¿Pan ácimo… o ácido? Dilemas del pan en La Habana

 En días recientes ya había notado que, en ocasiones, el pan comprado en el Sylvain de Toyo tenía un ligero sabor ácido y un no tan ligero olor a pasado. Ayer volví, pedí un paquete y la empleada me ofreció uno sin la pequeña etiqueta reglamentaria donde se consigna la fecha de fabricación y la de vencimiento, que ocurre dos días después. Le dije a la empleada que me gustaría llevar un paquete con la etiqueta y ella me ofreció otro que cumplía el requisito, solo que el pan había sido fabricado el día 28 y vencía para consumo el día 30, y estábamos a primero de mes. Ella me señaló con su dedo la etiquetita, para que yo viera la fecha. Pagué mi compra y regresé poco después pidiendo hablar con el Comercial o el Gerente. Me hicieron pasar a una oficina donde me atendió una joven que se presentó como la segunda, quien escuchó mi queja y me acompañó gentilmente al mostrador, donde requirió a la empleada que me había despachad antes. Se me ofreció un segundo paquete de pan del grupo de los que estaban apilados a la izquierda del mostrador, el mismo de donde la empleada había sacado el primer paquete que yo rechacé por falta de la susodicha etiqueta, y la segunda me explicó que esos paquetes sí eran del día, pero la máquina de etiquetar estaba rota, y que los paquetes de pan apilados a la izquierda del mostrador estaban vencidos, pero alguien había olvidado retirarlos.

 En ese momento, la empleada que me había despachado el paquete de pan vencido me confrontó, recordándome con cierta acritud que ella me había señalado la fecha en la etiqueta y yo había estado conforme, puesto que había comprado la mercancía sin protestar. Yo respondí que llevaba espejuelos para ver de lejos y había confiado en ella, y ella, a su vez, me contestó que ella tampoco llevaba sus espejuelos. No vi a nadie retirar los paquetes de pan vencidos apilados a la derecha del mostrador.

 Sin insinuar que existan en esta unidad de ventas prácticas poco ortodoxas que involucren al pan, porque no tengo pruebas para exponer una afirmación de esa envergadura, sí llama la atención que tal cantidad de paquetes de pan vencidos estuvieran sin retirar en la mitad derecha del mostrador 24 horas después de caducar la fecha en que estaban aptos para ser consumidos por la población. Estamos en verano, nuestro clima caliente y húmedo favorece en esta estación del año las enfermedades diarreicas, y trabajadores y estudiantes pronto estarán de vacaciones, por lo que el consumo de un alimento básico como el pan aumentará considerablemente, y con él el riesgo que supone para la salud consumir harina fermentada. No hablemos entonces de sospechas que requerirían una investigación para ser confirmadas; hablemos de negligencia por parte de quien tiene a su cargo la vigilancia de los alimentos vencidos que deben pasar a la categoría de merma y ser inmediatamente retirados de la venta.

 Sin embargo, ¿qué pensar de esta empleada, cuyo primer movimiento fue ofrecerme el pan apto para consumo pero sin etiquetar, y que probablemente ya sabía que la máquina de pegar etiquetas estaba rota y los panes del día estaban saliendo sin marcas y no me lo dijo, y cuyo segundo movimiento fue ofrecerme pan etiquetado pero ya vencido…? ¿Y qué pensar sobre el hecho de que minutos después del incidente, minutos que transcurrieron mientras tenía lugar mi queja, el cambio de paquetes de pan y la defensa de la empleada, los paquetes del producto vencido continuaron en el mostrador…?

 Parece casi un sonsonete repetir, por enésima vez, que en toda época del año los consumidores tienen derecho a recibir en buen estado la mercancía que pagan, pero en el verano hay que tomar medidas extremas para garantizar que los alimentos lleguen al comprador totalmente aptos para ser consumidos sin peligro para la salud. La negligencia, siempre que tenga consecuencias sobre la vida humana, es tan culposa como un delito, si no es aún más criminal.

Anuncios

Acerca de Gina Picart

Soy escritora, periodista especializada en La Habana de la colonia y la república, investigadora, crítica literaria, guionista de cine, radio y televisión
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s