% y, en los últimos cinco años, bajó a un 10%.

Es difícil negar la percepción generalizada de que la Habana se está “ruralizando” o, en todo caso, “desurbanizando”: renacen los bohíos en la periferia, se construyen ranchones en el centro de la ciudad, las calles se hacen tierra, las aceras se deshacen, los platanales invaden los jardines; caballos, chivos, cerdos y gallinas campean por sus respetos, se habla a gritos, se camina por el medio de las calles, se bota la basura en cualquier lugar…

Padura lo describió con maestría: en los años 90, “La Habana fue sorprendida por acciones como la de colocar ollas en las aceras para cocinar con leña, la cría masiva de cerdos incluso en el interior de viviendas con mínimo espacio y la venta callejera de productos agropecuarios. (…) La Habana fue alejándose rápidamente de su anterior esplendor y adquiriendo la imagen de feria de los milagros con un marcado sabor campestre, surcada por arroyuelos de aguas albañales, lagunas en las furnias callejeras, parques convertidos en solares yermos o vertederos”.

Pero es que en la actualidad “ La Habana ha recibido un nuevo impulso en su proceso de ruralización: apresuradas construcciones de zinc para la venta de cualquier artículo, esquinas tomadas por vendedores de productos agrícolas que colocan la mercancía directamente en el cajón en que han sido transportadas, el incremento masivo de la cría de cerdos que luego nutrirán mercados y rústicos puestos de ofertas gastronómicas que se van expandiendo por todo el territorio, en un avance geométrico, sin orden ni concierto, sin respeto por el urbanismo ni demasiadas preocupaciones por la salubridad”.

Y, lo que es peor: “la falta de controles, la degradación de las costumbres, la falta de sentido de respeto por el derecho ajeno, la imposición de la ley del más fuerte, el más inculto, el más pícaro, y la filosofía de que “hay que resolver”, al precio que sea, están bullendo en la misma olla callejera donde se deteriora el aspecto y la cultura de la ciudad”.

Todo eso es verdad, pero ¿podemos echarles la culpa a los inmigrantes? ¿O fueron las degradantes circunstancias vividas en el periodo especial? ¿No estaremos haciendo lo mismo que los europeos, que culpan a los africanos de todos los males? No es fácil desentrañar la incógnita, por cuanto el pico de inmigración a la capital coincidió con los años más difíciles de ese periodo.

De todas formas, ¿por qué la ciudad no logra recuperarse decisivamente de ese periodo incierto tantos años después? ¿Cómo los hábitos de 75 mil migrantes de la parte rural han podido con las costumbres de dos millones de habaneros? ¿Tan débil era la cultura urbana? Cualquier respuesta precipitada no hará más que evidenciar nuestros prejuicios. Es un tema suficientemente complejo como para ser investigado a fondo por sociólogos y antropólogos.

Los emigrantes.

Si nos inquieta, con razón, la ruralización de la ciudad, mucho más debía preocuparnos y alarmarnos la interminable hemorragia que sufre de personas que la abandonan. El volumen del saldo migratorio informado por los anuarios estadísticos desde 1959 hasta 2018 suma un poco más de 1,5 millones de emigrantes (de ellos, unos 860 mil habaneros). De hecho, el número es mayor, puesto que en el mismo periodo regresaron del exterior 226 mil hacia la capital. De ahí que el verdadero número de emigrantes habaneros puede estimarse en algo más de un millón (y casi dos el de Cuba). En los primeros decenios, dos de cada tres emigrantes eran habaneros, lo que indica su origen de clase. Posteriormente la proporción bajó al 50%, pero sigue siendo un comportamiento migratorio mucho más alto que el del resto del país, ya que la capital alberga menos del 20% de la población.

Según la encuesta de migración ya mencionada, el retrato tipo del emigrante habanero es el de un muchacho joven, soltero, blanco, con un nivel educativo medio-superior. No quiere decir que todos tengan ese perfil, sino que esas características son mayores entre los emigrantes que en la población total.

Los jóvenes (de 15 a 39 años de edad) constituyen el 66% de los emigrantes, mientras que su proporción en la población cubana es tan solo del 33%. Y la mayor diferencia se sitúa en un nivel mayor de instrucción.

Ese enorme volumen histórico de emigrantes hace que en la actualidad el 42% de los habaneros declare tener familia en el exterior, mientras que en la parte rural solo es un 28%. El impacto económico de retorno es importante ya que el 77% de los emigrados manda remesas que, evidentemente, van a parar a los lugares de origen de los migrantes (es decir, al menos dos veces más en la capital que en el resto del país).

Salvo en dos ocasiones (la salida del Mariel en los 80 y la crisis de los balseros de los 90), se puede constatar que el perfil migratorio ha tenido siempre un sesgo hacia altos niveles de instrucción. ¿No tendrá nada que ver el asunto de la ruralización con esta merma continuada de personas bien preparadas?

