Mosaicos y azulejos en La Habana Colonial y Republicana

Cuando era niña, uno de mis pasatiempos favoritos consistía en contemplar desde la ventana de mi apartamento el patio de una casa vecina cuyo piso y muros estaban forrados de azulejos, y en el centro había una fuente también azulejada. Desde mi observatorio no podía distinguir los detalles con precisión, pero los azulejos tenían dibujos azules sobre fondo blanco. Entonces no hubiera podido explicar por qué me atraía tanto aquel patio, pero me despertaba sensaciones un poco misteriosas. Nunca logré saber quién vivía allí, mas una cosa sí saltaba a mi vista: era una casa muy diferente de la mía fabricada en 1957, moderna, de paredes lisas pintadas con Spray Satén de Gliden tremendamente aburridas. El mundo visto por los ojos de un niño no tiene nada en común con el que miran los adultos. Hoy puedo explicar por qué me fascinan los azulejos y los mosaicos, pero sería una explicación totalmente cultural que no vale para la niña de cinco años que miraba aquel patio.

"Mi infancia son recuerdos/de un patio de Sevilla..." en La Habana

“Mi infancia son recuerdos/de un patio de Sevilla…” en La Habana. No es este. Aquel patio , tal como yo lo vi, ya no existe desde hace mucho tiempo.

Mientras iba creciendo aprendí, durante las visitas a las que me llevaba mi familia, que había una clase de casas que tenía muchos dibujos en los suelos, patios con fuentes y muebles esbeltos y torneados en maderas oscuras que brillaban al sol. Eran las casas y palacios de La Habana Vieja y Centro Habana, con su arquitectura colonial y de las primeras décadas de la República. Allí había azulejos en las paredes formando cenefas con dibujos increíbles que desataban la imaginación infantil: flores, lacerías, figuras geométricas, personas que se me confundían con los reyes de la baraja, lecheras, escenas bucólicas, animales heráldicos, infinitos diseños como salidos de aquellos tubos de cartón caleidoscópicos que al ser agitados formaban en el fondo maravillosas figuras de colores siempre cambiantes.

Hoy ya no abundan en La Habana los azulejos antiguos en buen estado, aunque los pisos de mosaicos de cemento, pisos históricos de las viviendas cubanas, se mantienen mejor o peor conservados en mucho mayor cantidad. Su excelente factura ha resistido el paso del tiempo, los baldeos y detergentes, el arrastrar de muebles, los pasos perdidos y las ausencias definitivas.

https://www.granadatil(e.com/fotos_mosaicos_historico_cuba.php)

Piso de una casa probablemente republicana ( tomado de https://www.granadatile.com/fotos_mosaicos_historico_cuba.php)

Siempre me he preguntado por qué llamamos mosaicos a las losas de piso. Porque el mosaico, el verdadero mosaico, está compuesto por pequeñas piezas de cerámica, esmalte o vidrio coloreado y también de piedra o mármol, llamadas teselas, incrustadas sobre una superficie lisa donde forman dibujos, pero no son meros diseños como nuestras losas  o losetas, pues tienen temáticas o cuentan una historia. El mosaico es originario de Grecia, de donde pasó a Roma, que lo empleó con motivos diferentes: batallas, escenas de circo, escenas domésticas, retratos, animales, etc. Al principio, cuando el arte del mosaico empezó a desarrollarse en Roma, se hacía sobre todo para decorar techos o paredes y pocas veces los suelos, pues se temía que no ofreciera suficiente resistencia a las pisadas. Pero más tarde, cuando este arte llegó a la perfección, los romanos descubrieron que se podía pisar sin riesgo y comenzó la moda de hacer pavimentos de lujo. La Roma cesárea y Bizancio llevaron a su clímax el arte del mosaico, pero aunque en Cuba existen mosaicos (me refiero a los que datan de la Colonia y la República, no los posteriores a 1959), son más bien rarezas y es difícil dar con ellos, y mucho menos en buen estado de conservación, al menos en La Habana. No tengo respuesta para esta interrogante del cambio de nombre, pero alguna debe de haber. Sin ánimo de polemizar con especialistas de gran prestigio, ofrezco a continuación algunos ejemplos de mosaicos romanos y bizantinos:

Mosaico rmano clásico con tema de retrato

Mosaico romano clásico con tema de retrato

Mosaico romano con temática animal

Mosaico romano con temática animal

Mosaico romano con el tema mitológico de Teseo y el Minotauro en el laberinto

Mosaico romano con temática mitológica: Teseo y el Minotauro en el laberinto

Mosaico romano de orla con motivos vegetales

Mosaico romano de orla con motivos vegetales (copa de vino y hojas de vid)

Disposición de un mosaico en una villa romana. Para los romanos un mosaico reaizado por un maestro hacía las veces de una alfombra para los refinados persas

Disposición de un mosaico en una villa romana. Para los romanos un mosaico realizado por un maestro hacía las veces de una alfombra para los refinados persas.

Equivalente romano de una de nuestras lozas de piso

Equivalente romano de una de nuestras losas de piso.

Fragmento de un mosaico que retrata a la emperatriz Teodora de Bizancio y su corte, en San Vitale de Rávena. Aquí se usaron teselas de oro y materiales preciosos

Fragmento de un mosaico bizantino que retrata a la emperatriz Teodora de Bizancio y su corte, en San Vitale de Rávena. Aquí se usaron teselas de oro y otros materiales preciosos

Finalmente, las teselas vistas de cerca. Las teselas son piezas de forma cúbica, hechas de rocas calcáreas o material de vidrio o cerámica, muy cuidadas y elaboradas y de distintos tamaños. El artista las disponía sobre la superficie, como un puzzle, distribuyendo el color y la forma y aglomerándolas con una masa de cemento.

