El parque de Madre Teresa de Calcuta en La Habana

teresa_de_calcuta

Un sitio de obligada visita en el Casco Histórico de La Habana Vieja es el jardín dedicado a la Madre Teresa de Calcuta, símbolo del amor incondicional a pobres, enfermos y oprimidos que ha constituido siempre la piedra de toque en la prédica del cristianismo. Inaugurado en 1999 en un área aledaña al Convento de San Francisco de Asís, el jardín es amplio, arbolado, con zonas umbrías, y decorado con esculturas de gran valor artístico, entre las cuales ocupa lugar muy principal la de la propia religiosa, realizada en bronce por el escultor cubano José Villa Soberón, también autor de piezas como John Lennon, Hemingway, Benny Moré y El Caballero de París, cuyo estilo realista causa tan gran impacto en quienes las contemplan.

Madre Teresa de Calcuta, cuyo nombre verdadero era Agnes Gonxha Bojaxhiu, nació en 1910 en el seno de una familia católica, en la actual Macedonia, aunque se le reconoce como de nacionalidad albanesa. Siendo aún una niña ingresó en la Congregación Mariana de las Hijas de María, donde inició su actividad de asistencia a los necesitados. Conmovida por las crónicas de un misionero cristiano en Bengala, a los dieciocho años abandonó para siempre su ciudad natal y viajó hasta Dublín para profesar en la Congregación de Nuestra Señora de Loreto. Como quería ser misionera en la India, embarcó hacia Bengala, donde cursó estudios de magisterio y eligió el nombre de Teresa para profesar.

Durante casi veinte años ejerció como maestra en la St. Mary’s High School de Calcuta. Sin embargo, la profunda impresión que le causó la miseria que observaba en las calles de la ciudad la movió a solicitar a Pío XII la licencia para abandonar la orden y entregarse por completo a la causa de los menesterosos.

teresa_de_calcuta_2

En 1948, poco después de proclamada la independencia de la India, obtuvo la autorización de Roma para dedicarse al apostolado en favor de los pobres. Mientras estudiaba enfermería con las Hermanas Misioneras Médicas de Patna, Teresa de Calcuta abrió su primer centro de acogida de niños. En 1950, año en que adoptó también la nacionalidad india, fundó la congregación de las Misioneras de la Caridad, cuyo pleno reconocimiento encontraría numerosos obstáculos antes de que Pablo VI lo hiciera efectivo en 1965. Sus profesas no tardaron en ser reconocidas por su sari blanco ribeteado en azul moviéndose entre los seres más enfermos y desposeídos de la Tierra en la ciudad de Calcuta, que al decir de muchos, parece olvidada de Dios, pero también en el mundo entero pues el ecumenismo de Madre Teresa quedó plasmado en estas palabras suyas:

  “Para nosotras no tiene la menor importancia la fe que profesan las personas a las que prestamos asistencia. Nuestro criterio de ayuda no son las creencias, sino la necesidad. Jamás permitimos que alguien se aleje de nosotras sin sentirse mejor y más feliz, pues hay en el mundo otra pobreza peor que la material: el desprecio que los marginados reciben de la sociedad, que es la más insoportable de las pobrezas.”

Madre Teresa creó una leprosería en Bengala y convenció al Papa Juan Pablo II de abrir un albergue para indigentes en el mismo Vaticano. Fue comisionada por el Papa para mediar en el conflicto de El Líbano, lo que habla muy alto del prestigio que ella gozaba en el mundo entero. Ya muy anciana, aquejada por dolencias cardíacas y respiratorias, Madre Teresa contrajo la malaria, lo que la obligó a delegar como superiora de su Orden en Sor Nirmala, una hindú convertida al cristianismo. Recibió por su labor de compasión y piedad el Premio Nóbel de la Paz, entre otros muchos reconocimientos. Falleció a los 87 años de edad. La llamaban la Santa de las Cloacas.

Escultura_Madre_Teresa_de_CalcutaLo primero que llama la atención de quienes se enfrentan por primera vez al bronce que representa a Teresa de Calcuta en su jardín habanero es su encorvada pequeñez. Cuando uno se para frente a ella tiene la impresión de estar viendo el cuerpo de una niña de ocho años prematuramente envejecido. El escultor Soberón, expresó que él quería integrar al jardín el cuerpo de Madre Teresa de Calcuta en toda su pequeña y, a la vez, enorme humanidad. El destacado intelectual cubano Abel Prieto dejó escritas sus reflexiones sobre la estatua:

“Me impresionó tremendamente aquella mujercita increíble que reza o medita doblada sobre sí misma, como un mínimo bulto irradiante de humanidad, apoyada apenas en el quicio de un bloque muy bajo de mármol, humildísima pero llena de misterio y dignidad, oscura, sí, pero también extrañamente iluminada. Es una pieza extraordinaria, muy lograda, concebida con la mayor mesura y parquedad de recursos”.

 La conservación de la escultura está a cargo de los expertos del antiguo Convento y, a pesar de permanecer al aire libre, solo requiere ser limpiada con una pátina especial cada cierto tiempo, cual si la pureza del alma de Teresa protegiera su alter ego de cualquier suciedad que pudiera mancillarla. Siempre, a cualquier hora, en cualquier momento del año, la anciana de bronce tiene en su regazo o a sus pies flores que depositan en señal de amor y de respeto quienes visitan su parque.

Madre Teresa podría ser canonizada en el próximo Jubileo de la Misericordia, el 4 de septiembre de 2016, aunque el Vaticano no ha confirmado ninguna fecha. La noticia no causará ninguna extrañeza en aquellas personas que se hayan sentado unos instantes en compañía de la Santa y compartido con ella la nube de silencio en que parece estar envuelto su diálogo interior.