La Habana es una ciudad que en los últimos 60 años ha perdido más de un millón de ciudadanos, sustituidos por medio millón de inmigrantes de provincias. Las características socioculturales de los dos grupos no han sido las mismas. Mi hipótesis es que algo tiene esto que ver con la “deshabanización” de la Habana… ¿son los que vienen o son los que se van?

Y lo más angustioso es que es un proceso que no solo no se atenúa, sino que en los últimos cinco años muestra otra vez signos de intensificación. El país no puede resistir ad infinitum este desangramiento ya endémico. Supone una pérdida económica gigantesca (a la inversión educativa realizada, se suma su no “amortización” posterior), pero también humana, psicológica, cultural y política. Y si en algo debiera investigarse y actuarse con la mayor celeridad y decisión es precisamente en tratar de reconducir o atenuar esta fuga de cerebros.

Mis intercambios con recién graduados me hacen sospechar que su desencanto no tiene tanto que ver con niveles comparativos de renta sino con su percepción en cuanto a las oportunidades de realización personal y laboral. Demasiado a menudo son situados al inicio de su vida laboral por el Ministerio del trabajo en lugares que no son de su interés ni tienen que ver con el lugar donde ya realizaron sus prácticas.

Ellos piden ilusionados una ubicación y casi sistemáticamente son situados en otra institución. Y lo peor viene cuando llegan a ella. El desencanto suele ser mayúsculo. Con demasiada frecuencia no se les asigna contenido de trabajo o las tareas no tienen nada que ver con su perfil profesional, sus iniciativas son ignoradas, chocan con todos los vicios de la burocracia y la “resolvedera”, aprenden malos hábitos, pierden el tiempo y quedan defraudados. Se suponía que en su servicio social iban hacia un destino donde eran imprescindibles, o al menos necesarios, pero al llegar suelen no hacerles mucho caso. Ese desencanto y frustración es el verdadero motor que impulsa a muchos a dar el salto.

Sobre los desniveles económicos comparativos no podremos actuar con celeridad, pero sí es ineludible hacer un esfuerzo supremo por cuidar al máximo esa etapa en la que la juventud culmina el esfuerzo educativo, llena de ilusiones, esperanzas, iniciativa y osadía y la frustramos desvergonzadamente con nuestro escepticismo y cinismo adulto.

Es sumamente inquietante comprobar que las graduaciones de universitarios en la capital disminuyen drásticamente (22,000 en el 2012 y solo 5,200 en el año 2018 ), mientras que las salidas de habaneros van en aumento (6,600 en 2014, 15,300 en 2018).

Del mismo modo que no lanzamos a un recién nacido a un rincón, sino que cuidamos al extremo su inserción en la vida, así debemos extremar las atenciones con nuestra juventud, estimulando su aporte, dándoles responsabilidades, respetando sus opiniones, ofreciéndoles opciones. Y quizás también, algún día, como en China o Vietnam, logremos recuperar parte de ese enorme caudal que no supimos seducir y se nos fue.

 

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

En cuatro millones diez mil sitios de internet Japón se prepara contra una invasión extraterrestre

 “El ministro japonés de Defensa estimó este jueves que la existencia de ovnis es plausible y las tropas del país deben poder reaccionar si aparecen platillos volantes, dos días después de un comentario”

Agencia Tokio

No es una broma. La noticia invade las redes poco después de que los Estados Unidos desclasificaran tres videos sobre avistamientos de OVNIS.

Yo fui una cazadora de OVNIS. No al nivel de los tres nerds asistentes de Fox Mulder en los Ex Files, pero sí que los he cazado con mis más que modestas posibilidades, como tantísimos jóvenes y no tan jóvenes en todo el planeta, pues avistar estos Objetos Volantes No Identificados es más que un hobby: es una pasión que puede degenerar en obsesión. Tuve unos amigos encantadores en Río Negro, en la Patagonia argentina, que me contaban cómo cerca de su casa había un puente al que acudían en las noches autos, motos, ciclos y hasta gente a caballo y en patines, porque allí se producían “muchos avistamientos”. Juro que mis  amigos eran personas buenas y sinceras, pero sé por experiencia que demasiado a menudo uno ve lo que quiere ver.

Antes de nacer mi hija yo fui una escritora de ciencia ficción, gané un premio Pinos Nuevos y el David del género en 1990, y cazaba OVNIS en la Loma del Burro de mi reparto La Asunción o desde la azotea de algún edificio de la barriada. Después la maternidad me obligó a moderarme y me limitaba a avistarlos, junto con mi niña pequeña, desde la ventana de nuestro cuarto. Allí estábamos aquella noche memorable en que apareció una bola roja en medio de la noche habanera. He leído mucho sobre platillos volantes, sobre Roswell y muchas otras historias, he hablado con muchos escritores y apasionados de los alienígenas, que nunca pierden la esperanza de que venga de Alfa del Centauro una raza que nos salve de nosotros mismos.