Finalmente, las teselas vistas de cerca. Son piezas de forma cúbica, hechas de rocas calcáreas, vidrio o cerámica, muy cuidadas y elaboradas y de distintos tamaños. El artista las disponía sobre la superficie, como un puzzle, distribuyendo el color y la forma y aglomerándolas con una masa de cemento (Wikipedia).

Mientras los azulejos, elemento decorativo de origen árabe, por lo general se importaban de Sevilla procedentes principalmente de las fábricas de Mensaque Rodríguez y Cía, de Ramos Rejano, y de Casa González, los mosaicos de cemento tienen una larga historia en Cuba. La primera fábrica del país comenzó a producir en 1886 y muchas le siguieron. Los llamados mosaicos históricos cubanos en su mayoría fueron elaborados en la isla por inmigrantes españoles que abrieron pequeñas y grandes fábricas y talleres de producción de diferentes elementos constructivos y decorativos como mosaicos, tejas, losas de techo, azulejos, producciones de cemento y otros. Estas losas de piso presentan diseños coloniales, Art Nouveau, Art Deco y geométricos.

Azulejo sevillano. Como puede apreciarse, el dibujo está formado por losas conteniendo fragmentos de la imagen total. Es la misma técnica de mosaico, solo que... ¿lo es?

Azulejo sevillano. Como puede apreciarse, el dibujo está formado por losas que contienen fragmentos de la imagen total. Es la misma técnica ( a gran escala) del mosaico, solo que… ¿lo es? En estos azulejos dibujos y figuras están a relieve sobre la superficie.

Un diseño poco común

Un diseño poco común que recuerda un motivo vegetal egipcio estilizado. Este estilo es probablemente Art Deco. En 1922, con el descubrimiento de la tumba de Tut Ank Amón en Egipto, los motivos egipcios hicieron furor en Europa y América, y el Art Deco los utilizó mucho. Por solo citar un ejemplo, la patricia cubana Marta Abreu tenía un broche con la célebre cabeza de Nefertiti, esposa del faraón Amenophis IV.

Por lo general los pisos originales están enmarcados por orlas que se unen o no al ángulo de pared. Las casas más antiguas del reparto La Asunción, donde yo vivo, y muchas casas viejas de Santos Suárez ofrecen combinaciones preciosas de mosaicos, patios azulejados y pisos originales con zócalos y molduras dignos de catálogos, y vitrales de todos los tamaños hasta en las pequeñas ventanas de los baños, presentes aún en viviendas construidas en la década del 50.

Piso de nuestra casa enSantos Suárez. Mosaicos con orla

Piso de nuestra casa en Santos Suárez. Losas con orla o cenefa. La casa fue construida en 1924.

Piso de nuestra casa en Santos Suárez

Piso de nuestra casa en Santos Suárez.

Piso de una casa habanera con diseño de animales heráldicos (tomado de https://www.granadatile.com/fotos_mosaicos_historico_cuba.php)

Piso de una casa habanera con diseño de animales heráldicos (tomado de https://www.granadatile.com/fotos_mosaicos_historico_cuba.php).

piso-2

piso-4En el centro de la ciudad los ejemplos mejor conservados se encuentran en algunas viviendas coloniales, muchos salvados gracias a las labores de restauración emprendidas por la Oficina del Historiador de la Ciudad en inmuebles coloniales, y otros en los edificios que fueron construidos en el siglo XIX para ser sedes de las sociedades españolas, como el Centro Gallego y el Casino Español, y en hoteles como el Sevilla y el Inglaterra.

castillo-neoarabe-jardines-tropical-interior

Castillo interior neoárabe en los jardines jardines de La Tropical.

Mientras investigaba para escribir este breve artículo recibí una sorpresa: descubrí que los azulejos que adornaban aquel patio que tanto me gustaba contemplar en mi infancia pertenecen a un estilo de azulejos sevillanos conocidos como losa de Delft, fabricados a mediados del siglo XVIII. Eran losas cuadradas de entre 13,5 y 14 centímetros y un grosor de 1,5 centímetros, pintadas a mano con motivos de paisajes, personajes, animales, flores y escenas de cacería. ¿Qué hacían en el patio de una vivienda que fue fabricada entre los décadas del 30 y el 40? Buena pregunta.

Azulejos del estilo Delft, siglo XVIII

Azulejos del estilo Delft, siglo XVIII.

Un estilo semejante es propio de la isla atlántica de Madeira, perteneciente a Portugal. Estos azulejos son de barro cocido esmaltado, y tradicionalmente se pintan con motivos azules, color obtenido a partir del cobalto. Sus losas decoran el pequeño aeropuerto de Funchal, la capital, y muchos otros sitios maravillosos, y yo tuve el privilegio de contemplarlas mucho más de cerca que aquel patio mágico de mi niñez.

dsc00199

Aeropuerto de Funchal, Madeira. Con las losas se construyen verdaderos mosaicos de una gran belleza.

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Mosaicos y azulejos en La Habana Colonial y Republicana

  1. Carlos A. Diaz dijo:

    Maravilloso articulo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s