En el ambiente recoleto de lugar hay otras esculturas, entre las que sobresale la llamada Mesa del Silencio, realizada por el ceramista Carlos Alberto Rodríguez Pérez, a quien califican de Maestro por el alto nivel de destreza que ha alcanzado en su arte. Considerada una instalación, la Mesa… está hecha en esmalte mate sobre barro. “Se supone –ha dicho su autor- que la familia se reúne alrededor de la mesa no sólo para compartir la comida sino los problemas de la vida cotidiana. Y si falla la comunicación entre sus miembros, esta crisis se puede extender hacia la sociedad”. Muy en concordia con la tesis expuesta por el artista, ceramista y dibujante, las figuras humanas de La Mesa… son de color blanco, para acentuar su inexpresividad, y están sentadas en posiciones que no guardan relación entre sí. “En contraste –explica su creador- los objetos (la mesa y las sillas) son verdes, tienen vida”. Lo cierto es que esta obra conmociona de inmediato a quien la contempla por primera vez, porque produce la impresión de hallarnos ante aquellas figuras humanas desenterradas entre las ruinas y el magma de Pompeya, que al principio parecieron estatuas a sus descubridores, pero que el mundo no tardó en reconocer, horrorizado, como cuerpos humanos vitrificados por el calor del volcán en medio de las más espontáneas poses de la vida. Aunque de un modo mucho más amable, La Mesa… también remite a aquella espantosa colección de ajusticiados mediante los métodos más crueles, que el rey Ferrante de Nápoles hacía trabajar a su taxidermista hasta convertirlos en momias dotadas con la apariencia de la vida, y luego las sentaba ante una mesa bien servida, como remedo de convite, y él en medio de ellas, para refocilarse contemplado las últimas expresiones de terror de quienes en vida fueran sus enemigos. Un conjunto escultórico realmente inquietante esa Mesa del silencio, y sin embargo, hipnótico.

la mesa del silencio

Por toda el área del parque pueden verse esparcidas unas cerámicas en forma de grandes huevos moteados que introducen una nota de color en el follaje, y también podemos contemplar la estatua de una beata con los brazos en cruz, de diseño muy estilizado, en contraste absoluto con el gran realismo que distingue la imagen de Madre Teresa, doblada sobre sí misma en un acto de introspección suprema. No sé por qué, esta escultura siempre me recuerda El grito de Munch, y no me agrada mirarla. Lo que me trasmite es el desgarramiento de un alarido mortal.

3-Escultura-de-M_-Teresa-de-Calcuta-en-el-jardin

Aunque su presencia en el parque no responda a ningún fin decorativo, las losas fúnebres que flanquean a ambos lados el sendero que cruza el área, se integran al conjunto de un modo sobrecogedor pero muy orgánico, ya que aportan al lugar la quietud de un camposanto. El primer fallecido cuyas cenizas fueron sepultadas allí para su descanso eterno fue la secretaria personal, por más de veinticinco años, del Doctor Eusebio Leal Spengler, Historiador de la Ciudad de La Habana y Director de la Oficina del Historiador de La Ciudad. Con el tiempo, estas reducidas moradas de la muerte han ido aumentando su número, y entre los nombres grabados sobre el mármol pueden reconocerse los de algunas de las más destacadas personalidades de la cultura cubana, tales como Marta Arjona, Lisandro Otero, Liborio Noval y otros. Nunca he entendido por qué ha florecido allí el pequeño cementerio, pues aunque el parque de Madre Teresa es un lugar recoleto y yacer en la Eternidad bajo la protección de la Santa se torna un destino final envidiable, no es menos cierto que la constante presencia de los fieles que acuden a la Iglesia Ortodoxa Griega, ubicada al fondo de la zona, y de los visitantes del lugar perturba la necesaria paz de los difuntos y no les garantiza el reposo a sus almas. De continuar esta proliferación lapidaria, pronto todo el espacio que todavía ocupan las àreas verdes que tanta belleza confieren al parque, desaparecerá, cubierto por esa red de tarjas de bronce y mármol que conmemora memorias idas.

Sin embargo, no son esos los únicos huéspedes incorpóreos que rondan por allí bajo los árboles, pues el Convento de San Francisco de Asís, además del cementerio exterior, cuenta con una cripta donde reposan, desde 1999, los restos del Caballero de París procedentes de Santiago de las Vegas. También muestra la casa religiosa en su museo parte de la mortaja del conquistador de América,  Hernán Cortés, traída desde México para La Habana en 2003 por el investigador y etnólogo Manuel Moreno Fraginals.

También fueron sepultados allí muchos habaneros de todas las razas que lucharon durante la toma de La Habana por los ingleses, entre ellos, el Comandante de la Real Armada Española, Luis de Velasco. Después de 1842 la mayoría de esos cuerpos fueron exhumados y trasladados a sus ciudades natales.

Al fondo del parque se yergue la pequeña edificación de la Iglesia Ortodoxa Griega, sobria, dorada bajo la luz del atardecer, umbral a un estado de beatitud interior que muchos paseantes de La Habana encuentran si querer en sus andares por la urbe que besa el mar, y al que algunos regresamos de vez en cuando para revivir momentos de quietud siempre gratos al espíritu..

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de Gina Picart

Soy escritora, periodista especializada en La Habana de la colonia y la república, investigadora, crítica literaria, guionista de cine, radio y televisión
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s