¿Cuándo dejé de creer…? Cuando me di cuenta de que cada vez que el mundo estaba abocado a una crisis económica, política o social, lluvias de OVNIS sobrevolaban nuestro mundo y aparecían muchas fotos y videos. Qué casualidad. ¿Qué vienen los rusos sobre Estados Unidos? Aparecen los OVNIS. ¿Qué se está perdiendo la guerra en Viet Nam? Aparecen los OVNIS, y así ad infinitum. Todo parte siempre de bases secretas y zonas descampadas en el gran país del norte, y rara vez en otros lugares, meteorito ruso de Tungushka aparte. Los Grises Largos, más célebres que las estrellas de cine, habitan en subterráneos del US Army y el Pentágono, monitorean los laboratorios secretos que han ayudado a construir,y tienen un reino en alguna parte del Polo Norte solo visitado por ciertos elegidos. Y no vienen a ayudar, sino, en buen plan Ex Files, a propagar un virus que nos extermine para luego, en complicidad con la llamada generación Survival —que no solo por la pandemia compra sus bunkers trogloditas—, apoderarse de nuestro mundo sin enfrentar molestos movimientos de resistencia terrícolas.

Vaya, que los OVNI son un negociazo. El coco en el armario.

Y ahora, en medio de la pandemia y de la catastrófica gestión presidencial en los Estados Unidos, tres videos “reales” de avistamientos son desclasificados, así, porque sí, graciosamente. Pero más increíble que semejante coincidencia es que un país tan serio y protocolar como Japón declare públicamente que se prepara para enfrentar una invasión extraterrestre basado en esos videos norteamericanos. ¡Sorprendente! Si poseen otros argumentos que desconozco, me callo.

Los occidentales, por más que nos sentimos seducidos, no comprendemos en profundidad las culturas asiáticas, y a los asiáticos, por más que hayan intentado la occidentalización, parece que aún se les escapan algunos aspectos de nuestras peculiaridades y creen que somos tan serios y responsables como ellos.

No me gusta aguar la fiesta a nadie, y recuerdo que me caían muy mal los aguafiestas que en mi juventud me advertían que no creyera en pamplinas extraterrestres. No digo que sean pamplinas. Digo que estos videos lo son, sacados de la alacena anticrisis de ciertos poderes que se haría redundante mencionar aquí: ¿el Gobierno Secreto del Mundo, Los Iluminati, el Club Bildelberg…? ¿Cómo voy a saber yo una respuesta como esa? Pero tal vez no haya que romperse mucho la cabeza, tal vez solo se trate de un consejo de los expertos de la ex Cambridge Analytica, que ahora se llama de otro modo, y parece no ser lo mismo pero es igual, y sigue contribuyendo activamente a —y recibiendo dividendos multimillonarios por apoyar— campañas electorales y reelecciones. Dejo la conclusión última no a los expertos en teorías de la conspiración, sino a las personas sensatas con una mente lógica. Saquen sus propias conclusiones.

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Han matado a Eugui Roy, han matado la luz

¿Por qué es asesinado en Oaxaca un joven de 21 años, estudiante de Biología, amante de los animales, sin militancia política y sin enemigos conocidos?

Hijo de caficultores poseedores de un rancho, Eugui Roy soñaba con clasificar la fauna de la Sierra Sur de Oaxaca, su tierra de origen, donde se encontraba pasando la cuarentena por la pandemia debido al cese de las clases en la Universidad del Valle de Oaxcaca, donde cursaba el segundo semestre de Biología. Tenía en el corredor de su hacienda un vivac de animales, en especial reptiles, sus preferidos, en jaulas, cajas y en cualquier recipiente en que pudiera colocarlos para resguardarlos y estudiarlos. Trabajaba en un libro tan importante sobre la fauna endémica de la región que le había valido, a sus escasos años, ser colaborador de prestigiosos biólogos internacionales. De ese mismo corredor lo sacaron un amanecer desconocidos que se lo llevaron. Su cadáver apareció abandonado, con huellas de tortura y muerto a balazos.

Todos se preguntan quién mató a Eugui y por qué. Es un crimen aparentemente absurdo, sin ningún sentido, no existe explicación. , Su familia, sus amigos, sus profesores especulan que por tratarse de una zona de tala clandestina y otras actividades ilegales que van contra el medio ambiente, quizá Eugui, en una de sus caminatas nocturnas para hacer muestreos, siempre autorizado por las autoridades de las comunas a las que entraba, vio algo muy comprometedor. El alcalde de la región es, por ahora, el personaje hacia el que se dirigen las miradas inquisitivas de quienes no comprenden por qué Eugui tuvo que morir.

Al ver la foto de este joven, casi un adolescente, con su mirar sereno y suave, he sentido que pudo ser un hijo mío, como me gusta que sean los jóvenes: buenos, generosos, entregados a una vocación, apacibles, brillantes. Me ha dolido su muerte, me ha impactado, y aquí se me acaban las palabras. Si un joven como Eugui ha muerto en tales circunstancias, ninguno de nuestros hijos está a salvo.

He visitado unos pocos lugares de México, es un país que amo entrañablemente. Su gente es industriosa, inteligente, extraordinarios en las artes manuales y decorativas, corteses. Un país hermoso y rico. ¿Por qué allí desaparecen los jóvenes de Ayotzinapa, por qué allí muere Eugui, por qué mueren tantos periodistas que enfrentan el peligro inmenso de esta profesión a cambio, muchas veces, de nada?? Los jóvenes, que son la riqueza de la Humanidad, un tesoro que debería ser mejor guardado que los dineros que enloquecen a tantos.

¿Tiene México un futuro digno entre las naciones? ¿Tienen las naciones un futuro digno sobre este planeta, o solo nos queda matar a los molestos, a los puros, a los que no son corrompibles, a los que defienden la bondad y la vida? Eugui no tiene futuro. Está muerto.

Yo también reclamo que aparezcan sus asesinos y reciban el castigo que merecen por segar una vida que era toda luz. Me uno al coro de las lamentaciones, aunque sé que una voz es, ella sola, casi inaudible, pero los coros no lo son, y los coros que claman justicia terminan por ayudar a que la Justicia se imponga sobre la Tierra.

 

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Monolitos misteriosos, mucha gente confundida y el regreso de un mito perverso

“Los monolitos del fin del mundo”, “las construcciones más misteriosas del planeta” o, como se las conoce hasta hoy, las Georgia Guidestones, vuelven de repente a la arena del interés internacional y reavivan las teorías conspiracionistas, o conspiranoicas, como es más divertido llamarlas, al mezclarse, como por casualidad, con la insólita y casi increíble noticia de que Japón se prepara contra una invasión extraterrestre. Cuando uno está frente a la pantalla de su ordenador una mañana cualquiera de la Nueva Era del Coronavirus, y ve aparecer estas noticias, la quijada se cae, la silla se tambalea y… finalmente uno termina por admitir que el fin de la Humanidad tiene que estar cerca, porque ya no es posible seguir con tanta locura.

Las Georgia Guidestones o Guías de Piedra de Georgia, están desprovistas de esa aura perturbadora y alucinante que confiere la antigüedad remota, pues, al contrario que cualquiera de las construcciones más enigmáticas del planeta, no nos hablan desde lo profundo de las Edades, sino desde la modestísima fecha de 1976, cuando un caballero elegante y de edad provecta se presentó como Robert Christian en el pueblo de Edelton, estado norteamericano de Georgia, y contactó a una constructora privada, la Elberton Granite Finishing Company, para proponerle la construcción un monolito de tamaño monumental.

Cuenta la leyenda que el misterioso desconocido dijo representar a “un grupo de leales estadounidenses que deseaban que el monumento sirviera como compás, calendario y reloj, se ajustara a determinadas coordenadas astronómicas y fuera capaz de resistir una catástrofe mundial”. Creyéndole loco, el Presidente de la constructora dio al señor Christian un precio de seis cifras, como prueba de fuego que el cliente, contra toda expectativa, pasó con éxito, pues no solo dio su aceptación tácita, sino que preguntó cuánto tiempo demoraría la construcción. Por iniciativa del cliente, el Presidente de la constructora lo llevó con su banquero de confianza, quien solicitó una identidad real como conditio sine qua non para hacer la transacción, y fue complacido, pero con la condición de no revelarla jamás. Tanto el Presidente de la constructora como el banquero parecen ser personas reales con historiales públicos verificables, pero eso no interesa aquí y hay otros sitios en internet donde encontrar esos datos. Baste decir que solo ellos conocieron al anciano elegante, y nunca nadie más lo vio. El Presidente recibió en una caja de zapatos un documento con todas las especificaciones del proyecto, y el banquero el importe total del mismo girado desde cuentas diferentes que no podían ser rastreadas. El anciano contrató una avioneta para sobrevolar el terreno donde deseaba que fuera erigido el monumento, y a partir de aquel día solo se comunicó esporádicamente por correo con el banquero. Si este no es un argumento magnífico para un filme, que venga Dios y lo vea.

Seis meses más tarde, en 1980, el complejo de granito estaba construido en cinco acres de tierra comprados a un granjero sobre la colina más alta de Elberton. Cada losa tiene seis metros de altura y pesa doscientas toneladas. Las cuatro piedras del perímetro externo están orientadas con base en los límites del curso solar. La columna central está calibrada para que la estrella polar sea visible a todas horas y un espacio que alinea con la posición del Sol en el amanecer de los solsticios y equinoccios. El principal componente de la piedra central tiene una apertura de entre 17 y 20 centímetros a través de la cual pasa un rayo de sol al mediodía que a su vez brilla en otra piedra indicando el día de del año. La construcción en su conjunto pesa más de mil toneladas. La constructora contrató a un astrónomo de la Universidad de Georgia para garantizar que las medidas indicadas fueron absolutamente respetadas.

Pero monumentos gigantes hay muchos en el mundo. ¿Qué hace realmente singulares a las Georgia Guidestones? Pues su mensaje, grabado sobre cada una de sus caras en ocho idiomas del mundo: inglés, español, ruso, mandarín, árabe, hebreo, hindi y swahili, no todos con mayor número de hablantes en el planeta, pues faltan el francés y el alemán y sobran el hebreo y el swahili. Rara elección. Yo apostaría a que el individuo oculto bajo el seudónimo de Robert Christian era hebreo, pues elegante, educado y con mucho dinero, hablante de swahili seguro que no era. En tierra, al pie del monumento, una losa plana ofrece escuetos datos sobre algunas características del complejo. Un dato interesante: el Presidente de la constructora era masón del Grado 32 del Rito Escocés Reformado, y varios de sus constructores eran también Iniciados, algo bastante común en el gremio. El mensaje, consistente en un decálogo de consejos, por llamarlos de algún modo aunque mucha gente los llama “mandamientos” al estilo bíblico, está precedido por cuatro breves inscripciones en griego clásico, egipcio, sánscrito y escritura cuneiforme babilónica, que rezan: QUE ESTAS PIEDRAS SEAN GUÍAS PARA UNA EDAD DE LA RAZÓN. Helo aquí:

  • Mantened a la humanidad por debajo de los 500 millones de individuos, en perpetuo equilibrio con la naturaleza.
  • Gestionad la reproducción con sabiduría, mejorando la adaptabilidad y la diversidad
  • Unid a la humanidad con un nuevo lenguaje
  • Controlad la pasión, la fe, la tradición y todas las cosas con raciocinio y templanza
  • Proteged a las personas y a las naciones con leyes y tribunales justos
  • Permitid a las naciones que se rijan internamente resolviendo las disputas externas en un tribunal mundial
  • Evitad las leyes intrascendentes y funcionarios inútiles.
  • Equilibrad derechos personales con responsabilidades sociales.
  • Premiad la verdad, la belleza y el amor, buscando la armonía con el Universo.
  • Evitad ser un cáncer para el planeta, dejad espacio para la naturaleza, dejad espacio para la naturaleza

Esta sería otra traducción:

  • Mantengan a la humanidad por debajo de los 500 millones de habitantes en constante balance con la naturaleza
  • Guíen la reproducción con inteligencia —mejorando el bienestar y la diversidad
  • Valoren la verdad, la belleza, el amor —buscando armonía con el infinito
  • Dejen que todas las naciones se gobiernen internamente resolviendo todas las disputas externas en una corte mundial
  • Gobiernen las pasiones, la fe, las tradiciones —con una razón templada
  • no sean un cáncer en la tierra —dejen espacio para la naturaleza —dejen espacio para la naturaleza (etc.)

Y esta es la traducción de Wikipedia:

  • Mantener la humanidad a menos de 500 millones en equilibrio perpetuo con la

naturaleza

  • Guiar sabiamente a la reproducción mejorando la condición y diversidad de la humanidad
  • Unir la humanidad con una nueva lengua viviente
  • Gobernar la pasión – la fe – la tradición y todas las cosas con la razón templada
  • Proteger a los pueblos y naciones con leyes imparciales y tribunales justos
  • Permitir a todas las naciones que se gobiernen internamente resolviendo las disputas externas en un tribunal mundial
  • Evitar leyes mezquinas y funcionarios inútiles
  • Balancear los derechos personales con las obligaciones sociales
  • Valorar la verdad – la belleza – el amor buscando la harmonía con el infinito
  • No ser un chancro en la tierra – dejarle espacio a la naturaleza, dejarle espacio a la naturaleza

La frase Nueva Edad de la Razón ha sido identificada, o más bien confundida, con Nuevo Orden Mundial, y aquí comienza, como dicen en Cuba, el pollo del arroz con pollo, porque el Nuevo Orden Mundial es, además de la aspiración de un Tercer Mundo harto de la desigualdad y la miseria, el programa del grupo que goza de ser el más secreto y peligroso de la Tierra: los Iluminati, también llamado El Gobierno Secreto del Mundo, fundado por el profesor Adam Weishaupt y sus alumnos en la Universidad bávara de Ingoldstad, Alemania, quienes perseguidos por el emperador Federico escaparon por un pelo de la muerte y huyeron a los Estados Unidos, donde se establecieron respetando siempre el secreto que caracteriza a esta clase de sectas, entre cuyos miembros modernos se encuentran nombres asombrosos como el del multimillonario judío Rostchild, por solo citar el primero que viene a mi memoria. Se dice que fundaron hace siglos las universidades de Harvard y Yale, y la fraternidad Scull and Bones, de este segundo alto centro docente es, en realidad, un grupo donde se recluta a los futuros miembros Iluminati.  Además de millonarios hay en sus filas reyes, banqueros, Presidentes, sabios, científicos, políticos y hasta miembros de la CÍA. Las teorías de la conspiración aseguran que el club Bildelberg es su punta del iceberg. Las listas de membresía de ambas organizaciones hasta donde son conocidas muestran “asombrosas” coincidencias.

Nadie sabe a ciencia cierta si existe un proyecto llamado Nuevo Orden Mundial siniestro y oscuro ni en qué consiste. No han faltado quienes hayan creído verlo en los planes de Adolph Hitler de exterminar las razas inferiores e instaurar sobre el planeta el dominio de una raza superior. Los conspiranoicos le añaden un puntito caliente a esta suposición: sería una raza superior hibridada con genes alienígenas. Los ExFiles no salen de la Nada. El Coronavirus ha traído otra vez a la palestra la hipótesis de un virus extraterrestre difundido en la Tierra como preámbulo para exterminar la Humanidad y preparar nuestro mundo para una colonización proveniente de otro planeta, con la complicidad de los Iluminati, por supuesto. Solo que los agentes Mulder y Scully no podrán hacer nada en esta ocasión, porque ya la verdad no está allá afuera, sino que ha entrado, por desgracia.

Uno de los elementos esgrimidos por los enemigos del monolito (no olvidemos que andan entre ellos juntos y revueltos, muy confundidos y los hay con motivaciones varias), es el primer consejo o mandamiento, que recuerda las tesis de Malthus, conocidas por haber sustentado la eutanasia practicada por los nazis como política de Estado, ya fuera esterilizando mujeres fértiles pertenecientes a las que ellos consideraban razas inferiores, ya eliminando a seres anormales o con cualquier clase de deformidad o debilidad física. No he estudiado la obra de Malthus, pero hasta donde sé era un párroco inglés que empezó a preocuparse cuando, al revisar los libros de bautizos y muertes de su parroquia —tierra de campesinos y labradores—, vio que el número de nacimientos superaba con mucho el de las muertes. Comenzó a fijarse detenidamente en sus conterráneos y vió que no eran capaces de producir lo necesario para proveer al sustento de un aumento semejante de la población. Hasta ahí llega mi conocimiento de Malthus, pero es un hecho que los recursos del planeta se agotan a una velocidad alarmante y ni siquiera una repartición más equitativa podría evitarlo, aunque los entusiastas a ultranza crean lo contrario. No pienso que Malthus, un sacerdote, haya recomendado jamás exterminar poblaciones enteras ni hablado de razas inferiores; creo más bien que pensaba en alguna fórmula para controlar la natalidad. Corríjanme si estoy equivocada, por favor.

Existe aún otra razón que podría funcionar como un precedente para el recelo que despiertan las Georgia Guidestones, algo muy llevado y traído desde la Edad Media hasta la Segunda Guerra Mundial: Los Protocolos de los Sabios de Sión, un “libro” que ha dado la vuelta al mundo en varias ocasiones y siempre termina cayendo en las peores manos. Wikipedia lo describe así:

Es un libelo antisemita​ publicado por primera vez en 1902 cuyo objetivo era justificar ideológicamente los pogromos que sufrían los judíos en la Rusia zarista.

El texto sería la transcripción de unas supuestas reuniones de los «sabios de Sion», en la que estos sabios detallan los planes de una conspiración judeo-masónica, que consistía en el control de la masonería y de los movimientos comunistas en todas las naciones de la Tierra, y tendría como fin último hacerse con el poder mundial. Los Protocolos son la publicación antisemita más famosa y más ampliamente difundida de la época contemporánea. «Hitler los tomaba como una ilustración de la existencia de los designios ocultos de los judíos […] Todavía hoy, el texto sigue circulando, en particular dentro de las redes islamistas, y resurge periódicamente entre los partidarios de la extrema derecha.

En 1921 el diario británico The Times descubrió que se trataba de un “torpe plagio” de la obra Diálogo en el infierno entre Maquiavelo y Montesquieu, o la política de Maquiavelo en el siglo XIX de Maurice Joly en la que se inventaba un complot de Napoleón III para dominar el mundo.

Los Protocolos datan, en realidad, de 1890. Fueron traducidos y publicados en muchas lenguas, y antes de la llegada de Hitler al poder ya se habían hecho 33 ediciones en Alemania. Los teóricos de la conspiración creen que los sabios judíos se reunieron en el Primer Congreso Sionista de Basilea (Suiza), celebrado entre el 20 y el 31 de agosto de 1897, presidido por Theodor Herzl, el periodista que, como reacción al caso Dreyffuss, fundó el movimiento sionista (Los Protocolos serían las supuestas actas de dicha asamblea). Y añade Wikipedia:

Los Protocolos utilizan un sospechoso lenguaje autoinculpatorio –nadie escribe así de sí mismo y sus intenciones– y el texto está plagado de generalizaciones, lugares comunes y simplezas. Pero los Protocolos calaron hondamente en el antisemitismo europeo, y millones de personas los creyeron a pies juntillas –algunos siguen haciéndolo–, pues básicamente sólo “confirmaban” por boca de supuestos judíos y masones lo que millones de crédulos ya pensaban de ellos.

Hoy sabemos que los Protocolos de los Sabios de Sion son en gran medida un plagio de la obra de Joly, que fueron publicados en un diario de San Petersburgo en 1903 por el editor ultraderechista, racista y antisemita Pavel Krushevan. Krushevan había participado en varios pogromos –persecuciones, apaleamientos y asesinatos de judíos rusos– y sentía un odio visceral por la estirpe de los hebreos, así como por el progresismo político que caracterizaba a muchos de sus representantes, y también a los masones de su tiempo. Los Protocolos fueron un éxito instantáneo, pues venían a confirmar –falsamente– los miedos y sospechas de millones de personas incapaces de entender la enormidad de los cambios políticos y sociales de los siglos XVIII, XIX y XX. La Ojrana (cuerpo de policía secreta del régimen zarista) los utilizó ampliamente para tratar de convencer al pueblo y al Zar de que los afanes para la democratización de Rusia eran en realidad una conspiración judeomasónica. La revolución bolchevique de 1917 barrió todo ello, pero para entonces los Protocolos habían llegado a Europa Occidental y tuvieron un papel fundamental en el antisemitismo de regímenes como el nazi y el fascista que surgirían a continuación. Ninguno de ellos quiso observar las similitudes con los libelos de sangre tan corrientes en Europa desde la Edad Media.

Pero ¿qué tienen que ver los Protocolos de los Sabios de Sión —auténticos o apócrifos— con los monolitos de Georgia, y por qué estos últimos son rechazado por diversos grupos al extremo que exigir la destrucción de las Georgia Guidestone? NADA, pero a continuación ofrezco una lista de los Protocolos, y una vez más saque el lector sus propias conclusiones:

PROTOCOLOS DE LOS SABIOS DE SIÓN  
§  Libertad ficticia en la política. ​
§  Promoción de tendencias subversivas en la ciencia y el arte. ​
§  Guerras económicas. ​
§  Guerras mundiales y conflictos internos.
§  Revoluciones mundiales.
§  Derechos ficticios para las masas.
§  Establecimiento del comunismo.
§  Control de la prensa
§  Corrupción de la política de los no judíos y de sus leyes
§  El triunfo judío por medio del voto del pueblo, sufragio universal y despotismo de las masas.27
§  Libertad, igualdad y fraternidad. Véase también: Liberté, égalité, fraternité
§  Inestabilidad de las constituciones.
§  Charlatanería parlamentaria.
§  Entorpecimiento de los jóvenes mediante una educación fundada en teorías y principios falsos. ​
§  Promoción de distracciones para evitar la reflexión en los gentiles: juegos, diversiones, pasatiempos, prostitución y actividades deportivas. ​
§  Destrucción del cristianismo y las demás religiones, decadencia de la fe religiosa en general y el culto al dinero.
§  Descrédito de los sacerdotes cristianos, disminución de su influencia ​
§  Importancia y acumulación del oro. ​
§  Importancia del antisemitismo para la causa.
§  Educación superficial y abolición de la libertad de enseñanza, del pensamiento crítico. ​
§  Manipulación y falsificación de la Historia. ​
§  Anarquía entre los obreros y su habituación al alcohol y encarecimiento de productos de primera necesidad.42
§  Control de la economía por vía de la especulación.
§  Crisis económicas, generación de deuda por medio de empréstitos. ​​
§  Monopolios.
§  Gobierno mundial.
§  Destrucción de nacionalidades, fronteras y de la diversidad de monedas. ​
§  Prohibiciones de las sociedades secretas.
§  Propagación de ideas, como darwinismo, marxismo, nietzscheísmo, liberalismo, socialismo, comunismo, anarquismo, etc. ​
§  Propagación del materialismo.
§  Establecimiento final del orden y del verdadero bien, los judíos son los bienhechores de la humanidad, pues está predestinado por Dios. ​

 

Para que nadie me acuse de parcialidad, antes de terminar con los motivos irracionales que vuelven odiosas a los ojos de algunos las Georgia Guidestone, quiero reproducir una cita de citas que he extraído del mismo artículo de Wikipedia que me ha servido de referencia para escribir este:

En enero de 1938 el sacerdote católico francés Pierre Charlés publicó en la revista Nouvelle Revue Théologique un artículo comentando la influencia de los Protocolos en el sempiterno antisemitismo europeo:

Si se los toma como un programa, los Protocolos […] son sólo una serie de divagaciones sin importancia, que delatan a cada momento la incoherencia del redactor y su ignorancia de las nociones más elementales. Nadie podría jamás llevar a ejecución ese programa, porque hormiguea de contradicciones y de visible insania. Está comprobado que estos Protocolos son una falsificación

[…] compuesta con el fin de hacer odiosos a los judíos, excitando contra ellos las pasiones más irreflexivas y ciegas. […] El Congreso Sionista de Basilea (Suiza) de 1897 no tuvo nada que ver con la composición del panfleto ruso.

 El odio es como la legendaria túnica envenenada de Deyanira, de la que su esposo Hércules nunca logró desprenderse. El odio es el tesoro que el hombre más ferozmente guarda; y el hombre lapida con rabia a aquellos que intentan arrebatárselo.

Pienso que los Protocolos, a pesar de sus dislates se parecen sospechosamente a los procedimientos de la Globalización, cuyo fin es el gobierno del mundo por las transnacionales. Es absurdo atribuirlos a los judíos en la fecha de la reunión de Basilea, pero aún funcionan muy bien como instrumento clave de odio en manos de sus enemigos, “los sospechosos de siempre”, según esa frase antológica del filme Casablanca. Dicen que entre las pertenencias del asesinado zar Alejandro III se encontró un ejemplar de ese texto. La forma en que perdieron la vida el último Zar y su familia me parece terrible y vergonzosa, un crimen que nunca debió ocurrir, además de totalmente innecesario, pero el Holocausto fue una de las grandes tragedias de la Humanidad. Que la niegue quien quiera. Yo creo en ella y no la olvido.

Quisiera terminar la historia de las Georgia Guidestone comentando algunos de sus aspectos más pintorescos. Resulta que el constructor y el banquero involucrados con el proyecto fueron sometidos a un detector de mentiras para averiguar si habían sido los verdaderos autores. El día que el monumento fue develado, un alto funcionario del Gobierno local predijo angustiado que se volvería sede de un culto esotérico y se celebrarían allí sacrificios humanos, Yoko Ono le dedicó una canción y el escritor y semiótico italiano Humberto Eco los menciona en su novela El péndulo de Foucault, un compendio de todas las sectas y sociedades esotéricas que han existido y existen todavía.

Toda la historia de las Georgia Guidestone fue recogida con detalles en un folleto de 50 páginas publicado por la Elberton Granite Finishing Company, llamado The Guidestones Georgia. En sus páginas incluye las biografías de muchos de los trabajadores y los principales personajes de la historia, y docenas de fotografías del monumento y su proceso de construcción. Mucha gente piensa que ello prueba la autoría del Presidente de la Constructora, y el folleto sería un recurso publicitario. Lo cierto es que el monolito de Georgia fue el proyecto más caro que ese hombre hizo en su vida, y por su propia naturaleza estaba destinado a hacerse famoso aún sin publicidad. No son pocos los conspiranoicos convencidos de que fueron los Rosacruces quienes concibieron y financiaron la idea, y basan su certeza en que el seudónimo del misterioso Robert. C. Christian es una especie de acrónimo del nombre del fundador de la Orden Rosacruz, Christian Rosencreutz. Otros conspiranoicos creen que la idea se le ocurrió a un apasionado de la ciencia ficción y fan de Odisea 2001, pero… ¿hay fanáticos conspiranoicos con tantos millones? ¿Por qué no soy uno de ellos?

 

 

 

Monolitos misteriosos, mucha gente confundida y el regreso de un mito perverso

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

Para aquellos que amo, la lección del cerezo.

Dedico lo que sigue a mis amigos Alberto Mesa y Rufo Caballero, tan dolorosa y tempranamente ausentes .

La lección del cerezo

Me detengo y mi memoria se llena de flores de cerezo.

Sigo andando y resbala de los ojos al alma su perfume.

Las flores del cerezo suelen caer muy pronto. La flor del sakura (cerezo) es delicada y con el viento enseguida cae. Así, se puede disfrutar de su belleza y al caer en su plenitud, no da tiempo a verla marchitar. Esto guarda relación con parte del código samurai en Japón. Es más, el emblema de los guerreros samurai era la flor del cerezo. La aspiración de un samurai era morir en su momento de máximo esplendor, en la batalla, y no envejecer y “marchitarse”, como tampoco se marchita la flor del cerezo en el árbol.

Los cerezos no solo significan la transitoriedad de la vida, sino el renacer, el florecer, después de haber superado obstáculos o, mejor dicho, de haberlos transformado.

Tienen un significado muy importante para los japoneses. Más allá de que, al florecer, representen el comienzo de la primavera, la lección o, mejor aún, la moraleja de la flor del cerezo es: “Saborear la vida mientras puedes”. Cuando, a su vez, nosotros, HUMANOS, recién aprendemos a tener en cuenta ciertas (grandes) cosas de la vida cuando ya es demasiado tarde. ¿Paradójico, no?

 

 

 

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | 2 comentarios